EL NIÑO SICARIO

Tres mil dólares le pagaban por crimen cometido a un jovencito de catorce años de edad en México los jefes de la mafia; su nombre es Edgar Jiménez Lugo de nacionalidad estadounidense; a punto de abordar un vuelo con destino a su casa en USA fue arrestado por las autoridades mexicanas, admitió haber degollado no menos de tres personas en su corta carrera profesional.

El “Ponchis”, como le llamaban sus amigos, es ví­ctima del cartel del Pacifico Sur, y sus jefes mataron las ilusiones de este joven ofreciendo el dinero como recompensa a su mala cabeza; el hambre está robándonos no solo los nutrientes de nuestro organismo sino también la juventud de nuestros hijos, ya que tanto ellos como nosotros olvidamos lo básico de la vida por amor al bendito dinero que todo y a todos compra.

San Diego era el destino final del Ponchis, esto cambió cuando fue confrontado por las autoridades en pleno aeropuerto de Cuernavaca; jamás imagino que sus hechos le alcanzarí­an tan pronto en su corta vida criminal, pero la realidad ha cambiado para el Ponchis como para muchos otros menores de edad que son ví­ctimas y victimarios a la vez, ellos ignoran la palabra de Dios que dice que la paga del pecado es Muerte.

Todo está frí­amente calculado dirán muchos, esto por el hecho que la edad penal en México es de 18 años; esto nos dice que lo único que puede suceder al Ponchis es que le brinden atención Psicológica al respecto, pero quien le devuelve su futuro a este pequeño sicario de sólo 14 años de edad. Edgard el Ponchis está condenado a vivir en la miseria más dura de todas, no la económica, sino la miseria espiritual.

El niño sicario ahora está condenado a vivir bajo la sombra de los hechos de sus manos y lejos de sus hermanos, quienes a sus cortas edades no sufren como el en lupanares; ellos tiene esperanza, como muchos si hoy reflexionan y cambian de actitud; de no hacerlo esto los llevará en vida a vivir en un ataúd de complejos y paranoias de persecución.

La historia se repite también en el Salvador, donde los jóvenes son utilizados y victimizadas por los grandes de las mafias y familias del crimen organizado; les ofrecen un par de pesos y con ello les consumen hasta los huesos, los separan de la familia natural para involucrarlos hasta terminar muertos dentro de un penal, no cabe duda que Dios es la única salida, quien ama a cada hombre y lo diré hasta que se seque del todo mi saliva.

8 respuesta a “EL NIÑO SICARIO”

  1. Dios lo bendiga Pastor, en primer lugar lo felicito por tan excelentes blogs y este me ha impactado. Hasta donde esta llegando el delito, a la utilizacion de niños aprovechandose de su inocencia e inmadures, sin guia espiritual alguna. Sin conocer a Dios. Cuando se ven estas noticias, deberiamos de preguntarnos: ¿ Se hizo bien en vetar la lectura de la Biblia en las escuelas?

  2. Que le den chicharron enfrente de sus companeros de escuela para que quede como ejemplo, que les parece paisanos, sino mandenlo a las afueras de sansibar y sueltenlo como a las doce de la noche. Otro lugar favorito de los garroberos es la curruncha casi llegando a monte grande sueltenlo por esos lados solo que mas tempranos porque esos cholos estan mas despiertos digamos las ocho de la noche.

  3. En que estaba pensando este niño cuando acepto convertirse en un criminal, y hoy su vida será peor cuando termine de cumplir su condena, si es que no acaban los mafiosos con su vida antes de abrir la boca e incriminar a los responsables de tantas muertes en méxico. Me imagino que hoy su familia debe estar alerta por amenazas de muerte que estas estructuras armadas realicen contra ellos.

  4. LO MISMO ESTA SUCEDIENDO EN EL SALVADOR, LAS PANDILLAS RECLUTAN A MENORES DE EDAD. SOLO DIOS PUEDE CAMBIAR A ESTAS PERSONAS Y EL RUMBO DE EL SALVADOR

  5. Gracias Hno. por hacernos ver la cruda realidad… acompaño su pensamiento que DIOS es el único que puede cambiar el corazón. Un abrazo y mil bendiciones para su vida.

  6. Excelente pastor, usted me anima a mejorar cada dia y a aumentar mi fe en Dios , de verdad que me ilumina y veo en usted el rostro de Jesus que me habla con sabiduria, le deseo un feliz año 2011 y que Diosito me lo cuide bajo su manto eterno
    Alfredo Martinez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *