Oportunidades (casi) perdidas

Como seres individuales, en el transcurso de nuestra vida se nos presentan miles de situaciones que nos exigen tomar decisiones, y actuar según lo que, en ese momento, y bajo las circunstancias visibles, posibles, probables y visualizables, consideramos la mejor opción. Desde las muy triviales, como escoger entre dos postres durante una comida, hasta las más trascendentales, como seleccionar la carrera a estudiar, o si al menos estudiaremos o no.

En esta dinámica de toma de decisiones, nunca se puede saber si una vía fue mejor que la alternativa, pues no hay forma de regresar y deshacer lo andado, para probar la otra ruta. En ese sentido, no podemos asegurar que una decisión particular podría haber sido mejor. Lo más cercano que podemos hacer es ver los resultados de una decisión similar en un amigo, vecino o conocido.

Estas mismas ideas pueden aplicarse a países enteros, sectores dentro del mismo, o gobiernos nacionales. De aquí parte la lógica que usamos cuando comparamos, hacemos “benchmarking” o nos medimos dentro de indicadores mundiales sobre distintos parámetros, y revisamos lo que los países cuyo estado nos parece deseable han hecho en algunos temas.

Particularmente, desde hace años conocemos que la llamada Sociedad del conocimiento o de la información, con todo lo que esto puede suponer, ha logrado estimular y fomentar el desarrollo económico y social en los países en los que sus líderes políticos, sociales, económicos y tecnológicos han tomado ciertas decisiones estratégicas.

Hemos recibido los llamados

En los países como el nuestro, donde aun no prevalece una cultura digital, un acceso generalizado a las tecnologías de información y comunicaciones, y particularmente, a Internet, y por tanto todavía no somos parte del tinglado internacional que participa activa y sistemáticamente en el mercado mundial del desarrollo tecnológico, aun seguimos esperando a la toma de decisiones que nos permita hacer uso de esas oportunidades que otros tienen.

Lo lamentable es que la ausencia que registramos en ese concierto mundial de desarrollos y mercados tecnológicos de millones de dólares no ha sido por falta de conocimiento, o incluso, tampoco por falta de oportunidades, propias o externas, sino por la carencia de un compromiso serio, sostenible y definitivo.

Las razones por las que nuestro país no ha aprovechado las oportunidades que la dinámica de la sociedad del conocimiento y de la información les ha brindado a muchas otras naciones deben buscarse en los lugares habituales: intereses particulares, polarización, excesiva relevancia de las relaciones y actitudes políticas, falta de visión estratégica, valoraciones incorrectas, apuestas erradas, volatilidad de las autoridades, y más.

Algunas oportunidades declinadas

El Salvador, como otros países, ha recibido apoyos y llamados en el sentido de sumarse a estos esfuerzos, y no siempre los ha seguido con determinación, llegando incluso a anular valiosos esbozos de liderazgo a nivel internacional.

eLAC: Además de participar en varios de las reuniones y elaboración de documentos en esta agenda digital de Latinoamérica y el Caribe, El Salvador desempeñó incluso la presidencia de eLAC por unos años, sin sacarle mayor provecho.

Redes Avanzadas: Fundada en 2004, la Red Avanzada de Investigación, Ciencia y Educación Salvadoreña (RAICES) fue fundadora de RedCLARA, y recibió apoyos indirectos de la Unión Europea para fomentar la investigación científica en las universidades. En la actualidad, afortunadamente, se está retomando y relanzando este esfuerzo.

Infocentros: Uno de los proyectos más importantes y relevantes para el país, con logros clave, premiado y alabado en el extranjero, fue tirado por la borda debido a intrigas y acusaciones de origen político, y no fue suplido de ninguna forma.

Agenda digital nacional: Se ha trabajado por varios años, y en diferentes momentos de la historia, gracias al aporte de varias personas e instituciones, y aun no se asume como un proyecto nacional estratégico de largo plazo.

Gobierno electrónico: No ha faltado un buen planteamiento estratégico, desarrollado por el gobierno de turno, pero no llega a concretarse en la práctica, normalmente por falta de recursos destinados a este programa.

Innovación y emprendimientos: Existen propuestas aisladas, tanto del gobierno como del sector privado, para propiciar estas iniciativas, que son buenas y deben ser reconocidas, pero deben haber más y, sobre todo, trabajar bajo un concepto aglutinador como el ecosistema nacional de innovación.

Hemos desaprovechado muchas oportunidades de apoyos de países cooperantes, programas internacionales y otros espacios, para fortalecer a El Salvador en los temas de tecnología para el desarrollo y el posicionamiento de estas áreas como motor de la economía. Ojalá no siga ocurriendo, y podamos recuperar el tiempo y las oportunidades (casi) perdidas que hemos tenido.

 

El Informe Global de Internet para 2016

Internet Society ha publicado recientemente su Informe Global de Internet para 2016, y el tema principal al que dedica este reporte es la infracción de datos, la fuga de información y el robo o acceso no autorizado a archivos y bases de datos. Esta realidad, lamentablemente, está continuamente minando, con razón, la confianza en Internet de miles de usuarios, y es una fuente de incremento de los costos de cualquier empresa que se dedica al comercio electrónico. Se presenta acá un resumen del contenido de este Informe.

Según un dicho popular en el ambiente de la seguridad informática: “Existen dos tipos de empresas: las que han sido atacadas y comprometidas y las que aun no saben que lo han sido”. Es una forma humorística de reflejar una realidad que es cada vez más común, y que tiene serias implicaciones en varios niveles y en todos los ámbitos.

De acuerdo a la Oficina del Comisionado de Información (ICO) del Reino Unido, la definición de Infracción de datos es: “Una infracción a la seguridad que ocasiona la destrucción, pérdida, alteración, divulgación no autorizada o acceso de manera accidental o ilícita a datos personales transmitidos, almacenados o procesados de algún modo en relación con la prestación de un servicio público de comunicaciones electrónicas”.

Como parte de la introducción, el autor establece que “Con este informe, Internet Society busca incrementar el conocimiento sobre las infracciones de datos y sobre nuestra responsabilidad colectiva en lo que respecta a la protección del ecosistema de datos. Ofrecemos recomendaciones para reducir tanto la cantidad como los efectos de las infracciones de datos”.

El círculo de la seguridad

El informe presenta una serie de casos de estudio que, además de hacer evidente la magnitud del problema, respalda el análisis que se ofrece respecto a los costos directos e indirectos de estas acciones, la inconsciencia que existe en la mayoría de ocasiones y el daño a la confianza de los usuarios de Internet.

Por ejemplo, el reporte habla de los casos en que a Target le robaron los números de tarjetas de crédito de 40 millones de clientes y los ofrecieron a la venta en línea; a Ashley Madison le quitaron los registros de las aventuras personales de 37 millones de usuarios casados y los publicaron en línea; y a la Oficina de Gestión de Personal (OPM) de Estados Unidos le robaron los registros de 21.5 millones de ex empleados, empleados y posibles empleados.

Para comenzar a contrarrestar estos efectos negativos, el informe presenta cinco recomendaciones, que pueden ser representadas en conjunto en el “Círculo de la seguridad”:

  1. Colocar a los usuarios en el centro de las soluciones; e incluir tanto a usuarios como a organizaciones al evaluar los costos de las infracciones de datos.
  2. Aumentar la transparencia a través de la divulgación y la notificación de las infracciones de datos.
  3. La seguridad de los datos debe ser una prioridad. Deben ponerse a disposición mejores herramientas y enfoques. Cuando se trata de seguridad, las organizaciones deben ajustarse a normas basadas en las prácticas recomendadas.
  4. Las organizaciones deben ser responsables de sus infracciones. Se deben establecer de antemano reglas generales respecto a la asignación de obligaciones y reparaciones en caso de infracción de datos.
  5. Aumentar los incentivos a la inversión en seguridad catalizando un mercado para la evaluación confiable e independiente de las medidas de protección de los datos.
Fuente: Informe Global de Internet para 2016 – ISOC

Recomendaciones y principios

Es importante para todas las organizaciones y personas comprender que la seguridad informática es una responsabilidad y una tarea que debemos enfrentar y tomar en serio todos, ya sea con nuestra propia información y, con mayor razón, cuando estamos encargados de la información de otros. Los principios operativos en los que se fundamentan estas recomendaciones son dos:

Administración de los datos. Las organizaciones deben verse a sí mismas como custodias de los datos de sus usuarios, y protegerlos no sólo como una necesidad empresarial sino también en nombre de los propios individuos. Las organizaciones deben adoptar un enfoque ético para el manejo de los datos y comprender que pueden prosperar haciendo el bien: proteger a los usuarios debe ser una meta por mérito propio, que además protege a la organización.

Responsabilidad colectiva. En Internet, todos están conectados. Una infracción puede conducir a otra (en otras palabras, “su infracción podría ser la mía”). Las organizaciones tienen la responsabilidad de proteger los datos que están en su poder. También comparten la responsabilidad colectiva de proteger el ecosistema de datos como un todo con otros actores, incluidos proveedores, empleados, gobiernos, entre otros.

En resumen:

  • Los datos personales son preciosos y preciados. ¡Protéjanlos!
  • Recopilen únicamente los datos que sean absolutamente necesarios y cifren los que conserven.
  • Restrinjan el acceso a los datos a quienes necesitan conocerlos.
  • Señalen el nivel de seguridad que proporcionan.
  • Destruyan los datos cuando ya no se utilicen.
  • Sean más transparentes respecto a los incidentes de infracción de datos.
  • Estén alerta a las infracciones; prepárense, notifiquen y actúen de inmediato.

 

Día de Internet de las Cosas se celebra en El Salvador por primera vez

Cada vez más personas escuchan y se interesan sobre el término y conceptos detrás de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), y existen en el mundo numerosas iniciativas, proyectos, fondos y grupos de trabajo dedicados a este tema.

La razón es evidente: es fácil predecir que, gracias a una serie de eventos, desarrollos y tendencias, listadas a continuación, los conceptos asociados a la IoT serán cada vez más materializados y utilizados alrededor del mundo, pudiendo impulsar la economía mundial en una nueva oleada. Los factores que están propiciando este desarrollo son:

  • Conectividad ubicua: bajo costo, alta velocidad y mayor alcance
  • Adopción generalizada de las redes basadas en el protocolo IP (Internet Protocol)
  • La Ley de Moore: más poder computacional en un menor espacio
  • Avances en miniaturización
  • Avances en Analytics: más capacidad de procesamiento, almacenamiento y análisis de datos
  • Desarrollo de la computación en la nube

Por estas razones, desde el 2010, distintas organizaciones en varios países celebran el 9 de abril de cada año como el Día de Internet de las Cosas. “El “IoT day” es una invitación abierta a la comunidad de Internet de Cosas para participar en un evento, organizar un hackatón, o simplemente compartir una cerveza o un café con un amigo o compañero de trabajo enfocado en el IOT y sus implicaciones”.

El Consejo IoT

Entre las varias entidades creadas para dar seguimiento, apoyar y potenciar el desarrollo de Internet de las Cosas, se encuentra el Consejo IoT, en cuyo sitio web, además de anunciar el evento IoT Day alrededor del mundo, incluye otros elementos de utilidad:

“En 1999 Kevin Ashton, entonces en P & G, acuñó el término “Internet de las cosas”. Era un nuevo término, pero no una nueva operación. Se le conocía como computación omnipresente, ubicomp e inteligencia ambiental. El almacenamiento de la base de datos de los años 90 era demasiado caro. Es la Nube, operativa desde los años 2000, que permite IoT”.

“Edificios, automóviles, productos de consumo y personas se convierten en espacios de información. Estábamos entrando en una tierra donde el ambiente se convirtió en la interfaz, donde debemos aprender de nuevo cómo tener sentido. Hacer sentido es la capacidad de leer datos como datos y no ruidos. Sin embargo, este es el desafío que enfrentamos hoy”.

“Internet de las cosas es un nuevo comienzo. En nuestras actuales arquitecturas estamos acostumbrados a tratar con tres grupos de actores: ciudadanos / usuarios finales; Expertos de la industria / materia (PYME); y aquellos involucrados en asuntos de gobierno / asuntos legales. Todos ellos se caracterizan por ciertas cualidades. En nuestros modelos y arquitecturas actuales construimos a partir de y con estos actores como entidades en mente. El flujo de datos de IoT dará lugar a nuevas entidades que consisten en diferentes cualidades tomadas de los tres grupos anteriores disminuyendo el poder de las entidades tradicionales”.

El Salvador se suma a estas celebraciones

Por primera vez, nuestro país desarrolla un primer evento en la fecha establecida, para reunirse y conversar sobre Internet de las Cosas. Gracias al trabajo conjunto de Unified Inbox, Hackerspace San Salvador, Innbox, Asocación Fab Lab y El Monstruo, se lleva a cabo una serie de charlas. El aviso se encuentra en este sitio.

En este evento se presentó una introducción de lo que hace Unified Inbox como sus aplicaciones para teléfonos móviles que permiten controlar dispositivos hogareños, a cargo de Rosina Haberl. Después Lito Ibarra presentó las razones por las que Internet de las cosas se está desarrolando con más fuerza en la actualidad, así como dos visiones de IoT: Inteligencia distribuida e Industria en crecimiento.

Mario Gómez presentó algunas tecnologías básicas que se están utilizando en IoT en la actualidad, y las que están siendo probadas en distintos proyectos en el Hackerspace San Salvador y en otros lugares. Carlos Valladares presentó las actividades que se realizan desde la impresión digital, y el trabajo multidisciplinario que se viene realizando dentro del curso del Fab Academy, actualmente en proceso.

Finalmente, Yaser Pérez, de Monstruo Innovación, usando sus propias experiencias en la realización de propuestas y soluciones creativas que combinan hardware y software para sus clientes, presentó la evolución que han tenido en esta empresa salvadoreña. Se concluyó con dos demostraciones de proyectos en realización, y un diálogo entre los participantes.

Fotos cortesía de Moisés Larín

Una buena primera celebración del IoT Day en El Salvador, considerando que la fecha cayó en un domingo, y además previo a la Semana Santa.

 

Día de Internet 2017: Hagamos de Internet un instrumento para la paz

Como los ocho años anteriores, El Salvador celebrará de una gran forma el Día de Internet, en la semana que comprende la fecha designada, el 17 de mayo. Por novena ocasión consecutiva, varias organizaciones, universidades, gremiales, empresas de varios tamaños y personas se coordinarán y llevarán a cabo, de forma generosa y entusiasta, distintos eventos durante la semana que va del lunes 15 al sábado 20 de mayo.

Las organizaciones que coordinan todos los eventos son, desde el principio, las asociaciones Conexión al Desarrollo de El Salvador y SVNet, la administradora de nombres de dominio SV para nuestro país. A ellas les acompañan unas treinta instituciones y empresas que aportan recursos humanos y materiales, y más de una docena de patrocinadores, nacionales e internacionales, que apoyan también financieramente.

En 2017, aprovechando la celebración en El Salvador de los 25 años de la firma de los Acuerdos de paz, y la clara necesidad a nivel mundial de que ese estado de los pueblos se propague y comunique más, el lema para este año de estas celebraciones se refiere a la posibilidad que también presenta Internet de ser utilizada para acercar la paz a las personas, las comunidades y las naciones.

Al igual que otras muchas herramientas, Internet es suficientemente flexible y maleable para ser utilizada para muchísimos propósitos, y realmente está en las manos, mente y corazón de los usuarios la forma en que se le aprovecha. Es importante que, sobre todo los jóvenes, sepan que pueden potenciar sus virtudes y capacidades con la tecnología, si así lo desean.

Día de Internet en El Salvador

Gracias al apoyo e involucramiento de muchas personas, podemos hacer en nuestro país, año con año, difusión, talleres, charlas, conferencias, cursos, certámenes y varias actividades más en distintas partes del territorio nacional para promover el uso adecuado de la red de redes.

Si bien la ampliación de los niveles de conectividad y penetración de Internet favorece a los proveedores de enlaces y equipos, así como a los proveedores de contenido, también puede potenciar los pequeños y medianos negocios de los diseñadores de sitios web y aplicaciones, así como todos los servicios relacionados a esta tecnología.

Adicionalmente, al hacer posible que niños y jóvenes se expongan a los avances y posibilidades de la tecnología Internet, buscamos que más de ellos se entusiasmen y busque estudiar y tecnificarse en estas herramientas, y logren hacer una vida productiva ofreciendo sus servicios a nivel mundial.

No basta que los adolescentes y jóvenes se sientan cómodos en las redes sociales y en el desarrollo de tareas escolares usando los motores de búsqueda y otros sitios en la red. Es muy importante que sepan y aprendan a colocar su propia voz y obras en los lugares adecuados, aprovechando las posibilidades que nos brinda Internet. Hay un inmenso potencial para que se puedan ganar la vida de esta forma, cuando sean profesionales o se tecnifiquen para ello.

Un instrumento para la Paz

Podría parecer extraño que se piense que un elemento tecnológico pueda ser útil para buscar, promover y preservar la paz, pero la potencia y las posibilidades de comunicación de Internet hace posible que las ideas y las fuentes de inspiración y motivación que existen en el mundo, lleguen a muchas personas en las ciudades y comunidades que necesitan más la paz.

La paz colectiva da inicio por la suma y el contagio de los estados de paz individuales. De aquí que ser capaces de leer, escuchar y/o ver canciones, discursos, arengas y reflexiones de otras personas alrededor del mundo con mensajes concretos acerca de las actitudes y actividades que nos acercan a la paz personal puede ser un poderoso catalizador de ese estado en las personas.

En un plano más pragmático, Internet también puede servir para coordinar charlas y eventos presenciales que nos permiten entrar en contacto con otras personas, otras ideas y otras formas de ver la vida y las acciones que nos rodean.

Contar con acceso inmediato a amigos o familiares en los que confiamos, y sentimos alivio al escuchar sus palabras o simplemente entrar en contacto con ellos, puede también ser un aliciente para la permanencia de la paz en nuestro interior y, por extensión, a nuestro alrededor. De estas, y muchas más formas, podemos hacer de Internet un instrumento para la paz.