Mitos y realidades de Internet y Covid 19

Recientemente, y a raíz de algunos temores, comentarios, e incluso decisiones por parte de autoridades nacionales de algunos países, Internet Society preparó y distribuyó entre sus capítulos una breve guía de 10 mitos y realidades sobre Internet en los tiempos de Covid 19. Por considerarla de utilidad se reproduce en este espacio.

Mitos y realidades

Mito 1: Internet está congestionado

Realidad: No existe congestión. Se ven aumentos de tráfico en las redes de última milla, en los IXP, en los enlaces internacionales, en las CDN, etc. Poder ver que el tráfico aumenta es la prueba de falta de congestión. Cuando el gráfico se ve «aplanado» en un nivel máximo es que hubo congestión.

Mito 2: El aumento del tráfico en Internet está afectando a los IXP

Realidad: El tráfico en los IXP del mundo aumentó por la pandemia y puede aumentar más sin afectar el servicio de Internet.

Mito 3: El aumento del tráfico en Internet está afectando a los proveedores en la última milla

Realidad: Las redes de acceso en fibra óptica y ADSL han podido responder sin problemas a los cambios de hábito en la población. Gran parte del aumento se da en horarios que normalmente eran de oficina, y en los cuales existía capacidad ociosa.

Mito 4: El aumento del tráfico en Internet está afectando a los proveedores a nivel del backbone

Realidad: Ningún proveedor ha reportado problemas en el backbone causados por el incremento de tráfico.

Mito 5: El servicio de Internet falla porque los empleados de los ISPs no pueden solucionar  problemas por la cuarentena impuesta

Realidad: No se registran problemas de servicio masivamente o diferentes a los normales, y los problemas que surgen se están resolviendo normalmente. En algunas redes se registran menos cantidad de problemas por la falta de actividad (menos cortes y mantenimientos). Puede haber dificultades para acceder a los hogares en los casos de reclamos de última milla.

Mito 6: Es mejor utilizar líneas fijas para llamada de voz

Realidad: La telefonía tradicional se planificaba para soportar una determinada cantidad de llamadas según una distribución estadística (Erlang) que permitía un uso normal, pero no soportaba picos de consumo (muchos recordamos que era imposible comunicarse en navidad o en situaciones de catástrofe). La voz sobre IP escala mucho mejor que las líneas fijas.

Mito 7: Es mejor utilizar SMS en vez de WhatsApp para mensajería instantánea

Realidad: El servicio SMS generalmente tiene costo para el usuario y utiliza recursos de la red móvil que pueden sufrir congestión. Es recomendable que al estar en sus casas utilicen los servicios de banda ancha en lo posible minimizando el uso de la red móvil.

Mito 8: Las limitaciones en la calidad de video que impusieron a Netflix y otros proveedores de video “on demand” ayudó a los proveedores

Realidad: La disminución de calidad no tiene impacto en el tráfico de los posibles cuellos de botella de los grandes proveedores (enlaces Internacionales, interconexiones con otros proveedores, IXP, etc.) No verán ninguna disminución en su conexión con el resto de Internet. Los cambios en la calidad del video si pueden ayudar en redes de acceso que presentaban altos niveles de ocupación (cercano a la congestión) o tecnologías que están limitadas en capacidad (como las redes de servicios móviles).

Mito 9: Los servicios  de «streaming  de audio y video “on demand» (Netflix, Amazon Prime, Youtube, Spotify, Deezer, etc.) tienen el mismo impacto en las redes que los servicios de comunicación de audio y video en tiempo real (videoconferencias, VoIP, live streaming, etc.).

Realidad: Los Servicios de streaming “on demand” generan un impacto distinto que servicios de comunicación en tiempo real.

Mito 10: Los proveedores de servicio de Internet pueden absorber los costos y no cobrar el servicio durante la pandemia 

Realidad: Muchos de los proveedores de Internet son pequeñas y medianas empresas que apenas pueden subsistir y no tienen ahorros ni financiamiento que les permita funcionar sin ingresos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *