Talleres sobre Internet para adultos, padres de familia y niños

Aun existe una importante brecha digital en varios de nuestros países en Latinoamérica. Desde lo fundamental, que es la posibilidad de conectarse a Internet a precios y con tecnología accesible, hasta una forma de separación que se relaciona con el uso y aprovechamiento de todo lo que se puede hacer con la tecnología, y la publicación de los contenidos propios y locales.

Este hecho, que es innegable y aun se mantiene de esta forma en una buena parte de la población, trasciende los números y las estadísticas. A veces, comprensiblemente, olvidamos que aun hay muchos de nuestros conciudadanos que aun no se pueden conectar, y aprovechar las ventajas que cada uno de nosotros puede obtener de esa conexión.

No todos los gobernantes, que son los que con frecuencia tienen alguna posibilidad de destinar fondos públicos a la promoción de estas actividades, tiene dentro de su agenda esta carencia como una prioridad. Hay estados que han llegado a equiparar el acceso al agua y la energía eléctrica con el acceso a Internet como un derecho de sus ciudadanos, y canalizan recursos hacia esa meta.

No se trata solamente de conectar a las personas, o a hacer posible que cuenten con equipos y posibilidades para entrar a Internet, sino también enseñarles cómo hacerlo con propósitos claros, productivos y rentables, para que tenga completo sentido.

Talleres, cursos, y acompañamientos

Afortunadamente, hay muchas iniciativas en varios países, con o sin acompañamiento de los gobiernos, que la sociedad civil, la academia y la empresa privada pueden realizar en este sentido. Algunos de estos proyectos tienen un grupo meta específico, como pueden ser los adultos mayores, los padres de familia, los niños, y las mujeres, entre otros, y pueden ser desarrollados con el apoyo de voluntarios.

Una de estas actividades ha sido propuesta por las asociaciones Conexión y SVNet, organizadores de la semana de eventos que se desarrollan todos los años en nuestro país como parte de la celebración del Día de Internet, alrededor del 17 de mayo.

Se ha invitado a las diversas universidades locales que ya son parte del grupo de entidades que colaboran durante la semana mencionada, a que, previamente a dicha celebración, se lleven a cabo talleres de inducción para audiencias no tradicionales, como las mencionadas arriba, para contribuir a esta difusión.

Entre los temas propuestos se encuentran: Bullying y Cyberbullying; Acompañamiento de padres a hijos en Internet; Encuentre a su hijo en Facebook; Internet sano. Se invitó a las universidades a designar entre sus estudiantes algunos voluntarios para recibir una capacitación impartida por Conexión, para que a su vez puedan replicar estos conocimientos y experiencias.

Para padres de familia

El proyecto de Conexión y SVNet busca que, con el apoyo y participación activa de las sedes que forman parte del Comité de Impulso para el Día de Internet en El Salvador, utilizando sus laboratorios de informática y algunos estudiantes en servicio social, se puedan impartir talleres prácticos sobre temas específicos a poblaciones que no son tradicionalmente atendidas por dichas sedes.

La meta es que cada institución participante sirva al menos tres talleres entre los meses de febrero, marzo, abril y la primera quincena de mayo, de forma que puedan ser reportados durante la semana de celebración del Día de Internet.

Los talleres han dado inicio, y el sábado 25 de marzo, por ejemplo, en la universidad Evangélica se llevó a cabo una de estas sesiones, dirigida a padres de familia. El mensaje principal es que, independientemente de si estos padres de familia tienen acceso o no a las tecnologías, y saben o no usarlas, es importante que también comprendan las ventajas, así como los riesgos, que sus hijos pueden experimentar en la red, sin tomar la actitud de oponerse a esta necesidad de sus hijos.

En este taller participaron unos 30 padres de familia, y esperamos que las sesiones continúen en ésta y las demás universidades que son parte del proyecto, atendiendo a más poblaciones no tradicionales, como un aporte a disminuir la brecha digital en el sentido del conocimiento y aprovechamiento.

 

Los retos de la web a sus 28 años

De la misma forma que un padre puede hablar de los logros y desafíos que tiene un hijo por delante, Tim Berners-Lee, el creador del concepto y herramienta que hizo popular Internet, la World Wide Web, o simplemente “la  web”, escribió un artículo sobre lo que considera los retos más relevantes de la web al llegar ésta a sus 28 años.

El documento, que se encuentra aquí, fue publicado por la organización Web Foundation el 12 de marzo, día en que se celebra un aniversario más de la propuesta original para desarrollar la herramienta que facilitó que el uso de Internet fuera accesible para una mayor cantidad de personas, sin mayor conocimiento científico o de ingeniería.

Colectivamente, conocemos muchas necesidades y aspectos que requieren atención, así como análisis y estudios que serían necesarios para tratar de resolver esos aspectos relacionados con la web e Internet, y que se interponen entre la tecnología y su uso más adecuado. Muchos de estos elementos aparecen en las discusiones que se desarrollan en los foros y eventos relacionados a la Gobernanza de Internet.

Para Berners-Lee, tratando de enfocarse, hay tres elementos importantes que le causan preocupación durante los últimos 12 meses, y que en su opinión están restringiendo a la web de brindar su máximo potencial hacia lograr una “web abierta que nos permita a todos compartir información, acceder oportunidades y colaborar a través de fronteras geográficas y culturales”.

Tres desafíos para la Web

1) Hemos perdido control de nuestra información personal

A cambio de una serie de servicios y prestaciones supuestamente gratis, damos parte de nuestra información personal a muchos que lo requieren, y esto hace que sean otros lo que comercializan con la información personal en forma agregada.

Según Berners-Lee, “la recopilación de información generalizada por parte de las empresas tiene otros impactos. A través de la colaboración -o coacción- con empresas, los gobiernos también observan cada vez más todos nuestros movimientos en línea, y con la aprobación de leyes extremas que atentan contra nuestros derechos a la privacidad.

En regímenes represivos, es fácil ver el daño que se puede causar – pueden arrestar a los blogueros o matarlos, y pueden monitorear a opositores políticos. Pero incluso en países donde creemos que los gobiernos tienen en mente el mejor interés de sus ciudadanos, esto simplemente va demasiado lejos todo el tiempo. Tiene un efecto negativo sobre la libertad de expresión y evita que se use la web como espacio para explorar asuntos importantes, como problemas delicados de salud, sexualidad o religión”.

2)  Es muy fácil difundir información errónea en la web

Las noticias e información falsa ha estado presente en la web desde sus orígenes. Algunas veces motivados por el afán de notoriedad, otras con algún propósito de influir en las personas, y algunas otras veces simplemente como una travesura. Pero cuando esta desinformación se hace con una expresa voluntad de engaño, los resultados pueden ser más perniciosos y desvirtuar el propósito de la web e Internet.

En opinión de Berners-Lee, “hoy en día, la mayoría de personas encuentra noticias e información en la web por medio de apenas unos cuantas redes sociales y motores de búsqueda. Estos sitios ganan más dinero cuando hacemos clic en los enlaces que nos muestran, y eligen qué mostrarnos basándose en algoritmos que adquieren ese conocimiento a partir de nuestra información personal, que extraen constantemente.

El resultado final es que esos sitios nos muestran contenido en el que creen que haremos clic, lo que significa que la información errónea, o ‘noticias falsas’, algo sorprendente, sobrecogedor o diseñado para apelar a nuestras preferencias, se puede esparcir como reguero de pólvora. Y a través del uso de ciencias de datos y ejércitos de bots, quienes tienen malas intenciones pueden engañar al sistema para difundir información errónea y obtener un beneficio económico o político”.

3)   La publicidad política en línea necesita transparencia y entendimiento

La política es, en general, la forma de ejercer el poder sobre un colectivo, normalmente un país o una región geográfica. Su importancia es grande, pues puede definir la diferencia entre un país que se desarrolla y busca el beneficio de todos sus habitantes, o una nación que favorece solamente a un grupo pequeño. La facilidad de uso de la web puede abonar en ambas direcciones.

Para Tim Berners-Lee, “la publicidad política en línea se ha convertido rápidamente en una industria sofisticada. El hecho de que la mayoría obtenga su información de apenas un puñado de plataformas y la creciente sofisticación de los algoritmos que sacan provecho de abundantes reservas de información personal, significa que ahora las campañas políticas están elaborando anuncios individuales dirigidos directamente a los usuarios.

Una fuente sugiere que durante el período electoral estadounidense de 2016, diariamente se presentaban hasta 50,000 variaciones de anuncios en Facebook, situación a la que es casi imposible dar seguimiento. Y hay sugerencias de que algunos anuncios políticos –en Estados Unidos y alrededor del mundo- se están usando de maneras poco éticas –para dirigir a los votantes a sitios de noticias falsas, por ejemplo, o para hacer que potenciales votantes se mantengan alejados de las urnas. La publicidad dirigida permite que una campaña comunique cosas completamente diferentes, posiblemente contradictorias, a diferentes grupos. ¿Es eso democrático?”

Cuidado con la información

Las preocupaciones del creador de la web, en esencia, se refieren a los usos de la materia prima de Internet, la información. En los meses recientes, le parece a Berners-Lee, que los efectos e impactos de la información personal que ingresamos en la web, la información errónea a la que somos expuestos y la información política que busca ganar nuestros votos, son los puntos focales sobre los que hay que tener cuidado.

Por supuesto hay más, pero en general la llamada de atención es hacia un mayor cuidado personal y colectivo sobre cómo recibimos y tratamos lo que colocamos en la web y lo que recibimos de ella.

El Índice de la Internet Inclusiva

Un reciente estudio realizado por Internet.org, la organización auspiciada por Facebook, presenta un índice compuesto por cuatro aspectos, que evalúa para el 2016, el nivel de inclusión que muestra Internet en 75 países. Nuestro país, El Salvador, se encuentra en la posición 40 de inclusión, de acuerdo a este indicador.

Una de las premisas que orientan el desarrollo de esta investigación se halla en su sitio web: “Para que las personas se beneficien de Internet, no sólo debe estar disponible y asequible. También debe ser relevante para sus vidas y deben tener las habilidades y la confianza para usarlo. Este índice evalúa hasta qué punto 75 países están logrando estos pilares de inclusión”.

Otras justificaciones y bases para el estudio son:

  • “No hay inclusión sin infraestructura. ¿Qué tan buenos son los países en cuanto a uso, calidad, infraestructura y electricidad?”
  • “Una Internet inclusiva debe ser asequible para todos. Vea cuáles son los países que ocupan los primeros puestos en el ranking de precios y el entorno competitivo”.
  • “Para que Internet aporte valor a la vida de las personas debe contener contenido relevante y en un lenguaje que puedan entender. Así es como los países se acumulan en relevancia”.
  • “La cultura y la política impactan en la Inclusión en Internet. Averigüe cómo clasifican los países en la alfabetización, igualdad de acceso para las mujeres y otras medidas de preparación”.

Los componentes del índice

El sitio web define los componentes del índice, así como los elementos que pueden ser considerados en cada uno de ellos.

Los países se clasifican en general y en cuatro categorías: Disponibilidad, Asequibilidad, Pertinencia y Preparación. Los puntos representan las puntuaciones transformadas (escala: 0-100 donde 100 = mejor).

  1. Disponibilidad: Esta categoría examina la calidad y amplitud de la infraestructura disponible necesaria para el acceso y los niveles de uso de Internet.
  2. Asequibilidad: Esta categoría examina el costo de acceso en relación con los ingresos y el nivel de competencia en el mercado de Internet.
  3. Pertinencia: Esta categoría examina la existencia y el alcance del contenido del idioma local y del contenido relevante.
  4. Preparación: Esta categoría examina la capacidad de acceso a Internet, incluyendo habilidades, aceptación cultural y políticas de apoyo.

Algunos de los hallazgos más relevantes del estudio son:

  • Hay más para la inclusión que la disponibilidad de Internet
  • Los países de ingresos medios superan a los ricos en algunas áreas de la inclusión
  • El contenido local es abundante en los países que no hablan inglés
  • Nepal, Tanzania y Senegal son los países de bajos ingresos con mejor desempeño para permitir la inclusión en Internet
  • Taiwán, España y el Reino Unido lideran el mundo para asegurar que las mujeres se puedan conectar a internet
  • Los puntos de intercambio de tráfico de Internet (IXP) pueden permitir el crecimiento del contenido local, pero no en forma aislada

El índice para El Salvador

Como en otros indicadores comparativos, mientras mayor sea el puntaje obtenido en cada categoría o componente, mejor posición se obtiene en el ranking ordenado.

Entonces, nuestro país, El Salvador, se ubica en esta versión 2016 del índice, en las siguientes posiciones:

General: Posición 40, puntaje 65.4

Disponibilidad: Posición 39, puntaje 55.5

Asequibilidad: Posición 31, puntaje 76.9

Pertinencia: Posición 35, puntaje 67.0

Preparación: Posición 56, puntaje 47.4

De un total de 75 países que fueron incluidos en esta edición, pareciera que las posiciones menores a la mitad son buenas noticias. Aunque eso no es así necesariamente, nuestro país sólo obtuvo una de esas posiciones, en Asequibilidad. Está claro que aún falta mucho por hacer.

En nuestros países se hace más evidente una de las conclusiones del mismo estudio, refiriéndose a Latinoamérica:

“Por supuesto, el desarrollo de la estrategia es sólo la mitad de la batalla. La implementación de las estrategias, aunque son bien pensadas, se retrasa demasiado en países en desarrollo, según varios expertos entrevistados para este estudio. Antonio García Zaballos, especialista principal en telecomunicaciones en el Banco Interamericano de Desarrollo, sostiene que “en América Latina, la implementación de los planes nacionales de TIC es demasiado a menudo una reflexión y acción tardías. Los gobiernos necesitan hacer más que elaborar planes nacionales de conectividad; también deben implementarlos”.