¿Qué podemos hacer en El Salvador por la Industria 4.0?

Desde hace algunos meses se han venido dando varios eventos que nos explican sobre lo que implica que las empresas industriales del mundo, y particularmente, las salvadoreñas, se encuentren en el estado de Industrias 4.0. Sin duda alguna, ésta es una actividad, visión y preocupación válida para las empresas salvadoreñas y de todos los países. Su competitividad y, en muchos casos, su supervivencia, depende de las decisiones que tomen.

Intentamos a continuación enumerar algunas ideas, en forma de frases breves, aplicadas a El Salvador, y quizá también a otros países, sobre la situación actual y deseable.

  • El concepto de Industria 4.0 representa una gran cantidad de tecnologías, entre ellas Big Data, Impresión 3D, RFID (Radio Frecuencia), Internet de las Cosas, NFC (Comunicación Cercana), Analytics, Seguridad, Inteligencia Artificial, Aprendizaje de Máquinas, Computación en la Nube, Realidad Virtual, Realidad Aumentada, Sensores, Agentes inteligentes, entre otras, además de las ya conocidas redes sociales, conectividad, interoperabilidad, energía, etc.
  • A pesar del desarrollo explosivo y exponencial, los empresarios industriales no deben abrumarse por la cantidad tan grande de necesidades aparentes.
  • En cambio, el enfoque correcto es que cada empresa industrial debe determinar cuáles tecnologías son aplicables en su caso, de acuerdo a su producto, mercado, competencia, y otros factores.
  • Una buena noticia es que hay varios jóvenes que están en el proceso de conocer y dominar las tecnologías de la industria 4.0, en principio porque les atrae la novedad y el avance tecnológico.
  • Por su parte, y para acompañar estas inquietudes, aptitudes y búsqueda de los jóvenes, la educación, formal e informal, debe buscar especializar a cada joven talentoso en alguna de estas tecnologías, no en todas ellas.

  • Desde una visión de país, las universidades deberían ponerse de acuerdo para dedicarse a distintas áreas, y poder de esta forma optimizar los recursos, enfocar los apoyos y abarcar un número mayor de tecnologías y jóvenes.
  • El gobierno puede y debe participar, apoyando y estimulando la formación de técnicos, así como también de emprendedores; fomentando y premiando a los innovadores y emprendedores; fortaleciendo un ecosistema de innovación adecuado, que incluya y patrocine centros de incubación, aceleración, y promueva a los inversionistas ángeles y de riesgo.
  • Las generaciones de empresarios conocedores del negocio deben conversar todo el tiempo con los emprendedores jóvenes conocedores de tecnologías, acercando estilos y visiones del mercado que pueden aprender de cada uno.
  • Dado el grado de especialización de las profesiones, y el tiempo en que se requieren, deben promoverse carreras cortas especializadas en las tecnologías 4.0 en universidades y otros centros de formación. Es importante y urgente que estos cursos den inicio o continúen y gradúen a más personas.
  • Promover a los inversionistas ángeles que apoyen los emprendimientos que, a su vez, apoyen y acompañen a las industrias tradicionales en su conversión a 4.0
  • Crear y fomentar empresas consultoras integradoras de tecnologías 4.0, con el fin de que más expertos consultores sepan recomendar a cada empresa la forma específica de aplicar alguna(s) de las tecnologías 4.0, de acuerdo a sus particulares necesidades, recursos y objetivos.
  • Finalmente, es importante reconocer, como tendencia mundial de aplicación local, que una corriente de innovación puede provenir de adoptar y adaptar las tecnologías 4.0 en las industrias actuales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *