¿Es posible una agenda regional centroamericana para la Economía del Conocimiento?

Sabemos que desde hace mucho tiempo se ha intentado que Centroamérica sea una sola entidad política, ya que la cultura, historia, geografía, biodiversidad, sociedad y economía de los países que la conforman son bastantes similares, aunque con algunas diferencias. Por las dimensiones físicas de las topografías, la cantidad de habitantes y el tamaño del mercado, para muchos países y empresas alrededor del mundo, sería más fácil y más eficiente poder conversar, tratar y negociar con la región como un solo bloque, en vez de con cada uno de los países, como ocurre en la actualidad.

Lamentablemente, este sueño de muchos centroamericanos no ha sido el deseo de otros pobladores de la región, y por diversas razones, reflejadas en la historia compartida, no ha sido posible la unificación política, económica o cultural de los países que comparten el territorio que unifica y se encuentra en el medio del continente americano.

Aun así, sin que haya un solo orden jurídico o político, existen varias iniciativas y proyectos, algunos de ellos promovidos por agentes externos, que nos hacen trabajar en colaboración a los centroamericanos, y nos permite generar sinergias entre los ciudadanos de la Gran Patria Centroamericana.

Proyecto “Economía del Conocimiento en Centroamérica”

Uno de estos esfuerzos es el proyecto regional «Economía del Conocimiento en Centroamérica«, lanzado en 2011 por la Agencia Alemana de Cooperación Internacional GIZ, y cuyos objetivos incluyen:

  • Estimular en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua una discusión sobre condiciones y acciones necesarias para una transición exitosa hacia economías nacionales y regionales basadas en el conocimiento.
  • Crear mayor conciencia por parte del sector público, privado y académico, sobre oportunidades en actividades económicas de valor agregado y basadas en el conocimiento y su importancia para el desarrollo económico y social.
  • Presentar recomendaciones prácticas en relación a cómo estos países pueden avanzar hacia economías del conocimiento.

Bajo estos objetivos, se han desarrollado estudios en cada país y un informe regional que han identificado algunos de los actores relevantes en la academia, el gobierno y el sector privado, así como algunas iniciativas exitosas en la región que ya están en marcha y que podrían ser fortalecidas, continuadas y/o replicadas en todos los países. Estos informes se pueden descargar del sitio del proyecto.

Para lograrlo, habría que poner el trabajo, las lecciones aprendidas y los reparos encontrados, a disposición de los demás actores dispuestos a realizar los proyectos identificados. Como hemos comentado en pasadas entradas, hay mucha experiencia acumulada y muchos recursos, humanos, materiales y financieros, invertidos a lo largo de los años, y no sería racional volver a “inventar la rueda”.

Los proyectos regionales que GIZ propone

Los autores de los informes proponen, como punto de partida, cinco proyectos regionales:

1. «La concienciación sobre la economía del conocimiento»

Abordará la necesidad de sensibilizar los principales grupos de la sociedad civil y sectores público, privado y académico en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua sobre los diversos aspectos y beneficios asociados con actividades económicas basadas en el conocimiento.

2. “Centroamérica Global”

Será un esfuerzo para promover la creación de redes de conocimiento que vinculan centroamericanos altamente calificados al nivel mundial para transferir conocimientos con el fin de fomentar la innovación y el desarrollo científico, tecnológico y empresarial. Una iniciativa regional incluiría la creación de mecanismos de coordinación para aprovechar efectos de sinergia y realizar proyectos con un alcance e impacto mayor.

3. «Apoyo a emprendimientos dinámicos y plataformas de emprendendedurismo»

Se centrará en el fortalecimiento del emprendedurismo a través de plataformas de desarrollo de emprendimientos dinámicos. Estará dedicado a la incubación de empresas de base tecnológica, el acompañamiento de emprendedores con mentoría especializada y el acceso a capital semilla. Puede ofrecer una plataforma para emprendedores, inversionistas y empresarios. La formación de una masa crítica de actividades de nuevos emprendimientos puede ser interesante para inversionistas y otros elementos requeridos para la creación de un ecosistema de innovación.

4. «Programas para la Formación en Tecnologías de la Información»

Proporcionará capacitación especializada en las tecnologías de la información (incluyendo software, contenidos digitales, computación móvil) basados en las necesidades empresariales y tendencias globales.

5. “E-Learning en América Central”

Se centrará en la promoción y facilitación del acceso a programas de cursos en línea en todo el mundo que se están disponibles gratuitamente en algunas de las universidades más prestigiosas en los Estados Unidos y Europa. Al nivel regional se podría crear grupos de estudio o comunidades de aprendizaje.

Aprovechar sinergias centroamericanas

Por supuesto, hay muchas sinergias que se han logrado en los países de la región, en varios proyectos auspiciados por diversos cooperantes, tanto países como instituciones multinacionales. Cada uno de estos cooperantes podría buscar en sus archivos aquéllos proyectos, personas, empresas e instituciones que han obtenido éxitos relevantes en orientar a los países hacia la economía y sociedad del conocimiento, y estimular el fortalecimiento de los que tengan aspectos y objetivos en común.

Es probable que la Unión Centroamericana esté todavía muy lejos en el tiempo, pero la cooperación y los buenos deseos que nos permitan compartir experiencias valiosas entre los pobladores de la región, replicar buenas prácticas y evitar errores, podría estar mucho más accesible y realizable.

Como todo, es cuestión de proponerse el empeño, y contar con una pequeña ayuda de los amigos.

 

Un comentario sobre “¿Es posible una agenda regional centroamericana para la Economía del Conocimiento?”

  1. es un proyecto importante, con vision futurista, que puede contribuir a crear una generacion con mentalidad centroamericana y con fe positiva para implementar escenario reales de los potencales que tiene la region. sabios como jose cecilio del valle nos dejaron ese legado y ahora el conocimiento cientifico y tecnologica nos puede dar herramientas para intercambiar experiencias con informes que pueden contribuir a generar cambios positivos en la mentalidad del futuro del hombre centroamericano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *