La historia digital pasa de la cinta al disco Blu-ray

En la actualidad, cada minuto que pasa, cada uno de los seres humanos que utilizamos alguna forma de tecnología, en línea o fuera de ella, en cualquier parte del planeta, estamos generando más y, en algunos casos, nuevos contenidos de información en forma digital. Adicionalmente, los mismos computadores y miles de dispositivos distribuidos en todo el mundo también contribuyen en buena parte a la creación de más datos, tablas, gráficas, vídeos, audios, textos, informes, fotografías, dibujos, etc. en formato digital.

Cuando estamos navegando, conversando, divirtiéndonos, así como cuando en forma deliberada estamos creando un nuevo texto, como éste, o un vídeo, mensaje, solicitud, llamada telefónica, fotografía, etc., estamos contribuyendo al incremento del uso de algún tipo de almacenamiento en algún lugar servidor o red ubicada en un sitio del mundo.

blog273img01

Al margen del aprecio personal que cada uno puede sentir por los elementos generados o recibidos, estos contenidos tienen distinto valor para diversas personas y organizaciones, desde una perspectiva eminentemente histórica y documental.

Una colección de artículos científicos, vídeos de sucesos que no volverán a repetirse, fotografías documentales, mapas antiguos, y muchos ejemplos más, forman parte del acervo histórico sobre el que la humanidad basa sus avances y adelantos en la ciencia, cultura, historia, política, medicina, ingeniería y todas las disciplinas del saber y del quehacer.

Sobre los hechos se basa el futuro

La preservación de mucha de la información generada en cada momento de la historia es importante pues evita tener que volver a repetir experiencias para obtener conclusiones. Es el fundamento del método científico y es lo que bibliotecarios y catalogadores del mundo a lo largo de la historia han depurado, facilitando de esta forma el avance de la humanidad.

Hay muchas más razones que nos impulsan a almacenar en forma adecuada la información digital, en cualquiera de sus formas. Existen regulaciones locales, leyes internacionales, estándares y normas mundiales, así como razones comerciales y académicas para preocuparnos por almacenar en forma adecuada una buena parte del inmenso volumen de datos y demás presentaciones de la información digital con que contamos hoy y generamos continuamente.

blog273img02
Portada del libro “Preservación del patrimonio documental digital en México”

Los números pasados de cualquier publicación, revista, periódico, programa radial o televisivo, así como los vídeos de seguridad, contratos de todo tipo, acuerdos de autoridades públicas como las cortes de justicia o los decretos legislativos de los congresos, son apenas algunos ejemplos de elementos que interesa preservar en forma inalterada e inalterable, así como garantizar la mayor duración posible en años.

En buena medida, los vertiginosos avances tecnológicos que disfrutamos en la actualidad se deben a que la información y el conocimiento generado previamente, y necesario para avanzar en cada campo, fue preservado, cuidado y catalogado por aquéllos que nos precedieron en la vida, y que tuvieron la visión de mantener este conocimiento adecuadamente almacenado.

Por el contrario, es probable que algunos descubrimientos o inventos hayan sido retrasados, o aun no lleguen a nuestra vida, debido a la pérdida, voluntaria o errónea, mal intencionada o accidental, de importantes anotaciones, vídeos, registros, fotografías documentales.

Una tecnología más segura y longeva

Hasta hace poco, las formas en que se preserva la información digital incluyen la cinta, el casete y el cartucho magnéticos, los discos duros en arreglos RAID (Arreglo Redundante de Discos Independientes, por sus siglas en inglés) o SAN (Red de Área de Almacenamiento, por sus siglas en inglés), y los CD y DVD de distintas capacidades.

Sin embargo, cada uno de estos medios tiene sus inconvenientes, tanto en fiabilidad, durabilidad, susceptibilidad a modificaciones de la información contenida, consumo de energía y posibilidad de ataque por hongos, óxidos y otros agentes destructivos.

La tecnología estándar de Blu-ray, conocida así por el fino rayo láser de color azul que se utiliza para grabar la información en el medio diseñado y fabricado para este fin, ha sido utilizada exitosamente para comercializar películas y vídeos de gran resolución, durabilidad y calidad de grabación.

Esta misma tecnología, haciendo uso de medios (discos) aun de mayor calidad, está siendo utilizada para preservar la información digital que se considera por cada institución, organización o empresa como muy importante para la propia entidad, para un país o incluso para la humanidad.

blog273img03

Entre las razones que le conceden este sitial relevante al Blu-ray se encuentran:

  • Fiabilidad: una vez que se graba en un disco Blu-ray la información no puede ser alterada de ninguna forma, salvo destruyendo el medio.
  • Longevidad: se estima que cada disco actual puede durar entre 50 y 100 años, al menos.
  • Invulnerabilidad: dado que los discos de alta calidad están recubiertos por capas de origen mineral y no orgánico, agentes externos como hongos, moho y otros no puede afectarlo.
  • Capacidad: existen discos con capacidad de 25 GB, 50 GB y 100 GB, y se están desarrollando medios para almacenar 200 GB, 300 GB y hasta 400 GB.
  • Facilidad de uso: Cada disco mide 12 cm de diámetro y existen dispositivos en el mercado que vuelven su manejo muy sencillo y automatizado.

Si hay coincidencia en la importancia de preservar la información, debe también haberla en que las tecnologías utilizadas para garantizar su estado sin modificaciones ni daños durante la mayor extensión de tiempo deben ser las mejores que se puedan encontrar.

 

Actor y testigo de la evolución tecnológica desde la academia

El 31 de diciembre de 2013 se dio por finalizada mi relación cercana con la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas. El cúmulo de experiencias, aprendizajes, amistades, colaboraciones y evolución tecnológica que nos tocó vivir en el período de más de 27 años desde la unidad de informática institucional es vasto y variado, y aunque es imposible recorrer en la memoria toda la jornada, pueden apuntarse algunos pincelazos.

Los primeros años

Atendiendo una llamada del padre Ignacio Martín-Baró cuando la Texas Instruments cerró sus operaciones en el país y había rechazado la oportunidad de trabajar en Estados Unidos, iniciamos nuestra vinculación como colaborador de la UCA el 1 de septiembre de 1986, al principio como jefe de sistemas, y al cabo de un año como director del Centro de Cómputo. Propusimos el cambio de nombre de la unidad a los pocos años a Dirección de Informática (DI), por lo que el cargo se volvió director de Informática.

Desde ahí tuvimos el gusto de ser parte del claustro inicial de profesores, desde 1987 a 1996, de la recién creada Maestría en Administración de Empresas, al mismo tiempo que realizábamos las transformaciones tecnológicas que el desarrollo informático y el presupuesto nos permitía. También servimos la materia “Tendencias contemporáneas en Informática” para la carrera de Computación.

Como un cambio relevante para la UCA, en 1988 nos movimos de la inscripción de materias con tarjetas perforadas a un sistema de asesoría automática y un sistema de inscripción en terminales, dentro del campus. No hace falta decir que, una vez superados los lógicos y naturales obstáculos de todo proceso de implantación, este sistema ofreció muchas ventajas sobre el anterior.

En esta época también nos convertimos en pioneros en el país, al utilizar el sistema MINISIS para la catalogación y búsqueda del acervo bibliográfico en la Biblioteca Florentino Idoate. Para ello, contamos con el apoyo del IDRC (International Development and Research Centre) de Canadá. En el país iniciaba el uso del “hermano menor” MicroISIS, para computadores personales.

Diseñamos y conectamos la primera red local dentro de la DI, que utilizaba tecnología Novell, para dar servicio a la Maestría en Administración de Empresas, así como a otras pocas carreras de la universidad.

Conectados a Internet

En 1994, cuando junto a colegas centroamericanos instalamos un nodo de conectividad diferida a Internet en el CONACYT para El Salvador, la UCA fue una de las pocas instituciones que contó con direcciones de correo electrónico. De hecho, la primera dirección electrónica bajo SV fue ribarra@di.uca.edu.sv, siguiendo la lógica tradicional de Internet (sv=El Salvador, edu=academia, uca=institución, di=unidad).

Una vez se logró la conexión directa de El Salvador a Internet, en diciembre de 1995, no tardamos en conectar de esta forma a la UCA, en febrero de 1996, manteniendo las direcciones definidas previamente y creando un sitio web muy básico, logrando tener presencia en la red mundial. La figura muestra cómo se veía el sitio web de la UCA en 1997.

blog272img01

Se volvió importante propagar este acceso en el interior del campus, por lo que diseñamos y construimos la red de fibra óptica que aun existe, y que era tan novedosa para su tiempo, que aun el proveedor estaba experimentando con nosotros.

blog272img02

En cuanto a los sistemas, comenzamos la migración de la programación en lenguaje procedimental, fundamentalmente COBOL, y bases de datos jerárquicas, a lenguajes orientados a objetos y bases de datos relacionales.

Para ello, decidimos seguir la estrategia de enviar a algunos miembros del equipo a la vanguardia, aprendiendo el nuevo paradigma para desarrollar las nuevas aplicaciones, mientras otros nos quedamos dando mantenimiento a los sistemas vigentes, de forma que pudiéramos mantener la operación y la migración de datos en forma paralela, sin interrupciones y sin contratar más personal.

Otros proyectos novedosos

La combinación de informática y academia, además de la realización de que la Dirección de Informática de una universidad es un centro de servicio y de producción real, demanda la generación de ideas y proyectos novedosos y creativos, tal como en cualquier otra empresa u organización de cualquier sector. De esta forma, algunos de los emprendimientos realizados comprenden:

  • Servidores distribuidos. La facilidad y abaratamiento de los equipos, además del avance de los sistemas operativos, hizo posible moverse del computador central y único, conocido como “main frame”, a una serie de equipos servidores, lo que permitió no “poner todos los huevos en una sola canasta”. Esta filosofía y estrategia de trabajo siempre da frutos.
  • Código de barras. La incorporación de un código de barras en el talonario de pago de los estudiantes facilitó el cobro e ingreso de información en el banco, dándole mayor certeza y seguridad a este proceso.
  • Carnés. La generación y registro de los carnés de estudiante y empleado con recursos propios permitió diseñar políticas propias y avanzar en esta línea.
  • Lectura masiva con lectores ópticos. La UCA también fue pionera en leer sus pruebas, evaluación de profesores, fichas de ingreso, y otros documentos, incluyendo encuestas electorales y de otro tipo, por medio de lectores ópticos de posición, usando marcas hechas con lápiz.
  • Procesamiento externo. Desde la PAES, la prueba de Logros de 3º, 6º y 9º grados, la ECAP, la prueba para directores, hasta el examen para corredores de seguros y la prueba para notarios, la DI de la UCA brindó por muchos años el apoyo informático para varios procesos externos.
  • Red inalámbrica. La conectividad en una buena parte del campus, en forma libre para la comunidad universitaria, es otro proyecto que ha traído beneficios a la comunidad, cada vez más conectada.
  • RAICES. La fundación y continuación de la Red Avanzada de Investigación, Ciencia y Educación Salvadoreña, también ha sido un logro importante a nivel nacional e internacional, desarrollado en buena parte desde la DI de la UCA.

Muchas gracias

Hay muchas más iniciativas que han sido desarrolladas en estos 27+ años en el ambiente académico, dentro y fuera del campus, desde la UCA, y muchas personas que han aportado y se han involucrado en varios de ellas, algunas de las cuales aún se mantienen cerca o como parte del Alma Mater.

Me correspondió el honor, gusto y privilegio de ser actor y testigo de todas estas transformaciones y “primeras veces”, formado parte de la evolución tecnológica de la universidad y del país, lo que se agradece mucho en cantidad y tiempo.

Al revisar tan brevemente este considerable período de la relación cercana del autor y la UCA, que representa más de la mitad de la vida de la institución, es importante agradecer sincera y efusivamente a todos nuestros colaboradores dentro de la unidad, muchos ahora fuera incluso del país. Ustedes saben quiénes son.

Todo lo que existe en un momento dado en una organización se debe en buena parte a lo que los que nos han precedido han realizado, y es importante agradecerlo y reconocerlo.

Por ello, muchas gracias a todas las personas que han sido y son parte de la evolución tecnológica de la Dirección de Informática de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas.