Normas de etiqueta para móviles

Los dispositivos móviles, teléfonos celulares, asistentes digitales, tabletas y otras, permiten incrementar el tiempo y las ubicaciones desde las que las personas permanecen conectadas y comunicadas con sus amigos, familiares, colegas, clientes, socios y, en general, con el resto del mundo.

Unos más que otros, todos necesitamos comunicarnos, aunque la frecuencia, la localización y la duración de estas comunicaciones deberían poder ser controladas por cada uno.

Sin embargo, a veces parece que las comunicaciones remotas prevalecen sobre las cercanas, cuando teniendo a otras personas a nuestro alrededor, damos prioridad, sin el menor reparo, aviso o consideración para las personas en la proximidad, a esa llamada, mensaje o chat que recibimos en nuestros móviles.

Algunas sugerencias

Para mantener una convivencia social que fortalezca la armonía de las relaciones humanas “cara a cara” con el uso de los celulares y móviles, se sugieren algunas medidas básicas:

En reuniones

  • En una reunión de dos personas, especialmente de trabajo (pero también personales), ninguno de los participantes debería responder en absoluto a llamadas, mensajes o chats. Es una descortesía retirar la atención de la otra única persona que está presente, pues es una clara señal de que es más interesante o importante la comunicación remota.
  • Cuando la reunión es más numerosa, la persona que está haciendo uso de la palabra en un momento determinado, sea quien sea, no debería tomar llamadas, o leer mensajes, pues interrumpe el flujo completo de la reunión.

  • Si alguien de alta jerarquía recibe y acepta una llamada en medio de la reunión, y abandona el salón para hacerlo, con frecuencia es necesario repetir lo conversado durante su ausencia momentánea. Los asistentes deberían considerar no tomar llamadas o mensajes mientras se desarrolla la reunión.
  • En todo caso, si es imperativo tomar una llamada, habrá que disculparse, salir del salón, y al volver, aceptar el desarrollo de la reunión, incluso las decisiones que se pudieron haber tomado. Esto, si deseamos realmente hacer eficiente la reunión y no malgastar el tiempo y recursos de los demás asistentes.

Después de todo, ¿cuál es el propósito de sostener reuniones si se tomarán llamadas o conversaciones por chat en medio de las mismas?

En eventos públicos

  • En un concierto de música clásica, servicio religioso de cualquier denominación, conferencia, danza, espectáculo artístico de magia, acrobatismo o circense en vivo, obra de teatro o película, normalmente será mal visto recibir o realizar llamadas, por el ruido que se hace al sonar el teléfono, o hablar a través del mismo. Enviar y recibir mensajes, en este caso, es una mejor opción.

  • Si es una fiesta, evento deportivo, reunión social o un concierto de música popular en que probablemente el volumen de la música es alto, se pueden tomar o realizar llamadas breves, si es que se puede escuchar, pues en general no se molesta a los que están cerca, dado que ya hay suficiente sonido en el ambiente.

Al tomar llamadas, mensajes o chats

  • Tanto para el tono del timbre de llamada, como en el volumen de la voz al responder, se debe usar un nivel que no sea muy alto y/o molesto a los vecinos, pues tampoco se desea que toda la audiencia cercana se entere de lo que se está conversando.
  • Al tomar llamadas, lo más conveniente es retirarse del grupo con el que se está reunido en ese momento, y volver al concluir la llamada, que debe ser breve. De nuevo, al margen del motivo de la reunión o de la llamada recibida o realizada, se trata de conceder la atención adecuada a las personas cercanas.

  • Tampoco es bien visto ventilar en alta voz nuestros logros, problemas o actividades. Si son desconocidos, a la mayoría de las personas cerca en un sitio público no le interesa lo que ocurre en la vida personal de los demás; y si son conocidos, es mejor contarles directamente, y no que se enteren porque nos han escuchado en una llamada a otra persona.
  • Si se está en presencia y proximidad de otras personas conocidas, las conversaciones por mensajes y/o chats no deben ser prolongadas. Lo aconsejable es acordar con la persona distante programar la conversación  para otro momento.

En movimiento

  • Por supuesto, una de las grandes ventajas de los celulares es poder realizar y recibir llamadas o mensajes en movimiento, pero debe evitarse en todo momento hacer o recibir comunicaciones cuando vamos manejando un vehículo. Lo mejor es dejar que se reciba el mensaje o la llamada perdida, y al llegar a nuestro destino corresponder. Si es urgente y posible, se debe detener a la orilla de la carretera para tomar la llamada.

  • Al ir en transporte público, tomar o hacer llamadas, así como “conversar” por el móvil, dependerá más bien de la zona y de la posibilidad o no de ser objetos de robo del mismo dispositivo.

Todo con moderación

Al igual que la publicidad que se hace para las bebidas que contienen alcohol, el uso de los dispositivos móviles debe ser moderado y adecuado. No se trata de desconectar el aparato receptor, puesto que el móvil puede estar configurado para vibrar y recibir mensajes en silencio, así como almacenar audio mensajes y llamadas perdidas, permitiendo retomar a la brevedad posible esta comunicación.

Las personas con las que nos relacionamos día a día, cara a cara, merecen nuestra atención completa y, si por razones válidas, tenemos que alternar con las comunicaciones remotas, debemos hacerlo con respeto, moderación y sentido común.

No puede ser que hoy, que estamos más conectados, terminemos estando menos comunicados.

Información pública sobre becas, emergencias y cooperación internacional para el desarrollo

Por décadas, nuestro país ha sido beneficiado con la solidaridad y acompañamiento de muchas organizaciones, países y personas, a través de la cooperación internacional. En la forma de apoyo financiero, reembolsable o no, con o sin contraparte, asesoría y apoyo técnico, transferencia de equipos o tecnología, conocimiento o desarrollo de habilidades y competencias locales, becas y ayuda en las emergencias, las instituciones y naciones que así lo desean, colaboran con nuestra población para buscar su desarrollo.

Precisamente, gracias al apoyo de la República de Corea del Sur, el ministerio de Relaciones Exteriores, por medio del Viceministerio de Cooperación para el Desarrollo, ha lanzado recientemente el portal cooperacion.rree.gob.sv, cuya oferta principal es el Sistema de Información sobre Cooperación para el Desarrollo de El Salvador (SICDES).

El mismo sitio establece las etapas y el contenido del SICDES: “En la primera etapa de implementación, el SICDES brindará información actualizada sobre la cooperación concretada, la cooperación bilateral y multilateral recibida, datos básicos de los cooperantes y las entidades ejecutoras, la ayuda recibida en casos de emergencia y la oferta de becas divulgada por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Posteriormente, en una segunda etapa, será posible introducir el flujo de cooperación descentralizada, la cooperación sur-sur recibida y otorgada, las buenas prácticas y la cooperación no oficial.”

Eficacia de la Ayuda

En junio de 2010, un grupo de organizaciones e instituciones nacionales e internacionales, vinculados todos al tema de la cooperación internacional, suscribieron y publicaron el documento “Compromisos para una Agenda Nacional de Eficacia de la Ayuda. Hoja de ruta para la mayor efectividad e impacto de la cooperación para el desarrollo”, en el que se establecen lineamientos para buscar hacer más visible y eficiente todo el apoyo que se puede recibir.

Entre los antecedentes, se señala que “El Salvador, como país de renta media baja, ha visto decrecer año tras año los montos de cooperación que recibe. Lo anterior obliga al país a utilizar más eficientemente la ayuda; a definir claramente sus apuestas estratégicas; a planificar a largo plazo su desarrollo; a debatir la estrategia para financiar su desarrollo y el papel que la cooperación jugará en este marco, construyendo con ella una relación de verdaderos ‘socios para el desarrollo’”.

Los acuerdos establecidos en este documento incluyen los siguientes principios:

  • Apropiación. El principio de la apropiación implica que los países socios (receptores de la ayuda) ejercen una autoridad y un liderazgo efectivos sobre sus políticas de desarrollo y por lo tanto son dueños de los procesos de desarrollo.
  • Alineamiento. Bajo el principio de alineamiento, los socios de cooperación se comprometen a basar su apoyo en torno a las políticas, estrategias, planes y marcos presupuestarios del país socio en donde aparecen claramente definidas las prioridades y hacia dónde debe enfocarse la cooperación.
  • Armonización. El principio tiene como una de sus grandes finalidades reducir los costos de transacción de la cooperación mediante el establecimiento de disposiciones comunes para planificar, financiar, desembolsar, evaluar e informar al gobierno sobre el flujo de la ayuda.
  • Gestión para Resultados. Este principio significa gestión e implementación de la ayuda con vistas a los resultados deseados y utilizando la información para mejorar la toma de decisiones.
  • Mutua Responsabilidad. Bajo este principio, se establece una verdadera relación de “socios para el desarrollo” en donde se comprometen ambos con un resultado común.

La información pública y transparente es la base

Es claro que para lograr todos y cada uno de los principios acordados, y colocarnos en la ruta de lograr una mejor utilización del apoyo y la ayuda que recibimos del exterior, el conocimiento transparente y el aprovechamiento de la información es clave.

A este propósito es que abona en forma directa el SICDES. Las posibilidades que abre el disponer de esta información de manera pública son múltiples, tanto para las ONG, los cooperantes, los beneficiarios y los ejecutores de los proyectos, así como para los analistas y las instituciones dedicadas a la supervisión y vigilancia de la efectividad de la ayuda internacional.

Las secciones de este sitio web incluyen, además de las tradicionales, las siguientes:

1. Balance de cooperación

1.1. Montos recibidos: Acuerdos previos concretados en proyectos cuantificables que han iniciado su ejecución.

1.2. Compromisos: Cooperación acordada en el período en cuestión, amparada por algún tipo de instrumento suscrito.

2. Cooperación

Datos generales de la cooperación, según el criterio seleccionado, especificando departamento, municipio, tipo de entidad ejecutora, período, nivel de pobreza y otros.

2.1. Cooperante

2.2. País

2.3. Sector

2.4. Área

2.5. Departamento

2.6. Proyecto

2.7. ODM (Objetivo de Desarrollo del Milenio)

2.8. Eficacia de la ayuda

3. Cooperación Sur – Sur

3.1. Recibida

3.2. Otorgada

4. Perfiles

4.1. Entidades ejecutoras

4.2. Cooperantes

4.3. Buenas prácticas

5. Emergencias

La ayuda recibida en concepto de emergencias, desastres naturales y otro tipo de calamidades

6. Becas

Información amplia sobre las becas disponibles, descritas por área de estudio, lugar de realización, período y estado vigente.

Según el caso, se permite acotar las búsquedas por tipo y sub-tipo de cooperación, estableciendo el período bajo análisis, así como otros criterios de clasificación, agregando flexibilidad al instrumento.

Todas estas búsquedas ofrecen las posibilidades de imprimir o de exportar a una hoja electrónica de Excel (o compatibles) los datos obtenidos, para continuar con la interpretación y análisis de la información descargada.

No es suficiente

La demanda de los usuarios, la difusión de esta herramienta y la actualización permanente de la información contenida en el SICDES son los factores de éxito de esta iniciativa. Es importante que después de este lanzamiento, los agentes cooperantes de todo tipo, así como las entidades ejecutoras y aun algunos beneficiarios, sean habilitados, en competencias y acceso, para mantener actualizada la base de datos que aloja la información sobre cooperación internacional en El Salvador.

Sólo de esa forma, mediante la convicción total de todos los actores, unos aportando su información correcta, completa y actualizada, otros utilizando la información de manera efectiva y creativa, y los administradores escuchando las sugerencias y aportes de los usuarios, será posible que esta novedosa herramienta de consolidación de información se convierta en un elemento que contribuya realmente a la transparencia, mayor y mejor cooperación y, sobre todo, a la Eficacia de la Ayuda, entendida en su plenitud.

Apoyo a la educación con y sobre tecnología

No hay discusión. La mayor parte de padres de familia, maestros, políticos, empresarios, analistas y ciudadanos en general, de éste y de casi cualquier país, estamos de acuerdo en que la educación que reciben nuestros hijos marcará la diferencia en su futuro y en las posibilidades que tendrán las personas para lograr un mayor desarrollo y un mejor nivel de vida.

También hay amplia documentación para sustentar esta noción del saber popular. Tanto los casos personales de éxito en los que hay en la familia uno o varios miembros que logran progresar gracias a sus estudios, como los análisis en los que se establece la correlación que existe entre los países con mejores índices de desarrollo, que demuestra que son los mismos que tienen mayor cobertura educativa, en calidad y cantidad.

Por eso, la mayor parte de los planes de los gobiernos, tanto cada uno de ellos como de manera conjunta, como el mencionado eLAC 2015, incluyen declaraciones, metas y acciones en el rubro de la educación de su población.

Lo que no siempre está presente, al menos no de forma tan explícita o, en opinión de algunos, no con suficiente énfasis, es la educación con y sobre tecnología. La inclusión de herramientas, dispositivos, programas, conectividad y pedagogía adecuada para educar haciendo uso de la tecnología informática, por un lado, y el enfoque, que debe comprender varios niveles, de la educación acerca de los temas básicos y generales de la tecnología digital, que se ha vuelto una competencia tan esencial como la de saber leer y escribir.

Es tarea de todos

Si usted está leyendo esto en un blog publicado en Internet, utiliza un dispositivo móvil de cualquier generación para comunicarse, o sabe aunque sea lo básico de la navegación en el ciberespacio o el envío y recepción de mensajes electrónicos, usted conoce la importancia de que este poderoso conjunto de herramientas sea parte del plan de estudios de nuestros sucesores, tanto como un apoyo didáctico, como una competencia que deben adquirir.

Si está claro el rol clave de las tecnologías de información y comunicaciones en la educación, lo que aun es motivo de debate y experimentación es cuál es la mejor forma de incluir estas nuevas ayudas en el proceso enseñanza aprendizaje.

Otro aspecto clave de este desafío es que los responsables de enfrentarlo somos todos. No bastan los programas educativos que los gobiernos han emprendido (OLPC, “Una computadora por niño”, en sus distintas versiones y definiciones, por ejemplo). Es necesario y muy importante que los demás sectores de la ciudadanía cumplan su parte, pues los frutos de esta educación con y sobre tecnología nos benefician a todos.

Hay varios ejemplos en nuestro país de este tipo de esfuerzos, involucrando a empresas y personas del sector privado, con distintas modalidades de organización y ejecución. Hemos conocido ideas de paisanos viviendo en el exterior que envían, o pueden hacerlo, grandes cantidades de equipos de computación, ojalá recientes, para que se instalen en las escuelas y otros sitios de acceso público.

También existen iniciativas de Responsabilidad Social Empresarial, enfocadas en la educación, que tienen la orientación hacia la tecnología informática.

Alianza por la Educación

Traducción libre de “Partners In Learning”, el programa que lleva este nombre fue creado y es coordinado por la empresa Microsoft en todo el mundo, y de acuerdo a su propia definición, “la iniciativa Alianza por la Educación de Microsoft apoya el compromiso doble de Microsoft de promover la calidad de educación y ofrecer canales alternativos para el progreso económico. A través de la formación de alianzas con gobiernos y escuelas de todo el mundo, Alianza por la educación trabaja para integrar la tecnología en la enseñanza, el aprendizaje e investigación cotidianos”.

Si bien los aliados principales de Microsoft son los gobiernos, no está vetado el que esta empresa mundial de software abra sus puertas a los planteamientos de otros actores, privados o académicos, que puedan dar buenos frutos en la educación y, sobre todo, que sean replicables a una mayor escala.

Una de las ventajas del trabajo regional que se logra por medio de la coordinación de una empresa mundial, es que se pueden conocer las buenas (y las malas) experiencias de otros aliados en países similares, para saber qué conviene y que es preferible evitar.

Cerrando la brecha del conocimiento

Este es el nombre del programa oficial del Vice ministerio de Ciencia y Tecnología, incluido en el plan de gobierno vigente. Cerrando la brecha del Conocimiento es un programa de introducción y uso de las tecnologías de la información y la comunicación por medio de Laptops OLPC XO, para estudiantes y docentes del sistema educativo público. Los docentes serán capacitados sobre el uso de la computadora portátil y la aplicación pedagógica mediante el uso de guiones de clase, con el fin de que los beneficiarios hagan un uso óptimo de ellas.

En palabras de la Viceministra de Ciencia y Tecnología, es importante y muy necesario contar con los fondos, probablemente externos, para completar este ambicioso proyecto: “Esperamos tener los suficientes fondos para poder lograrlo. Es un programa un poco caro. Son muchos los elementos que tiene Cerrando la Brecha, no sólo dar computadoras, pero es el que provoca una mayor inversión”.

¡Supérate!

El Programa Empresarial ¡Supérate!, se orienta por su lema “Transformando vidas vía Educación”, y es una experiencia exitosa que ya está siendo emulada por otros empresarios salvadoreños, dando oportunidades a aquellos jóvenes que tienen deseos de superación, sin importar su situación económica.

Fue creado en noviembre de 2004 por la Fundación Sagrera Palomo y la empresa HILASAL como una iniciativa de Responsabilidad Social Empresarial para brindar formación complementaria en Inglés, Computación y Valores a jóvenes de escasos recursos procedentes de instituciones públicas en diferentes zonas de El Salvador.

Los alumnos beneficiados tienen un alto desempeño académico y deseos de superación, características que aseguran su permanencia durante los 3 años de duración del programa. Todos ellos llegan a ser agentes de cambio en sus hogares, escuelas y comunidades, constituyendo también un buen ejemplo a imitar por otros jóvenes.

Becas ITCA y FEPADE

La Fundación Empresarial para el Desarrollo Educativo, FEPADE, mantiene un programa de becas, en general, dentro de las que incluyen aquéllas que brindan apoyo financiero a los y las estudiantes que buscan realizar sus estudios en áreas de tecnología computacional, particularmente en la Escuela Especializada en Ingeniería ITCA FEPADE.

Los programas consisten en el otorgamiento de becas para estudios de educación básica, media y superior universitaria y técnica a estudiantes de limitados recursos económicos, con alto rendimiento académico, que tengan la voluntad de seguir estudiando y que hayan demostrado buena conducta.

La organización de estas becas se encarga de la selección de los estudiantes, así como su seguimiento académico y los informes oportunos a los donantes. Brindan información para todos los que deseen colabora y apoyar este programa.

Toda iniciativa es bienvenida

Afortunadamente hay un puñado más de estos esfuerzos, nacional e internacionalmente, que buscan los mismos o similares objetivos. DigiGirlz, FUNDEMAS, FIDES, FUNDAEDUCA, muchas organizaciones en el extranjero que envían computadores a escuelas,

Lo más importante es reconocer esta necesidad y esta forma productiva de cooperar con la formación de nuestros niños, niñas y jóvenes, integrarse a una de las iniciativas que están en marcha, o incluso crear un esfuerzo adicional.

Por ejemplo, además de los programas de proyección social universitaria, en los que los estudiantes devuelven a la sociedad un poco de lo que están aprendiendo, quizá por medio de impartir clases o acompañar como tutores, asistentes o asesores de informática en telecentros municipales y/o de orientación social, podría existir un programa de voluntariado para profesionales graduados que deseen entregar parte de su tiempo a la labor de enseñanza acerca de herramientas tecnológicas.

La donación de equipos es un aporte importante, pero debe ser acompañado por esfuerzos técnicos y profesionales para asegurar una instalación adecuada, suministro de energía eléctrica y temperatura acorde a los equipos, sistema operativo y aplicaciones apropiadas, etc. La supervisión de estos aspectos también requiere el aporte de personas capaces y dispuestas a realizar las tareas.

Y usted, ¿en cuál se apunta?

No hay crisis en Internet, solamente una fecha histórica

El pasado 3 de febrero de 2011 se convirtió en una fecha histórica para Internet, porque se hizo entrega de los últimos cinco bloques de direcciones IP por parte de IANA (Internet Assigned Names and Numbers), uno por entidad, a cada uno de los cinco Registros Regionales de Internet (RIR) en el mundo.

Lo más relevante que hay que decir, de frente, es que este proceso no constituye en absoluto una crisis en ciernes en el ciberespacio, sino más bien un recordatorio y reiteración de lo que debe ocurrir en los próximos meses y años: la transición generalizada en todo el mundo de utilizar las direcciones IPv4 a usar las direcciones con el protocolo IPv6.

Los cinco RIR son las entidades que atienden y administran la delegación y distribución de las direcciones IP, tanto las IPv4 como las IPv6, en todo el mundo, segmentado para estos propósitos en cinco regiones: LACNIC (América Latina y el Caribe), ARIN (América del Norte), RIPE NCC (Europa, Oriente Medio y Asia central), APNIC (Asia y Pacífico) y AFriNIC (África).

¿Qué significa esta última entrega?

Recordemos que las direcciones IP es uno de los recursos básicos de Internet, pues cada dispositivo que debe conectarse a Internet en el mundo debe tener, al menos mientras dura su conexión, una dirección IP única e irrepetible en todo el planeta. Esa es la forma en que se garantiza que el paquete de información, el mensaje, el gráfico, la imagen, etc. que un usuario solicitó o envió a la red llegue al destinatario correcto, cruzándose en su camino con millones de otros mensajes y paquetes.

En la versión 4 de las direcciones IP, se cuenta con un poco más de 4 mil millones de direcciones, pues hay 32 bits en el formato de la dirección, haciendo el total de 2 elevado a la 32ª potencia.

El 3 de febrero pasado, al haber entregado los últimos bloques que estaban en el inventario central de IANA, ¿significa que estamos cerca de tener a 4 mil millones de dispositivos conectados a Internet? No necesariamente, por varias razones. Aun así, se puede decir que la cantidad de aparatos y personas conectados a Internet ha crecido en forma importante, y la demanda sigue en aumento.

Un poco más de 41 años

Dado que se considera que Internet comenzó en septiembre de 1969, se puede reflexionar que en un poco más de 41 años se considera agotado el inventario inicial de direcciones.

La distribución entre IANA y los cinco RIR, así como otros usos especiales, se muestra en la siguiente figura, que también nos da una idea de la utilización de Internet en las distintas regiones.

Antes del 3 de febrero, se decía que cualquier dirección IPv4 puede estar en uno de cinco estados:

  1. Reservado para uso especial
  2. Parte del inventario no asignado de IANA
  3. Parte del inventario no asignado de uno de los RIR
  4. Asignado a un usuario final pero no anunciado por el sistema de enrutamiento
  5. Asignado a un usuario final y anunciado por el sistema de enrutamiento

A partir de esa fecha, ya no hay direcciones IPv4 que sean “parte del inventario no asignado de IANA”.

Nada para alarmarse

Sin embargo, no hay de qué preocuparse. Internet no va a terminar, y ni siquiera entrará en alguna crisis de ningún tipo. Si hay noticias alarmistas, es un poco como lo que se anticipaba cuando se acercaba el inicio del año 2000, el famoso “problema” del Y2K, en el que hasta “kits” de supervivencia se vendían.

De acuerdo al sitio IPv4 Address Report, calculado en tiempo real, la fecha en que se asignará la última dirección de alguno de los RIR es el 5 de diciembre de 2021, dentro de un poco más de 10 años.

Aunque siempre hay un margen de error en estas fórmulas y algoritmos, el hecho es que con el protocolo IPv4 existe aún un margen de tiempo para tomar las providencias y acciones necesarias.

¿Cuál es entonces nuestra tarea a partir de este momento?

Por supuesto, los ingenieros agrupados en la IETF (Fuerza Técnica de Ingeniería de Internet) han diseñado desde hace varios años, el protocolo IPv6 como reemplazo del que esta fecha ha cambiado de estado, al agotar las últimas direcciones no asignadas por IANA.

El anuncio de este evento, publicado por LACNIC en su sitio web, deja bien claro que los pasos que debemos acelerar en todos nuestros países, organizaciones y empresas servidoras de conectividad a Internet, la conversión hacia IPv6.

“Desde su creación, LACNIC ha aportado información, capacitado expertos y promovido acciones contribuyendo a que se tomen las medidas a nivel público y privado que permitan alcanzar una efectiva adopción del protocolo IPv6. La disponibilidad actual de recursos IPv4 permite a LACNIC profundizar ese trabajo con operadores, gobiernos, empresas y usuarios de la región para adoptar, sin sobresaltos, el nuevo protocolo de Internet”.

Raúl Echeberría, director ejecutivo de LACNIC, lo enfatizó el pasado jueves: “Todos los actores de Internet deben cuanto antes tomar las medidas necesarias dentro de su ámbito de acción que permitan incorporar efectivamente el protocolo IPv6 en nuestra región”.

En El Salvador, la Red Avanzada de Investigación, Ciencia y Educación Salvadoreña, RAICES, conformada por universidades nacionales, se halla trabajando en este tema desde hace algunos años.