CUANDO MUERE UN MONSTRUO

Cuando muere un monstruo  el daño se queda, ese fue el caso de Ariel quien en los Estados Unidos de Norte América privó de libertad a varias niñas a quienes convirtió en sus víctimas como en mujeres, les obligaba  a sostener relaciones sexuales cotidianamente, les privó de su juventud, las separó de sus familias, las encadenaba a sus camas, abuso física y psicológicamente de ellas por muchos años.

Ariel no pudo ocultar la verdad por mucho tiempo, un error insignificante detono la alerta que ellas como víctimas necesitaban, los vecinos notaron cosas raras en la vivienda donde permanecían privadas de libertad y las autoridades respectivas tomaron cartas en el asunto, fue hasta después de muchos años que ellas lograron salir de ese infierno de tortura humillación y necesidad.

Le capturaron y le enjuiciaron dando una resolución en su contra de más de una cadena perpetua más cien años o más, era de carácter imposible que Ariel pudiera salir de este lugar de reclusión, se declaró no un monstruo sino una persona enferma en sus adicciones  sexuales, pidió que no le calificarán de esa manera según el peyorativa, pero en realidad que el nombre de monstruo le queda chico.

Al recibir su sentencia lo colocaron en una celda en solitaria, con supervisión cada treinta minutos para asegurar que no se hiciera daño y pagara según las leyes Norte Americanas las faltas cometidas, pero que sorpresa que el día tres de Septiembre del presente año apareció muerto en su celda a pesar de toda la supervisión del centro de detención asignado, los encargados intentaron revivir a Ariel no logrando que este volviera en si y fue declarado muerto ese mismo día.

¿Cómo revertir el daño que hizo? ¿Cómo sanar la vida de todos aquellos que sufrieron por su culpa? ¿Quién les devuelve la juventud a las víctimas? ¿Quién les devuelva la dignidad? ¿Cómo olvidar el daño? Cuando muere un monstruo el daño permanece y es decisión de las víctimas el buscar ayuda para vivir en libertad, no esperes tomar tú el veneno y que se muera tu vecino, el perdón es la salida por muy complicado y doloroso que suene.

En Jesús hay perdón, si le buscas no solamente te dará libertad, sino sanara también tu corazón y tu futuro será tan prometedor que olvidarás  lo anteriormente vivido, disfrutarás de una paz incomparable y un gozo sin medida. No permitas que el monstruo de tu pasado te robe el presente ni el futuro que te espera, anímate a reclamar las bendiciones que llevan tu nombre de parte de Dios por su tan grande misericordia.

Una respuesta a “CUANDO MUERE UN MONSTRUO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *