Más antecedentes e historias tempranas de Internet

En la anterior entrada de este blog comentamos detalles que escuchamos y aprendimos en la charla de Leonard Kleinrock, realizada el 1 de febrero de 2017 en ICANN Los Ángeles. Aquí hay algunos otros.

Kleinrock preguntó en su charla quién habría hecho las siguientes premoniciones:

  • “Será posible para un hombre de negocios en New York dictar instrucciones, y verlas aparecer instantáneamente por escrito, en Londres o en cualquier otro sitio”
  • “Él podrá llamar desde su escritorio a cualquier persona por teléfono en el globo”
  • “Un instrumento barato, no más grande que un reloj de pulsera, permitirá a quien lo utilice escuchar en cualquier lugar, en mar o tierra, música o canciones, el discurso de un político, la conferencia de un eminente científico, o el sermón de un elocuente clérigo, desarrollado en cualquier otro lugar, no importa qué tan lejano”
  • “En la misma forma, una imagen, personaje, dibujo o impresión puede ser transferido de un lugar a otro”.
Fuente: Charla de Leonard Kleinrock en ICANN Los Angeles, 1/feb/2017

Aunque en su momento de la historia no se supo apreciar, ahora se sabe que Nikola Tesla fue el verdadero genio detrás de la distribución de la energía eléctrica, usando la corriente alterna, en lugar de tratar de hacerlo, ineficientemente, por medio de la corriente directa, como sostenía Thomas Alva Edison. Este mismo inventor insuficientemente reconocido, Tesla, tuvo la visión de anticipar mucho de lo que hoy es algo cotidiano, y lo hizo en 1908, por medio de las frases que aparecen arriba.

Boletín de prensa de 1969

En una declaración escrita para la prensa, publicada el 3 de julio de 1969, Leonard Kleinrock presentaba su propia visión de lo que unos años más tarde sería realidad:

“En la actualidad, las redes de computadoras están en su infancia. Pero a medida maduren y sean más sofisticadas, probablemente veremos la diseminación de ‘servicios utilitarios computacionales’ que, como los servicios utilitarios de electricidad y telefonía, le darán servicio a hogares y oficinas individuales en todo el país”.

Fuente: Charla de Leonard Kleinrock en ICANN Los Angeles, 1/feb/2017

Sin duda, estas visiones tempranas se hicieron realidad algún tiempo después, de manera que los “servicios utilitarios computacionales” son los actuales servicios basados en la web; la comparación con los otros servicios utilitarios se refleja en que la conectividad actualmente está siempre encendida y disponible, en muchos lugares; y la propagación ciertamente es ubícua.

La primera conexión entre dos computadores, uno en UCLA (Universidad de California en los Ángeles) y el otro en SRI (Instituto de Investigación de Stanford), fue posible en septiembre de 1969, gracias al primer “Interface Message Processor” (IMP), considerado el tatarabuelo de los actuales enrutadores utilizados en todo Internet.

Fuente: Charla de Leonard Kleinrock en ICANN Los Angeles, 1/feb/2017

Los inconvenientes comenzaron 20 años después

Casi 20 años después de que se diera la primera conexión entre computadoras, y la Internet comenzara a crecer, comenzaron a darse los problemas, debido a usos inapropiados de la red en crecimiento.

En 1988, Robert Morris creó e introdujo el primer gusano en la red, y el 12 de abril de 1994 se envió el primer correo no deseado, correo basura o spam, como se conoce en la actualidad.

Fuente: Charla de Leonard Kleinrock en ICANN Los Angeles, 1/feb/2017

Este primer mensaje no deseado era la publicidad masiva realizada por dos abogados norteamericanos que ofrecían sus servicios de asesoría para los inmigrantes que deseaban participar en la lotería de tarjetas verdes o “green cards” que se sorteaban entre inmigrantes de algunos países que calificaban dentro de las condiciones. Se anunciaba que dicha lotería podría terminar pronto. Incidentalmente, los inmigrantes nativos de nuestro país, El Salvador, NO calificaban para estos sorteos, junto a otros países, como se puede leer en el primer spam de la historia.

Respecto a la (falta de) seguridad y apertura de la red, Kleinrock comentó que en los primeros años, de hecho la intención era precisamente     que todos los futuros usuarios encontraran la entrada y participación sin ninguna barrera. Su mente de científicos les motivaba a mantener abierta la red, y no considerar ninguna malicia ni malas intenciones de parte de los usuarios, actuales y futuros, de la red.

Lamentablemente, se equivocaron en ese alto nivel de confianza en los que serían los futuros usuarios de Internet, y hoy en día es necesario invertir muchos recursos en la protección de los activos, servidores y datos en Internet.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *