Internet de las Cosas: elementos a considerar para que sea productivo

Desde 2011, se determinó que el 9 de abril de cada año se celebrara el Día de Internet de las Cosas (IoT Day) para concentrar la difusión, charlas, reflexiones, talleres y cualquier otra actividad que los voluntarios alrededor del mundo quisieran hacer para fomentar el conocimiento de un área de trabajo, diseño y comercialización que se viene convirtiendo en relevante cada vez más en la economía mundial.

Es clara la tendencia que existe en el mundo hacia el uso intensivo de la relación entre diversos objetos y dispositivos, con servidores y archivos de información, utilizando diversas tecnologías de comunicación hacia Internet, de forma que tal interacción sea económica, accesible, flexible y segura, distribuyendo de forma amplia la posibilidad de supervisar, observar, administrar y comandar artefactos en diversas ubicaciones.

Lo que se hace con IoT es, además de proveer “inteligencia” a muchas cosas, en el sentido de comunicar datos relevantes para que una máquina, remota o cercana, accesible a través de Internet, actuar según esa información, siguiendo algoritmos previamente codificados, incluyendo auto-aprendizaje, las computadoras puedan tomar decisiones y realizar acciones específicas.

Como motor de la economía

Hemos insistido por mucho tiempo que nuestro país, como otros que ya lo hacen desde hace años, se debería procurar incluir las tecnologías de información y comunicaciones como un motor del desarrollo económico y social, lo que significa que todos los actores y sectores estaríamos de acuerdo en tomar medidas y orientar esfuerzos a desarrollar y potenciar los elementos necesarios para ese fin.

Si éste fuera el caso, algunas de las industrias que estarían en pleno desarrollo, entre muchas otras, sería la dedicada a producir en escala comercializable objetos y dispositivos, o modificaciones a los actuales, para que correspondan a este gran campo de la Internet de las Cosas.

Al igual que las aplicaciones móviles y servicios en sitios web, estos servicios, diseños y productos cuentan con un mercado creciente a nivel mundial, y si la excelencia en la calidad se alcanza, se puede competir con relativa facilidad en un mercado mundial cada vez más exigente y con más necesidades en este amplio campo.

Elementos a considerar en la ruta de IoT

Si queremos aspirar a sumarnos a las legiones de emprendedores y empresarios que, a escala mundial, se están posicionando cada vez con mayor fuerza y definición en el espectro del mercado de Internet de las Cosas, deberíamos contar en El Salvador con al menos:

  • Recurso humano calificado y especializado: Nuestros técnicos e ingenieros deben estudiar mucho, mantenerse actualizados y enfocarse en unas cuantas de las áreas que sirven para producir la necesaria sinergia entre las distintas tecnologías que se encuentran, y se continúan desarrollando por Internet de las Cosas:
  • Facilidad de producción o importación de partes electrónicas y mecánicas: A diferencia de la producción de software puro, o hardware elemental, Internet de las Cosas requiere una buena integración entre la programación, la compresión de los sensores y actuadores, motores, interruptores, lentes, y muchos más elementos. Si no se cuenta con una disposición fácil de estos elementos, es difícil producir buenos productos y servicios.
  • Redes de Internet de alta calidad, seguridad, rendimiento y económicas: Muchos usamos Internet como medio de comunicación, transferencia de datos y entretenimiento, entre otras actividades, pero no es tan usada para que las cosas se comuniquen. Si queremos desarrollar productos que, por definición, usan Internet como medio para transferir datos, esta red debe funcionar con seguridad, velocidad y estabilidad, además de ser accesible.
  • Expertos en seguridad informática: El tema de la seguridad en las redes se está viendo más comprometido con la proliferación de más dispositivos conectados a la red sin precauciones o medidas que aseguren la seguridad y el acceso validado a los mismos dispositivos, y evitar que por medio de los mismos, incrementen y se faciliten ataques a otra infraestructura de las redes.

  • Escuelas y academias dedicadas al tema: El grado de especialización del conocimiento y experiencia necesarios para esta rama de la industria es todavía mayor que el que conocemos en nuestras actuales academias, facultades y escuelas. Será necesario invertir en desarrollar nuevos planes de estudio.
  • Facilidades y prestaciones para desarrollar empresas en el área: Como en todos los sectores de la economía, en éste y en cualquier país, los emprendedores que inician, no necesariamente tienen la experiencia para fundar, mantener y hacer crecer una empresa. Las facilidades para lograrlo deben ser desarrolladas.
  • Visión creativa: El mercado que se está abriendo en el mundo para los productos y servicios IoT es muy, muy grande, y está abierto a recibir una gran cantidad de propuestas, que deben venir de las mentes ingeniosas y creativas de las personas que comprendan la naturaleza de la combinación de hardware, software y redes para una gran cantidad de aplicaciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *