Archivo de la categoría: Miradas estratégicas

Acuerdo entre Dataguard y SVNet para alojar el Punto de Intercambio de Tráfico

El 17 de diciembre de 2020, unos días después del 25º aniversario de la primera conexión desde El Salvador a Internet, en 1995, se llevó a cabo la firma del acuerdo por el que el Centro de Datos nacional Dataguard alojará en sus instalaciones los equipos que conforman el Punto de Intercambio de Tráfico de Internet (IXP) de El Salvador, llamado IXSal, y administrado por SVNet, así como otros equipos importantes.

Fuente. Dataguard

Un Punto de Intercambio de Internet (IXP) es una instalación de red que permite la interconexión de más de dos sistemas autónomos independientes, principalmente con el fin de facilitar el intercambio de tráfico de Internet. Si bien es un elemento de infraestructura crítica para la operación y el rendimiento eficiente de las conexiones a Internet, no es forzoso contar con uno o varios en cada país, y depende de la voluntad de los proveedores de conectividad.

En El Salvador, SVNet y quien escribe han venido buscando lograr este objetivo desde 1999, y aún no se logra concretar. Además de los requerimientos técnicos, los operadores deben estar convencidos y dispuestos para que el tráfico de sus clientes que vaya a un destino que está dentro del territorio salvadoreño, servido por un proveedor distinto, viaje hacia su destino final sin salir del país.

Las ventajas del Punto de Intercambio de Tráfico

Una vez se logra contar con uno, o más, IXP, en una región, algunas ventajas importantes, respecto a cómo circula el tráfico de Internet, especialmente el local, se ven realizadas:

  • El tráfico local se queda local (su función no es dar tránsito Protocolo Internet –IP- internacionalmente)
  • Mejor calidad de Internet y experiencia de usuario
  • Mayor autonomía en el país
  • Mejor respuesta de conectividad a iniciativas locales, públicas y privadas
  • Aumento de la redundancia, menor dependencia del tránsito IP
  • Ahorros en la operación de la red
  • Menor latencia en las conexiones locales
  • Valor agregado de tráfico local para los servicios provistos por los operadores
  • Mayor seguridad al conectarse a una isla de confianza con la infraestructura de clave pública de recursos (RPKI, por sus siglas en inglés, también conocida como Certificación de recursos)
  • Acceso a contenido de Redes de Distribución de Contenido (CDN, por sus siglas en inglés) como Google, Netflix, Facebook, Akamai, entre otros
Fuente: SVNet y Socium

En convenio firmado permite que se instalen varios equipos, tales como servidores, enrutadores, switches y otros, para el desarrollo y operación eficiente de Internet en el país, entre ellos

  • El servidor primario de la zona SV (equipo que resuelve, para el mundo, las ubicaciones en Internet de los nombres de dominio terminados en SV)
  • Una copia del servidor Raíz L
  • Los equipos necesarios para el intercambio de tráfico de Internet para El Salvador (IXSal)
  • RIPE Anchor, que contribuye con mediciones estadísticas a este proyecto a nivel mundial.

Tanto SVNet como Dataguard están comprometidos con impulsar las mejoras de acceso a la red mundial y la facilitar la digitalización del país en un sitio seguro, que permita la continuidad de la operación de la infraestructura instalada.

Imaginar el futuro o imaginar el pasado requieren mucha capacidad y talento

De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española, algunas acepciones del verbo imaginar incluyen “Representar en la mente la imagen de algo o de alguien”, “Inventar o crear algo”, o “Concebir algo con la fantasía”. Imaginar es una cualidad inherente al ser humano, y es lo que ha permitido a la humanidad las altas dosis de creatividad e ingenio para visualizar nuevas formas, tecnologías y métodos.

La imaginación ha sido ensalzada por muchos visionarios, científicos y artistas, con frases como “El verdadero signo de la inteligencia no es el conocimiento, sino la imaginación”, atribuida a Einstein; “La imaginación es el inicio de la creación. Imaginas lo que deseas”, de George Bernard Shaw; “El mundo real es mucho más pequeño que el de la imaginación”, de Friedrich Nietzsche; entre muchos.

Muchas creaciones, descubrimientos y soluciones a problemas han sido concebidos, según han relatado a posteriori sus autores, en momentos de intensa imaginación y lucidez, a veces incluso en sueños y en estados semiconscientes, gracias al poder de la imaginación.

Visualizar lo que no se ha vivido

Con cierta facilidad y frecuencia, podemos comprender que las personas que logran imaginar un poco del futuro, y son capaces de materializarlo en una fórmula, un enunciado, un objeto diseñado y construido, son los inventores, descubridores y pioneros de los avances tecnológicos, científicos y artísticos que hacen nuestra vida más fácil.

Está claro que no todas las personas que imaginan una parte del futuro tienen éxito, por muchas y variadas razones. También es verdad que varias personas en el mundo pueden imaginar más o menos al mismo tiempo una propuesta específica, y cada vez más, las imaginaciones de uno pueden influir, sugestionar o motivar las de otro.

Si aceptamos que imaginar equivale a visualizar lo que no se ha visto o vivido antes, podemos también pensar que si queremos recordar o estudiar la historia, tendremos que imaginar el pasado, y esa actividad, en muchos casos, no es una tarea sencilla.

Por ejemplo, ¿podemos imaginar nuestra vida sin teléfonos, sin automóviles o medios mecánicos de transporte, sin dispositivos que preserven nuestros alimentos, o ignorando la forma del planeta tierra, o la posición de los distintos astros?

O aún más, ¿podemos concebir las formas de convivencia cuando no se había creado el lenguaje hablado o escrito? ¿Qué hacían nuestros antepasados ante un fruto o hierba desconocida, ignorando si era tóxico o beneficioso para sanar algún dolor o enfermedad?

Imaginar la historia requiere contar con fuentes creíbles y fidedignas que nos ofrezcan la información real de cómo y en qué secuencia sucedieron los hechos. Imaginar el porvenir demanda apoyarnos en el conocimiento actual y agregar ideas y características deseables y factibles.

En ambos casos, si bien todos estamos facultados para hacerlo, cada uno de estos ejercicios demanda talento y capacidades adecuadas, que podemos desarrollar en forma consciente y sistemática.

La 3a edición del Foro de Gobernanza de Internet en El Salvador

El 16 de diciembre se realizó por 3ª ocasión, el Foro de Gobernanza de Internet de El Salvador, esta vez en línea, debido a la condición prevaleciente la mayor parte del 2020 en el país y en el mundo. El evento se transmitió en vivo por Zoom y a través de la plataforma de Facebook.

Como en años anteriores, el comité organizador estuvo compuesto por actores de los múltiples sectores, en particular, Asociación SVNet (sector técnico), Asociación Conexión y Asociación Internet El Salvador (Capítulo ISOC SV) (ambas por el sector de la sociedad civil), la Red Avanzada de Investigación, Ciencia y Educación Salvadoreña, RAICES (sector académico), y la Cámara Salvadoreña de Tecnologías de Información y Comunicaciones, CasaTIC (sector privado).

Así mismo, se contó con el apoyo  acompañamiento de las organizaciones internacionales amigas de este tipo de iniciativas, tales como Internet Society, ICANN, LACNIC e IGFSA. Las palabras de bienvenida y apertura estuvieron a cargo de Christian O’Flaherty, de ISOC, Rodrigo de la Parra, de ICANN, y Oscar Robles, de LACNIC.

La agenda

Buscando atender algunos de los temas que más interesan a los ciudadanos salvadoreños respecto al uso de Internet, se invitaron a distintas personas para que compartieran sus experiencias y conocimiento en cada aspecto, completando una agenda relativamente breve, pero consistente con desarrollos recientes.

Los tópicos de las cuatro presentaciones que formaron la agenda, todas brindadas y desarrolladas por mujeres, se complementaron entre sí, al coincidir en la mención a la pandemia y sus efectos, así como los avances en temas como la democracia digital, la ciberseguridad, leyes como la firma electrónica y la importancia del buen uso de las redes sociales, sobre todo por niños y jóvenes.

Elaine Ford, de Perú, compartió algunos conceptos y experiencias en su país y Latinoamérica acerca de la Democracia Digital, e hizo referencia a algunos libros que pueden servir para ampliar los temas que se trataron. Uno de ellos, de su autoría, se puede descargar de “El reto de la democracia digital”, y el otro, “Internet y pandemia en las Américas”, también se puede obtener libremente.

Por su parte, Karla Alas de Duarte, presentó la necesidad de que colegios, escuelas, universidades y centros educativos en general comiencen a pensar en las formas de proteger la información personal de sus estudiantes y comunidad educativa, así como incluir en las asignaturas a enseñar, la protección de los mismos datos.

Yesenia Granillo de Tobar nos expuso una actualización del estado de la implantación de la firma electrónica en El Salvador, dado que la ley y el reglamento tienen algunos años de haber sido aprobados, y recientemente también fue publicado el reglamento técnico, a la espera de que las empresas se interesen en ofrecer los servicios para la firma electrónica certificada.

Finalmente, Stefanía Monroy, alertó sobre los riesgos y posibilidades, tanto las positivas como las que pueden ser perjudiciales para los niños y los adolescentes en su incursión en las redes sociales. Con una población compuesta de tantos jóvenes, es un tema que se vuelve relevante para una nación que está despertando al uso de esta herramienta.

Como en años anteriores, las presentaciones estarán colocadas en igf.sv para su acceso.

InnovaLab: Un paso importante en la dirección correcta de la Innovación

El 1 de diciembre la empresa Termoencogibles, con el apoyo y trabajo conjunto con otras instituciones, como la ASI (Asociación Salvadoreña de Industriales), la Agencia de Estados unidos para el Desarrollo (USAID), y la empresa INNBox, lanzaron en sus instalaciones el Laboratorio de Innovación denominado InnovaLab.

Este laboratorio, completamente equipado y contando con instalaciones, salones y recursos expresamente diseñados, adquiridos y configurados para servir como un espacio para cultivar la innovación en la industria salvadoreña, es de las primeras iniciativas privadas, concretas y específicas, abiertas y colaborativas, para desarrollar las competencias y el enfoque sistemático hacia la innovación.

Fuente: InnovaLab

Es muy destacable que la inversión que la empresa Termoencogibles ha realizado y continuará apoyando, no se limita solamente a la misma empresa, sino que abre sus puertas y servicios al resto de la industria en el país y la región, buscando de esta forma promover la cultura de la innovación en todas las empresas y personas que hagan uso de las instalaciones.

La sistematización y profesionalización de la innovación

La relevancia de estas iniciativas, y las que le seguirán, es que contribuyen de una forma decidida, explícita y profesional, a crear y desarrollar la visión innovadora, tan aclamada y necesitada en cualquier sector y tamaño de organización, para mantenerse competitivos y productivos en un mercado mundial cambiante y cada vez más exigente.

El laboratorio se concibe a sí mismo de esta forma: “InnovaLab es el laboratorio especializado en vincular el ecosistema de innovación y emprendimiento tecnológico regional con el sector industrial salvadoreño. Su propósito es crear una plataforma de crecimiento económico que conecte la industria con la empresa tecnológica emergente, academia, gobierno y capital de inversión”.

Fuente: InnovaLab

De acuerdo a su sitio web, los servicios iniciales de InnovaLab comenzarán siendo los siguientes:

* Una plataforma integral de gestión de innovación para retos y proyectos abiertos o cerrados.

* Una plataforma digital e-Learning con acceso a cursos virtuales y Presenciales.

* Mentoring para creación y desarrollo de modelos de negocios y productos mínimos viables.

* Co working y asesoría en la construcción de ideas innovadoras.

* Eventos tipo Ideatón y Retos de innovación abierta.

* Laboratorio de prototipado digital e industrial: Impresión 3D, Corte Numérico Computarizado (CNC) y Corte láser.

* Capacitaciones con expertos de alta categoría nacional e internacional.

* Tecnologías para el avance de la Industria 4.0

* Formación en Mejora continua e innovación, a través de metodologías ágiles como Design Thinking, Lean start up, Agile, entre otras.

* Desarrollo y fortalecimiento de habilidades blandas y duras para la Innovación.

* Uso de espacios como salas para co-working, para cualquier persona particular que necesite hubs individuales o salas para reuniones grupales.

No dudamos del gran éxito que tendrá InnovaLab, su proyección a corto, mediano y largo plazo, así como el favorable impacto que transformará la cultura de innovación del sector industrial salvadoreño y centroamericano. Muchas gracias, y felicitaciones.

TBox y el Aula Invertida: Nuevos paradigmas en educación

Las limitaciones que el encierro por prevención que ha caracterizado la mayor parte de este año ha servido como fuerte motivación para muchas personas, empresas e instituciones para reinventarse y buscar formas distintas de hacer lo que venían haciendo de manera tradicional.

Una de las áreas más golpeadas y con fuerte impacto en el mediano y largo plazo de todas las sociedades y países es la educación. De repente, la mayoría de escuelas y centros educativos de todos los niveles debieron cerrar sus puertas y pedir a sus alumnos y docentes que se quedaran en casa, suspendiendo las clases sin un plan alternativo de contingencia.

A medida pasó el tiempo sin prever una vuelta a la normalidad en el corto plazo, fue necesario e imperativo tratar de minimizar los daños, y muchos comenzaron a retomar la interacción entre los profesores y estudiantes usando la conexión de Internet para dar clases y sesiones en línea, según el mejor entender y las posibilidades de cada uno.

Buscando nuevos paradigmas

Al mismo tiempo, y hoy más que antes, es importante desarrollar y poner en práctica las formas y técnicas que puedan hacer más eficientes y relevantes estas nuevas clases en línea. Uno de estos nuevos paradigmas educativos es conocido como Aula Invertida, Aprendizaje Invertido, o Flipped Classroom, y la empresa TBox acaba de completar un curso taller para docentes en estos conceptos y herramientas.

Hay algunas definiciones para el concepto, pero se puede decir que es una de las nuevas formas de enseñanza combinada que incluye el uso de Internet y tecnologías para mejorar el aprendizaje de los alumnos. Permite que el profesor dedique más tiempo a sus alumnos en los momentos en que se “reúnen” en línea o en forma presencial, sirviendo mucho más como un tutor y orientador, respecto a los contenidos que el alumno ya conoció en su tiempo y hogar.

Los materiales y el contenido que se hacen accesibles a los estudiantes para que los conozcan, analicen y reflexionen, antes de reunirse con su profesor, constituyen la parte “invertida” del paradigma, y estos documentos pueden ser en múltiples formatos y deben buscar ser atractivos, interesantes y estimulantes.

La construcción de estas piezas de información, entonces, deben ser diseñadas, pensadas y realizadas por los mismos docentes, para que estén completamente alineados con los objetivos de aprendizaje, y reflejen, de manera asíncrona pero consistente, el estilo y secuencia que el maestro – tutor busca hacer llegar a sus aprendices.

Como lo expresa TBox en su sitio: “El Flipped Classroom es un enfoque pedagógico que “da vuelta” a la dinámica de la clase: los estudiantes se preparan previamente con los conceptos y datos por medio de videos, sitios web, infografías y otros recursos multimedia”.

Felicitaciones a TBox, a sus instructores y, sobre todo, a los docentes de varios países que tomaron este curso. Seguramente habrá más oportunidades para cada uno de los participantes para seguir desarrollando sus materiales, y para los que aún no se han aproximado al nuevo paradigma, esperamos que en la próxima oportunidad, se sumen a estos talleres.

Más importante que nunca: Formación continua en línea

La situación especial que ha modificado la manera en que hemos realizado, o intentado realizar, nuestras actividades productivas, de aprendizaje y sociales, han sido transformadas en forma bastante profunda durante la mayor parte de este año 2020.

Muchas personas han debido aprender, cuando menos, a utilizar de forma eficiente las distintas plataformas digitales de comunicación sincrónica para llevar a cabo reuniones de trabajo o sociales, desarrollando las habilidades para abrir o cerrar su cámara y micrófono, compartir su pantalla, enviar archivos, participar en el chat o pedir la palabra.

Otros han debido, además, reinventar la forma en que hacen sus negocios y tratan de lograr generar ingresos que les permitan mantenerse en su área de conocimiento empresarial o comercial, y si se ha considerado necesario, han agregado, o reducido, las líneas de negocio o trabajo que realizan. En no pocos casos, esto ha significado hacer actividades que nunca antes se habían ejecutado.

Educación continua por necesidad

Afortunadamente, en paralelo, y como parte de las actividades de varias organizaciones, tanto a nivel nacional como internacional, han florecido y aumentado la cantidad de webinars, talleres, charlas, presentaciones y cursos en línea, tanto gratuitos como pagados, que nos permiten ampliar nuestros conocimientos y habilidades, por supuesto usando el formato en línea.

Si desde hace muchos años ya contábamos con la posibilidad de acceder a tutoriales, clases, cursos, textos, libros, gráficos y varias formas más de mostrar información en Internet sobre muchísimos temas y habilidades, con la situación mundial existente, estas oportunidades se han multiplicado, abriendo vastas posibilidades para cualquier persona interesada.

Para algunos, esto ha sido un descubrimiento fortuito, pero afortunado. Les ha permitido, con limitaciones y hasta cierto punto, fertilizar ideas y posibilitar el desarrollo de nuevos negocios y propuestas, o fortalecer sus incipientes capacidades en casi cualquier disciplina o actividad, según su preferencia o de acuerdo a su necesidad.

Este hallazgo, equivalente al encuentro de una mina de un mineral precioso o un tesoro casi ilimitado de conocimiento, ha sido uno de los beneficios de esta época de encierros, trabajo desde casa y estadías inusuales fuera de los lugares habituales de trabajo. Es importante que, además de aprovecharlos, hagamos de esta práctica algo habitual en nuestras vidas.

Por parte de nuestros cerebros, que es sumamente plástico, podemos optar por no dejar de aprender nunca. Si tenemos esa capacidad, y ahora sabemos que es posible lograrlo con relativa facilidad, con sólo tener una conexión y un dispositivo para acceder a ese cúmulo de información y conocimiento, es casi imperdonable que no lo aprovechemos, aún una vez termine esta condición excepcional.

Desarrollando la cultura de innovación

Se habla mucho de innovación, y aunque el fenómeno ha existido desde hace mucho tiempo, es hasta recientemente que podemos decir se ha comenzado a profesionalizar y volver más científico, sistemático y meticuloso su estudio académico, surgiendo cada vez más empresas y consultores que promueven una cultura de innovación.

Este desarrollo es importante, sobre todo en países, organizaciones y comunidades que buscan no sólo sobrevivir, sino destacarse y generar riqueza de manera sostenida. Una de las razones para esta búsqueda es el incremento en la dimensión y la definición de la competencia, la competitividad, la productividad y el acercamiento a los mercados, que se está dando con mayor intensidad en todo el mundo.

No obstante, esta cultura de innovación no puede surgir por generación espontánea o por decreto legal en una nación o empresa. Es necesario trabajar con horizontes bien definidos, metas claras y acciones concretas, de forma tesonera, sistemática y decidida para buscar ese desarrollo en las generaciones de personas que van llegando al aparato productivo.

Elementos necesarios para buscar la cultura de innovación

Si buscamos desarrollar una cultura de innovación, hay que considerar, al menos, lo siguiente:

Un ecosistema de innovación integrado, alineado y con objetivos comunes a nivel nacional. Para ello, como ya lo han hecho algunos estudios, es bueno identificar a los jugadores clave, organizaciones, empresas, cooperantes, instituciones académicas y tanques de pensamiento, inversionistas de todo tipo, y programas y entidades públicas y privadas dedicadas al fomento de la innovación.

Estímulo y desarrollo de las habilidades personales y el perfil adecuado en los jóvenes para convertirse en emprendedores, innovadores y creativos. Sería largo de enumerarlas, pero aspectos conocidos, tales como liderazgo, trabajo en equipo, tolerancia al fracaso, persistencia, entusiasmo, auto estima y solidaridad, son algunos de las aptitudes a fomentar, tanto a nivel formal como en cualquier interacción formativa.

Esfuerzos sistemáticos de apoyo, tales como acceso a mentores, recursos técnicos y financieros, desarrollo de cursos sobre innovación y emprendedurismo, realización de hackatones, rallies de innovación, ideatones, festivales maker, edutones, boot camps, certámenes de resolución de problemas técnicos, y otras formas para facilitar el diseño, prototipado, revisión y crítica, así como la ejecución de proyectos innovadores.

Políticas públicas nacionales apropiadas y debidamente financiadas e inclusión de los temas de innovación, creatividad, emprendedurismo y desarrollo de modelos de negocio bajo la sombrilla de la Responsabilidad Social Empresarial.

Sistemas de evaluación y valoración de emprendimientos tecnológicos, start ups, fin techs y otras formas incipientes de negocios en economía circular y naranja, para que inversionistas ángeles y capitales de riesgo, incluidos fondos de inversión del Estado y estímulos fiscales a los mismos, puedan ser canalizados con facilidad.

Sandbox: Un espacio para la innovación salvadoreña

Si bien la innovación se considera desde hace muchos años un activo valioso y una cualidad necesaria y deseable en toda organización y sociedad, hay coyunturas en las que se resalta aún más su importancia. La pandemia mundial ha sido uno de estos detonantes, en todo el mundo, para buscar comprender, sistematizar y propagar la capacidad de innovar.

Recientemente, Grupo Agrisal, Seed e Innbox, tres organizaciones con diversas experiencias y capacidades, decidieron unir esfuerzos para dar vida a Sandbox, un Ecosistema de Innovación en El Salvador, por medio de la construcción de su Hub de Innovación, a ser ubicado en World Trade Center, San Salvador

“Innovar es la opción”, se lee como frase distintiva de la nueva organización, y se definen como “la plataforma líder en promover la innovación a nivel corporativo e inspirar el desarrollo de una cultura de trabajo que transforma personas y organizaciones a través de las mejores metodologías mundiales”.

La oferta de Sandbox

Dentro de su plan de acción, oferta y compromiso con la promoción de la cultura de innovación en El Salvador, Sandbox se propone realizar proyectos concretos que impacten y beneficien a nuestra población, por un lado, y por otro mantener una oferta permanente de servicios a las empresas que están buscando incorporar los conceptos, metodologías y filosofía de la innovación en sus propias culturas.

También ha dado inicio a una serie de webinars y talleres, gratuitos y/o por invitación, para lograr una mejor comprensión de lo que Sandbox busca promover en las empresas y organizaciones salvadoreñas.

Ejemplo de acciones concretas: “El proyecto beneficiará en sus primeros tres años a un total de 40 startups que en promedio crecen 20% de manera sostenida y generan al menos 200 ocupaciones directas derivadas de la actividad emprendedora; igualmente se logrará la movilización de $600 mil para apoyar la concreción de los startups en concepto de compra de solución, contrato como proveedor, inversión directa, etc.”

Su oferta sistemática está formada por cuatro componentes:

  • Componente I: Apalancamiento de datos como catalizador de emprendimientos corporativos: Usar datos para impulsar start-ups e innovadores salvadoreños a alcanzar sus metas corporativas. Brindar herramientas para lograr formas de análisis innovadoras y desarrollar soluciones para problemáticas específicas.
  • Componente II: Fortalecimiento y aceleración de Startups: Impulsar las ideas que emprendedores y startups salvadoreños tienen, para fortalecer la innovación en el país y convertirlo en un mercado de inversión mucho más desarrollado.
  • Componente III: Generación de condiciones para el financiamiento de la innovación y el crecimiento emprendedor: Ofrecer un espacio para llevar las ideas al siguiente nivel por medio del Hub de innovación, FabLab, Innovation Labs y mucho más.
  • Componente IV: Plataforma educativa y difusión de innovación y startups: Enseñar a usar las herramientas necesarias para reinventar los negocios, además de apoyo con personal de alto prestigio capacitado en implementar soluciones de innovación.

Sandbox es quizá la primera de varias iniciativas que, en esta situación post pandemia, apoyará la reinvención y regeneración de las organizaciones en su forma de hacer negocios, establecer alianzas, cumplir objetivos y crear riqueza. Ojalá lo sepamos aprovechar.

¿Cómo se administra la disrupción tecnológica?

Con el desarrollo de las distintas tecnologías que han surgido y evolucionado recientemente, y que poco a poco van haciendo su incursión en las empresas e industrias, actuales y nuevas, la administración de las empresas, por medio de sus juntas directivas y sus gerentes de mayor nivel debe ajustarse y considerar nuevos estilos y formas de dirigir los emprendimientos.

La coexistencia de 4 generaciones de seres humanos en la actualidad (Baby boomers, Generaciones X, Y y Z, para ser breve), algunas de las cuales se encuentran o se hallarán pronto en las posiciones de liderazgo de las empresas, y dado que su visión y comprensión de las tecnologías disruptivas es distinta, hace que la conciliación de objetivos personales y empresariales sea un poco más difícil.

Se vuelve crucial compartir objetivos y planes estratégicos, para que cada uno, desde su experiencia personal, y considerando la visión y el papel de cada empresa y su ruta de crecimiento y desarrollo, puedan incorporar la tecnología de la mejor forma.

Algunas pistas para la administración de la disrupción tecnológica

Como punto de partida, algunas reflexiones sobre cómo se conducen las empresas y organizaciones en la forma clásica, por llamarle de algún modo, y cómo se han destacado frente a la disrupción tecnológica las que actualmente dominan buena parte de su mercado, obviamente con otra mentalidad.

Lineamientos “clásicos”

  • Hacer un producto o entregar un servicio que satisfaga una necesidad en el mercado.
  • Administrar sus operaciones de manera eficiente y mantener los costos bajo control.
  • Crear un camino a largo plazo para sus empleados basado en la confianza y la lealtad.
  • Obtener ganancias y generar valor para los accionistas.
  • Gestionar el riesgo y generar sostenibilidad y crecimiento para las partes interesadas.
  • Hacer lo que la mayoría de los miembros actuales de la junta directiva aprendieron en la escuela de negocios.
  • El modelo actual carece de incentivos para la innovación por el mero valor intrínseco de la innovación.

Nuevos lineamientos

  • Regalar tu producto «gratis».
  • Desarrollar la cultura organizacional de moverse rápido y arruinar cosas (arruinando se aprende).
  • Invertir millones en capital de riesgo sin ganar dinero.
  • Reclamar un valor de millones de dólares por una empresa antes de que sea rentable.
  • No poseer nada de activos (es decir, como Uber, WeWork, Airbnb).
  • Rodear las reglas, regulaciones e impuestos locales para vencer a los competidores tradicionales.
  • Espiar a sus clientes y luego vender sus datos.
  • Vender una oferta pública inicial, convertirse en multimillonario y planear el resto más tarde.
  • ¿Es esto sostenible?
  • Sin esta lógica, ¿tendríamos este nivel y escala de innovación?

En estos nuevos lineamientos hay algunas ideas que, aunque han sido, y son, practicadas por algunas de las empresas más exitosas financieramente a nivel mundial, se acercan peligrosamente a acciones y tácticas no completamente éticas, según los estándares convencionales.

Es importante que las juntas directivas consideren que parte de estas líneas de acción son ejecutadas por algunas empresas con las que compiten. Parte de su papel y deber en los puestos de dirección consiste en saber cómo se mueve el mercado y la economía en la actualidad, para poder administrar la disrupción que la tecnología provoca.

¿Nueva normalidad o mayor eficiencia en los métodos de trabajo?

Poco a poco, tomando medidas de precaución en la mayoría de casos, las actividades económicas y productivas están volviendo a generar momento y continuidad. En algunas situaciones, incluso demasiado agresivamente, considerando que el riesgo aún no ha desaparecido ni se ha controlado 100%.

La entrega a domicilio ha visto incrementar sus niveles de utilización, las compras en línea han aumentado, las clases conducidas por profesores y padres de familia han encontrado una combinación específica, las reuniones y entrevistas, tanto sociales como laborales han modificado el medio por el que se realizan la mayoría de ellas, y los contactos amistosos se desarrollan con cierta distancia y protección, entre muchas modificaciones.

A todas estas nuevas y antiguas condiciones, junto con otras nuevas conductas, se le está llamando la “nueva normalidad”, es decir, lo que será una parte común de nuestras vidas y formas de trabajar, convivir, estudiar y conducir nuestras relaciones sociales.

Algunas prácticas que retendremos

Lo curioso es que, una vez sobrepasada la sorpresa y la presión que tuvimos que experimentar para comenzar a hacer nuestras actividades de una forma distinta a como veníamos realizándolas, y en muchos de los casos incrementando el involucramiento de la tecnología, hemos comenzado no sólo a sentirnos más familiarizados con estas prácticas, sino que vamos mejorando en la eficiencia con que las llevamos a cabo.

Hay áreas en las que aún nos falta descubrir el balance apropiado. Por ejemplo, la educación en casa, sobre todo de los menores, todavía no se ha experimentado y comprobado lo suficiente respecto al balance adecuado entre las sesiones en línea con docentes que han debido modificar sus métodos, y el apoyo de los padres, convertidos en profesores en unos cuantos días.

En cuanto a las transacciones en línea, pagos, pedidos, órdenes de compra, reclamos y entregas en casa, para los que ya tenían ese canal como parte de su mercadeo y comercialización solamente significó proveer de más recursos a una estrategia dominada. Para los que no lo habían siquiera considerado, por la razón que fuera, les tocó tratar de comprenderlo y ejecutarlo sobre la marcha.

Las reuniones y entrevistas en línea han sido paulatinamente dominadas por la mayoría de sus actores. Independientemente de la plataforma utilizada, las que a su vez han crecido y mejorado sus prestaciones en poco tiempo, los usuarios han descubierto las facilidades que proveen para conducir estos encuentros en línea, incluyendo espacios y momentos sociales, relajados y acompañados de buen humor.

Incluso es posible hoy en día saltar de una reunión a otra en segundos, sin necesidad de desplazarse de un punto de la ciudad a otro, sin tener que viajar o, en casos extremos, “asistir” a más de un evento al mismo tiempo, usando dispositivos diferentes, y con un espectro de atención que depende de las circunstancias de las reuniones, del participante y sus habilidades para interactuar, y de los retos que esto conlleva.

En cualquier caso, algunas de las prácticas que hemos aprendido en esta época se quedarán, otras mejorarán, y quizá unas pocas no florecerán. La nueva normalidad, si sabemos aprovecharla, habrá incrementado nuestras habilidades digitales y nos habrá provisto de nuevas competencias.