Diálogo sobre desarrollo del país vía la tecnología no es igual a apoyo

En época de campaña electoral presidencial, todas las entidades que tienen alguna posición o visión sobre los temas que deben ser atendidos por el gobierno que llegue a resultar electo, tratan de expresar, no sólo sus ideas, sino también en muchos casos, alguna forma de plan u orientación estratégica, como sugerencia para que los candidatos las consideren en sus planes.

Es normal que las gremiales empresariales y profesionales, así como otras organizaciones de la sociedad civil, compartan e intercambien opiniones y posiciones respecto a los problemas de un país, y las posibles alternativas de tratamiento de dichos retos. Estas organizaciones suele mostrar y trabajar en algunas áreas de especialización, temas de impacto social y/o sectores de la economía, que les faculta de alguna forma para brindar soluciones y vías de trabajo.

También es esperable que las propuestas que los candidatos hacen, por medio de sus equipos de trabajo, sean socializadas con la mayor cantidad de personas, empresas, universidades, organizaciones y demás grupos pensantes de la sociedad, y que haya apertura para asimilar, y si es factible, desde varias perspectivas, se incluyan estas propuestas en los planes de trabajo de los futuros gobiernos.

Los objetivos estratégicos y trascendentales de CasaTIC

Sin embargo, un intercambio abierto, franco y cándido sobre opiniones de cómo lograr lo mejor para el país, según las experiencias y perspectivas de cada grupo o persona, no significa en absoluto que la fórmula de candidatos presidenciales del grupo político con la que se realiza tal discusión, diálogo o intercambio de opiniones, esté recibiendo el apoyo de la organización y/o las personas que son parte de este coloquio.

La Cámara Salvadoreña de Tecnologías de Información (CasaTIC), fundada en 2010 por un grupo de empresarios visionarios salvadoreños, ha ido paulatinamente, y a base de mucho trabajo de sus miembros, personal ejecutivo y junta directiva, ganando una excelente reputación ante propios y extraños, entidades privadas y públicas, academia, organizaciones de la sociedad civil y cooperantes internacionales.

Parte de esta buena imagen ha sido lograda por la manifiesta y clara determinación de los miembros de CasaTIC por trabajar por un mejor país, en el amplio sentido de la palabra, yendo mucho más allá de los intereses particulares del sector de las TIC o de las empresas e instituciones miembros de CasaTIC. Se ha demostrado más allá de toda duda el interés genuino de esta gremial por un desarrollo de nación, promoviendo a la tecnología como un motor de desarrollo y progreso.

Del intercambio al apoyo hay una enorme distancia

Por estas razones, es inaceptable, irrespetuoso y muy poco profesional que, en la cobertura de una reciente reunión para intercambiar opiniones entre la gremial CasaTIC y una de las candidatas de las fórmulas presidenciales, un medio de comunicaciones nacional escrito haya tipificado y establecido, sin ninguna base real y material, que esta Asociación gremial, por medio de sus fundadores, hayan decidido “apoyar a la fórmula presidencial”.

De acuerdo a los estatutos actuales, vigentes y registrados de CasaTIC, se trata de “una entidad apolítica, no lucrativa ni religiosa”, y todos sus miembros, fundadores y activos, así como sus funcionarios y colaboradores, al margen de sus opciones personales, se rigen por esta posición.

Como uno de los fundadores de la Cámara Salvadoreña de Tecnologías de Información y Comunicaciones, y muy seguramente, con el aval de muchos de sus fundadores y miembros activos, nos parece importante aclarar esta distinción clave entre una conversación con cualquiera y todas las fórmulas de candidatos, y la tipificación de dicha actividad como la manifestación de un apoyo a dicha propuesta.

Enfáticamente, CasaTIC no ha expresado, ni manifestará, en ningún momento, algún apoyo a ninguna de las fórmulas presidenciales en contienda electoral actualmente.

 

Deployatón: una maratón de despliegue de IPv6

Un proceso natural de la creatividad humana innata es la fertilización cruzada de unas ideas exitosas con otras necesidades, percibidas en diferentes áreas. Para el caso, hace unos años se crearon las hackatones, literalmente maratones de hackers, para exponer a los programadores, desarrolladores y diseñadores, aquí englobados en el término “hackers”, a una jornada intensa de trabajo, innovación, creatividad y labor en equipo, haciendo la analogía con la maratón.

De hecho, nuestra lengua nos ha permitido crear otros términos, como “teletón” o “radiotón” para referirnos a esas jornadas intensas y continuas de transmisión por televisión o radio, respectivamente, con determinados fines. Que sepamos, aun no se ha dado un “podcastón”, “facebooktón”, o “Internet-tón”, y quién sabe si se llegue a dar, por la naturaleza del medio de comunicación, pero todo es posible.

Lo que sí hemos tenido oportunidad de observar, en el marco de la reunión 29 de AfriNIC, el Registro Regional de Direcciones IP para África, es una Deployatón (escrito en inglés como Deployathon), que podría traducirse como un “Desplieguetón”, perdiendo mucho del atractivo mercadológico del nombre.

¿Qué es una Deployatón?

Desde hace mucho tiempo está claro para la comunidad técnica que opera Internet en el mundo que debe realizarse la transición de la versión 4 a la versión 6 del protocolo de direcciones en Internet conocido como IP. Es decir, es importante desde hace varios años que para que podamos seguir conectando a más personas, dispositivos, computadoras, cosas, teléfonos y lo que se nos ocurra a Internet, debemos contar con suficientes direcciones únicas en Internet. Esto es parte de lo que resuelve IPv6.

Sin embargo, por diferentes razones, no todos los proveedores de conectividad, ni todos los países o regiones del mundo se están moviendo al mismo ritmo en este cambio. Se alegan muchas razones, pero eventualmente, a ese cambio debemos orientarnos.

Como hemos indicado en el título, y adelantado en los párrafos precedentes, se trata de una jornada intensa y continua para lograr el despliegue del protocolo de direcciones IPv6, sustituyendo el IPv4 en los enrutadores, servidores y demás equipos que intervienen en la comunicación de paquetes que se realiza en Internet.

Las personas y organizaciones que están comprometidos con iniciar el despliegue de IPv6 en sus redes deben pre-registrarse, y comprometerse a llevar los accesos, contraseñas, y autorizaciones necesarias de sus jefes y otros gerentes en su institución, para hacer lo necesario para acceder, configurar e implementar alguna parte de la red IPv6, en forma remota.

Con el apoyo de los ingenieros de AfriNIC, en este caso, durante dos días de trabajo formal y dedicado, realizan los cambios en la red necesarios, y finalmente logran desplegar IPv6 en sus redes, resolviendo sus dudas y reduciendo sus posibles temores al trabajar en equipo. Este ejercicio ha probado ser efectivo en las cuatro versiones del mismo que se han tenido hasta el momento en África, logrando que entre 4 y 5 organizaciones en cada Deployatón realicen una experiencia real de transición a IPv6.

Vale la pena considerar replicar esta experiencia en otras regiones, particularmente en los próximos eventos de LACNIC, para nuestra región de Latinoamérica y el Caribe. De esta forma estaremos contribuyendo a incrementar el necesario despliegue de IPv6 en nuestros países.