Lo bueno, lo malo y lo feo de Internet en la crisis

No hay duda de que, en medio de la pandemia mundial, el uso de Internet se ha visto ampliado de varias formas y por muchas razones. La cuarentena que invita a no salir de casa, ha motivado a muchos a trabajar, estudiar y comunicarse desde los dispositivos conectados a Internet. Los que tenemos acceso a la gran red, la aprovechamos y agradecemos su existencia y nivel de desarrollo.

Sin embargo, como en toda actividad humana, y más a nivel mundial, en la misma plataforma mundial existen y ocurren una serie de actividades, propuestas y situaciones, algunas de las cuales son buenas, otras malas y algunas más feas.

Lo bueno

Afortunadamente, ésta puede ser la lista más larga, aunque no incluyamos todo lo bueno que Internet nos provee en estos tiempos de circulación física limitada.

  • Sitios web dedicados: La mayoría de personas buscan información sobre la situación actual. La que se encuentra en las redes es volátil y no siempre fidedigna. Los sitios web dedicados proveen esta posibilidad.
  • Clases en línea: Al suspender la asistencia a escuelas y universidades, las clases remotas están ayudando a minimizar el retraso.
  • Reuniones: Ya sean de trabajo, planeación, diversión o familiares, las reuniones virtuales permiten mantener la continuidad.
  • Trabajo desde casa: Aunque no todo es susceptible, hay tareas que se pueden adelantar desde la casa.
  • Comunicación con seres queridos: Una de las más valiosas, aunque puedan vivir en la misma ciudad, o muy cerca, Internet ha facilitado esta vinculación afectiva.

Lo malo

Con malas intenciones, algunos seres humanos hacen uso de la tecnología para engañar, interrumpir, molestar y aprovecharse de los demás.

  • Zoom bombing: Ataques por intrusos no invitados en medio de reuniones virtuales, con material ofensivo y banal, usando la plataforma Zoom, aunque puede aplicarse a todas las demás.
  • Ventas de productos falsos: Algunos individuos tratan de engañar y vender en línea productos fraudulentos, como medicinas falsas.
  • Publicidad engañosa: Aprovechando que no todo puede ser comprobado, en algunos casos se miente sobre las características de algunas ofertas.
  • Dificultades en saturación de conectividad: Dependiendo de la región, el país y el nivel de desarrollo y madurez de los servicios, el aumento en el uso puede deteriorar la señal.
  • No todas las personas tienen acceso a Internet: La brecha digital que ya existía, puede expandirse a partir de esta crisis.
  • Los criminales están sacando provecho de la crisis: De diversas formas, las malas personas sin escrúpulos hacen uso de las herramientas tecnológicas para enriquecerse a costa de los demás.

Lo feo

También de connotación negativa, hay situaciones que pueden decepcionar por su mera existencia, agravando una crisis que de por sí es mala.

  • Abuso de nombres de dominio: Se han detectado más de 68 mil nombres de dominio en los que no todos están utilizando la referencia del virus para actividades lícitas o positivas.
  • Noticias falsas: Por exageraciones, especulaciones, o la mala intención de causar pánico y sorprender a los ingenuos, la propagación veloz de noticias falsas es un mal en la red.
  • Zozobra y baja de moral: Dependiendo de la fortaleza espiritual de cada uno, la situación puede ser agravada para algunas personas por medio de comunicaciones pesimistas.
  • Provecho particular: El incremento de precios en artículos, la provisión de productos escasos, y otras formas de actividad, pueden ser solamente para provecho individual.
  • Reducción de calidad en el servicio de varios proveedores de contenido en Internet: Previendo el lógico incremento en la demanda, algunos servicios de contenido han acordado bajar su nivel de calidad intencionalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *