LA AUTORIDAD: UNA HERRAMIENTA PERFECTA PARA COSAS IMPERFECTAS

Dios utiliza herramientas imperfectas para hacer cosas perfectas, pero la autoridad es una herramienta perfecta para ayudar a los imperfectos, ella ha sido dada para que podamos desarrollar a aquellos que se quedaron a medio camino no logrando sus metas personales.

La autoridad que un país entrega a su presidente es para que presida a toda la nación, que ayude a los menos privilegiados, que empuje a los empresarios a ser responsables para con sus empleados y colaboradores, la autoridad no es para ejercer autoritarismo sobre nadie.

El padre de familia tiene autoridad  la cual fue entregada por medio de Dios para ayudara a desarrollar a sus hijos, no para subyugarlos, para maltratarlos, para denigrarlos, la autoridad parental es para encaminar con buenos modales las inquietudes del corazón del muchacho.

La autoridad policial fue dada por el Estado a los representantes de la ley para ayudar al pueblo no para reprimirle sus derechos de manifestarse o dar a conocer sus inquietudes o inconformidad, pero esa autoridad ha sido dada y por haber sido dada tendrán que rendir cuentas ante el Creador.

No mal entendamos la autoridad, no podemos seguir mal utilizando la autoridad para hacer nuestra voluntad, debemos hacer la voluntad de Dios y todas las demás cosas nos serán añadidas, esa es una promesa de su palabra en la Biblia, la autoridad es un don de Dios y debe ser bien utilizada.

Recuerda la autoridad es una herramienta perfecta para arreglar cosas imperfectas, no abuses de ella, no la tengas en poco, no ignores sus efectos, utilízala con razonamiento y mesura, pues a su tiempo todos segaremos lo sembrado, todos daremos cuentas al Creador de nuestras acciones.

2 respuesta a “LA AUTORIDAD: UNA HERRAMIENTA PERFECTA PARA COSAS IMPERFECTAS”

  1. Gracias, tu blog está muy bien y las cosas que escribes muy ciertas.
    Yo estoy intentando hacerme cristiana porque mi mama y mi familia son, pero yo soy algo rebelde.
    Recientemente he estado sintiéndome mal y he necesitado en algo en que creer.
    Yo sí creo en Dios y hablo con el todo el tiempo, pero no voy a la iglesia. Así qué leer tu blog me hace muy bien porque me habré los ojos.

    Gracias! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *