Gobernanza de Internet: ¿cómo obtenemos lo bueno sin lo malo en Internet?

Del 18 al 21 de diciembre se desarrolla el 12º Foro de Gobernanza de Internet, en Ginebra, con la asistencia de más de 3 mil participantes de los más variados sectores, países, experiencias, ideologías e intereses. Sin embargo, todos tienen en común la creciente preocupación por mantener el uso y acceso a Internet más orientado al bien común y al interés público, con todo y lo difuso que esos conceptos pueden ser.

Como otras tecnologías en la historia, Internet no fue concebida con un mecanismo o diseño seguro que previniera que se utilice para concretar acciones delictivas, ofensivas o abusivas. Es una herramienta que facilita muchas actividades de comunicación y difusión, abriendo grandes posibilidades para compartir conocimiento y realizar trámites, investigaciones y negocios sin que importe la distancia o la diferencia horaria.

En su génesis, debido a la época en que fue concebida y a la filosofía de los ingenieros que la diseñaron y las personas que cabildearon para conseguir fondos, la red de redes nació con un espíritu abierto, transparente y de mucha colaboración generosa, en la que cualquier persona con ideas, talento y competencias, podía utilizar lo alcanzado por otra persona en el mundo, y construir sobre eso.

La relativa ingenuidad con la que se puso a disposición del mundo esta poderosa herramienta, pensando en un mundo ideal, libre de maldad y de picardía, hizo posible que aquéllos que buscan el camino fácil, que muchas veces choca y pone en riesgo el bienestar general, también pudieran utilizar fácilmente Internet para acciones incorrectas, nocivas o criminales.

Los Foros de Gobernanza de Internet

Auspiciados por la Organización de Naciones Unidas, y financiados por múltiples actores, que incluyen organizaciones internacionales como la Corporación Internet para Nombres y Números Asignados ICANN, la Sociedad de Internet ISOC, algunos países y algunas empresas, los foros de Gobernanza de Internet se han realizado durante los últimos 12 años, con una variedad amplia de temas que se presentan y discuten en paneles abiertos.

Aspectos como la neutralidad de la red, que ha saltado a la vista pública por la reciente decisión de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos de derogar la sección de su reglamento que protegía dicha neutralidad; la protección de datos personales; los derechos humanos en Internet; la intervención de distintos gobiernos en el acceso de sus ciudadanos a sitios específicos en Internet, y otros temas, son presentados en este foro.

La gran incidencia que tiene Internet en la actualidad en todas las actividades humanas hacen prácticamente inevitable que, si bien se logran importantes efectos en el desarrollo de las comunidades y naciones que saben apostarle a esta herramienta estratégica, también hayan efectos que, en el mejor de los casos, sean controversiales, y en el peor de ellos, atentan contra algunos derechos, libertades y elementos de convivencia pacífica.

Activistas, académicos, ingenieros, gobiernos y empresarios

Durante los 5 días que dura el Foro, muchas personas con distintos cargos, roles, experiencias y responsabilidades en sus países y organizaciones, presentan hallazgos, investigaciones y, en algunos casos, propuestas para enfrentar los distintos y variados potenciales peligros, amenazas o disyuntivas que Internet ha propiciado, o está por hacerlo, en diversas regiones y situaciones a lo largo del planeta.

No hay decisiones ni declaraciones finales. No hay determinaciones vinculantes para nadie. Lo que se espera es abundancia en reflexiones, personales y grupales, matices y afinamientos de propuestas, apertura de ojos y oídos ante lo que se observa en varias ubicaciones en el mundo, y llamados a acción en algunos aspectos, considerados críticos para sus promotores y/o defensores.

A partir de este ejercicio comunitario, realizado bajo un modelo abierto de participación colectiva e individual, en igualdad de condiciones, con múltiples sectores y partes interesadas interviniendo, los grupos, individuos, organizaciones e instituciones, nacionales e internacionales, regresarán a sus lugares de trabajo y residencia, y posiblemente gestionarán la formulación de leyes, guías, reglamentos, manifestaciones, declaraciones, convenios y otros instrumentos que permitan el avance en los temas de su interés y preocupación.

Así, cada uno de los participantes, desde y hacia su radio de acción e influencia, contribuirá de la mejor forma posible a que sus conciudadanos, y aquellos que están en su proximidad física, social, política o legal, puedan continuar aprovechando lo bueno que Internet nos trae, reduciendo o siendo protegidos de lo que no es tan bueno, y que aun así, ocurre por medio de Internet.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *