Las Computadoras: las seis primeras programadoras de la historia

Durante el Congreso Internacional del Día de Internet recién pasado, tuvimos la oportunidad de proyectar, por primera vez en el mundo con subtítulos en español, un documental de 20 minutos titulado “Las Computadoras”, realizado por Kathy Kleinman, profesional de la computación, junto con otros profesionales de la producción de vídeos, y subtitulado al castellano por quien escribe, gracias a un acuerdo directo con la realizadora e investigadora principal.

Entre los detalles que el documental descubre está la razón por la que estas máquinas son llamadas “computadoras”: Las cerca de 100 mujeres graduadas en matemáticas contratadas por el gobierno de Estados Unidos en 1945, realizaban la computación de trayectorias balísticas. Por ello, estas mujeres eran llamadas “computadoras”, y cuando se seleccionaron a seis de ellas para programar la ENIAC (Electronic Numerical Integrator And Computer -Computador e Integrador Numérico Electrónico-), el nombre las acompañó.

El sitio web de este proyecto, que abarca información sobre otras actividades, se encuentra en www.eniacprogrammers.org, y ahí se puede conocer que “La fundadora del Proyecto Programadoras de ENIAC, Kathy Kleiman, se asoció con los galardonados productores de documentales Jon Palfreman y Kate McMahon para contar esta increíble historia”.

Continua la descripción del corto documental: “Con imágenes de Movietone de la década de 1940 y entrevistas nunca vistas con las programadoras de ENIAC, esta historia inspiradora hará que las estudiantes crean que las carreras de programación se encuentran dentro de su alcance, y los adultos lo estimulen. Esta es una historia perdida durante casi 70 años acerca de la fundación de tecnologías sin las que no podemos vivir en la actualidad, por seis jóvenes mujeres increíbles que todos deberían conocer”.

Resumen de la historia

En 1946, seis mujeres jóvenes y brillantes programaron la primera computadora totalmente electrónica programable, el ENIAC, un proyecto administrado por el ejército de los Estados Unidos, en Filadelfia como parte de un proyecto secreto de la Segunda Guerra Mundial.

Aprendieron a programar sin lenguajes de programación o herramientas (porque no existía ninguno), sólo diagramas lógicos. Cuando terminaron, ENIAC ejecutó una trayectoria balística, una ecuación de cálculo diferencial en solamente unos cuantos segundos. Sin embargo, cuando el ENIAC se dio a conocer a la prensa y al público en 1946, las mujeres nunca fueron presentadas; ellas fueron olvidadas y permanecieron invisibles.

Las “seis” del ENIAC

En este espacio habíamos escrito antes sobre las primeras mujeres TIC en la historia, y habíamos detallado los nombres de estas heroínas tecnológicas: Las seis mujeres del ENIAC desarrollaron software y abrieron el camino a programación. Ellas son Betty Jean Jennings (1924 – 2011), Marlyn Wescoff (1922 – 2008), Ruth Lichterman (1924 – 1986), Betty Snyder (1917 – 2001), Frances Bilas (1922 – 2012), y Kathleen “Kay” McNulty (1921 – 2006).

El documental con subtítulos en español

Rescatada por medio de este documental, es importante dar a conocer esta inspiradora historia sobre las seis mujeres que, sin saberlo en ese momento, establecerían un ejemplo de tenacidad, persistencia, humildad y capacidad intelectual para las generaciones venideras, en las que no siempre las mujeres son reconocidas y apreciadas en todo su potencial, sobre todo en profesiones y disciplinas vinculadas a la tecnología.

Por decisión de sus productores, el documental tiene condiciones para ser distribuido y mostrado, en algunos casos con precios casi simbólicos, siendo estos fondos para apoyar el mismo proyecto de rescate histórico. Por lo mismo, la proyección del vídeo debe ser realizada en ciertas condiciones, y no puede ser transmitido por Internet, ni copiado ni filmado mientras se muestra.

Al contar con la versión subtitulada, es posible proyectarla en universidades salvadoreñas y de habla hispana, libre de costo, invitando a jóvenes de bachillerato y universitarias, y sosteniendo un diálogo con ellas después de mostrar el vídeo, reflexionando sobre sus posibilidades reales y animándolas a perseguir sus vocaciones y aptitudes.

Los ciudadanos digitales salvadoreños celebramos el Día de Internet por décima ocasión

Del 12 al 18 de mayo de 2018 tuvimos la oportunidad de celebrar, por décima ocasión consecutiva, el Día de Internet en El Salvador. La fecha que a nivel internacional es asignada a este evento es el 17 de mayo de cada año, pero en el país hemos encontrado y desarrollado tal apoyo e interés en el concepto que venimos desarrollando que necesitamos mucho más que un día para abarcar a los entusiastas miembros del Comité de Impulso.

Entre los miembros del comité de impulso, este año contamos con el apoyo de 15 universidades salvadoreñas, en las que se desarrollaron eventos todos los días, de acuerdo a programas preparados en conjunto con otras empresas, gremiales y organizaciones de apoyo, que generosamente brindaron dichas conferencias.

Las universidades participantes fueron este año, las siguientes: UNIVO, UPES, USAM, UFG, UPED, UDB, UNAB, UEES, UNICAES, UJMD, UGB, ITCA-FEPADE, ULS, USO y UTEC, en las que sus estudiantes tuvieron la oportunidad de escuchar y dialogar con experimentados ponentes y profesionales de la tecnología en nuestro país, al mismo tiempo que disfrutaron demostraciones, rifas de promocionales, y en algunos casos refrigerios y otras sorpresas.

Organizadores, patrocinadores y comité de impulso

Desde 2009, las asociaciones Conexión y SVNet, ambas entidades privadas sin fines de lucro, han venido organizando y liderando los esfuerzos de coordinación, habiendo desarrollado en estos diez años muchas experiencia valiosa, que permite ir mejorando año con año, e introduciendo variantes y nuevas actividades en la semana de jornadas por el Día de Internet.

Algunos vienen de otros años, y otros se integran por primera vez, pero todos nuestros patrocinadores reconocen el valor de estas actividades, y además del legítimo interés comercial y/o social de sus organizaciones y empresas, mantienen la confianza en las organizaciones que coordinan las actividades, y crean conexiones entre los receptores de charlas, la mayoría universidades, y los que las proveen, empresas, gremiales, asociaciones y otras.

Agradecimientos especiales van al equipo de trabajo, personal de Conexión y SVNet, que además de planear los eventos en conjunto con las organizaciones de apoyo, acuden a los medios de comunicación, crean los diseños y línea de arte de cada año, preparan y adquieren los artes para el congreso, LAN party, afiches, tarjetas, redes sociales, sitio web, backings y banners, atienden a los asistentes al congreso internacional y a la LAN party, coordinan con los ponentes internacionales y nacionales, preparan las rifas y premios que se darán, y mantienen el entusiasmo durante toda la semana.

Novedades de este año

Además de una nutrida participación, este año creamos el certamen Proyectos DIES (Día de Internet en El Salvador), que fue abierto a todas las universidades del comité de impulso, para que por medio de sus estudiantes, participaran en certámenes internos, y luego en uno nacional, para identificar a tres propuestas de proyectos destacadas con el tema general de ciudadanía digital.

Las universidades participantes fueron: UFG, UNICAES, USAM, ITCA-FEPADE y UGB, totalizando nueve proyectos que fueron presentados a los jurados seleccionados para este fin. Los proyectos destacados, sin ningún orden, fueron Kibosh de la UFG, Restaurantes de la UNICAES y Chissweb de la USAM. Los grupos de jóvenes de los proyectos destacados recibieron premios para el grupo y en forma individual.

Fotos cortesía de Conexión

Adicionalmente, se buscó dinamizar un poco más el congreso internacional, y se tuvieron dos videoconferencias, tres participaciones breves de presentación de resultados (encuesta ciudadanía digital, evento Hackfest 17 y Proyectos DIES 2018), dos paneles (el rol de las TIC en la prevención de la violencia y Mujeres en tecnología, con el estreno mundial del documental “Las Computadoras” con subtítulos en español).

En breve: una espectacular celebración de diez años de el Día de Internet en El Salvador. ¡Gracias y felicitaciones!

 

 

Un Fab Lab en El Salvador abre sus puertas

Nuestro país, El Salvador, no siempre está entre los primeros que realizan y concretan algún desarrollo tecnológico relevante. Seguramente no es la única nación que, por las razones que sean, no alcanza a asignar una alta prioridad a estos temas. A veces, con suerte, nos convertimos en seguidores, y eso, aunque no es la solución a nuestros problemas, definitivamente puede ayudar.

Para lograr que cualquier nueva tecnología florezca y eventualmente se desarrolle con su propia idiosincrasia salvadoreña, es importante y necesario que haya una o unas pocas personas que sean persistentes, pacientes, optimistas y entusiastas, y con sueños focalizados y bien definidos, para buscar apoyos voluntarios en varios sectores.

Aunque los recursos sean escasos, difíciles de obtener y diluidos, si las ideas y propuestas son buenas, pero además cuentan con promotores decididos, que consideran una misión personal dar a conocer, fomentar y propiciar el conocimiento, instalación y difusión de las nuevas tecnologías, filosofías y movimientos basados en tecnología, seguramente los resultados pueden obtenerse.

Laboratorios de Fabricación Digital

La instalación de laboratorios de Fabricación Digital son un ejemplo reciente de este tipo de tecnologías y movimientos que es importante desarrollar y acompañar en países como el nuestro, pues suponen la apertura de una serie de oportunidades y posibilidades para jóvenes de todas las edades para involucrarse y conocer tecnologías que en corto plazo seguirán siendo relevantes en el mundo.

La fabricación digital ha venido creciendo en importancia y desarrollo tecnológico en los años recientes, con el surgimiento de los llamados impresores 3D, la gran variedad de materiales, tamaños y campos dónde la manufactura aditiva ha probado ser un gran apoyo, además de los miles de practicantes en el mundo, desde la academia hasta la industria, llegando a los usuarios finales.

Foto cortesía de Kako Valladares

Desde hace unos pocos años, y propiciado por el entusiasmo de un pequeño, pero creciente, número de personas, inicialmente motivados por Carlos Kako Valladares, en El Salvador se ha venido conociendo cada vez más detalles y ejecuciones concretas de estas ideas y propuestas. Así, pronto surgió la Asociación Fab Lab de El Salvador, una organización sin fines de lucro para impulsar este movimiento, y pronto también han ido apareciendo empresas e iniciativas como Spe3Dy Industries y otras.

El Fab Lab de la Escuela Americana

Con el apoyo, trabajo y la visión de muchas personas, ha entrado en operación recientemente el Fab Lab de la Escuela Americana de El Salvador, y se halla impartiendo cursos y talleres a sus alumnos y a personas externas, combinando las habilidades, destrezas y conocimientos de varios instructores y empresas acompañantes.

Del mismo modo que otros laboratorios de fabricación digital que, sin duda, pronto integrarán la comunidad “maker” salvadoreña, y otros lugares que también ya cuentan con algunos de los equipos y facilidades para prestar estos servicios, estas instalaciones, los talleres y cursos que se imparten en estos lugares, contribuyen en forma relevante a la formación de personas que pueden, a su vez, sumarse al trabajo de producción e incorporación de tecnologías.

Foto cortesía de Kako Valladares

Estos eventos y concreciones van sumando, y gracias a visionarios y personas que saben escuchar y valorar buenas ideas, aunque no sean propias, poco a poco se desarrolla un ecosistema de innovación, aprovechamiento de tecnologías y maduración de personalidades institucionales propias que aportan su creatividad, ingenio y experiencia, para que más jóvenes encuentren vocaciones que se alejan de lo tradicional, pero se ubican mejor en el mercado competitivo mundial.

Felicitaciones a todos los involucrados en concebir, aceptar, patrocinar, promover y mantener operativo y funcional el laboratorio de fabricación digital de la Escuela Americana en El Salvador.