Un tributo a un gran hombre: mi papá

Me permito en esta entrada escribir sobre un tema distinto a los habituales. El pasado 10 de octubre de 2021, Rafael Armando Ibarra, mi papá, fue llamado a la presencia del Señor, después de permitirnos contar con su presencia, vida y alegría durante 92 años.

Como tantos otros que experimentamos el trance de la partida de uno de nuestros progenitores, mantenemos su presencia y cercanía por medio de nuestros pensamientos, oraciones y reflexiones sobre el período que fuimos bendecidos con su compañía, con todo lo que eso conlleva.

Cuando se tiene el privilegio y la bendición de disfrutar y convivir con los padres por un período considerable, comenzando con la niñez y llegando a la edad adulta, incluso conociendo y viviendo en carne propia las aventuras de ser padres y, en algunos casos, hasta abuelos, se nos permite gozar el recuerdo y valorar el legado paterno.

Un hombre ejemplar

Muchos llegamos a tener la dicha de contar con padres ejemplares, personas de bien que, de diversas formas, nos forman y moldean nuestras personalidades y características que nos permiten seguir por la vida y continuar, con algunos pasos, las historias y las experiencias heredadas. Mientras más tiempo y con mayor disposición recibamos, analicemos y hagamos nuestros algunos de sus conceptos, mejor aprovechado ese tiempo.

Mi papá estudió con el acompañamiento, esfuerzos y sacrificios de parte de él mismo y de su madre, mi abuela. Su vida de niño no fue holgada, pero Dios lo dotó de muchos talentos, inteligencia y de una gran dosis de empatía, solidaridad, dedicación, responsabilidad y generosidad. Siendo el mayor, yo tenía 14 años cuando, en agosto de 1971, él recibió su título de licenciado en economía, ciencia que, junto a las finanzas, probó ser su vocación innata.

Recuerdo haberlo visto desvelarse estudiando y completando su tesis para obtener su título, ya acompañado de 3 de mis 4 hermanos menores. Igual impresión positiva, unos años más tarde, me causó cuando lo veía estudiar inglés por las noches, con el apoyo de libros y discos. Esto, además de que siempre fue alguien muy atlético, “fortachón”, y con gusto para el ejercicio diario, la natación y el yoga. Esto favoreció que hasta el momento de su partida fuera bastante sano, tanto de cuerpo como de mente.

En nuestra adolescencia, como sucede muchas veces, sostuvimos discusiones filosóficas y acerca de las ideologías que acompañaban a la humanidad, y particularmente a nuestro país en esos años, y aunque podíamos diferir en algunos aspectos, tenía una inmensa sensibilidad social, que nunca lo abandonó.

No le faltaba el buen humor, y varios recordamos con agrado sus cuentos, anécdotas y chistes (“¡Tengué sé!”), así como la forma en que se reía y gozaba con nuestras ocurrencias, chascarrillos e historias. Su afición por los tangos, así como por el fútbol, fueron notorias y constantes durante toda su vida. Gozaba de la vida, y cuando correspondía, degustaba de alguna cerveza o un traguito de whisky, con agua y hielo.

Uno de los rasgos más distintivos, que tanto a los hijos como a extraños nos tocó observar y comprobar, fue su gran generosidad, desprendimiento y desapego a lo material. Él siempre estaba dispuesto para recibir a las personas, independientemente de su estado, condición social o financiera, escucharlos, brindarles algún consejo o palabra de aliento o sabiduría y, si era pertinente, algún apoyo material.

Todo esto ha permeado en nosotros, sus hijos, en sus nietos y aún en sus bisnietos, así como en muchas de las personas que lo conocieron, conversaron con él y tuvieron la dicha de recibir parte de su generosidad. Que nuestro papá, esposo, abuelo, bisabuelo, pariente y amigo descanse en paz. ¡Así sea!

El día del apagón en las redes sociales

El lunes 4 de octubre de 2021 pasará a la historia de algunos eventos destacados en Internet por que el mundo experimentó uno de las desconexiones mundiales de algunos de los servicios más utilizados, por un período significativo. Las redes sociales Facebook, WhatsApp, Messenger e Instagram dejaron de funcionar por un lapso mayor a las 6 horas.

Con las millonarias cantidades de usuarios de dichas plataformas, los efectos en todo el mundo fueron de gran magnitud. No se podía enviar ni recibir mensajes, realizar llamadas o presentaciones, revisar información de personas, empresas, organizaciones, o intercambiar cualquier tipo de comunicación en estas redes sociales.

Si bien el efecto era mundial, el problema no era generalizado al resto de Internet. Es decir, otras redes sociales que no comparten la infraestructura de las mencionadas, los sitios web y los otros miles de servicios no suspendieron ni sufrieron ninguna interrupción en sus servicios. Algunas cargas se incrementaron, como el acceso a Twitter, pero lo soportaron.

Un efecto mundial

Hay muchos textos y documentos en Internet, tratando de explicar lo sucedido, desde el punto de vista técnico, pues la falla fue de esta naturaleza. En pocas palabras, las rutas de acceso a los servidores de nombre (DNS) fueron modificadas (suprimidas) por los mismos encargados de Facebook. No parece haber sido algún tipo de ataque externo, y dado que los servidores de nombre no eran accesibles, ningún dispositivo en el mundo podía llegar a los servicios de la empresa.

Algo que parece extraño es que se hayan tomado tanto tiempo para restaurar la operación. Normalmente, existen planes de contingencia, de respuesta ágil, de cambio de partes o reparaciones, si es necesario. Por supuesto, los miles de servidores que dan vida  estas redes sociales agregan dificultades a una reacción eficaz y veloz.

Estos eventos, si bien muy raros, nos recuerdan que, de similar forma que con la pandemia, estamos hiperconectados en el planeta, de muchas formas. Es deseable que los líderes mundiales de todos los sectores puedan y quieran reflexionar y actuar considerando este hecho innegable.

Lo que se perdió durante el apagón fue distinto para cada uno, seguramente, y está relacionado con el nivel de dependencia que tengamos, personal, profesional y organizacionalmente, de estas redes. En todo caso, una lección mínima es “no colocar todos los huevos en una sola canasta”.

Fuente: Registro de dominios .HN

Los amigos del registro de dominios .HN, de Honduras, utilizaron este hecho para hacer ver, usando una serie de moda en Netflix, que mientras algunas redes pueden caer, y con ellas todo el contenido propio y de terceros, al contar con un sitio web propio, si bien también es susceptible de fallas, el que lo publica puede tener un mayor control sobre el mismo.

Las fallas pueden y seguirán ocurriendo en Internet, ya sea provocadas por intrusos o por propios, debido a errores, negligencias o mala intención. Debemos considerar ese hecho real cuando planteamos nuestra estrategia digital.

Resultados nacionales del Rally Latinoamericano de Innovación 2021

Tal como anunciamos durante varios días atrás, este 1 y 2 de octubre se llevó a cabo la 8ª edición del Rally Latinoamericano de Innovación, correspondiente a 2021, y El Salvador estuvo presente, por 7º año consecutivo, gracias a la decisión y disposición de las instituciones de educación superior que aceptaron el reto.

Fuente: Sistema de Información del Rally Latinoamericano de Innovación

Fueron 10 instituciones las que se inscribieron por El Salvador, completando 275 estudiantes, en 37 equipos multidisciplinarios. A las 9 am (hora El Salvador) del viernes 1 de octubre comenzó el Rally, y como en otras ocasiones, se revelaron los desafíos, que este año fueron diez.

Cada equipo, tanto en El Salvador como en los 13 países participantes, seleccionó el desafío al que tratarían de proponer una solución, ideada, discutida y presentada por los integrantes de cada equipo. Cada sede nacional, con sus respectivos jurados, evaluaron y determinaron los primeros lugares en cada una de las dos categorías, impacto social e innovación.

Los resultados

Los equipos suben a la plataforma del Rally un vídeo de 2 minutos, un reporte pautado explicando algunos aspectos relevantes sobre la propuesta, y una interacción lúdica, diseñada y realizada con un equipo de otro país en Tik Tok. Sólo los 2 primeros elementos cuentan para la evaluación de los jurados de sede, jurados nacionales e internacionales.

Fuente: Sistema de Información del Rally Latinoamericano de Innovación

Después de la evaluación por parte de los 5 jurados a nivel nacional, los ganadores, seleccionados entre todos los primeros lugares de las sedes que participaron y presentaron sus propuestas son los siguientes:

Impacto Social

1er lugar: Equipo Deméter – U Don Bosco – 4 integrantes

Desafío 03 – Agua para soñar

2o lugar: Equipo Inndomitech – U Tecnológica de El Salvador – 9 integrantes

Desafío 03 – Agua para soñar

3er lugar: Equipo Los Electroquímicos – U de El Salvador – 4 integrantes

Desafío 06 – Sostenibilidad ambiental orientada al aprovechamiento de residuos plásticos en franjas costeras

Innovación

1er lugar: Equipo Incla – U  Tecnológica de El Salvador – 10 integrantes

Desafío 09 – Identificador práctico y económico del aerosol de CO2 en espacios cerrados

2o lugar: Equipo Epsilon Unite – U Gerardo Barrios – Usulután – 7 integrantes

Desafío 09 – Identificador práctico y económico del aerosol de CO2 en espacios cerrados

3er lugar: Equipo Escuadrón UFG – U Francisco Gavidia – 10 integrantes

Desafío 03 – Agua para soñar

Muchas felicidades para todos los participantes y los ganadores.

Reconocemos y agradecemos el esfuerzo y dedicación de los 275 integrantes de los 37 equipos que participaron desde y en nombre de El Salvador, así como a los docentes, encargados, y especialmente a los coordinadores de sede.

En los resultados internacionales, el proyecto de Innovación presentado por el equipo INCLA de la UTEC logró alcanzar el 2o lugar. ¡Felicitaciones!

¡Gracias por hacer presente a El Salvador en el Rally Latinoamericano de Innovación 2021!