“ABLANDADOR DE PIEDRAS” (LA SABIDURIA)

Sabidurí­a es la conducta prudente en todo momento y lugar, también podemos decir que sabidurí­a es el profundo conocimiento de ciencia, letras, historia. Sabidurí­a también es el simple conocimiento, pero mi amigo como hemos visto existen diferentes tipos de sabidurí­a, pero ninguno de estos tipos de sabidurí­a funciona si no somos capaces de transmitir estos conocimientos a todos aquellos menos privilegiados.

Amigo, el ablandador de piedras es la sabidurí­a aplicada a cada vida, corazón o problema. En la Biblia encontramos una historia de un hombre que platicando con Dios, se le fue dada la oportunidad de pedir cualquier deseo de su corazón; este hombre tomo una excelente decisión pidió a Dios “Sabidurí­a” y esto ya tenia implí­cito prudencia, conocimiento, habilidad. Todo esto hizo que su destreza lo llevara a ser el hombre más poderoso y rico de la época en la cual el vivió.

Curiosamente el hombre más sabio del mundo, terminó sus dí­as inclinado a dioses ajenos traí­dos por sus múltiples mujeres; su testimonio fue decayendo poco a poco; esto nos lleva a preguntarnos ¿Cómo el hombre más sabio del mundo terminó mal en su vejez? La respuesta es fácil: No aplicó el ablandador de piedras ¿Cuál es este? El hecho de transmitir nuestro conocimiento, nuestras habilidades a todos aquellos que nos rodean, esto incluye a nuestros hijos, familiares y amigos. Pues serán ellos los que en momentos de dificultad nos ayudaran a no seguir cayendo del lugar donde Dios nos colocó.

Mi amigo, el ablandador de piedras es la sabidurí­a pero no sólo como bien adquirido, si no como un bien para compartir con todos aquellos que en la vida están tropezando a nuestro alrededor.

CÓMO CONSERVAR AMISTADES

No hay duda que no hay nadie perfecto en toda la tierra, por lo cual podemos iniciar diciendo que para conservar a mis amigos necesito aceptarlos como ellos realmente son, la tolerancia y la aceptación deben de ser parte de nuestra vida diaria.

Escuchando una exposición del ex-secretario de las Naciones Unidas en la celebración de los quince años de los acuerdos de Paz en la Feria Internacional de El Salvador dijo: “Sin tolerancia no habrá convivencia pacifica”.

En segundo lugar podemos decir que necesitamos practicar la empatí­a para con todos, por muchos años la cruz roja salvadoreña en sus campañas para obtener donantes de sangre decí­a “Hoy por ti, Mañana por Mi” y me parece una buena manera de desarrollar amistades eternas.

En tercer lugar para conservar mis amistades necesito procurar el bienestar de todos los que me rodean a quienes considero mis Amigos, esto denota la falta de egoí­smo que es el veneno que todo ser humano por sus inseguridades y complejos desarrolla debajo de la piel hasta llegar a tener una doble personalidad lo cual termina con todo lo bello de la vida incluyendo la amistad de todos aquellos que dañamos en el proceso.

En cuarto lugar para conservar mis amistades no debo olvidar que todos cometemos errores en la vida y que nadie tiene la autoridad o el derecho a juzgar mis acciones o actitudes; no hemos sido puestos por jueces por Dios sino como hermanos para una convivencia pacifica.

Como quinta recomendación para conservar mis amistades necesitamos aprender del ejemplo de Jesús quien manifestó su amor por nosotros siendo aun pecadores diciendo en la cruz del calvario “Padre perdónalos pues no saben lo que hacen”. Y luego al final de este evento tan importante cerró diciendo “Consumado es”. Aprendamos pues a conservar nuestras amistades y recordemos lo que Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia”. Inténtalo y vencerás.

www.tabernaculo.net

“CARRERAS QUE NO DAN TIEMPO ”

“Hay carreras que no dan tiempo” decí­a un anuncio famoso de un medicamento anti-diarréico salvadoreño, tal es el caso de los posibles candidatos presidenciales por el partido de derecha para las elecciones 2009-2013, la primera en postularse como precandidata, fue Ana Vilma de Escobar, quien sorprendió al partido, al paí­s y al mismo presidente de la República Elí­as Antonio Saca, con su lujuria polí­tica por llegar a ser la primer presidenta de la Republica de El Salvador, con vasta experiencia ganada en el territorio nacional e internacional, y por el cargo que funge actualmente ella se considera lista para ocupar la silla más alta del que hacer polí­tico de El Salvador; olvidando que su compromiso actual no a concluido y que la elegimos para llegar hasta el 2008 en una función social y no polí­tica. No hay duda que la vanidad esta siempre ligada al corazón del hombre, el exceso de estimación propia nos aleja de nuestras verdaderas responsabilidades adquiridas ya sea por votos o por conveniencia.

Por otra parte, vemos al vicepresidente de ideologí­a del partido y Ministro de Seguridad declarar en un periódico local que él cuenta con suficiente luz propia para llegar a ocupar la silla presidencial en el año 2009, afirmando a los reporteros Héctor y Alfredo de dicho periódico “Si me inscribo como candidato voy a ser presidente”, quien da por sentado que superará a sus adversarios dentro de su partido, curiosamente el partido aún no a definido los mecanismos de elecciones internas, hasta ANEP a mostrado su preocupación por la campaña proselitista que desde ya están llevando a cabo los distintos partidos polí­ticos en contienda para el 2009.

A 17 meses de dicha elección están más preocupados por su imagen personal que por fungir en los cargos para los cuales fueron electos el pasado 2005. Olvidando que juraron ante el pueblo salvadoreño regir sus vidas bajo la Constitución Polí­tica de El Salvador y bajo la bandera que cuando onda en nuestro territorio nos recuerda el Pacto “DIOS, UNIÓN, LIBERTAD” tres factores que hoy los posibles precandidatos están olvidando por llenar sus agendas personales de entrevistas, desayunos y coyunturas polí­ticas que sólo nos llevaran a exaltar lo que más degrada al hombre: La arrogancia, la vanidad y el exceso de estimación propia, postergando las causas nobles y virtuosas en las cuales debemos participar, especialmente ellos que fungen en cargos públicos y que gozan de prestaciones y comodidades que muchos mortales salvadoreños desconocen.

“Hay carreras que no dan tiempo, para las enfermedades siempre habrá medicamento; pero para la polí­tica utilicemos el arma del hombre libre, el Voto”.

www.tabernaculo.net