¿QUÉ ES EL KILÓMETRO CERO?

 

En muchos países, el Kilómetro Cero (también escrito como kilómetro 0, km 0 o con términos similares en otras lenguas) es una localización geográfica singular que se establece en la capital de dicha nación y desde ese lugar en específico se miden oficialmente las distancias a cualquier punto del territorio. Por ejemplo, muchas veces hemos escuchado que tal o cual lugar está ubicado en el “km 32 de tal  carretera Panamerica”, esto quiere decir que esa distancia es medida desde el Kilómetro Cero hasta ese punto en concreto.

Foto de principios del siglo XX de la fachada del antiguo edificio de Correos. Al frente se puede ver una fila de diligencias con mulas estacionadas para recoger la correspondencia y emprender el largo viaje.

En El Salvador se estableció el Kilómetro Cero a finales del siglo XIX  y se ubicó en la intersección de la calle Arce (hacia el poniente), avenida España (hacia al norte), calle Delgado (hacia el oriente) y avenida Cuscatlán (hacia el sur), justo frente al antiguo edificio de Correos Nacionales, el cual fue destruido en 1955, reconstruido, y vuelto a destruir en el terremoto de 1986. Este edificio era la referencia lógica, ya que desde ahí salían los carteros transportando, en aquel tiempo, la correspondencia en mulas hacia los puntos más lejanos de El Salvador.

Los tranvías halados por mulas eran una forma usual de transporte en la ciudad de San Salvador de finales de los 1800.

En algunas carreteras del país todavía se pueden observar estos mojones que indican la distancia desde el Kilómetro Cero hasta ese determinado punto.

Por tanto, eran ellos los que conocían cada kilómetro de las polvorientas calles salvadoreñas. Era una tarea singular, ya que para trasladar la correspondencia desde la capital hasta San Miguel, por ejemplo, podría tomarles entre tres y cuatro días para llegar. Hoy en día, con las modernas carreteras, es solo cuestión de horas.
Pero la necesidad de medir las distancias en forma precisa se volvió algo prioritario e  importante cuando se comenzó, en tiempos del general Maximiliano Hernández Martínez, a construir la carretera Panamericana, suceso que inició el 30 de junio de 1932. En esta carretera era necesario establecer los kilómetros exactos con mojones de concreto en las orillas de las calles, los cuales servían a los conductores para saber cuántos kilómetros les hacía falta para llegar a la capital o cuánto se alejaban de esta. Luego de establecerse con precisión las distancias entre las poblaciones en los mapas cartográficos, el lugar exacto del Kilómetro Cero fue siendo olvidado.
No fue hasta el 2005 que, luego de una ardua investigación en los registros del Viceministerio de Transporte, se determinó que el Kilómetro Cero estaba ubicado justo frente a la plaza San Martín, un lugar desconocido por muchos y que alberga el busto del general José de San Martín (un militar y político argentino cuyas campañas revolucionarias fueron decisivas para las independencias de su país, Chile y Perú. Fue reconocido, junto con Simón Bolívar, libertador de América, por sus importantes contribuciones a la independencia de una gran parte de la América española). Esta plazuela quedó por mucho tiempo “sepultada” por las ventas callejeras y el desorden de la ciudad capital, y no fue hasta hace unos pocos años que a vuelto a resurgir.

Emblema del Kilómetro Cero ubicado sobre la av. España, entre la calle Arce y la 1.ª calle Oriente, en el centro de San Salvador.

Regresando al Kilómetro Cero salvadoreño, en 2005 el alcalde de San Salvador, Carlos Rivas Zamora, develó el mojón y una placa conmemorativa indicando el punto exacto del Kilómetro Cero.  A los pocos meses desapareció nuevamente de la vista de los transeúntes, ya que las ventas informales la volvieron a tapar. Fue hasta el año 2016, gracias a un nuevo reordenamiento de la ciudad, que se ha permitido apreciar nuevamente este simbólico punto de nuestro país. “Se venía soñando con que la ciudad de San Salvador recuperara el Kilómetro Cero. Desde la destrucción del edificio de Correos Nacionales desapareció el criterio de encontrar desde dónde es el punto de partida de los cuatro puntos cardinales”, manifestó Rivas Zamora en aquella inauguración.

PARA NOSOTROS

Nuestro vlog se llama “KmCero503” por varias razones: la primera, en honor de todos aquellos salvadoreños que caminaron grandes distancias para recorrer este país y abrir nuevas rutas a los puntos más lejanos de nuestra querida patria. Ahora quizá no lo apreciamos debido a las modernas carreteras que poseemos, pero antaño esas calles polvorientas e intransitables representaban que el hecho de ir de un lugar a otro tomara días y mucho sacrificio. La segunda razón es cada vez que nos subimos a la bicicleta e iniciamos una nueva aventura empezamos de cero. No importa dónde estemos, todos los días comenzamos a cero kilómetros.  A menos que tuviéramos una computadora en la bicicleta podríamos llevar una cuenta exacta de los kilómetros que hemos recorrido, pero, aun así, siempre comenzamos desde cero.

Tercera razón:  la vida es así, todo lo que emprendamos debe iniciar de cero, cada paso o decisión que tomemos, incluso un nuevo día comienza en un punto que cuando vemos hacia atrás apreciamos que la distancia recorrida es un camino de subidas y bajadas, lugares y experiencias hermosas, días soleados o nublados, buenos y malos momentos. Es así que todos tenemos muchos “kilómetros cero” acumulados en nuestras vidas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *