Datos abiertos en El Salvador

No es un concepto novedoso, ni un principio ajeno en las políticas de Sociedad del Conocimiento que muchos países con vocación para compartir información, o una visión más acorde con los tiempos que vivimos, llevan ya implantando algunos años. El Salvador ha hecho pública recientemente su Política Nacional Datos Abiertos (PNDA), lo que constituye un paso importante y valioso en este sentido.

De acuerdo a esta misma política, la definición de Datos Abiertos se refiere a “aquellos datos digitales de carácter público, accesibles en línea que pueden ser utilizados, reutilizados y redistribuidos libremente por cualquier persona, y que pueden compartirse de la misma manera”.

La filosofía y el racional que da soporte a la decisión de abrir las bases de datos de diversas entidades públicas, y en algunos casos, privadas, es que la construcción y compilación de dichos datos se realiza con fondos provenientes de los impuestos que los ciudadanos pagamos, y por tanto, la información, los datos, las bases de datos, el trabajo invertido en construirlas y mantenerlas actualizadas, e incluso el soporte físico donde son almacenados, son todos propiedad pública, nos pertenecen a todos.

El ámbito de aplicación de estas acciones comprende, en el caso de El Salvador, y según la misma política, a las entidades que forman parte del Órgano Ejecutivo: Ministerios y sus dependencias, Secretarías de la Presidencia, Instituciones autónomas y sociedades de economía mixta y personas jurídicas que manejen recursos o información pública para su funcionamiento.

Principios de datos abiertos

La PNDA ofrece un compendio de los principios que deben cumplir los conjuntos de datos y las bases para que se consideren abiertos (en la política aparecen descripciones más amplias de estos principios):

  1. Íntegros: Los datos deben ser completos con respecto a cada tema y contener los metadatos necesarios.
  2. Primarios: Deberán ser datos principalmente de fuentes primarias. Los datos abiertos tienen que ser detallados y vírgenes, sin haber pasado por ningún filtro o estar procesados.
  3. Oportunos: La información generada o recopilada por la entidad deberá ser publicada de inmediato y se dará prioridad a los datos sensibles al tiempo.
  4. Accesibles: Las entidades deberán proporcionar los hipervínculos o interfaces para que los usuarios puedan localizar y descargar los datos fácilmente.
  5. Procesables por máquinas: la información debe ser almacenada en formatos de archivo ampliamente.
  6. No discriminación: los datos deben ser accesibles a cualquier persona sin necesidad de identificación, inscripción o justificación por parte de los usuarios.
  7. Libre de licencias de formato: los formatos en que se presenten los datos deben ser preferiblemente abiertos para que el usuario no necesite adquirir licencias.
  8. Libre de licencias de contenido: debe quedar claro que la información es pública, como obra de la entidad.
  9. Permanencia: los datos que se publican, de acuerdo al sector y tipo de información, deben estar disponibles hasta el máximo del tiempo estipulado en las normativas nacionales vigentes.
  10. Calidad del Dato: deben ser depurados y confiables.

Con estos diez principios se trata de cubrir todas las características que deben mostrar los datos abiertos del gobierno, una vez implementada y reforzada la PNDA en todas las instituciones bajo su ámbito de aplicación.

Lineamientos para los datos abiertos

Para que esta política sea una realidad, se cuenta con un portal de datos abiertos, ubicado en www.datos.gob.sv, donde se pueden acceder y descargar las bases de datos, clasificados por área, y manipular, en el buen sentido de esta palabra, estos datos crudos. Adicionalmente, la política agrega algunos lineamientos adicionales, que se resumen a continuación:

  • Marco Administrativo: Crear una Comisión Institucional de Datos Abiertos (CIDEA), que será la responsable de implementar los lineamientos de esta política.
  • Inventario Institucional: Identificar los datos que la entidad produce y determinar las excepciones, de acuerdo a la Ley de Acceso a la Información Pública.
  • Seguridad de los Datos: Definir el nivel riesgo y seguridad adecuado para sus datos de acuerdo a la guía de clasificación de información de Gobierno.
  • Datos Interoperables: Garantizar que su inventario de datos puede ser integrado con el Portal Nacional de Datos Abiertos.
  • Apertura de los Datos: Cumplir aspectos legales y técnicos enel manejo de los datos públicos garantizando que la información producida cumpla con elementos de integridad, veracidad y autenticidad. La apertura de datos se clasificará en:
  • Apertura legal: asegurar que los datos puedan ser utilizados sin incurrir en problemas legales.
  • Apertura técnica: evitar que existan obstáculos técnicos al acceder y utilizar los datos producidos.
  • Establecer alianzas: Establecer relaciones de colaboración multisectorial, creando alianzas en los ámbitos de sus competencias.
  • Potenciar el uso: Impulsar la institucionalidad de los Datos Abiertos a través de la identificación y categorización de la información.
  • Aprovechar datos Abiertos: Fomentar el uso de las Tecnologías de la Información y espacios colaborativos, utilizar herramientas digitales, portables u otros mecanismos tecnológicos para potenciar la colaboración multisectorial.
  • Gestión del Cambio: Fomentar la Gestión del Cambio Institucional adoptando nuevos modelos de competencia.
  • Planificación de Recursos: Gestionar fuentes de financiamiento, las entidades deben promover acciones y recursos necesarios para asegurar la adecuada implementación de la política.
  • Divulgación y promoción: Potenciar la colaboración con la ciudadanía, empresas, organismos del sector no gubernamental y sector académico.

Lo que sigue es que esta política sea realmente observada en forma continua, sistemática y sosteniblemente por la mayor cantidad de entidades públicas, y las privadas que lo deseen hacer. Es importante luego hacer difusión y capacitar en las formas y métodos para sacarle provecho, a estudiantes, periodistas, analistas, intelectuales, partidos políticos, tanques de pensamiento y otros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *