Ir a portada de La Prensa Gráfica

¡NO BEBAS DE LA OLA QUE TE AHOGA!


La bebida mata a miles de personas a diario en el mundo, solo en El Salvador podemos ver por las calles a cientos de personas quienes son dominadas por el vicio y adicción al alcohol; no hay familia que no conozca a alguien con este tipo de problema, o a alguien que se jacta del dominio que cree tener sobre el alcohol, cuando en realidad es todo lo contrario. La Biblia dice que el que práctica el pecado, esclavo es del pecado, si tu tomas en alguna forma tienes una dependencia del alcohol; no importa la cantidad sino la facilidad con que él te toma a ti en lugar de tu tomarlo a él.

En una ocasión un marino mercante durante una tormenta calló al agua, imposibilitando a sus compañeros el rescate por los fuertes vientos que atormentaban literalmente a la  embarcación, a ellos no les quedó más que abandonar a su compañero y verle fracasar en la batalla que librara en contra de las aguas del enfurecido mar; el marino no tuvo más remedio que tomar del agua de la misma ola que le estaba quitando la vida sea esta la desesperanza o el mismo dolor, perdió la batalla en el momento que bajó las manos entregando  su vida al Creador.

A sus compañeros nos les quedo mas que celebrar los buenos momentos que ellos habían compartido con anterioridad, les tocó vivir con el recuerdo que el mismo mar que les permitía ganarse la vida le había quitado la vida a uno de sus compañeros; es difícil cuando las cosas que te dan la vida te la quitan a la vez, esto es lo que sucede en el Siglo XXI cuantos nos convertimos en esclavos del trabajo, o cuando nos convertimos en esclavos del pecado que nos ha separado de la presencia de Dios  desde el inicio de la creación.

Hoy escribo esto frente al Mar Muerto, que le da vida al punto más bajo de la tierra, un mar dividido no solo por sus fronteras sino también por la mano humana que a pesar de estar muerto por su alto grado de salinidad, esta muriendo a mano de los hombres que lo explotan en nombre del Capitalismo o en nombre de proyectos para beneficio de la salud de lo cual muchos somos testigos. No bebas de la ola que te ahoga, no caigas en la trampa del Amar lo que te mata o quita la vida, pon cuchillo a tu garganta dice la Biblia y esto será posible a través del dominio propio.

Identifica hoy qué es lo que te está quitando la vida, identifica lo que impide que encuentres una salida, identifica hoy lo que te puede poner en riesgo, y ante la tentación no esperes ocasión. Blinda hoy contra de ello tu pasión; recuerda que tormentas hay muchas, pero te atormentas con las que quieres, ya que en la cruz de Jesús tu pena y condena fue pagada por la presencia de esa sangre tan preciada. No bebas de la ola que te ahoga poniendo tus pies sobre roca firme, y tomando de las manos a tu Rey y Señor que es nuestro Salvador.

7 Responses to “¡NO BEBAS DE LA OLA QUE TE AHOGA!”

  1. bryan anthony mejia castro Says:

    pastor grasias por este consejo tan necesario para todos como usted dice cada quien q agare lo q le coresponde garsias bendisiones

  2. antonio Says:

    que bonito me gusto mucho que Dios lo bendiga pastor

  3. antonio Says:

    gracias pastor muy buen pensamiento me gusto mucho leerlo le agradezco que se tome el tiempo necesario para poder poner estos pensamientos

  4. Carlos Edurardo Says:

    Excel-ente comentario Pastor, considero que es tan importante este tipo de lectura, ya que como lo dicho en la misma, nuestras calles están llenas de este problema que desde hace miles de años acaba con tantas vidas, pero como los Hijos de Dios sabemos que existe un poder superior el cual nos hace entrar en juicio a esta gran enffermedead.
    Lo que deberíamos hacer es hacer + conciencia sobre esta enfermedad que si se la entregamos a nuestro Padre Celestial + nuestra voluntad, es posible curarse.

    Bendiciones !

  5. norma cortez Says:

    es cierto muchas veces nuestro trabajo nos impide estar cerca de Dios o las anheladas horas extras nos alejan de nuestros seres queridos

  6. Juan Manuel Says:

    Es interesante saber que estamos viviendo con malos hábitos, adictos a bebidas, comidas, condiciones, etc. que nos hacen sordos, ciegos y mudos. Que no nos permite ver la realizada de las cosas y de las oportunidades que la vida nos brinda para bien nuestro y de los que nos rodea. Gracias por esta reflexión, nos recuerda que debemos detenernos un momento en nuestra vida y ver donde estamos y como estamos llevando nuestra vida y relaciones, especialmente ante Dios, nuestro señor y ver aquellos apegos y malos hábitos que se deben eliminar para un mejor bienestar de la vida. Saludos

  7. Ricardo Ayala Says:

    Buen mensaje, gracias por los buenos consejos que nos dan… bendiciones a todos

Deje un comentario