No hay crisis en Internet, solamente una fecha histórica

El pasado 3 de febrero de 2011 se convirtió en una fecha histórica para Internet, porque se hizo entrega de los últimos cinco bloques de direcciones IP por parte de IANA (Internet Assigned Names and Numbers), uno por entidad, a cada uno de los cinco Registros Regionales de Internet (RIR) en el mundo.

Lo más relevante que hay que decir, de frente, es que este proceso no constituye en absoluto una crisis en ciernes en el ciberespacio, sino más bien un recordatorio y reiteración de lo que debe ocurrir en los próximos meses y años: la transición generalizada en todo el mundo de utilizar las direcciones IPv4 a usar las direcciones con el protocolo IPv6.

Los cinco RIR son las entidades que atienden y administran la delegación y distribución de las direcciones IP, tanto las IPv4 como las IPv6, en todo el mundo, segmentado para estos propósitos en cinco regiones: LACNIC (América Latina y el Caribe), ARIN (América del Norte), RIPE NCC (Europa, Oriente Medio y Asia central), APNIC (Asia y Pacífico) y AFriNIC (África).

¿Qué significa esta última entrega?

Recordemos que las direcciones IP es uno de los recursos básicos de Internet, pues cada dispositivo que debe conectarse a Internet en el mundo debe tener, al menos mientras dura su conexión, una dirección IP única e irrepetible en todo el planeta. Esa es la forma en que se garantiza que el paquete de información, el mensaje, el gráfico, la imagen, etc. que un usuario solicitó o envió a la red llegue al destinatario correcto, cruzándose en su camino con millones de otros mensajes y paquetes.

En la versión 4 de las direcciones IP, se cuenta con un poco más de 4 mil millones de direcciones, pues hay 32 bits en el formato de la dirección, haciendo el total de 2 elevado a la 32ª potencia.

El 3 de febrero pasado, al haber entregado los últimos bloques que estaban en el inventario central de IANA, ¿significa que estamos cerca de tener a 4 mil millones de dispositivos conectados a Internet? No necesariamente, por varias razones. Aun así, se puede decir que la cantidad de aparatos y personas conectados a Internet ha crecido en forma importante, y la demanda sigue en aumento.

Un poco más de 41 años

Dado que se considera que Internet comenzó en septiembre de 1969, se puede reflexionar que en un poco más de 41 años se considera agotado el inventario inicial de direcciones.

La distribución entre IANA y los cinco RIR, así como otros usos especiales, se muestra en la siguiente figura, que también nos da una idea de la utilización de Internet en las distintas regiones.

Antes del 3 de febrero, se decía que cualquier dirección IPv4 puede estar en uno de cinco estados:

  1. Reservado para uso especial
  2. Parte del inventario no asignado de IANA
  3. Parte del inventario no asignado de uno de los RIR
  4. Asignado a un usuario final pero no anunciado por el sistema de enrutamiento
  5. Asignado a un usuario final y anunciado por el sistema de enrutamiento

A partir de esa fecha, ya no hay direcciones IPv4 que sean “parte del inventario no asignado de IANA”.

Nada para alarmarse

Sin embargo, no hay de qué preocuparse. Internet no va a terminar, y ni siquiera entrará en alguna crisis de ningún tipo. Si hay noticias alarmistas, es un poco como lo que se anticipaba cuando se acercaba el inicio del año 2000, el famoso “problema” del Y2K, en el que hasta “kits” de supervivencia se vendían.

De acuerdo al sitio IPv4 Address Report, calculado en tiempo real, la fecha en que se asignará la última dirección de alguno de los RIR es el 5 de diciembre de 2021, dentro de un poco más de 10 años.

Aunque siempre hay un margen de error en estas fórmulas y algoritmos, el hecho es que con el protocolo IPv4 existe aún un margen de tiempo para tomar las providencias y acciones necesarias.

¿Cuál es entonces nuestra tarea a partir de este momento?

Por supuesto, los ingenieros agrupados en la IETF (Fuerza Técnica de Ingeniería de Internet) han diseñado desde hace varios años, el protocolo IPv6 como reemplazo del que esta fecha ha cambiado de estado, al agotar las últimas direcciones no asignadas por IANA.

El anuncio de este evento, publicado por LACNIC en su sitio web, deja bien claro que los pasos que debemos acelerar en todos nuestros países, organizaciones y empresas servidoras de conectividad a Internet, la conversión hacia IPv6.

“Desde su creación, LACNIC ha aportado información, capacitado expertos y promovido acciones contribuyendo a que se tomen las medidas a nivel público y privado que permitan alcanzar una efectiva adopción del protocolo IPv6. La disponibilidad actual de recursos IPv4 permite a LACNIC profundizar ese trabajo con operadores, gobiernos, empresas y usuarios de la región para adoptar, sin sobresaltos, el nuevo protocolo de Internet”.

Raúl Echeberría, director ejecutivo de LACNIC, lo enfatizó el pasado jueves: «Todos los actores de Internet deben cuanto antes tomar las medidas necesarias dentro de su ámbito de acción que permitan incorporar efectivamente el protocolo IPv6 en nuestra región».

En El Salvador, la Red Avanzada de Investigación, Ciencia y Educación Salvadoreña, RAICES, conformada por universidades nacionales, se halla trabajando en este tema desde hace algunos años.

Un comentario sobre “No hay crisis en Internet, solamente una fecha histórica”

  1. Excelente! Creo que la utilizacion de v6 es una realidad que se vera acelerada por el desarrollo de nuevas tecnologias como Long Term Evolution. Tambien existiran mecanismos de coexistencia con v4 durante mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *