Archivo de la categoría: Con sabor local

El tráfico local de Internet ya se intercambia dentro de El Salvador

Es posible que, ante la asombrosa velocidad con que nos comunicamos millones de personas en forma simultánea a través de Internet a diario, se nos olvide que entre quienes usamos la red de redes, y establecemos contacto entre nosotros, existen cientos o miles de kilómetros de separación.

Al viajar la información (mensajes de correo, vídeos, contenido de sitios web y de streaming, textos de WhatsApp, descargas de archivos y documentos, etc.) de un lado a otro del planeta, y hacerlo en lapsos de micro segundos, es fácil obviar que la distancia física entre un servidor de cualquier aplicación y mi computador o dispositivo donde recibo la información.

Sin embargo, la distancia que los datos, en forma de bits y bytes, recorre de un servidor aun dispositivo receptor incide en la rapidez con que accedemos a la información. En otras palabras, qué tan próximos se encuentren los equipos emisor y receptor sí tiene un efecto en la velocidad o el retraso con que se comunican los computadores.

IXSal: El Punto de Intercambio de Tráfico de El Salvador

El 1 de septiembre de 2021 comenzó a operar en nuestro país el primer Punto de Intercambio de Tráfico, denominado IXSal, en el centro de datos Dataguard, en el complejo del World Trade Center, en San Salvador.

Este tipo de instalaciones son conocidas genéricamente por sus siglas en inglés, como IXP (Internet eXchange Point), y hay miles alrededor del mundo, haciendo más eficiente y expedito el viaje de los datos desde la red de un proveedor de conectividad hacia la red de conectividad de otro proveedor, enlazados a través del IXP.

Gracias al apoyo de organizaciones internacionales como LACNIC, ICANN, ISOC, LAC-IX, PCH, y después de más de dos décadas de intentos y esfuerzos, se logró instalar y configurar la infraestructura necesaria para iniciar operaciones de IXSal, el primer punto de intercambio de tráfico de El Salvador.

Entre los beneficios que se obtienen al contar con un IXP se hallan:

El tráfico nacional se mantiene local

Mejor calidad de Internet y experiencia de usuario

Mejor respuesta de conectividad a iniciativas locales, públicas y privadas

Ahorros en la operación de la red

Interconexión menos costosa para los operadores de red

Menor latencia (retraso) y menos interrupciones o demoras en el contenido

Acceso a contenido de Redes de Distribución de Contenido (CDN) como Google, Netflix, Facebook, Akamai, etc.

Fuente: IXSal

Auspiciado, dirigido y administrado por SVNet, el registro de nombres de dominio SV, y contando con la asesoría y apoyo de la empresa Socium, de Costa Rica, durante varios meses se llevó a cabo, por un lado, la instalación, configuración y puesta a punto de los equipos en Dataguard, y por otro, la convocatoria, reuniones bilaterales y promoción del proyecto, ante la mayoría de proveedores de conectividad a Internet en el país.

Inicialmente, las empresas Telenetwork, GCA Telecom y Enlacevisión (Cablecolor), proveedores de conectividad a Internet, se encuentran intercambiando su tráfico local desde este 1 de septiembre recién pasado, y se espera que más proveedores continúen conectándose, para beneficio de sus clientes y usuarios. ¡Felicitaciones, El Salvador!

Bootcamp Ticongle para desarrolladores Web

Ticongle es una iniciativa de Asociación Conexión, una organización que promueve el uso y aplicación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), y contribuye a la reducción de la pobreza y facilitando el desarrollo empresarial. Ticongle está concebido especialmente para beneficiar jóvenes en situación académica y/o económica vulnerable, contribuyendo a su formación básica en aspectos de tecnología.

En particular, el Bootcamp Ticongle, celebrado del 23 al 27 de agosto, buscaba promover la formación acelerada en las diferentes áreas de la industria del desarrollo de software, siendo dirigido a jóvenes y profesionales para que entren al mundo del software y conozcan de las experiencias de líderes de la industria local y latinoamericana.

Fue planificado para atraer a mujeres, jóvenes, estudiantes de bachillerato, profesionales, empresa privada, universidades, gobierno, empresas de telecomunicaciones, ONG y más, y contó con el apoyo y acompañamiento de numerosas empresas, organizaciones e instituciones con similares objetivos.

El contenido del Bootcamp Ticongle

Siendo la intención proveer un panorama general de las tecnologías, habilidades y posibilidades de trabajo en diversas áreas del campo del desarrollo web, el Bootcamp fue diseñado con un abanico de temas a cubrir en 2 o 3 sesiones diarias, transmitidas por medio de una plataforma en línea. Las áreas generales cubrieron los siguientes temas:

La experiencia fue todo un éxito. Se logró una inscripción de más de 1,600 jóvenes, de los 14 departamentos del país. Entre los ponentes, profesionales dispuestos a compartir sus experiencias con los jóvenes, se contó con 13 mujeres y 12 hombres, incluyendo expertos internacionales, así como nacionales, procedentes de regiones como Chalatenango y San Miguel, y no solamente de la capital.

Diseño de Base de datos

Diseño UX-UI

Desarrollo Front End

Desarrollo Back End

Infraestructura

Testing

Organizado por Conexión, este proyecto contó con amplio apoyo de empresas locales, organizaciones internacionales, y universidades, así como el gobierno central salvadoreño. Además del acompañamiento, en algunos casos en forma de charlas y participaciones durante las jornadas del Bootcamp, también se logró contar con un número importante de becas para que los jóvenes beneficiados puedan continuar su desarrollo profesional.

Por ejemplo, todos los participantes recibirán un crédito de $1,000 para crear Servidores y hacer distribución de Aplicaciones en la nube Amazon Web Services (AWS), y se concedieron más de 200 becas de Código Facilito en distintas especialidades. Es importante mencionar que la mayor parte de las becas estaban destinadas para mujeres, con el objetivo de promover su inserción exitosa en este sector tecnológico.

Presencia propia de Centroamérica en Internet

Los países de la región Centroamericana, como los demás países del mundo, mantienen actividad y presencia propia en Internet, al menos desde que cada uno de ellos logró su conexión propia a la red. Las fechas en cada uno de ellos se conectó a la red de redes dependió de distintos elementos, pero se dieron casos de cooperación mutua, y como en otros aspectos, existe influencia recíproca.

A pesar de las similitudes, hay diferencias en el desarrollo de la cultura digital, en su amplia acepción, en los países de la región Centroamericana. El desarrollo en aspectos puntuales es heterogéneo, dependiendo de iniciativas estatales, académicas, empresariales y sociales.

Una forma de tener una idea de la presencia que los países tienen en Internet con una identidad propia, fuera de páginas en redes sociales, es la cantidad de nombres de dominio propios, bajo su código oficial de país, tienen las empresas, organizaciones e instituciones de cada nación.

Nombres de dominio en Centroamérica

A partir de una consulta realizada por quien escribe a cada uno de los registros de los países de la región Centroamericana (a quienes se agradece la gentil colaboración), se obtuvo el siguiente resultado, considerando el total de nombres de dominio registrados y activos bajo cada nivel superior, de acuerdo al estándar internacional ISO-3166, al cierre del año 2020.

Como se observa, la mayor cantidad de nombres de dominio, tanto en forma absoluta como considerando el dato relativo de nombres de dominio por cada 100 mil habitantes bajo un nivel superior de país en la región la presenta Belice. La principal razón para esta cantidad de dominios en ese pequeño país, es que su registro comercializa la terminación .BZ como una alternativa al dominio .BIZ, abreviatura para “Business”.

Después de esta situación específica, los países que siguen en cantidad de nombres de dominio por cada 100 mil habitantes son Costa Rica (.CR) y Panamá (.PA), respectivamente, lo que es consistente con el nivel de desarrollo digital que la mayoría de índices, estudios y parámetros que realizan organismos internacionales acerca de la región centroamericana.

El siguiente nivel lo forma El Salvador (.SV) y Guatemala (.GT) en cuanto a cantidad de nombres propios que identifican al país en Internet, y los valores relativos menores corresponden a Honduras (.HN) y Nicaragua (.NI).

Por supuesto, si bien un nombre de dominio terminado en el código del país normalmente se refiere a una entidad, empresa o persona que reside en el territorio, o que siendo extranjera y foránea, le interesa mostrar una imagen, sitio web o direcciones de correo locales, también existen los nombres de dominio que terminan en forma genérica, como el popular “.com” que también son utilizados por empresas y personas en cada uno de estos países. Estas cantidades no son consideradas en esta tabla.

Agenda Digital Mesoamericana 2025

Después de un análisis de las condiciones actuales en aspectos de desarrollo digital en los países de Mesoamérica, la CEPAL comisionó, y presenta, una propuesta de Agenda Digital 2025 para la región. El documento completo se puede descargar aquí.

Si bien cada uno de los países mesoamericanos tiene una serie muy diversa de aspectos, conformado por su propia historia, idiosincrasia, cultura, política y formas de entender y priorizar sus necesidades, también existen elementos que, por la proximidad geográfica, la continua transmigración, la influencia recíproca, las posibilidades de desarrollo y la ejecución de sus empresas, organizaciones, instituciones y centros de estudio, guardan una relación importante.

Después de un diagnóstico y evaluación de la situación actual en los países de Mesoamérica, la CEPAL hace una propuesta de una Agenda Digital Mesoamericana para el 2025, y presentan una estructura consistente con los objetivos que toda agenda digital persigue. Como toda agenda, tendremos que esperar para conocer la recepción que tiene la propuesta en los países.

Estructura de la Agenda Digital Mesoamericana

La propuesta de la CEPAL parte de 3 pilares, en los que intenta incluir todos los aspectos principales que podrían dar un impulso a las economías mesoamericanas, desarrollando los aspectos físicos, humanos, sociales, culturales y políticos que un enfoque en lo digital requieren.

Así, los tres pilares son: I. Mesoamérica conectada, II. Mesoamérica digitalizada, y III. Mesoamérica integrada. Para cada uno de estos pilares, la agenda establece una serie de objetivos 2025, una hoja de ruta y un plan de acción, por lo que los siguientes pasos deberían ser echarlo a andar.

Fuente: Mesoamérica Digital 2025 – CEPAL

El resumen de cada pilar, de acuerdo al documento, es el siguiente:

Mesoamérica conectada: El primer pilar hace referencia a la necesidad de contar en los países de Mesoamérica con infraestructuras de conectividad de clase mundial hacia el 2025. Ello requiere un abordaje multidimensional, con objetivos y medidas tendientes a cerrar las brechas de cobertura, de demanda, en materia de espectro, de interconexión y de conectividad internacional. Un aspecto de relevancia es el de la sostenibilidad, particularmente en lo que respecta a las soluciones de conectividad en zonas no cubiertas que reciban financiamiento para tales efectos, tales proyectos deberán prever la viabilidad financiera para su desarrollo posterior.

Mesoamérica digitalizada: El segundo pilar de la Agenda Digital Mesoamericana se enfoca en el aceleramiento de la digitalización de la región. Esto involucra especialmente avanzar en los múltiples espacios de la economía digital. Comienza estipulando los espacios a desarrollar, incluyendo aquellos indicadores que permiten medir el estado actual de avance. Sobre esta base, se plantean los objetivos y metas por área de trabajo, justificando tanto su selección como la fijación de cada meta.

Mesoamérica integrada: El tercer pilar de la Agenda Digital Mesoamericana se enfoca en avanzar en el proceso de integración de las economías mesoamericanas para poder explotar las ventajas de la ADM. Comienza estipulando los objetivos y metas por área de trabajo, justificando tanto su selección como la fijación de cada meta.

Lamentablemente, varios de los países mesoamericanos están en este momento más enfocados en procesos de otra naturaleza, sobre todo políticos y económicos, que hacen aún más difícil prestar la atención necesaria a la propuesta de CEPAL.

El Índice de Preparación para la Red 2020

Con cierta regularidad y frecuencia, algunas organizaciones de alcance mundial elaboran y publican un estudio comparativo entre varios países acerca de un tema. Se trata de usar parámetros similares de un país a otro, y si bien, dependiendo del tema central, alguna información y valoraciones pueden resultar subjetivas, proveen al menos una forma de comparar entre países y en el tiempo.

Uno de estos casos es el Índice de Preparación para la Red (NRI, por sus siglas en inglés), que ya hemos analizado y comentado anteriormente en este espacio. Ver por ejemplo esta entrada, en el que hablamos del mencionado índice para el año 2013.

La más reciente edición, la de 2020, además de considerar, obviamente, el efecto de la pandemia que aún persiste en el mundo, muestra una reformulación de la forma en que se calcula dicho índice por segundo año, pero mantiene el ofrecimiento de proveer una herramienta de comparación entre los países. El reporte 2020 puede ser descargado aquí.

Los parámetros y el ranking de países

En la presentación del NRI 2020, se incluye una descripción general del mismo:

“El NRI 2020 es la segunda edición de un modelo NRI renovado y clasifica un total de 134 economías en función de su desempeño en 60 variables”. La edición de este año incluye aspectos de la Transformación Digital, el papel de las empresas y los gobiernos, y cuestiones de inclusión. “… El Índice se basa en cuatro dimensiones fundamentales: Tecnología, Personas, Gobernanza e Impacto”. El estudio abarca temas como Inteligencia Artificial (IA), Internet de las Cosas (IoT), y el papel de la economía digital en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En nuestra región Centroamericana, las posiciones y puntajes se encuentran resumidos en la siguiente tabla:

Lo que muestra esta tabla es que, en nuestra región próxima, las tendencias siguen más o menos la misma dirección que vienen manifestando desde hace algunos años. Es importante que continuemos tratando de mejorar nuestro desarrollo y cultura digital, pues si bien la pandemia nos mostró a todo el mundo lo clave que son las herramientas y habilidades digitales en la población, también hay aspectos relevantes que se han mantenido descuidados hasta la fecha.

Como apunta uno de los autores del estudio del Índice de Preparación para la Red, “La crisis sanitaria de COVID mostró cómo las tecnologías digitales pueden ayudarnos a estar mejor organizados y ser resilientes cuando enfrentamos desafíos sin precedentes. Sin embargo, la crisis económica y social que seguirá apenas ha comenzado a sentirse. Para enfrentar las amenazas del desempleo masivo y las crecientes desigualdades, la transformación digital es ahora una obligación urgente”. Bruno Lanvin, cofundador de Portulans y coautor del informe

Las MYPE también pueden transformarse

Este fue el lema del foro realizado recientemente por FUSAI, la Fundación Salvadoreña de Apoyo Integral, por medio del cual se buscaba compartir algunos conocimientos y experiencias de tres profesionales que, desde sus empresas, han logrado destacarse en sus áreas respectivas, todas complementarias.

La transformación a la que se refiere el título es, por supuesto, la digital, y la invitación y motivación se hace a las medianas y pequeñas empresas que participaron en forma presencial o remota en el foro mencionado.

Tanto ellos como los que no pudieron asistir como los que no tuvieron la oportunidad, pueden revisitar todo el evento, que dura un poco más de 2 horas, en este vídeo en Internet. Podrán ver las ponencias y respuestas a preguntas de los tres expositores: Tony Carbonero, de INNBox, Héctor Maida, de Creativos de Internet, y Lisbeth Márquez, de Pagadito.

Los temas tratados

En primer lugar, Héctor presentó su experiencia al crear y administrar uno de los primero sitios web dedicados al comercio electrónico en El Salvador, www.latienda.com.sv, en el que vendían artículos y productos nostálgicos, sobre todo a personas residentes en el extranjero. Habló de las dificultades que encontraron principalmente en las formas de pago y las formas de envío, de forma que hicieran rentable el negocio.

A continuación, Lisbeth compartió los conceptos más relevantes de las pasarelas de pago, los aspectos que deben ser cuestionados y revisados en el momento en que un comercio o industria que desea cobrar en línea, tales como la seguridad que ofrecen las propuestas, pues al recibir y custodiar los números de tarjeta de crédito de los clientes, ese intermediario se convierte en custodio de dicha información; el soporte a tiempo y en formato 24/7 que debe ofrecer las empresas que se dedican a este servicio; y la posibilidad de transferir el producto de la compra en forma fácil a una cuenta en un banco local, entre otros.

Finalmente, Tony relacionó cómo todo lo que se puede y debe hacer en una empresa para buscar su transformación digital debe ser enmarcado de forma estratégica, para que haga sentido en el mediano y largo plazo, tanto la inversión como los resultados esperados y obtenidos. Se trata de fomentar y desarrollar la cultura de innovación en cada empresa y cada persona dentro de la misma.

Las preguntas y consultas cubrieron el resto del tiempo, cumpliendo el propósito de sembrar la inquietud en la audiencia, pero sobre todo transmitiendo la certeza de que es posible para cualquier empresa, independientemente de su tamaño y sector, iniciar o continuar su proceso de transformación digital.

Utilizar blockchain requiere acceso a Internet

Hay muchos cursos, tutoriales, vídeos, talleres y documentos de todo tipo distribuidos en Internet, para ayudar a comprender qué es Blockchain, la tecnología utilizada en muchas aplicaciones en la actualidad, y que fuera concebida hace algunos años desde una perspectiva de diseño distribuida y segura.

Uno de estos sitios dice: “Blockchain (o cadena de bloques en español), es una tecnología que permite crear un libro de contabilidad distribuida en una red de ordenadores sin necesidad de contar con un servidor o base de datos central. La actualización y manejo de este libro de contabilidad, solo se puede realizar en consenso con todas las partes que forman la red».

Otros conceptos alrededor de la tecnología son los bloques, que como lo dice el nombre, van siendo encadenados unos con otros de una forma segura y prácticamente inviolable; los mineros, que son los equipos servidores que prestan el servicio de construir y mantener los bloques encadenados; y los nodos, que los puntos desde los que se generan y agregan los bloques.

Aplicaciones prácticas de los bloques encadenados

Existen varias aplicaciones de esta tecnología, con diversos grados de aceptación, propagación y aplicación en todo el mundo. Los contratos electrónicos inteligentes, la resolución de nombres de dominio, los sistemas contables, el registro y verificación de datos, escrituras públicas, identidades digitales, y una lista que puede ir creciendo, son apenas algunas de las utilizaciones de la tecnología.

Las monedas de uso y cambio son una de las aplicaciones más conocidas, y de las que más han captado la atención del mundo, dando paso a la creación de varias monedas digitales, con características particulares, distintas a las distintas monedas tradicionalmente usadas en todo el mundo.

En cualesquiera de todas las aplicaciones de blockchain, incluidas las monedas digitales, es necesario contar con algunos elementos de tecnología que deben ser efectivos y accesibles para los usuarios, y dependiendo de la aplicación particular, su accesibilidad debe ser garantizada todo el tiempo y con una buena calidad.

* Acceso a Internet de buena calidad, cobertura, velocidad y estabilidad.

* Disponibilidad de equipos terminales (celulares, tabletas y otros) que permitan garantizar la conectividad en forma continua e ininterrumpida

* Servidores accesibles y con un tiempo de actividad de 100%, con redundancia y respaldo

* Aplicaciones y software adecuado, seguro y actualizado

* Conocimiento y familiaridad por parte de los usuarios

* Soporte, mantenimiento, apoyo y mesa de ayuda

* Suministro de energía eléctrica permanente e ininterrumpible, sobre todo si se ofrece el servicio de los servidores mineros, buscando quedarse con una porción del ingreso generado por la transacción.

Independientemente de la aplicación y utilización que se haga de la tecnología de bloques encadenados, estas condiciones de índole tecnológica deben ser provistas, facilitadas y accesibles a los usuarios de las mismas, para garantizar una operación exitosa de las mismas.

13º año de las jornadas de Día de Internet del 17 al 21 de mayo

Las tecnologías, las aplicaciones y las actividades que podemos utilizar, conocer y realizar usando Internet, lejos de decrecer, van en aumento año con año. De igual modo, algunas nuevas posibilidades, oportunidades, pero también algunos riesgos y acciones maliciosas van también en incremento, tanto en cantidad, como en variedad y efectos nocivos.

Por ello, es tan relevante que tratemos de mantenernos actualizados sobre las tendencias, las aplicaciones, medidas de seguridad, prevenciones y posibles políticas públicas, leyes y reglamentos que acompañan esta evolución mundial.

Adicionalmente, la situación de pandemia y encierro, parcial o total, aunque en algunos lugares ha sido temporal, también ha contribuido a ver la necesidad de buscar una transformación digital en empresas, públicas y privadas, así como la mayor propagación y adaptación de una cultura digital en la población.

Cultura digital, clave de la Transformación digital

Este es el lema para este año de los eventos que las asociaciones SVNet y Conexión, con el apoyo del Capítulo ISOC de El Salvador y en alianza con la empresa Mido e Igualtat, y una buena cantidad de universidades, organizaciones, empresas y capítulos de Internet Society de Latinomérica y el Caribe, junto con organizaciones internacionales como ISOC, ICANN, LACNIC y otras, celebran del lunes 17 al viernes 21 de mayo, desde las 9 am hasta las 5 pm de cada día, hora de El Salvador (15 a 23 UTC).

Toda la información, tanto para registrarse como para revisar la agenda se encuentra en el sitio web diadeinternet.sv. Más de 45 ponentes y panelistas de diversos países colaboran en la realización de 41 actividades durante la semana de las jornadas, sobre diversos temas de actualidad y de utilidad para la audiencia, en forma libre y gratuita.

Dos novedades enriquecen la experiencia de este año: Por un lado, se ha dado la oportunidad de colaboración entre los capítulos ISOC de varios países, y se desarrollarán presentaciones por parte de capítulos de Venezuela, Colombia, Guatemala, además de la participación de ISOC regional.

Por otra parte, en paralelo a las charlas, se realizará una feria virtual, donde los patrocinadores mostrarán en un stand virtual en 3 dimensiones sus ofertas y propuestas. El visitante podrá entrar a la feria libremente las 24 horas de todos los días que se mantiene la celebración. La plataforma usada es Hakki, desarrollada y ofrecida por la empresa salvadoreña Mido.

Se espera la asistencia de personas interesadas, nacionales y provenientes de varios países latinoamericanos que, como el año pasado, aprovecharemos la oportunidad de que el evento sea desarrollado en línea, y retransmitido en vivo por medio de redes sociales.

Consulte la agenda en el sitio del evento, y participe en las conferencias y actividades que sean de su interés, para comprender mejor la interacción que todos tenemos con la tecnología.

Los principios de la justa información y la protección de datos

Esta semana fue aprobada la Ley de Protección de Datos Personales por la Asamblea Legislativa de nuestro país. Un hito importante en el marco de las leyes que deben ser creadas y/o actualizadas para acomodar los casos que se presentan en el ciberespacio, usando las tecnologías digitales.

Seguramente, esta ley puede parecer incompleta a algunos. En cierto modo, es verdad que todas las leyes que surgen de las acciones que las nuevas tecnologías están permitiendo y, en algunos casos, promoviendo, compartir pública y socialmente mucho de lo que hacemos, deben ser revisadas y actualizadas con frecuencia, para tratar de seguir a la tecnología.

Este fenómeno no es particular a un país. Con la conectividad global, todas las naciones están expuestas a estos cambios, y su respuesta es muy variada. Por ejemplo, según la Comisión Federal de Comercio, hay cinco principios sobre una buena práctica respecto al uso de información privada, llamados “Fair Information Principles”, y sobre los que las leyes de protección de datos deben basarse.

Cinco principios de buen uso de la información privada

Aviso y conocimiento

Antes de la recopilación, el recopilador de datos debe revelar sus prácticas de información a la persona de la que está recopilando información personal. Esto puede incluir la identificación, cómo el recolector planea usar los datos, con quién planea compartir los datos, cómo se recolectarán los datos y, lo que es más importante, cómo planea el recolector mantener la confidencialidad, integridad y calidad de los datos. Este principio se considera fundamental, dado que los otros principios sólo adquieren significado cuando los recolectores de datos divulgan sus políticas de información.

Elección y consentimiento

Este principio establece que los consumidores deben tener la opción de compartir voluntariamente su información personal con un recopilador de datos, así como con la facultad para decidir cómo la entidad recopiladora puede utilizar esos datos. Las prácticas de elección y consentimiento a menudo se dividen en dos categorías: estrategias de inclusión o exclusión voluntaria. La primera estrategia requiere que las personas afirmen y consientan las políticas de recopilación y uso de datos descritos por el recopilador de datos. Esto último, por otro lado, requiere que los consumidores tomen medidas activas para excluirse de las prácticas de información de un recolector de datos, evitando que sus datos sean recopilados y utilizados.

Acceso y participación

El acceso y la participación otorgan a los consumidores el derecho a ver cualquier información recopilada sobre ellos mismos, así como a impugnar cualquier información que sea incorrecta o incompleta. En la práctica, este principio requiere mecanismos eficientes para el acceso, verificación y corrección de datos.

Integridad y seguridad

Este principio establece que los consumidores tienen derecho a que sus datos sean precisos y seguros. En términos prácticos, esto requiere que los recopiladores de datos sólo recopilen datos de fuentes confiables y descarten los que ya no son relevantes. Además, los recopiladores de datos deben tomar las medidas necesarias para proteger a los consumidores de la pérdida, el robo, la divulgación o el acceso no autorizado de sus datos por parte de terceros o agentes malintencionados. Esto requiere seguridad técnica, medidas para limitar el acceso a los datos y un almacenamiento de datos adecuado.

Cumplimiento y reparación

Para que estos principios de información justa sean efectivos, y en el caso de que alguno sea violado, se deben establecer mecanismos para hacer cumplir su aplicación y, al mismo tiempo, permitir a los consumidores buscar medidas correctivas si se ven perjudicados por prácticas de información injustas.

Los efectos de la innovación radical

Vivimos en una época en la que la innovación se ha convertido en un elemento necesario e imprescindible en el desarrollo y evolución de cualquier organización, comunidad, país y región del mundo. Aún sin proponérnoslo, somos testigos de evoluciones y avances importantes en varios aspectos de nuestra vida personal y laboral, y logramos concebir una idea de lo que eso significa.

En términos generales, se puede hablar de innovación incremental e innovación radical. La primera, la más común, va introduciendo y acomodando pequeños cambios en forma gradual en nuestras actividades. La segunda se da sólo en forma esporádica, de vez en cuando en alguna parte de la humanidad, pero implica grandes transformaciones.

Hay una relación intrínseca entre ambas, ya que antes de una innovación radical, suele sucederse una serie de cambios y creaciones graduales que van haciendo posible llegar al momento especial en que se dará el mayor cambio y, una vez éste ocurre, también debe haber innovación incremental para ir adaptando y aprovechando gradualmente dicha innovación.

Áreas de impacto de una innovación radical

Al observar la historia en torno a las innovaciones radicales que la humanidad ha experimentado, como el surgimiento de la escritura, la imprenta, el uso del vapor, la energía eléctrica, e Internet, para mencionar solamente algunas, se pueden apreciar áreas de impacto relativamente comunes. Se pueden identificar al menos las siguientes:

* La factibilidad técnica, social y económica de la innovación.

* El costo de implantar la innovación en los materiales y equipos, sitios de prueba y otros recursos necesarios para hacerlo.

* La existencia, oferta y demanda, tiempo y recursos para asegurar la capacitación del recurso humano.

* Los beneficios que dicha innovación trae en productividad, eficiencia, precisión, agilidad, tamaño, facilidad de uso, etc., así como los potenciales perjuicios que puede traer en pérdida de empleos, impacto social, económico, político y cultural.

* Consideraciones respecto a las regulaciones, políticas públicas, leyes transfronterizas y aceptación cultural de la innovación.

* Tiempo para la aceptación, asimilación y adecuación de la innovación en forma general por parte de sus usuarios, promotores, empresas, academia, instituciones públicas, etc.

Una parte importante de la asimilación de una innovación radical es la eficiencia y velocidad con la que los diversos sectores de la economía de un país desarrollan variantes, aplicaciones y usos concretos, prácticos y rentables de dicha innovación, convirtiendo de esta forma la orientación de la formación de mano de obra en las escuelas y academias, mejorando los ingresos y la capacidad de producción, comercialización y venta de sus productos y servicios, incorporando la innovación en sus procesos.