SEMBRANDO CALAMIDAD

Tengo tantos defectos en mi vida que pretendo que mis hijos jamás imiten mi manera de ser o actuar para con los demás. Para ello procuro dar un ejemplo consecuente y bueno de las cosas que ellos deben hacer para estar en paz con Dios y con todos, pero en ningún momento pretendo imponer mi manera de pensar y de actuar en sus problemas de carácter personal.

Esto me garantiza que ellos tendrán mayor oportunidad de éxito conociendo y diferenciando lo bueno de lo malo por medio de sus propias experiencias y no necesariamente por las de nosotros sus padres, quienes queremos lo mejor para ellos; es por ello que hoy te recomiendo no tener injerencia en las decisiones de tus hijos siempre y cuando estén dentro del marco de lo normal.

Conozco padres que les borran amistades a sus hijos de sus páginas de redes sociales por el simple hecho de tener ellos diferencias para con los padres de los amigos de sus hijos, esto les está encaminando a una vida llena de odio y resentimiento, esto les está minando su mente y corazón, no cometas el mismo error una vez más, anímate a permitir que sean ellos los que tomen sus propias decisiones.

No llenemos de malas emisiones sus corazones, permitamos que ellos sean los arquitectos de su futuro, permitamos que ellos no vivan contaminados por nuestras emociones personales las cuales cuando estamos de buenas son de carácter incondicional pero cuando el clima cambia se nos nota rápido la rabia, seamos maduros, seamos comprensivos.

El peor veneno es el desamor, la Biblia nos incita a que nos amemos los unos a los otros como Cristo nos amó, no permitas que ellos se pierdan esta oportunidad ni siembres duda si ellos sienten ganas de amar a sus amigos o enemigos, invita a que desarrollen valores en sus corazones y vidas, ya que con el pasar del tiempo será eso lo que les dejes en su mente y corazón.

Arruinar a nuestros hijos no debe ser labor de sus padres ni maestros ni mentores, que ese trabajo le quede a la vida y a las malas experiencias, cambiemos nuestras actitudes para  que ellos también quieran cambiar, amamemos para que también ellos quieran amar.
Perdonemos para que ellos quieran también perdonar, será la única manera de saber que sembramos buenas cosas en ellos.

No arruines a tus hijos haciéndoles creer que somos perfectos, que no cometemos errores y que la vida con amigos y sin amigos no cambian los sabores, amemos, perdonemos, olvidemos, y así todos veremos la gloria de Dios en nosotros.

3 respuesta a “SEMBRANDO CALAMIDAD”

  1. Gracias por hacer este espacio y la verdad el defecto de
    Un padre por sus hijos es no hacer pasar por lo que uno ha pasado
    Pero la perfeccion de Dios al dar a su hijo por nosotros
    Es una verdadera obra divina.
    Gracias….bendiciones

  2. Buen día:
    El señor le bendiga pastor.
    Me agrada su filosofía,forma de pensar,me fascina que ud. es una persona que ésta tomando en cuenta las críticas de los demás.indiferente de que sea.
    Sólo así se puede crecer en la vida tomando en cuenta el que dirán las personas de una forma evaluable hacia un actuar en general.
    Yo tengo 14 años de asistir a la iglesia.
    Pues me llena de satisfacción pertenecer a una iglesia en movimiento.
    Me encanto la entrevista de canal 33;buenísima,y vi los saludos que le hacían,sus hijos y esposa.
    Veo que el niño pequeño a lo mejor tiene bastante de ud.
    Dios bendiga su vida,a su familia,el ministerio, siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *