EL PAISNAL AL NATURAL

Anualmente la municipalidad de El Paisnal realiza el evento llamado Bicicletón. Este año, en su tercera edición, fue denominado “Vive El Paisnal histórico”, el cual consistió en un recorrido de 23 kilómetros por la zona rural del municipio, donde participan ciclistas de todo el país para experimentar el ecoturismo y conocer de cerca la belleza natural de esta zona del país.

Uno de los ríos más hermosos en el recorrido es el Tazulá, cuyo caudal es moderado y se puede cruzar tranquilamente en bicicleta.

KmCero503 acompañó a los 625 ciclistas de todas las edades que pedalearon a través de 15 comunidades rurales de la zona alta de El Paisnal. En el evento participaron colectivos ciclistas de Zacatecoluca, Sonsonate, Ahuachapán, Santa Ana, San Vicente y La Libertad.

La mayor parte del recorrido es a través de calles de terracería en buen estado, uno que otro lodazal, pero es parte de la aventura.

El recorrido en su mayoría es a través de calles de terracería en una zona de montaña muy privilegiada por la cantidad de ríos y nacimientos de agua que le dan a este evento un toque especial que fue muy apreciado por los ciclistas.
El municipio de El Paisnal, que posee el título de villa desde 1973, pertenece al departamento de San Salvador y está ubicado a 40 km de la capital. Se podría pensar que este es uno de los municipios más pequeños del departamento, pero en realidad es el más grande, ya que tiene una extensión territorial de 126.4 km2 y cuenta con una población aproximada de 15,000 habitantes.

Los trabajos agrícolas son la principal fuente de ingresos de sus pobladores.

El Paisnal se encuentra a una altura de 290 msnm; el clima es cálido pero no sofocante, ya que cuenta con varios ríos, como el Lempa, río Sucio y río Matizate, que proveen a la zona de mucha vegetación y frescura.

Los riachuelos de nacimientos de agua en toda la ruta ponen el toque fresco.

Por la abundante agua de la zona, El Paisnal es un paraje natural muy próspero y en él se cultivan diversos productos agrícolas como maíz, frijoles, caña de azúcar, algodón, sandía y yuca. También, la crianza de ganado vacuno, porcino y aves de corral es un rubro muy importante. Algunos lugares recomendados a visitar en este municipio son la cueva del Duende, los balnearios El Zapote y El Camalote en el río Lempa, el turicentro municipal La Hacienda, el antiguo cementerio indígena de Chipilsingo y el cerro Chino.

En el recorrido se visitaron 15 comunidades, una de las más representativas es la del padre Rutilio Grande.

Su gente y tesoros escondidos

Los ríos que nutren estas tierras hacen que florezca mucha vegetación y ofrecen a sus pobladores un gran potencial para la agricultura y la ganadería. Pero también lo que hace próspero y muy especial a este municipio es su gente: amigable, muy llena de entusiasmo y dispuesta a recibir con alegría a los turistas.

Los ciclistas gozaron cada kilómetro del recorrido.

En cada cantón y caserío el saludo amable y efusivo está a flor de piel. La gente se dedica a labores agrícolas y a las tareas del hogar. En el municipio nació el padre Rutilio Grande, quien es uno de sus hijos predilectos y en honor de él se ha nombrado a una de las comunidades que se encuentran en la ruta a pedalear. Así, se visitaron las comunidades Laucel, Nance Amarillo,  El Jicarón, El Verdío, San Antonio Grande, El Chaparral, Matasanos y las comunidades del cantón La Cabaña.

Los paisajes que nos regala El Paisnal son impresionantes.

Durante el conflicto armado esta fue una de las zonas que sufrió más las secuelas de la guerra debido a la cercanía del cerro de Guazapa y otros puntos estratégicos para ambos bandos, por lo que se convirtió en una zona de paso de contingentes militares y guerrilleros. En la actualidad continúan trabajando en mejorar las condiciones de seguridad en la zona con resultados favorables, pero aún hay mucho que hacer.

La principal fuente de trabajo son las labores agrícolas.

Sin embargo, su gran extensión y sus recursos naturales lo hacen una zona privilegiada ideal para el desarrollo del ecoturismo, de aquí la importancia de la Bicicletón. La municipalidad le apuesta mucho al desarrollo del turismo ecológico tanto en caminatas, zonas de campamento, pesca y cicloturismo.

El perro Koki nos regala una tierna mirada durante la peladeada.

Algo que debemos destacar mucho sobre este municipio es lo limpio que está tanto en la zona urbana como en la rural. A diferencia de algunos municipios en donde es frecuente encontrar botaderos clandestinos y promontorios de basura al lado de la carretera o desperdicios tirados en sus calles, El Paisnal es un lugar muy limpio y se debe mucho al empeño de la población por mantener su comunidad libre de desechos plásticos y basura.

En el cantón El Verdío fuimos recibidos por un grupo de habitantes que con gritos de alegría motivaban a los ciclistas.

También se debe a que la municipalidad en el año 2000 presentó una ordenanza para la conservación del medio ambiente en el municipio, la cual estipula obligaciones y derechos de sus habitantes y posee un estricto cumplimiento en todo el municipio.

El recorrido de montaña por la zona rural de El Paisnal es suave.

Rescatados

Ya al final de la pedaleada pasamos cerca del cantón y el ingenio La Cabaña, la cual es una empresa salvadoreña que le ha apostado a diversificar sus negocios durante los últimos años. Lo que inició como un ingenio hace varias décadas es hoy en día un grupo empresarial en donde, además de la producción de azúcar para la exportación y el mercado local, se genera energía eléctrica y agua potable, y se obtienen alcoholes y ron a través de sus diferentes plantas. El ingenio provee de empleo a cientos de personas de la zona, siendo una de las empresas salvadoreñas comprometidas con el desarrollo local y nacional.

Bambi todavía le tiene miedo a los humanos. Lo comprendemos.

Luego de pasar por esos cañales sin fin pudimos ver a lo lejos una pequeña casa con un amplio patio en el cual caminaba apaciblemente un venado, lo que me llamó mucho la atención. Saludé al dueño de la propiedad y me dijo que se llama Víctor Manuel Morales. Con una gran sonrisa nos permitió pasar a ver al hermoso animal. Resulta que no había solo un venado, sino cuatro: tres hembras y un macho en edad joven.

Los venados no están domesticados totalmente y todavía son ariscos a los humanos.

Los animales están semidomesticados y, como es su naturaleza, son esquivos y temerosos con los humanos. Los venados tienen un amplio terreno donde pastar y un corral adecuado para que duerman tranquilamente. “Fíjese que dos de estos venaditos los encontré chiquitos cuando andaba trabajando en un cañal allá por Usulután.

Bambi, el macho joven de la manada de venados en El Paisnal. Si son bien cuidados y se incentiva su reproducción, serán de gran beneficio para conservar la especie.

Estábamos en la mera zafra y al cañal le habían prendido fuego; ellos salieron de ahí algo quemados y muy asustados, así que decidí rescatarlos y traerlos a esta propiedad, donde se curaron y ahora están sanos”, comenta Morales.

Los venados tienen buena salud y se encuentran bien cuidados.

Los venados, luego de recuperarse, se aparearon y ahora hasta tienen crías. Debido a que son especies protegidas tuvo problemas con las autoridades, que trataron de confiscarlos. Pero él logró obtener permisos para mantenerlos en la propiedad y cuidarlos adecuadamente. De otra forma, quizá hubieran sido cazados luego de ser liberados.

Cada año los machos botan los cuernos y luego les vuelven a nacer.

Estar cerca de estos hermosos animales que por mucho tiempo anduvieron libres en los bosques de nuestro país me hizo reflexionar sobre la importancia de luchar para que se implementen las leyes de conservación de la vida silvestre; pero más que eso, hay que hacer conciencia en la población de que no debemos comprar, vender o capturar animales en peligro de extinción. Si las personas que tienen como finalidad hacer negocio con la libertad de seres vivos no tienen clientes que se los compren, ya no habrá comercialización de especies.

La apuesta por la diversión

La ruta de la Bicletón finalizó en el centro turístico municipal La Hacienda, ubicado sobre la carretera Troncal de Norte, en donde los ciclistas tuvieron un almuerzo, cortesía de los patrocinadores del evento. Este turicentro es un proyecto integral de un parque acuático que combina la recreación y la ecología.  Cuenta con dos piscinas para adultos, para niños y para adultos mayores. También posee un amplio salón para fiestas y convenciones, canchas de fútbol y zonas de picnic.

El turicentro La Hacienda originalmente era el casco de una hacienda cañera de la zona que la municipalidad restauró y puso a disposición de la población luego de que fue abandonada. En el proceso de reconstrucción decidieron mantener las estructura original, lo que ofrece un valor histórico. En el lugar hay un  restaurante a precios accesibles y también permiten el ingreso de alimentos.

Volveremos

Luego de esta magnífica pedaleada hemos quedado invitados a regresar el próximo año, al igual que muchos ciclistas que participaron en esta actividad. Sobre el evento, los participantes manifestaron mucha satisfacción por haber completado la Bicicletón.

Denis Chicas, miembro del colectivo Ciclismo Viroleño de Zacatecoluca.

“Hemos disfrutado de un MTB (mountain bike) espectacular.  No corremos, sino que disfrutamos. No quisimos llegar antes o ser los primeros, sino que ser los últimos pero disfrutar de todo lo que había en el camino. Les invitamos a que se unan a estos espacios y que usen la bicicleta. La bicicleta es salud, la bicicleta es vida, la bicicleta los levanta de donde están”, comenta Denis Chicas, miembro del colectivo Ciclismo Viroleño de Zacatecoluca. Además, hizo una invitación para el segundo fin de semana de agosto. “Para el 12 de agosto tendremos el Bicifest, el Ciclismo Viroleño estará cumpliendo dos años. Allá los esperamos”, finaliza.

Douglas Alvarez Archila, miembro de Ciclistas de San Bartolomé Perulapía.

“Este es un evento magnífico. Nosotros ya tenemos dos años de estar viniendo y está magnífico, ya que nosotros vamos a diferentes eventos de este tipo en todo el país y el único municipio que hace y coordina mejor el evento es aquí en El Paisnal. Aquí hemos encontrado mejor organización y estímulo al ciclista”, Douglas Alvarez Archila, miembro de Ciclistas de San Bartolomé Perulapía.

Alexander Torres, miembro del concejo municipal y del comité de desarrollo turístico de El Paisnal.

“Esta actividad ha sido organizada desde hace tres años con el objetivo de promover los espacios de interés turístico de nuestro municipio y, sobre todo, la memoria histórica del padre Rutilio Grande. En la primera edición de la Bicicletón participaron alrededor de 150 ciclistas, pero año con año han ido aumentando. Ahora, en la tercera edición, participaron más de 625 ciclistas”, asegura Alexander Torres, miembro del concejo municipal y del comité de desarrollo turístico de El Paisnal.

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *