Algunos héroes no tan conocidos de Internet

Se han escrito y producido varios libros, algunas películas y bastantes documentales, además de un sinnúmero de artículos y entrevistas publicadas en periódicos y revistas, en papel y en línea, sobre las vidas, logros, conflictos y éxitos de algunas de las personas que, en el campo de la tecnología de la información y las comunicaciones, la informática y la conexión en red de computadores, han dado sus aportes que han transformado y mejorado nuestra forma de trabajar, vivir y comunicarnos.

Existen nombres de personas que, además de famosos, son en muchos casos multimillonarios con bastante poder e influencia en la actualidad que tuvieron entre sus méritos ver elementos que no todos veían igual, e incluso eran contrarios a algunos de los pensamientos conservadores y más tradicionales.

Algunos de ellos no sólo vieron las situaciones de forma distinta, sino también fueron lo suficientemente listos para desarrollar y empujar tecnologías hacia la masificación, logrando al mismo tiempo asegurarse niveles de ingresos importantes por la comercialización de sus creaciones, o las de colegas y amigos cercanos.

Este desarrollo de la historia y la difusión hecha a través de los medios masivos de comunicación ha logrado que la mayoría de personas sepamos de quiénes estamos hablando sin necesitar colocar acá los nombres en forma explícita. Por otro lado, hay un buen número de científicos e ingenieros que hicieron posible la tecnología que sustenta Internet, y que sin embargo son prácticamente desconocidos por una importante cantidad de usuarios de la red.

Los héroes desconocidos

Hay muchas personas que son parte de este grupo. Hemos tenido la fortuna de conocer a algunos en forma personal, y son incluidos acá, como una muestra de esas personalidades que regalaron esta tecnología a la humanidad. Ninguno registró su propiedad intelectual con el objetivo de cobrar regalías por su uso y por eso no tienen la riqueza material y la fama que otros disfrutan.

En una nota personal, he tenido el honor y privilegio de conocerlos y en algunos casos, trabajar con ellos, confirmando por qué estos ingenieros, matemáticos y físicos forman parte de la lista de héroes a los que debemos buena parte de las facilidades que disfrutamos en la actualidad, en el área de la tecnología de redes y telecomunicaciones, manifestada en Internet.

Jon Postel

Foto del autor

Jonathan Bruce Postel (6 de agosto de 1943 – 16 de octubre de 1998) fue un científico informático estadounidense que hizo muchas contribuciones significativas al desarrollo de Internet, particularmente con respecto a los estándares. Es conocido principalmente por ser el editor de la serie de documentos Solicitud de comentarios (RFC), por el Protocolo simple de transferencia de correo (SMTP) y por la administración de la Autoridad de números asignados de Internet (IANA) hasta su fallecimiento. En su vida fue conocido como el “dios de Internet” por su amplia influencia en el medio. El Premio Postel de Internet Society se nombra en su honor, al igual que el Centro Postel en el Instituto de Ciencias de la Información de la Universidad del Sur de California.

Vint Cerf

Foto del autor

Vinton Gray Cerf (nacido el 23 de junio de 1943) es un pionero de Internet en Estados Unidos, reconocido como uno de “los padres de Internet”, compartiendo este título con el co-inventor de TCP / IP Bob Kahn. Sus contribuciones han sido reconocidas y elogiadas, repetidas veces, con títulos honorarios y premios que incluyen la Medalla Nacional de Tecnología, el Premio Turing, la Medalla Presidencial de la Libertad, el Premio Marconi y la membresía en el National Academia de Ingeniería. En los primeros días, Cerf era gerente de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de los Estados Unidos (DARPA, por sus siglas en inglés) que financiaba varios grupos para desarrollar la tecnología TCP / IP.

Steve Crocker

Foto del autor

Stephen D. Crocker (nacido el 15 de octubre de 1944, en Pasadena, California) es el inventor de la serie Request for Comments, autor del primer RFC y muchos más. Recibió su licenciatura (1968) y su doctorado (1977) en la Universidad de California, Los Ángeles. Fue presidente de la junta directiva de la Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados, ICANN. Ha trabajado en la comunidad de Internet desde sus inicios. Como estudiante graduado de la UCLA en la década de 1960, formó parte del equipo que desarrolló los protocolos para ARPANET, que fueron la base para la Internet de hoy en día. Por este trabajo, Crocker recibió el premio IEEE Internet Award 2002.

Leonard Kleinrock

Foto del autor

Leonard Kleinrock (nacido el 13 de junio de 1934) es un informático estadounidense. Profesor de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas Henry Samueli de la UCLA, hizo varias contribuciones importantes al campo de las redes informáticas, en particular a los fundamentos teóricos de las redes informáticas. Jugó un papel influyente en el desarrollo de ARPANET, el precursor de Internet, en UCLA.

Paul Mockapetris

Foto del autor

Paul V. Mockapetris (nacido en 1948 en Boston, Massachusetts, EE. UU.) Es un científico informático y pionero de Internet estadounidense que, junto con Jon Postel, inventó el Sistema de nombres de dominio de Internet (DNS).

Louis Pouzin

Foto del autor

Louis Pouzin (nacido en 1931 en Chantenay-Saint-Imbert, Nièvre, Francia) inventó el datagrama y diseñó una red de comunicaciones por paquetes llamada CYCLADES. Su trabajo influyó en Robert Kahn, Vinton Cerf y otros en el desarrollo de los protocolos TCP / IP utilizados por Internet. Su trabajo permitió la ejecución de comandos contenidos dentro de una carpeta y puede considerarse el antecesor de la interfaz de línea de comandos y los “scripts” de “shell”.

 

Internet es el espejo de la humanidad

Se ha dicho de Internet que es la mayor biblioteca desordenada del mundo; el más veloz y eficiente medio masivo de comunicación; la herramienta más poderosa para hacer comercio y negocios; el aula más extensa y diversa para el aprendizaje; la esencia de la libertad de expresión; una de las naciones más grande del planeta; la vitrina y el escenario con más audiencia; y muchas otras referencias más.

La mayoría de estos apelativos hacen alusión a algunos de los beneficios y resultados positivos que podemos obtener a partir de esa conexión con la que la mitad de la población mundial cuenta en la actualidad. De hecho, una buena parte de los proyectos de desarrollo a nivel mundial esperan que se pueda conectar a Internet al resto de la población mundial.

Por otro lado, también se habla mucho de los peligros, riesgos y efectos negativos que pueden afectarnos al hacer uso de la red. Si bien a veces estos efectos nocivos se producen por inexperiencia de los usuarios, también es verdad que hay algunas acciones que deliberadamente son planeadas, preparadas y ejecutadas por personas con malas intenciones.

Debido a estas experiencias negativas y dañinas, reales o percibidas, y que con frecuencia resultan en la pérdida de cientos de miles de dólares, tanto para empresas como para individuos, existen voces que alertan, se quejan y tratan de reducir el alcance y las posibilidades del uso de las redes conectadas a Internet, de muy diversas maneras, algunas explícitas y otras menos claras.

Vemos nuestro propio reflejo

Como en otras situaciones en los que los ciudadanos de un país se quejan del estado de sus indicadores de delincuencia, seguridad, salud, educación, y otras condiciones de la convivencia en las sociedades y comunidades, es importante pensar que lo que sucede en Internet, lo bueno y lo malo, es un reflejo del estado, la salud mental, la bondad y la solidaridad de la humanidad.

Así como se recomienda “no matar al mensajero”, intentando hacer caer en la cuenta al receptor de malas noticias que el que las entrega no es el culpable de las mismas, del mismo modo podemos decir que “no debemos condenar a Internet por ser el portador de algunas calamidades y malas acciones”.

Por supuesto, al analizar algunas de estas malas acciones que se dan en Internet y que han logrado incluso tener nombres propios, como los ciberfraudes, el phishing, el sexting, el grooming, la ingeniería social, malware, virus, botnet, ataques de negación de servicio, y otros, que buscan intencionalmente causar daño, entorpecer o incluso destruir algo, la reacción natural es ver al medio, Internet, como el causante del daño.

Sin embargo, la comunicación veloz y eficiente de Internet es solamente el vehículo para que personas u organizaciones con intenciones ilícitas, inmorales o anti éticas lleven a cabo sus crímenes, engaños o perjuicios contra otras personas u organizaciones, en forma dirigida o de manera casual.

La protección está en la cultura digital

Dado que no podemos ni debemos privarnos de las ventajas tan grandes que significa estar conectados y usar provechosamente la red, y aunque también es necesario y recomendable tomar medidas de protección tecnológicas, como los cortafuegos, detectores de intrusos, antivirus y anti malware, etc., es clave que las personas estemos alertas.

Al igual que en la vida real no vamos solos a ciertas horas a ciertos lugares, o no caminamos en calles desconocidas luciendo joyas u otros artículos atractivos, así debemos tomar precauciones al navegar en Internet o al utilizar los dispositivos móviles, circular en las redes sociales o intercambiar o publicar información.

Esto es parte de lo que se debe enseñar cuando se capacita sobre el uso y familiaridad con los paquetes de software y las aplicaciones que nos conectan con el mundo. La importante diferencia es que, a diferencia de la vida real, el alcance y variedad de riesgos es relativamente limitado por la geografía. En Internet estamos literalmente en comunicación con todo el mundo, y eso es un cambio relevante.

Entonces, recordemos que las quejas que probablemente vemos (o expresamos) en redes sociales y las oleadas de difamación y condena mediática que vemos todos los días, algunas cargadas con sentimientos muy negativos, son el reflejo de nuestra forma de ser. No es Internet, como medio, el que las propicia. Somos los humanos los que necesitamos revisar qué estamos haciendo mal.