UNA LLAMADA DEL CORAZÓN

No esperes ser amado cuando no te amas ni a ti mismo, todos en esta vida pretendemos cosechar pero son pocos los que deciden sembrar, este fenómeno lo vemos en todo tipo de lugar y familia, llevo más de veinte años sembrando esperanza en la iglesia donde trabajo y hoy puedo decir que todo lo que la Biblia enseña de la ley de la siembra y la cosecha es verdad.

No hay nada más agradable que hacer sentir especial a alguien en tu vida, en el año 2013 mientras mi familia disfrutaba tiempo con mis suegros, decidí sorprender a cada uno de mis hijos con mejoras en sus dormitorios, cambiamos pintura, camas, juegos de cuarto y renovamos su closet donando ropa para la gente afectada por la erupción de un volcán de Oriente de nuestro país El Salvador, con ello surgió la oportunidad de comprar ropa nueva para ellos y hacerles ver que dando es como recibimos.

Entre otras cosas que hice en su ausencia, fue remodelar la sala principal de la casa, no que haya cambiado muebles ni nada por el estilo, pero compre pintura y cambie de color los marcos de los cuadros de dicha sala, compre algunos cojines de colores vivos y coloque palmeras Miami en el interior para cambiar ese efecto tan cuadrado y drástico que tenía, por cierto coloqué las fotos más significativas de la familia en nuevos marcos y como si fuera poco en lugar de el rin de carro que ocupábamos como barbacoa, compre una de gas que tiene dos quemadores.

Debo confesar que lo menos que esperaba de la familia era una nota de agradecimiento, a pesar que no fue esa mi motivación principal, bueno si lo hice sólo para probar el punto que es el que ahora comparto, pero para mi sorpresa nadie dijo nada, nadie se molesto en decir gracias papá por los cambios hechos en este lugar para nuestro beneficio. Eso si que me partió el alma, no basta con lo que sembramos en ellos para su vacación y todo lo que desinteresadamente se les comprare a ellos y a su mamá, sino que no pudieron expresar ni un agradecimiento mínimo.

Considera esta una llamada al corazón, considera esto una advertencia del dolor que causará a otros cuando dejas de hacer lo que siempre hiciste para ellos, no seas como todos los hombres de estos tiempos quienes no reconocen, no agradecen la vida que Dios les da, practiquemos los buenos modales, no sólo para con los nuestros sino también para con todos, cambiemos el ritmo de la historia, volvamos a los principios y valores que nos hicieron una familia o una sociedad diferente. No permitas que la indiferencia haga más notoria tu negligencia.

9 respuesta a “UNA LLAMADA DEL CORAZÓN”

  1. En principio reciba un cordial saludo y muchas bendiciones. Me gusta todos lo que Usted hace seria bueno que hubieran mas personas que contribulleran a mejorar el corazon a insentivar a cambiar a ser buenos lo felicito y admiro que Diosito lo bendiga siempre.

  2. Woo es muy lindo todo yo trato de aser lo mismo tengo una relación con una linda y sencilla mujer y ella me esta yevado Alá i iglesia e apredido mucho con ella le doy Grasias adios todos los dias a predo algo nuevo esta muy lindo esto postor lo al miro mucho estoy muy lejos pero lotengo de amigo en fasebuck

  3. Wow, me tocado mi corazon, lo que ahora en dia la indiferencia a Los detalles mas sinceros, no Los valoramos. Gracias por compartir,.

  4. Las decepciones familiares Hno no son nuevas y cada uno duelos que tenemos hijos lo hemos experimentado en algún momento de nuestra vida, sin embargo los frutos de nuestro esfuerzo como padres no siempre vienen de inmediato, pero a su tiempo cosecharemos si no desmayamos sólo cuidemos de darle siempre la gloria al Señor Jesucristo y El nos recompensara con creces . Bendiciones Hno y no se rinda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *