Los retos de la web a sus 28 años

De la misma forma que un padre puede hablar de los logros y desafíos que tiene un hijo por delante, Tim Berners-Lee, el creador del concepto y herramienta que hizo popular Internet, la World Wide Web, o simplemente “la  web”, escribió un artículo sobre lo que considera los retos más relevantes de la web al llegar ésta a sus 28 años.

El documento, que se encuentra aquí, fue publicado por la organización Web Foundation el 12 de marzo, día en que se celebra un aniversario más de la propuesta original para desarrollar la herramienta que facilitó que el uso de Internet fuera accesible para una mayor cantidad de personas, sin mayor conocimiento científico o de ingeniería.

Colectivamente, conocemos muchas necesidades y aspectos que requieren atención, así como análisis y estudios que serían necesarios para tratar de resolver esos aspectos relacionados con la web e Internet, y que se interponen entre la tecnología y su uso más adecuado. Muchos de estos elementos aparecen en las discusiones que se desarrollan en los foros y eventos relacionados a la Gobernanza de Internet.

Para Berners-Lee, tratando de enfocarse, hay tres elementos importantes que le causan preocupación durante los últimos 12 meses, y que en su opinión están restringiendo a la web de brindar su máximo potencial hacia lograr una “web abierta que nos permita a todos compartir información, acceder oportunidades y colaborar a través de fronteras geográficas y culturales”.

Tres desafíos para la Web

1) Hemos perdido control de nuestra información personal

A cambio de una serie de servicios y prestaciones supuestamente gratis, damos parte de nuestra información personal a muchos que lo requieren, y esto hace que sean otros lo que comercializan con la información personal en forma agregada.

Según Berners-Lee, “la recopilación de información generalizada por parte de las empresas tiene otros impactos. A través de la colaboración -o coacción- con empresas, los gobiernos también observan cada vez más todos nuestros movimientos en línea, y con la aprobación de leyes extremas que atentan contra nuestros derechos a la privacidad.

En regímenes represivos, es fácil ver el daño que se puede causar – pueden arrestar a los blogueros o matarlos, y pueden monitorear a opositores políticos. Pero incluso en países donde creemos que los gobiernos tienen en mente el mejor interés de sus ciudadanos, esto simplemente va demasiado lejos todo el tiempo. Tiene un efecto negativo sobre la libertad de expresión y evita que se use la web como espacio para explorar asuntos importantes, como problemas delicados de salud, sexualidad o religión”.

2)  Es muy fácil difundir información errónea en la web

Las noticias e información falsa ha estado presente en la web desde sus orígenes. Algunas veces motivados por el afán de notoriedad, otras con algún propósito de influir en las personas, y algunas otras veces simplemente como una travesura. Pero cuando esta desinformación se hace con una expresa voluntad de engaño, los resultados pueden ser más perniciosos y desvirtuar el propósito de la web e Internet.

En opinión de Berners-Lee, “hoy en día, la mayoría de personas encuentra noticias e información en la web por medio de apenas unos cuantas redes sociales y motores de búsqueda. Estos sitios ganan más dinero cuando hacemos clic en los enlaces que nos muestran, y eligen qué mostrarnos basándose en algoritmos que adquieren ese conocimiento a partir de nuestra información personal, que extraen constantemente.

El resultado final es que esos sitios nos muestran contenido en el que creen que haremos clic, lo que significa que la información errónea, o ‘noticias falsas’, algo sorprendente, sobrecogedor o diseñado para apelar a nuestras preferencias, se puede esparcir como reguero de pólvora. Y a través del uso de ciencias de datos y ejércitos de bots, quienes tienen malas intenciones pueden engañar al sistema para difundir información errónea y obtener un beneficio económico o político”.

3)   La publicidad política en línea necesita transparencia y entendimiento

La política es, en general, la forma de ejercer el poder sobre un colectivo, normalmente un país o una región geográfica. Su importancia es grande, pues puede definir la diferencia entre un país que se desarrolla y busca el beneficio de todos sus habitantes, o una nación que favorece solamente a un grupo pequeño. La facilidad de uso de la web puede abonar en ambas direcciones.

Para Tim Berners-Lee, “la publicidad política en línea se ha convertido rápidamente en una industria sofisticada. El hecho de que la mayoría obtenga su información de apenas un puñado de plataformas y la creciente sofisticación de los algoritmos que sacan provecho de abundantes reservas de información personal, significa que ahora las campañas políticas están elaborando anuncios individuales dirigidos directamente a los usuarios.

Una fuente sugiere que durante el período electoral estadounidense de 2016, diariamente se presentaban hasta 50,000 variaciones de anuncios en Facebook, situación a la que es casi imposible dar seguimiento. Y hay sugerencias de que algunos anuncios políticos –en Estados Unidos y alrededor del mundo- se están usando de maneras poco éticas –para dirigir a los votantes a sitios de noticias falsas, por ejemplo, o para hacer que potenciales votantes se mantengan alejados de las urnas. La publicidad dirigida permite que una campaña comunique cosas completamente diferentes, posiblemente contradictorias, a diferentes grupos. ¿Es eso democrático?”

Cuidado con la información

Las preocupaciones del creador de la web, en esencia, se refieren a los usos de la materia prima de Internet, la información. En los meses recientes, le parece a Berners-Lee, que los efectos e impactos de la información personal que ingresamos en la web, la información errónea a la que somos expuestos y la información política que busca ganar nuestros votos, son los puntos focales sobre los que hay que tener cuidado.

Por supuesto hay más, pero en general la llamada de atención es hacia un mayor cuidado personal y colectivo sobre cómo recibimos y tratamos lo que colocamos en la web y lo que recibimos de ella.

Un pensamiento en “Los retos de la web a sus 28 años”

  1. Excelente reflexión Lito, creo que se debería seguir sobre este tipo de información y recomendar que prácticas deben hacerse para la protección de datos expuestos en ese maravillosa herramienta, éxitos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *