Washington, DC

Amistades Peligrosas – Por José Manuel Ortiz Benítez

mm

Mauricio Funes

Mauricio Funes

Esto parece una trama de novela de espías en la que, a medida que avanzas tu lectura, aumentan las posibilidades que tu amigo confidente te traicione y de repente te ves en la disyuntiva real de ir a parar a una bartolina mal oliente, en un centro penal aglutinado. Por muy pequeña que sea esa posibilidad, el pensamiento te puede causar terror.

Lo bueno es que en tu caso no estarías solo en el penal de Mariona, ahí está ya el resto del séquito que te apoyaba mientras fungías como presidente de república, con quienes podrías jugar al Bingo o al Mentiroso.

Mi estimado tocayo Don Manuel, con quien algunas veces tengo alguna desavenencia, dice que las amistades duraderas no aparecen en el desayuno la mañana subsiguiente, después de una fiesta social, después de una negociación fructífera y mucho menos después de una recepción política en la ciudad que sostiene el imperio.

“Si hay algo real y auténtico en política, es que no hay amistades,  hay intereses” zanja el honorable tocayo Don Manuel con una taza de café humeante, mientras lee detenidamente el matutino El Nuevo Diario de Nicaragua.

“La amistad se demuestra con la preocupación genuina por el amigo, interesándose por su felicidad, por sus logros, por sus problemas. Un amigo es el que está en todo momento, el que te levanta el ánimo cuando estás hundido.” No es en la abundancia, en la exuberancia, en la comodidad, en la buena onda, o en los buenos momentos inolvidables que producen la leche y las mieles del poder, sino en la turbación y en el fracaso donde se pone a prueba la calidad de una amistad.

“Sólo en el peligro se conoce al verdadero amigo” comenta sabiamente Cicerón.

Sin franqueza, sinceridad y confianza recíprocas no hay amistad que se sostenga.

Sin embargo, la evolución humana nos ha regalado el don de la actuación, con la que el ser humano puede jugar a ser tu mejor amigo o cualquier cosa que su interés personal le pida.

Por ejemplo, un allegado o interesado puede planificar ir a visitarte al hospital y dejarte chocolates con frambuesas, tras un accidente de coche donde te has roto la pierna, y pretender que la visita se hace porque existe una amistad genuina entre ambos, cuando en realidad lo que hay es un interés de conveniencia, ya sea porque tienes dinero, eres famoso, o presidente de nación.

De frente, el allegado puede actuar a ser el amigo perfecto y detrás puede hundirte el puñal.

Pero llega un momento en que el farsante de la amistad, en un momento de exaltación interior, te enseña su verdadera naturaleza y entonces te das cuenta que has sido víctima de una traición imperdonable.

Quizás te lo merezcas, quizás no.  Lo que está claro es que en política hay amistades peligrosas y al final te quedas solo con tus problemas.

José Manuel Ortiz Benítez es columnista salvadoreño en la ciudad de Washington, DC. Twitter: @jjmmortiz

 

mm

José Manuel Ortiz Benítez

José Manuel Ortiz Benítez emigró a Los Estados Unidos en 1985. Gracias a una beca del gobierno federal, se licenció en Relaciones Internacionales y en Economía de la Universidad de George Mason, en el condado de Fairfax, estado de Virgina, EE.UU. En 1995, emigró por segunda ocasión, esta vez a España, donde se especializó en el mundo de la imagen y la publicidad. José Manuel Ortiz Benítez también es analista, comunicador en espacios sociales y destacado columnista en medios escritos en El Salvador y Estados Unidos. José Manuel Ortiz Benítez ha producido gran cantidad de contenidos audiovisuales en Europa, Estados Unidos y El Salvador. Twitter @jjmmortiz

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *