¿Qué puede hacer un joven en tecnologías para desarrollarse?

El 1 de septiembre se llevó a cabo el V Congreso Internacional de Ciencia y Tecnología de la Universidad Dr. Andrés Bello, con el lema “Herramientas de innovación para el avance de la sociedad, utilizando aplicaciones tecnológicas”, reuniendo a cientos de jóvenes estudiantes para escuchar ponentes nacionales e internacionales relatar y compartir sus experiencias y conocimientos.

Las presentaciones eran sobre temas variados de la tecnología actual, y fueron realizadas por expertos que trabajan en los respectivos campos de la tecnología, lo que permite transmitir, además de conocimientos teóricos, el valor de la experimentación, los errores y los aciertos que han encontrado en sus carreras.

Este tipo de eventos, organizados por las instituciones de educación superior en forma periódica, permite a los jóvenes estudiantes conocer en forma temprana en su formación profesional, un poco de la realidad profesional técnica, aportando a sus potenciales destinos profesionales la variedad de actividades y especialidades en las que pueden profundizar una vez graduados.

¿Qué ve un joven salvadoreño en tecnología estos días?

Gracias a estos eventos, que afortunadamente ocurren con relativa frecuencia, donde se reúnen profesionales y emprendedores en distintas áreas de trabajo y producción, se realizan por iniciativa de algunos promotores del desarrollo tecnológico del país que, sin necesariamente ponerse de acuerdo, buscan hacer una labor de difusión y motivación entre los jóvenes estudiantes.

Además de estos congresos, consideramos aquí otros eventos como el Juventour, desarrollado hace pocos días en CIFCO, los varios hackatones y certámenes de robótica y otras tecnologías que se organizan en nivel medio y superior del sistema educativo, encuentros que empresas de telecomunicaciones, periodísticas y bancarias desarrollan con alguna frecuencia, y reuniones convocadas por hubs y centros de coworking, incubadoras, aceleradoras y espacios de cohabitación tecnológica.

Por su temprana edad e inexperiencia de la vida productiva, y/o porque sus estudios aun no se encuentran en el nivel adecuado, es probable que a un buen número de los asistentes a los eventos no les termina de quedar claro la dimensión de futuro cercano y de posibilidades que lo que se les presenta les puede ofrecer.

Hay lugares para practicar y aprender más

Por fortuna, y de nuevo, gracias a unos pocos emprendedores inquietos, generosos y verdaderamente patrióticos, existen lugares en El Salvador donde se puede continuar o desarrollar el aprendizaje práctico de varias de estas tecnologías y tendencias contemporáneas, haciendo inversiones accesibles y razonables, y contando con el apoyo y asesoría generosa de sus fundadores y promotores.

Algunos de estos lugares son el Hackerspace San Salvador, la academia de videojuegos ArtCode, las empresas Spe3Dy, Kadevjo e Innbox, organizaciones como Asociación Conexión, La Casa Tomada, Insert, Nova, Impact Hub, Hub 170, Germina, y otros. También es importante citar la cooperación extranjera que está buscando apoyar a los emprendimientos, la innovación y la difusión entre jóvenes de estos conocimientos.

Entonces, la oportunidad que los jóvenes que tienen vocación tecnológica pueden encontrar actualmente tiene algunos componentes:

  1. Una formación teórica sólida, constante e integral,
  2. La definición del área en que, por gusto y vocación, este joven se especializará,
  3. Trabajo práctico, antes de graduarse, a modo de pasantía, aunque sea sin remuneración,
  4. Asistencia y participación atenta y activa en todos los eventos a los que puede presentarse,
  5. Vinculación con las personas, organizaciones y movimientos que pueden orientarle y, quizá, facilitar su inserción en el mundo productivo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *