Apoyo a la educación con y sobre tecnología

No hay discusión. La mayor parte de padres de familia, maestros, políticos, empresarios, analistas y ciudadanos en general, de éste y de casi cualquier país, estamos de acuerdo en que la educación que reciben nuestros hijos marcará la diferencia en su futuro y en las posibilidades que tendrán las personas para lograr un mayor desarrollo y un mejor nivel de vida.

También hay amplia documentación para sustentar esta noción del saber popular. Tanto los casos personales de éxito en los que hay en la familia uno o varios miembros que logran progresar gracias a sus estudios, como los análisis en los que se establece la correlación que existe entre los países con mejores índices de desarrollo, que demuestra que son los mismos que tienen mayor cobertura educativa, en calidad y cantidad.

Por eso, la mayor parte de los planes de los gobiernos, tanto cada uno de ellos como de manera conjunta, como el mencionado eLAC 2015, incluyen declaraciones, metas y acciones en el rubro de la educación de su población.

Lo que no siempre está presente, al menos no de forma tan explícita o, en opinión de algunos, no con suficiente énfasis, es la educación con y sobre tecnología. La inclusión de herramientas, dispositivos, programas, conectividad y pedagogía adecuada para educar haciendo uso de la tecnología informática, por un lado, y el enfoque, que debe comprender varios niveles, de la educación acerca de los temas básicos y generales de la tecnología digital, que se ha vuelto una competencia tan esencial como la de saber leer y escribir.

Es tarea de todos

Si usted está leyendo esto en un blog publicado en Internet, utiliza un dispositivo móvil de cualquier generación para comunicarse, o sabe aunque sea lo básico de la navegación en el ciberespacio o el envío y recepción de mensajes electrónicos, usted conoce la importancia de que este poderoso conjunto de herramientas sea parte del plan de estudios de nuestros sucesores, tanto como un apoyo didáctico, como una competencia que deben adquirir.

Si está claro el rol clave de las tecnologías de información y comunicaciones en la educación, lo que aun es motivo de debate y experimentación es cuál es la mejor forma de incluir estas nuevas ayudas en el proceso enseñanza aprendizaje.

Otro aspecto clave de este desafío es que los responsables de enfrentarlo somos todos. No bastan los programas educativos que los gobiernos han emprendido (OLPC, “Una computadora por niño”, en sus distintas versiones y definiciones, por ejemplo). Es necesario y muy importante que los demás sectores de la ciudadanía cumplan su parte, pues los frutos de esta educación con y sobre tecnología nos benefician a todos.

Hay varios ejemplos en nuestro país de este tipo de esfuerzos, involucrando a empresas y personas del sector privado, con distintas modalidades de organización y ejecución. Hemos conocido ideas de paisanos viviendo en el exterior que envían, o pueden hacerlo, grandes cantidades de equipos de computación, ojalá recientes, para que se instalen en las escuelas y otros sitios de acceso público.

También existen iniciativas de Responsabilidad Social Empresarial, enfocadas en la educación, que tienen la orientación hacia la tecnología informática.

Alianza por la Educación

Traducción libre de “Partners In Learning”, el programa que lleva este nombre fue creado y es coordinado por la empresa Microsoft en todo el mundo, y de acuerdo a su propia definición, “la iniciativa Alianza por la Educación de Microsoft apoya el compromiso doble de Microsoft de promover la calidad de educación y ofrecer canales alternativos para el progreso económico. A través de la formación de alianzas con gobiernos y escuelas de todo el mundo, Alianza por la educación trabaja para integrar la tecnología en la enseñanza, el aprendizaje e investigación cotidianos”.

Si bien los aliados principales de Microsoft son los gobiernos, no está vetado el que esta empresa mundial de software abra sus puertas a los planteamientos de otros actores, privados o académicos, que puedan dar buenos frutos en la educación y, sobre todo, que sean replicables a una mayor escala.

Una de las ventajas del trabajo regional que se logra por medio de la coordinación de una empresa mundial, es que se pueden conocer las buenas (y las malas) experiencias de otros aliados en países similares, para saber qué conviene y que es preferible evitar.

Cerrando la brecha del conocimiento

Este es el nombre del programa oficial del Vice ministerio de Ciencia y Tecnología, incluido en el plan de gobierno vigente. Cerrando la brecha del Conocimiento es un programa de introducción y uso de las tecnologías de la información y la comunicación por medio de Laptops OLPC XO, para estudiantes y docentes del sistema educativo público. Los docentes serán capacitados sobre el uso de la computadora portátil y la aplicación pedagógica mediante el uso de guiones de clase, con el fin de que los beneficiarios hagan un uso óptimo de ellas.

En palabras de la Viceministra de Ciencia y Tecnología, es importante y muy necesario contar con los fondos, probablemente externos, para completar este ambicioso proyecto: “Esperamos tener los suficientes fondos para poder lograrlo. Es un programa un poco caro. Son muchos los elementos que tiene Cerrando la Brecha, no sólo dar computadoras, pero es el que provoca una mayor inversión”.

¡Supérate!

El Programa Empresarial ¡Supérate!, se orienta por su lema “Transformando vidas vía Educación”, y es una experiencia exitosa que ya está siendo emulada por otros empresarios salvadoreños, dando oportunidades a aquellos jóvenes que tienen deseos de superación, sin importar su situación económica.

Fue creado en noviembre de 2004 por la Fundación Sagrera Palomo y la empresa HILASAL como una iniciativa de Responsabilidad Social Empresarial para brindar formación complementaria en Inglés, Computación y Valores a jóvenes de escasos recursos procedentes de instituciones públicas en diferentes zonas de El Salvador.

Los alumnos beneficiados tienen un alto desempeño académico y deseos de superación, características que aseguran su permanencia durante los 3 años de duración del programa. Todos ellos llegan a ser agentes de cambio en sus hogares, escuelas y comunidades, constituyendo también un buen ejemplo a imitar por otros jóvenes.

Becas ITCA y FEPADE

La Fundación Empresarial para el Desarrollo Educativo, FEPADE, mantiene un programa de becas, en general, dentro de las que incluyen aquéllas que brindan apoyo financiero a los y las estudiantes que buscan realizar sus estudios en áreas de tecnología computacional, particularmente en la Escuela Especializada en Ingeniería ITCA FEPADE.

Los programas consisten en el otorgamiento de becas para estudios de educación básica, media y superior universitaria y técnica a estudiantes de limitados recursos económicos, con alto rendimiento académico, que tengan la voluntad de seguir estudiando y que hayan demostrado buena conducta.

La organización de estas becas se encarga de la selección de los estudiantes, así como su seguimiento académico y los informes oportunos a los donantes. Brindan información para todos los que deseen colabora y apoyar este programa.

Toda iniciativa es bienvenida

Afortunadamente hay un puñado más de estos esfuerzos, nacional e internacionalmente, que buscan los mismos o similares objetivos. DigiGirlz, FUNDEMAS, FIDES, FUNDAEDUCA, muchas organizaciones en el extranjero que envían computadores a escuelas,

Lo más importante es reconocer esta necesidad y esta forma productiva de cooperar con la formación de nuestros niños, niñas y jóvenes, integrarse a una de las iniciativas que están en marcha, o incluso crear un esfuerzo adicional.

Por ejemplo, además de los programas de proyección social universitaria, en los que los estudiantes devuelven a la sociedad un poco de lo que están aprendiendo, quizá por medio de impartir clases o acompañar como tutores, asistentes o asesores de informática en telecentros municipales y/o de orientación social, podría existir un programa de voluntariado para profesionales graduados que deseen entregar parte de su tiempo a la labor de enseñanza acerca de herramientas tecnológicas.

La donación de equipos es un aporte importante, pero debe ser acompañado por esfuerzos técnicos y profesionales para asegurar una instalación adecuada, suministro de energía eléctrica y temperatura acorde a los equipos, sistema operativo y aplicaciones apropiadas, etc. La supervisión de estos aspectos también requiere el aporte de personas capaces y dispuestas a realizar las tareas.

Y usted, ¿en cuál se apunta?

5 comentarios sobre “Apoyo a la educación con y sobre tecnología”

  1. Hola Lito, te comento que tengo en marcha un proyecto emprendedor con el apoyo de Guiame-FEPADE y participamos en las actividades que First Tuesday organiza. Dicho proyecto está relacionado a la educación, en el cual tenemos espacios gratuitos para divulgar todas estas buenas iniciativas en pro de nuestra comunidad educativa. Podrías ayudarme a contactarme con los representantes de estos proyectos?

  2. Hola Lito, podrías ayudarme a contactar a los que dirigen estos programas. Tenemos en marcha un proyecto relacionado a la educación y contamos con espacios gratuitos en http://www.mieducenter.com para divulgar estas buenas acciones en beneficio de nuestra comunidad educativa…actualmente contamos con el apoyo del programa Guiame-FEPADE y asistimos a las actividades de First Tuesday,

    saludos

    Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *