Archivo de la categoría: Desde el aula

¿Cambiarán las prioridades de las agendas digitales?

Como siguiente paso en los planes de contención de la pandemia, pero al mismo tiempo tratando de lograr un menor deterioro a las economías nacionales, ya maltrechas, algunos países están diseñando planes para la reapertura, hacia la normalidad. Algunos hablan de algo gradual, según sectores o cantidades, con medidas de prevención, y diversas consideraciones, pero con la mira en recuperar algo de los empleos, la productividad y la generación de ingresos.

Lo que viene en pocas semanas, o días en algunos casos, es la reactivación de servicios, bienes y labores, según la relevancia que cada uno tiene en el entorno económico nacional, regional y mundial. La forma será específica a cada país, y dependerá de las visiones, presiones y negociaciones en cada nación.

No obstante, algo que debería ser común, en la fase posterior a la reapertura gradual de la economía, es la revisión de los proyectos, propósitos y presupuestos que deben echarse a andar, y que vayan más allá de atender mejor el sistema de salud, los sistemas de prevención y comunicación, y el sistema educativo. ¿Qué se hará en la cultura y alfabetización digital?

Elementos para revisar la agenda digital

La agenda digital es el conjunto de proyectos, posibles políticas y leyes, propuestas de instituciones y formas de gobernanza, permanencia y sostenibilidad con el principal objetivo de diseminar, difundir y hacer crecer la cultura digital en el país, lo que va desde la conectividad adecuada, el uso provechoso y relevante de las tecnologías, la producción de contenido, la generación de negocios y la educación en todos los niveles.

Sin duda, el encierro en casas y el limitado acceso a los lugares de estudio y trabajo, sucedido en forma abrupta, nos colocó a todos en la posición de tener que improvisar algunos aspectos, mejorar otros y darle mayor énfasis a algunas prácticas y metodologías. Todos quisiéramos que la situación no hubiera avisado con algunos meses antes para poder prepararnos mejor.

Como elementos que deben ser revisados en las agendas digitales podemos mencionar:

  • Planes para lograr el acceso universal para toda la población.
  • Cantidad y calidad de dispositivos de comunicación disponibles para buena parte de la comunidad.
  • Centros de comunicación y acceso a tecnología comunales.
  • Políticas públicas que favorezcan un acceso provechoso y útil para más personas.
  • Programas de apoyo, financiero, fiscal y técnico, para establecer centros comunales y promover el uso generalizado de tecnologías y conectividad.
  • Conectividad de alta calidad y banda ancha en todo el país.
  • Formación de docentes para preparar material e impartir clases usando tecnología.
  • Propuestas para que las PYMES aceleren su digitalización.
  • Aceleración de los planes y programas para lograr un gobierno electrónico integral.
  • Promoción de carreras técnicas cortas en las áreas de tecnología y conectividad.
  • Aseguramiento de un porcentaje relevante del presupuesto nacional para el avance digital.
  • Trabajo colaborativo entre todos los sectores para diseñar y realizar los planes y acciones para promover el avance de la cultura digital.
  • Desarrollar y promover la investigación científica usando redes avanzadas y colaboración con homólogos de otros países.
  • Avance del expediente de salud y registro ciudadano unificado, salvaguardando la privacidad.
  • Promoción del comercio electrónico, firma digital y facturación electrónica, como elementos dentro del proceso económico digital.

Seguramente hay más aspectos que deben ser revisados y priorizados, dentro de las Agendas Digitales de los países. Las actividades y proyectos que no hicimos en el pasado, y que lamentamos no haber tenido listos para esta pandemia, son acerca de los que debemos reflexionar y colocar en una prioridad, habiendo aprendido esta lección.

Internet seguirá respondiendo adecuadamente a la carga adicional

Sin duda, los que somos privilegiados y estamos del lado de la mitad de la humanidad que estamos conectados a Internet, contamos y aprovechamos esa condición, para que al mismo tiempo que nos quedamos en casa, compartimos con nuestra familia y nos continuamos enterando de la evolución de la situación, también podemos ser productivos y activos con el trabajo, el estudio y otras actividades útiles, por medio de la conectividad.

Conscientes de eso, deberíamos anotar dentro de los propósitos para post cuarentena, seguir haciendo lo que podamos para conectar a Internet a los que aun no lo están. Esa mitad de la humanidad continua aun más rezagada, además de que es fácil deducir que, de todos modos, son quienes están llevando la peor parte en esta crisis mundial.

Para los conectados, que perciben, con razón, un incremento en el uso de los enlaces a Internet, mencionan algunas preocupaciones sobre si el ancho de banda que tienen en casa, los equipos que usan los proveedores de conectividad y/o los servidores que están en la nube de Internet proveyendo los servicios, pudieran colapsar debido al incremento de su uso.

En crecimiento con estabilidad, seguridad y resiliencia

La buena noticia es que desde su creación, y sobre todo después de que se comercializara, Internet ha continuado creciendo y sus estándares y protocolos han continuado siendo desarrollados y mejorados, así como los equipos que se utilizan para asimilar la creciente demanda mundial.

Muchas de las organizaciones que se dedican a la administración, observación y mejora de la red de redes, articulan dentro de su misión y/o de sus objetivos principales trabajar por la estabilidad, seguridad y resiliencia de Internet, siendo estas tres características las que orientan el trabajo de muchos científicos e ingenieros alrededor del mundo.

La misión de ICANN (la Corporación Internet para Nombres y Números Asignados) incluye esas tres palabras, exactamente, y sus funciones ordinarias tienen que ver mucho con el desarrollo y cuidado de Internet, a través de los servidores DNS, direcciones IP y protocolos. Todos estos servicios, si bien han incrementado, se mantienen bajo control.

Por su lado, ISOC (la Sociedad Internet) también ha expresado su convicción de que la red soportará la carga que está recibiendo en estos días, y lleva a cabo sus medidas para demostrarlo. Dos artículos por integrantes de ISOC hablan del tema:

Desafortunado experimento natural muestra que Internet funciona”, de Andrew Sullivan, presidente y director ejecutivo de ISOC, dice entre otras cosas: “De una manera casi mágica, Internet está diseñada para ser un sistema confiable construido con partes poco confiables. Esto puede sonar horrible, como si solo funcionara por accidente, pero en realidad es una genialidad de la ingeniería”.

Por su parte, David Belson, de la misma organización, dice en su artículo “¿Es Internet lo suficientemente resistente para soportar el coronavirus?”, entre otros comentarios, “Los proveedores de infraestructura fundamental de Internet deben ser capaces de absorber fácilmente el aumento de tráfico y demanda, sobre todo si el crecimiento se produce gradualmente durante un plazo de días, semanas o meses. Los proveedores de infraestructura en la nube también tienen capacidad informática, de almacenamiento y banda ancha suficiente para que sus clientes, incluidos proveedores de herramientas de aprendizaje online, mensajería y videoconferencia, amplíen sus sistemas según sea necesario”.

En resumen, Internet fue pensada hace más de 50 años, y ha continuado evolucionando todo este tiempo, para soportar precisamente este uso intensivo por millones de usuarios.

Buenas maneras en las reuniones virtuales

Cada día, en el entorno de cuarentena que estamos viviendo, más y más personas, ya sea por razones de trabajo, de entretenimiento o de atención a clases y webinarios y otros tipos de sesiones, se están conectado a plataformas en tiempo real, con posibilidades de interacción con otras personas, para seguir adelante con sus vidas, personales y profesionales.

Es comprensible, entonces, que exactamente igual que sucede cuando llegamos a un nuevo entorno de trabajo, interacción social o laboral, no sepamos muy bien cómo comportarnos, o cómo hacer uso de estas “nuevas” formas de comunicación personal.

Existen muchas propuestas de plataformas de comunicación, y cada una de ellas, una vez cumplido el propósito principal, agrega diversas prestaciones, diseño de la interfaz, y eficiencia en las funciones básicas: audio, video, compartir pantalla, chat, vista de participantes, intercambio de archivos, solicitud de palabra, expresiones como emoticones, etc.

Algunos buenos modales en línea

Como recomendaciones para los organizadores y asistentes para hacer más eficientes las reuniones virtuales, o en línea, aportamos esta lista, que puede ampliarse:

  • Hora en UTC: Cuando son reuniones con personas de más de un país, es importante colocar la hora en forma UTC (Universal Time Coordinated).
  • Agenda definida, si es posible con tiempos, para evitar uso innecesario de tiempo.
  • Bloques de trabajo, evitando mantener reuniones my largas. Dos horas cada vez es razonable.
  • Seguridad de la plataforma: Revisar actualizaciones y tomar medidas para prevenir intrusiones no deseadas.
  • Hacer pruebas con antelación, sobre todo si no se conoce la plataforma.
  • Al llegar tarde no entrar hablando. Basta colocar una frase en el chat, para denotar la presencia, sin interrumpir la conversación que ya se está desarrollando.
  • Localizar y aprender a usar las facilidades, como el chat, abrir y enmudecer el micrófono, apagar y encender el vídeo, expresar opiniones o emociones mediante íconos.
  • Mantener enmudecido el micrófono mientras no se está hablando. Además de potencialmente molesto, a veces se genera un eco incómodo.
  • Evitar hablar en forma reactiva e impulsiva, interrumpiendo a otros, en medio de su turno.
  • Pedir la palabra, si es posible levantando la mano que ofrece la plataforma, o indicándolo en el chat, no verbalmente.
  • Observar el orden en que se solicita la palabra. El moderador debe cumplir su rol, y estar atento a las manos levantadas o la petición de la palabra en el chat.
  • El vídeo es opcional, y a veces no es posible habilitarlo por el ancho de banda de cada participante, o es conveniente apagarlo por la misma razón.
  • Si se habilita el vídeo, es importante observar un comportamiento adecuado, evitando acciones que sirvan como distracción a los demás.
  • Organizar la discusión, y la forma en que se recibirán y harán las preguntas, sobre todo cuando estamos con públicos numerosos. Es recomendable usar el chat. Tendemos a ser más breves y enfocados cuando escribimos que cuando hablamos.

Lo bueno, lo malo y lo feo de Internet en la crisis

No hay duda de que, en medio de la pandemia mundial, el uso de Internet se ha visto ampliado de varias formas y por muchas razones. La cuarentena que invita a no salir de casa, ha motivado a muchos a trabajar, estudiar y comunicarse desde los dispositivos conectados a Internet. Los que tenemos acceso a la gran red, la aprovechamos y agradecemos su existencia y nivel de desarrollo.

Sin embargo, como en toda actividad humana, y más a nivel mundial, en la misma plataforma mundial existen y ocurren una serie de actividades, propuestas y situaciones, algunas de las cuales son buenas, otras malas y algunas más feas.

Lo bueno

Afortunadamente, ésta puede ser la lista más larga, aunque no incluyamos todo lo bueno que Internet nos provee en estos tiempos de circulación física limitada.

  • Sitios web dedicados: La mayoría de personas buscan información sobre la situación actual. La que se encuentra en las redes es volátil y no siempre fidedigna. Los sitios web dedicados proveen esta posibilidad.
  • Clases en línea: Al suspender la asistencia a escuelas y universidades, las clases remotas están ayudando a minimizar el retraso.
  • Reuniones: Ya sean de trabajo, planeación, diversión o familiares, las reuniones virtuales permiten mantener la continuidad.
  • Trabajo desde casa: Aunque no todo es susceptible, hay tareas que se pueden adelantar desde la casa.
  • Comunicación con seres queridos: Una de las más valiosas, aunque puedan vivir en la misma ciudad, o muy cerca, Internet ha facilitado esta vinculación afectiva.

Lo malo

Con malas intenciones, algunos seres humanos hacen uso de la tecnología para engañar, interrumpir, molestar y aprovecharse de los demás.

  • Zoom bombing: Ataques por intrusos no invitados en medio de reuniones virtuales, con material ofensivo y banal, usando la plataforma Zoom, aunque puede aplicarse a todas las demás.
  • Ventas de productos falsos: Algunos individuos tratan de engañar y vender en línea productos fraudulentos, como medicinas falsas.
  • Publicidad engañosa: Aprovechando que no todo puede ser comprobado, en algunos casos se miente sobre las características de algunas ofertas.
  • Dificultades en saturación de conectividad: Dependiendo de la región, el país y el nivel de desarrollo y madurez de los servicios, el aumento en el uso puede deteriorar la señal.
  • No todas las personas tienen acceso a Internet: La brecha digital que ya existía, puede expandirse a partir de esta crisis.
  • Los criminales están sacando provecho de la crisis: De diversas formas, las malas personas sin escrúpulos hacen uso de las herramientas tecnológicas para enriquecerse a costa de los demás.

Lo feo

También de connotación negativa, hay situaciones que pueden decepcionar por su mera existencia, agravando una crisis que de por sí es mala.

  • Abuso de nombres de dominio: Se han detectado más de 68 mil nombres de dominio en los que no todos están utilizando la referencia del virus para actividades lícitas o positivas.
  • Noticias falsas: Por exageraciones, especulaciones, o la mala intención de causar pánico y sorprender a los ingenuos, la propagación veloz de noticias falsas es un mal en la red.
  • Zozobra y baja de moral: Dependiendo de la fortaleza espiritual de cada uno, la situación puede ser agravada para algunas personas por medio de comunicaciones pesimistas.
  • Provecho particular: El incremento de precios en artículos, la provisión de productos escasos, y otras formas de actividad, pueden ser solamente para provecho individual.
  • Reducción de calidad en el servicio de varios proveedores de contenido en Internet: Previendo el lógico incremento en la demanda, algunos servicios de contenido han acordado bajar su nivel de calidad intencionalmente.

Tecnología al rescate: Primer foro mundial de ICANN realizado en línea

La pandemia que fue decretada por la Organización Mundial de la Salud debido a la propagación mundial del Coronavirus, causante del COVID-19, ha provocado, y lo seguirá haciendo, muchos efectos en otras áreas de la vida de la humanidad, además de, obviamente, la salud.

Adicionalmente a las consecuencias en el flujo de turismo en muchos lugares, la reducción en la producción por falta de materias primas provenientes de países con veda de viaje, las disposiciones nacionales de cuarentena, el cierre temporal de centros educativos y recreativos, la saturación y falta de locales en los que ubicar a las personas que deben guardar aislamiento, y otras medidas, también se han suspendido, reprogramado o transformado muchos eventos públicos en el mundo.

En algunos casos, esa transformación ha consistido en realizar estas reuniones de trabajo o sesiones de presentación, utilizando alguna de las varias plataformas que existen para comunicarse y realizar reuniones, con más o menos personas, por medio de la tecnología de Internet.

ICANN 67, una primera experiencia en línea

Una de estas experiencias, considerado ahora un experimento exitoso, que fuera realizado en forma remota, fue el primer evento anual de ICANN, la Corporación Internet para Nombres y Números Asignados, de los tres que se esperan realizar en el 2020. La reunión ICANN 67 debía ser realizada en Cancún, México, del 7 al 12 de marzo, y como es usual, se esperaba una asistencia de 2,500 a 3,000 personas de todo el mundo.

El 19 de febrero, unas pocas semanas antes del evento, el directorio de ICANN tomó la difícil decisión de mover dicha reunión a un formato virtual, o mejor dicho, en línea. Las consideraciones para llegar a esa resolución fueron muchas, y desde varias perspectivas, valorando los pros y contras, los costos financieros, reputacionales y otros, de una u otra opción.

Normalmente, el encuentro presencial contiene unas 300 sesiones o reuniones entre los distintos grupos de trabajo, grupos de interés y otros subgrupos. Adicionalmente, durante el fin de semana anterior, el directorio se reúne para discutir algunos temas y preparar su participación en las reuniones que ocurrirán.

Cortesía de ICANN

En el formato virtual, vICANN67, se utilizó la plataforma Zoom, con mucho éxito. Los encargados de la logística y preparación de las sesiones y reuniones, así como los técnicos, replantearon las jornadas, seleccionado las más urgentes, en base a los insumos provistos por la misma comunidad que se iba a reunir. La cantidad de sesiones fue mucho menor, pero el trabajo logró avanzar, y en algunas de las reuniones se contó con más de 500 personas, desde su respectivo huso horario.

Ante la emergencia que se vive a nivel mundial, la opción de realizar las reuniones de trabajo en línea, aprovechando las posibilidades tecnológicas y la conectividad de Internet, es sin duda una clara y positiva posibilidad, para cualquier empresa o institución, productiva, educativa o social, de cualquier sector y área de trabajo, que contribuirá a reducir las posibles pérdidas económicas, o retrasos en las decisiones. Hay todas las posibilidades de éxito, como el de ICANN 67.

Nombres de dominio SV con vocales tildadas y “ñ”

Las letras con tilde y la letra ñ son los caracteres del alfabeto, de la gramática y ortografía de la lengua castellana, que son intrínsecas a nuestra herencia hispana y una parte esencial de nuestra identidad cultural. Dado que no aparecen en el alfabeto latino utilizado en el idioma inglés, al principio de la era digital no contaban con representación, y los teclados no los incluían.

Algunos conjuntos de caracteres en diversos idiomas que se hablan en el planeta, como el árabe, chino, ruso, japonés, y otros, han tenido esa misma ausencia, a pesar de que hace ya años que se diseñaron los códigos binarios para representarlos.

Esa misma tendencia han seguido los nombres de dominio en Internet. Los esfuerzos por incluir otros conjuntos de caracteres en las direcciones de sitios web y en las direcciones de correo electrónico se encuentran incluidos en las iniciativas IDN (Nombres de Dominio Internacionalizados, por sus siglas en inglés) y UA (Aceptación Universal, por sus siglas en inglés).

En El Salvador

En la actualidad, la mayoría de navegadores reconocen los caracteres de otros conjuntos de símbolos en otros idiomas, incluyendo las vocales tildadas y la letra ñ. Aun se trabaja en que los administradores de correo electrónico acepten y descifren correctamente los nombres de dominio que van después de la arroba en las direcciones de correo electrónico.

Teniendo esto en consideración, SVNet, como el administrador de los dominios SV para El Salvador, está abriendo la posibilidad de registrar nombres de dominio que hagan uso de vocales con tilde y/o con la letra ñ como parte del mismo.

La consideración principal es que se debe comprender que estos dominios IDN sólo servirán, por ahora, para definir direcciones de sitios web, pero no para direcciones de correos electrónicos. La otra salvedad es que se dará prioridad, por un período, a quienes tienen ya registrado un nombre terminado en SV, y que podría utilizar vocales con tilde o ñ, antes que al público en general.

Si, por ejemplo, alguien tiene registrado el nombre de dominio “salvadorenos.com.sv” o “arboles.org.sv”, esta persona tendrá la primera opción para registrar “salvadoreños.com.sv” o “árboles.org.sv”, respectivamente. Si esta entidad, persona o empresa, no lo desea, lo puede registrar cualquiera otra.

Los precios y condiciones se mantienen similares, y se puede solicitar el nombre escrito en castellano (salvadoreño.com.sv o árboles.org.sv), o en su formato en punycode, que es el código utilizado para esta conversión. En este caso, el nombre sería “xn--salvadoreos-9db.com.sv” o “xn--rboles-ota.org.sv”, respectivamente.

Educación integral en tiempos digitales

Al igual que todas las actividades humanas en la actualidad, la educación está íntegramente permeada y moldeada por las revoluciones digitales que se vienen sucediendo desde hace varios años, con el acento de que, como lo establece la Singularidad, aun la aceleración con la que va cambiando, es exponencial.

Adicionalmente, la educación tiene como uno de sus objetivos más relevantes, permitir que los educandos puedan adaptarse y ser activos y productivos dentro de la sociedad, lugar, período y entorno en que les competerá vivir. Deseablemente, esto debe suceder de forma que algunos de esos estudiantes contribuyan, en su debido momento, al avance de la civilización.

Los docentes, directores y padres de familia, como responsables de conducir este proceso en sus estudiantes e hijos, no pueden mantenerse ajenos a lo que sucede. Aun más, los mentores deben trabajar por encontrar las mejores formas de incorporar y hacer pertinente la tecnología, tratando de anticipar el ambiente en el que sus jóvenes trabajarán.

Algunas pistas

Aunque ya hemos escrito sobre el tema, de vez en cuando se vuelve relevante el tema de la transformación digital en las escuelas y centros educativos, pues aun seguimos experimentando avances relevantes en la tecnología, y lo que pueden acceder los niños y jóvenes, y esto será cada vez más difundido y fácilmente distribuido.

Algunos consejos y reflexiones, tanto para docentes y padres, como para los mismos estudiantes:

  • Es un medio, no el final de nuestro esfuerzo. El dominio y uso de todos los dispositivos y los avances tecnologías, debe ser siempre vistos y concebidos como una herramienta, y no debe ser un objetivo en sí mismo.
  • Seguir los estándares internacionales. Todos los avances son mundiales, así como la competencia y el mercado son globales. La formación y educación debe ser útil y reconocida en todo el mundo. Por esa razón, debemos usar estándares internacionales.
  • Trascender el uso de las tecnologías. Para obtener y asimilar el potencial de lo que puede ser alcanzado por medio de las tecnologías, es necesario e importante enseñar y fomentar poder ir más allá de la mera utilización de los dispositivos, sistemas y las aplicaciones digitales.
  • Integración adecuada en la vida. Como todo, las ventajas tecnológicas tienen su papel en el apoyo a nuestro desarrollo y quehacer diario personal y profesional, así como sus características limitantes de las posibilidades de los seres humanos. Si se permite que lo digital tome control de nuestras vidas, es posible crear dependencias excesivas.
  • Preparación para la singularidad. Entendido como la aceleración exponencial que ha venido determinando la velocidad, también exponencial, del cambio, en los años recientes, y cuyo momento singular será un poder computacional equivalente al de todos los cerebros humanos al alcance de cualquier persona, debemos prepararnos para ese momento.
  • Comprensión de la cultura digital. Que todos los ciudadanos nos sintamos cómodos con el uso de la tecnología digital en todas las formas y acciones en las que se nos presente es también un objetivo esencial de la educación formal.
  • Atención e integración de las tres revoluciones digitales. La comunicación, la computación y la fabricación, las tres revoluciones digitales, han venido transformándose y transformando casi cada espacio y actividad humana, y son movimientos imparables, que continúan con cambios acelerados exponencialmente. Conocerlas e incorporarlas a la educación es la estrategia mínima que debemos seguir.

Los 50 mitos de Internet más comunes (II)

Esta es una segunda parte de la entrada sobre los 50 mitos de Internet más comunes, siguiendo la pauta del anterior artículo sobre el tema.

Antecedente: Como parte de las novedades en el Foro de Gobernanza de Internet, cuya reciente edición 14, celebrada en Berlín en noviembre de 2019, fue lanzada una publicación titulada “Busted! The truth about the 50 most common Internet myths”, que se encuentra en version en línea y descargable en su propio sitio web, en inglés y alemán.

Los mitos están clasificados en cinco áreas: 1. Derechos y reglamentos; 2. Seguridad (en ambas acepciones en español, equivalentes a “Security” y “Safety”, en inglés); 3. Inclusión e Integración; 4. Infraestructura e Innovación; 5. Datos y Disrupción.

Un mito de cada área

1. Derechos y reglamentos

Mito 5: “Los ciberciminales viven en libertad”

Realidad: Los cibercriminales son atrapados a pesar de usar herramientas de anonimización, ya que los errores humanos y los eventos fortuitos no se pueden descartar. Además, las criptomonedas populares no anonimizan sus transacciones, solamente las seudonimizan, y por tanto, la policía puede rastearlos y capturarlos.

2. Seguridad

Mito 15: “Internet fue inventado y diseñado para sobrevivir ataques nucleares”

Realidad: A pesar de que ARPANet tuvo un rol importante en la concepción y desarrollo de la red de redes, el objetivo no era militar, sino atender la necesidad de científicos y computadoras, y en general, los seres humanos, de comunicarse.

3. Inclusión e Integración

Mito 22: “Todos vivimos en filtros burbuja”

Realidad: Los filtros burbuja no controlan nuestras vidas. El filtrado personalizado por algoritmos no es la causa de la formación de la opinión pública. Sus efectos son triviales en los motores de búsqueda. El concepto se usa como metáfora para reducir la complejidad de las dinámicas sociales, económicas y tecnológicas.

4. Infraestructura e Innovación

Mito 37: “Internet está en las nubes”

Realidad: Internet se apoya en una infraestructura global compleja. Además de estándares de software y hardware, así como protocolos, también hay componentes físicos, como cables submarinos, centros de datos, antenas y otros. Esto vincula a la red mundial a Estados territoriales específicos.

5. Datos y Disrupción

Mito 45: “La privacidad ha muerto”

Realidad: En algunas áreas y para grupos desfavorecidos, la privacidad se ha vuelto precaria. Sin embargo, por esa misma situación, la privacidad está recibiendo mucha atención. Tanto en la vida diaria, como en ambientes académicos y políticos, la privacidad está experimentando un renacimiento como práctica social y valor político.

Acerca de la Transformación Digital

Todos comprendemos que el desarrollo de la ciencia y la tecnología que se pueden considerar comprendidas bajo el concepto de “digital” ha incidido y modificado, de muchas formas y en diversos niveles, la manera en que hacemos muchas de nuestras actividades, como humanidad. Esto abarca las actividades profesionales, personales, comerciales, sociales y culturales, por decirlo brevemente.

Por esta razón, empresas, organizaciones, instituciones, países, regiones y aun personas en forma individual, de todos los sectores y áreas económicas y sociales, a las que identificaremos genéricamente como “entidades”, hablamos cada vez de realizar una transformación digital en nuestras vidas y maneras de realizar las acciones, orientar las estrategias, concebir el futuro y prepararnos para enfrentar este cambio de la mejor y más efectiva y eficiente manera.

Entonces, ¿De qué se trata la transformación digital? ¿Cómo la perseguimos y logramos? ¿Cómo podemos acercarnos a la misma? ¿Basta emitir un decreto o fijarlo como propósito de nuevo año? ¿Qué podemos incluir en un plan estratégico hacia la transformación digital?

Algunas ideas

Es posible que algunas personas tengan algunas nociones de qué se debe y puede hacer, así como es muy probable que otras personas no tengan claro por dónde comenzar, cómo continuar, y cuáles recursos debemos dirigir hacia este gran objetivo. A continuación algunas ideas sobre el tema:

  • La Transformación Digital de una entidad no sigue necesariamente la ruta de otra entidad. Si bien hay elementos comunes, no existe una receta única a seguir.
  • La cultura digital debe permear a toda la entidad que busca transformarse. Se le entiende como la familiaridad, dominio y comodidad con que los miembros de la entidad son efectivos y eficientes en el uso apropiado de la tecnología y herramientas digitales.
  • La tecnología a utilizar juega un destacado rol. Habrá que estudiar y seleccionar plataformas, equipos de entrada y salida de datos, el rol de los servicios en la nube, tecnologías específicas a ser usadas, etc.
  • Se puede observar a otras entidades similares o en áreas de trabajo, profesión, sector o industria parecidas a la nuestra, obtener y adecuar ideas de mejores prácticas digitales.
  • El plan de transformación digital puede plantearse paulatinamente. Como todo plan, debe incluir períodos, objetivos, metas medibles, recursos necesarios, desarrollo de capacidades, etc.
  • La dirección y seguimiento del plan debe estar a cargo de un equipo. Puede ser de dos o tres personas, que combinen el conocimiento de los objetivos y cultura de la entidad con un buen dominio de las posibles alternativas tecnológicas.
  • Vale más el qué y el por qué, que el cómo. No es indispensable que la entidad tenga el conocimiento y dominio de cómo hacer las actividades de transformación digital, pero si debe saber definir qué acciones y por qué se deben o no llevar a cabo .
  • La digitalización de una entidad va más allá de lo que nos sorprende. No significa solamente utilizar redes sociales, o solamente desarrollar o adquirir sistemas, aplicaciones, programas o paquetes informáticos, o solamente conectar todo y todos a la red y a Internet, o solamente adquirir la última versión y gama de celulares, tabletas, computadores y otros servicios.
  • No se trata solamente de crear unidades, laboratorios o contar con un gerente altamente formado. La digitalización debe formar parte inherente de la visión, quehacer, objetivos, y funciones de la entidad, hacia dentro y hacia fuera.
  • Desarrollo permanente del recurso humano. El plan debe incluir una estrategia de formación y desarrollo sistemático de las capacidades instaladas en todo el personal de la entidad.
  • Innovación sin permiso. Las mejores ideas, independientemente de su fuente, dentro o fuera de la entidad, deben ser al menos discutidas y, si es posible, probadas en condiciones similares a las reales.
  • Cada responsable de área propondrá su propia transformación. Los encargados de producción, mercadeo, ventas, contabilidad, cobros, ingeniería, finanzas, planificación, comunicaciones, recursos humanos, servicios generales, decanatos, y cada área funcional, según su especialidad en cada tipo de entidad, deberá estar activo con propuestas sobre el uso más adecuado de las herramientas y facilidades digitales.

Los 50 mitos de Internet más comunes (I)

Debido a la relativa “juventud” de Internet, existen, y continúan surgiendo, muchos mitos y creencias en torno a cómo opera y, sobre todo, qué es posible y qué no lo es, cuando contemplamos acciones, buenas y no tan buenas, y sus posibles consecuencias, riesgos y penalizaciones, si es que las hay.

Como parte de las novedades en el Foro de Gobernanza de Internet, cuya reciente edición 14, celebrada en Berlín en noviembre de 2019, fue lanzada una publicación titulada “Busted! The truth about the 50 most common Internet myths”, que se encuentra en version en línea y descargable en su propio sitio web, en inglés y alemán.

En forma resumida, iremos presentando algunos de estos mitos y su realidad, de acuerdo a analistas internacionales, según aparecen documentados en esta publicación. Están clasificados en cinco áreas: 1. Derechos y reglamentos; 2. Seguridad (en ambas acepciones en español, equivalentes a “Security” y “Safety”, en inglés); 3. Inclusión e Integración; 4. Infraestructura e Innovación; 5. Datos y Disrupción.

Un mito de cada área

1. Derechos y reglamentos

Mito: “Lo que la gente hace en Internet no puede ser regulado”

Realidad: El comportamiento en Internet está sujeto a regulaciones, al igual que cualquier otro tipo de conducta. A pesar de que el anonimato, el carácter transfronterizo de contratos y crímenes, la velocidad de comunicación y la destreza técnica de los criminales dificultan la aplicación efectiva de la ley, esto no altera el hecho de que estamos sujetos a leyes nacionales e internacionales.

2. Seguridad

Mito: “Una ciberguerra está muy próxima”

Realidad: Si bien se advierte sobre posibles ciberataques estratégicos que pudieran inhabilitar toda una red eléctrica y alterar toda una economía industrial muy automatizada y dependiente de equipos y redes, no se gana mucho en el plano político, a menos que se dé en el contexto de una guerra física tradicional, con efectos permanentes.

3. Inclusión e Integración

Mito: “Internet es una herramienta de emancipación que terminará con toda la discriminación”

Realidad: Internet no es una plataforma neutral de empoderamiento global. Las TIC son un reflejo de las estructuras de poder y dominación social. Si se dejan desatendidos, los grupos vulnerables serán marginados también en la red, y las prácticas discriminadoras serán digitalizadas y exacerbadas.

4. Infraestructura e Innovación

Mito: “El ciberespacio es algo totalmente disociado del mundo real”

Realidad: El ciberespacio no es un espacio único, sino un conjunto de ciberterritorios superpuestos, en conflicto y cambiantes. La división entre el ciberespacio y el mundo real está volviéndose menos tangible a medida la tecnología se hace más omnipresente. Las nuevas generaciones, sobre todo, hacen cada vez menos una distinción.

5. Datos y Disrupción

Mito: “Los algoritmos son siempre neutrales”

Realidad: Los algoritmos son diseñados por seres humanos o, si las máquinas poseen capacidades de auto aprendizaje, desarrollan su lógica en base a procesos diseñados y controlados por seres humanos. No son objetivos ni neutrales, sino el resultado de la deliberación y las luchas de poder humanas.