Las reglas (actuales) del juego mundial

Los jugadores más exitosos en cualquier deporte o actividad lúdica competitiva son aquéllos que, además de conocer las reglas formales del juego en cuestión, también están mejor preparados, entrenados y capacitados, y además son expertos en la forma en que se desarrollan las actividades que componen el certamen.

Por otro lado, si las reglas y condiciones de un juego cambian, es muy importante para los participantes mantenerse al tanto sobre las nuevas perspectivas que se dan en el juego si quieren conservar o mejorar su posición.

Haciendo la analogía entre los juegos y el ambiente mundial, se puede explicar que la economía global contemporánea, debido en buena parte a la explosiva y contundente inclusión de las telecomunicaciones posibilitadas por la tecnología, ha cambiado, y lo continúa haciendo, las formas bajo las que se hacen los negocios, el comercio y el desarrollo de las ideas innovadoras.

10 nuevas reglas

De acuerdo a Ori Brafman y Rod Beckstrom, autores de “The starfish and the spider”, un tratado sobre las organizaciones que actualmente operan sin un grupo líder único e identificado, las reglas actuales del juego de la economía mundial son diferentes a las que prevalecían apenas unos años atrás.

Regla 1: Diseconomías de escala

A diferencia del pasado, crear una compañía, colocarla en Internet y hacer negocios por medio de la red, es hoy relativamente barato y fácil de operar y mantener. Los costos son bajos, y todo depende del alcance que se logre dentro de la red. Comprueban esta regla, ejemplos como Skype, eMule, y CraigList, operaciones que comenzaron con poco personal, pocos gastos de mercadeo y publicidad y lograron llegar lejos.

Regla 2: El efecto de la red

Cada nuevo miembro que se agrega a una red le agrega valor a la misma. Las redes que se construyeron en forma física, como las de teléfonos, aparatos de fax, o servicio de energía eléctrica, suponían grandes inversiones que no podían ser realizadas por una sola persona. Empresas como eBay o Mercado Libre basan e incrementan su valor con la cantidad de fieles clientes que mantienen.

Regla 3: El poder del caos

Tradicionalmente, el orden y los arreglos sistemáticos deben prevalecer en una empresa para que sea exitosa. En muchos casos, sin embargo, el desorden y un poco de caos ayuda a fomentar la creatividad y la innovación, a propiciar la libertad de inventiva, sin ataduras convencionales, dando paso a conceptos que se vuelven atractivos a muchas personas y, por tanto, pueden generar importantes negocios.

Regla 4: El conocimiento en la periferia

En las organizaciones y empresas, el conocimiento y la experiencia se encuentran diseminados y, con frecuencia, los mejores consejos, ideas, opiniones y principios de solución de problemas provienen de las personas que están en mayor contacto con la línea de producción o atendiendo directamente a los clientes. Empresas como Toyota, IBM y Sun han buscado y obtenido buenas propuestas de mejora al desarrollar programas de consulta sistemática a sus empleados de primera línea.

Regla 5: Todos quieren contribuir

En forma natural, muchas personas, en su calidad de clientes, usuarios, miembros de una comunidad, proveedores, están en la mejor disposición de aportar sus opiniones sin esperar nada a cambio. Diseñar mecanismos para recoger esos aportes es importante hoy en día. Amazon, Wikipedia y otras empresas contemporáneas basan su atractivo en los aportes que muchas personas realizan gratuitamente a sus bases de datos.

Regla 6: La respuesta de Hidra

Tal como la bestia mitológica griega Hidra, que al sufrir el decapitamiento de una de sus cabezas, hacía surgir dos nuevas cabezas en su lugar, así pueden operar algunas organizaciones en la actualidad. Las organizaciones descentralizadas, al no tener una clara estructura de liderazgo única, tienen la capacidad de reponerse ante un ataque a un círculo o una versión de su implementación. Cuando iniciativas como Napster fueron clausuradas, aparecieron opciones como Kazaa y eMule.

Regla 7: Los catalizadores

En lugar de líderes convencionales como gerentes, administradores, presidentes y otros gestores, las organizaciones que cuentan con catalizadores tienen más probabilidades de mantenerse operativas y activas por más tiempo. Los catalizadores constituyen otra forma de ejercer el liderazgo.

Regla 8: Los valores son la organización

Lo que mueve a las organizaciones descentralizadas es su ideología, sus ideales y sus valores. Más que las ganancias, o el prestigio, o el poder, lo que une a estas personas es la comunidad de objetivos. Por ejemplo, la organización Animal Liberation Front (el Frente de Liberación Animal) concentra a sus seguidores por el común amor por los animales; los Alcohólicos Anónimos surgieron porque consideraron que era más eficiente ayudarse unos a otros, y eso hace que esas organizaciones se mantengan más tiempo.

Regla 9: Mida, supervise y gestione

En las nuevas economías debe mantenerse el criterio de medir, supervisar y administrar, pero no es tan importante contar con un número exacto, por ejemplo, de miembros en la organización, o de clientes o usuarios de nuestros servicios. Es más relevante saber si van avanzando los distintos grupos o círculos locales, si la red está creciendo en tamaño y alcance, etc.

Regla 10: Aplane o sea aplanado

La descentralización del poder y la jerarquía en las organizaciones seguirá desarrollándose. La perspectiva híbrida que han tomado ya empresas como General Motors, Sun e IBM, entre otras, les permite sostenerse en el tiempo. La proliferación de Internet en el mundo no solamente ha facilitado la comunicación, sino también ha contribuido a modificar la cultura empresarial, las mejores prácticas comerciales y administrativas, y este cambio no debe ser ignorado por cualquier persona que quiera destacarse en la actual economía mundial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *