Developers.SV – Una iniciativa que vale la pena apoyar

Algunos grupos de desarrolladores de programas, sistemas y aplicaciones se han reunido y planteado el “sencillo” objetivo de ser mejores en su profesión, intercambiando experiencias, opiniones y conocimientos, lo que a la larga podría traer beneficios para ellos, sus empresas y emprendimientos y, por consecuencia, al país.

Se han auto nombrado <Developers.SV>, abreviado <DevsSV>, y cuentan entre sus miembros a desarrolladores de algún kilometraje y otros menos experimentados, pero todos con los deseos de hacer mejor las cosas. Para dar inicio a sus actividades, organizaron el evento “DevUp El Salvador”, cuya actividad principal fue contar con 4 ponencias que podrían ser de interés para los asistentes, y lograr atraer a más desarrolladores salvadoreños.

Se logró un buen nivel de acompañamiento en esta primera convocatoria, tanto por parte de patrocinadores, como de asistentes y participantes. Las charlas proveyeron, desde las experiencias de cada ponente, algunas lecciones y recomendaciones para el gremio de desarrolladores y profesionales del desarrollo de software, y el enfoque del evento era hacia esas valiosas perspectivas, sin entrar en aportes estrictamente tecnológicos.

El común denominador de los cuatro ponentes fue confirmar que es posible para los profesionales salvadoreños en el campo del desarrollo de software, colocar a nuestro país al mismo nivel que otras regiones que son referencia mundial y, por tanto, fuente de riqueza económica, en el mercado de las aplicaciones, sistemas y programación.

Lecciones escuchadas

Algunas de las lecciones expresadas por los ponentes, y que ojalá hayan calado en los jóvenes participantes de esta experiencia, incluyen:

  • Los valores son iguales o más importantes que las competencias técnicas.
  • La auto concepción debe ser la de un profesional del desarrollo de software, y no la de un programador.
  • Es muy importante saber cómo contar una historia para que los clientes la comprendan.
  • Las condiciones de ambiente para innovar son mucho mayores y mejores en la actualidad.
  • Rodearse de un buen equipo es clave para obtener resultados positivos.
  • La calidad del software que se produce es responsabilidad del profesional de desarrollo, no del usuario o del patrocinador.
Fotos cortesía de Carlos Moreno
  • Es necesario saber lo que está sucediendo en la industria que nos circunda, e ir más allá del ámbito inmediato de la empresa o incluso el país.
  • Al comunicarse con clientes, actuales y potenciales, es importante evitar hablar en lenguaje muy técnico.
  • Disciplina, honestidad, transparencia, confianza, respeto, inclusión, pasión, excelencia, son algunos de los valores y elementos de la cultura que debe desarrollarse en el ambiente de trabajo y como forma de vida.
  • El mercado para los profesionales del desarrollo de software es el mundo, pero para competir adecuadamente hay que trabajar con calidad y estándares de nivel mundial.

Las posibilidades del desarrollo de software en El Salvador

Se repite con frecuencia, como algo que es políticamente correcto, que hay mucho talento humano en el país. La afirmación puede tener un poco más de credibilidad y validez cuando lo dice una persona extranjera, que además de ser experta en el campo específico, ha trabajado en éste y en otros países.

Además de contar con varios ejemplos de compatriotas exitosos a nivel mundial en lo que hacen, tanto dentro como fuera del país, el hecho de que se exporten servicios y productos con altos componentes de tecnología de desarrollo de software, nos debería dar la idea de que en realidad esto puede ser un área que aun no explotamos suficientemente.

Foto cortesía de Roque Mocán

¿Qué necesitamos, como país, para desarrollarnos en este aun promisorio campo de la economía mundial? En realidad, solamente el propósito firme de un número suficientemente significativo de personas.

No hace falta esperar apoyo del gobierno, ni de las entidades cooperantes o de países amigos. No hace falta esperar a que las universidades desarrollen programas de estudio que respondan a esas necesidades mundiales. No hace falta esperar que las empresas consigan más y mejores mercados, o que paguen mejores salarios. No hace falta esperar que una empresa extranjera venga a instalare al país y desarrolle las capacidades.

Todo lo anterior puede ayudar al proceso, y es muy deseable que ocurra, pero no es necesario. La voluntad, la apertura para compartir conocimiento y experiencias de una forma generosa, la paciencia y tolerancia para enseñar a otros, el desarrollo de valores y cultura exitosa, y la convocatoria y convencimiento de una masa crítica de buenos profesionales puede lograr lo que se aspira: colocar a El Salvador en el mapa mundial del desarrollo de software.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *