Los 50 mitos de Internet más comunes (I)

Debido a la relativa “juventud” de Internet, existen, y continúan surgiendo, muchos mitos y creencias en torno a cómo opera y, sobre todo, qué es posible y qué no lo es, cuando contemplamos acciones, buenas y no tan buenas, y sus posibles consecuencias, riesgos y penalizaciones, si es que las hay.

Como parte de las novedades en el Foro de Gobernanza de Internet, cuya reciente edición 14, celebrada en Berlín en noviembre de 2019, fue lanzada una publicación titulada “Busted! The truth about the 50 most common Internet myths”, que se encuentra en version en línea y descargable en su propio sitio web, en inglés y alemán.

En forma resumida, iremos presentando algunos de estos mitos y su realidad, de acuerdo a analistas internacionales, según aparecen documentados en esta publicación. Están clasificados en cinco áreas: 1. Derechos y reglamentos; 2. Seguridad (en ambas acepciones en español, equivalentes a “Security” y “Safety”, en inglés); 3. Inclusión e Integración; 4. Infraestructura e Innovación; 5. Datos y Disrupción.

Un mito de cada área

1. Derechos y reglamentos

Mito: “Lo que la gente hace en Internet no puede ser regulado”

Realidad: El comportamiento en Internet está sujeto a regulaciones, al igual que cualquier otro tipo de conducta. A pesar de que el anonimato, el carácter transfronterizo de contratos y crímenes, la velocidad de comunicación y la destreza técnica de los criminales dificultan la aplicación efectiva de la ley, esto no altera el hecho de que estamos sujetos a leyes nacionales e internacionales.

2. Seguridad

Mito: “Una ciberguerra está muy próxima”

Realidad: Si bien se advierte sobre posibles ciberataques estratégicos que pudieran inhabilitar toda una red eléctrica y alterar toda una economía industrial muy automatizada y dependiente de equipos y redes, no se gana mucho en el plano político, a menos que se dé en el contexto de una guerra física tradicional, con efectos permanentes.

3. Inclusión e Integración

Mito: “Internet es una herramienta de emancipación que terminará con toda la discriminación”

Realidad: Internet no es una plataforma neutral de empoderamiento global. Las TIC son un reflejo de las estructuras de poder y dominación social. Si se dejan desatendidos, los grupos vulnerables serán marginados también en la red, y las prácticas discriminadoras serán digitalizadas y exacerbadas.

4. Infraestructura e Innovación

Mito: “El ciberespacio es algo totalmente disociado del mundo real”

Realidad: El ciberespacio no es un espacio único, sino un conjunto de ciberterritorios superpuestos, en conflicto y cambiantes. La división entre el ciberespacio y el mundo real está volviéndose menos tangible a medida la tecnología se hace más omnipresente. Las nuevas generaciones, sobre todo, hacen cada vez menos una distinción.

5. Datos y Disrupción

Mito: “Los algoritmos son siempre neutrales”

Realidad: Los algoritmos son diseñados por seres humanos o, si las máquinas poseen capacidades de auto aprendizaje, desarrollan su lógica en base a procesos diseñados y controlados por seres humanos. No son objetivos ni neutrales, sino el resultado de la deliberación y las luchas de poder humanas.

El reto de la Democracia Digital

Durante el año pasado, la organización Democracia Digital, de Perú, lanzó el libro “El reto de la Democracia Digital – Hacia una ciudadanía interconectada”, escrito por su directora, la peruana Elaine Ford. Con esta publicación, se busca compartir y hacer ver al lector acerca de la interacción entre las tecnologías digitales facilitadas por Internet y la construcción de la democracia en la forma de gobernar nuestros pueblos.

El documento está estructurado en cuatro capítulos: 1- Definiciones de Democracia Digital, 2- Ciudadanía digital – empoderamiento y cambio en la era digital, 3- La política en tiempos digitales, 4- Gobernanza de Internet y los derechos humanos en línea. Se puede revisar en el sitio de Democracia Digital y se puede descargar en formato PDF.

De la introducción: “Este libro pretende ser un aporte a la deliberación sobre la Democracia Digital y una contribución con casos e información consolidada sobre los pasos que ya se han dado para encarrilar los procesos de digitalización en el Perú y el mundo, en las diversas esferas: ciudadanía, política, gestión pública y marco internacional de la gobernanza de Internet y los derechos humanos online”.

Diversas experiencias

Algunos de los temas abordados giran en torno a algunas áreas y experiencias que se pueden ver potenciadas o limitadas al ejercer la democracia en una nación, utilizando las herramientas de Internet, Web 2.0 y las redes sociales, entre otras. Estas actividades comprenden, al menos:

  • Participación ciudadana
  • Libertad de expresión y opinión
  • Acceso a la información pública
  • Libertad de asociación
  • Pluralidad de partidos políticos
  • Transparencia y rendición de cuentas

Se hace referencia a varias actividades y maneras en que los políticos contemporáneos de distintos países están haciendo uso de estas herramientas, que permiten un mayor alcance, tanto en espacio geográfico como en permanencia en el tiempo, así como diversidad en la edad, composición, nivel social, credo y otras características de la población, especialmente en períodos electorales.

De interés para la transformación digital de los partidos políticos, el texto identifica las 6M que estas agrupaciones deben tener en cuenta, para intentar mantenerse vigentes:

  1. Mindset: se refiere a la voluntad en los dirigentes políticos de emprender el cambio.
  2. Militancia: la diversidad, permanencia, participación, ampliación y barreras culturales y económicas en la membresía de los partidos puede ser atendida digitalmente.
  3. Mitines: además de los encuentros cara a cara tradicionales, se pueden realizar reuniones, incluso masivas, por medios digitales.
  4. Movilización: de las palabras a la acción, logrando transformaciones en las leyes, políticas o reglamentaciones, se ve potenciado por los mecanismos digitales.
  5. Mensaje: tanto el contenido como la forma deben ser revisados, reconsiderados y adecuados a las nuevas posibilidades, para no ofender a los adversarios o subestimar a los seguidores y audiencia en general.
  6. Mecanismos de colaboración: la posibilidad de convocar y trabajar en colaboración con partidarios y otras organizaciones en línea puede ser explotado positivamente por los partidos políticos.