Todas las entradas de: Lito Ibarra

Emprendedurismo en castellano por Academia Cisco en línea

Existe una importante necesidad de crear nuevas empresas que se destaquen sobre todo en las industrias creativas y tecnológicas en el mercado mundial, de forma que los emprendedores que se animen a invertir su tiempo, ingenio y fondos, logren abrir y mantener negocios con socios y clientes en todo el mundo.

Por distintas razones, algunos de nuestros países de habla castellana con frecuencia se encuentran rezagados en las iniciativas que puedan fomentar de una forma efectiva, y en muchos casos, esto se debe a una ausencia de formación en los principios y competencias básicas para emprender un negocio.

La Academia Cisco de Uruguay, por medio de la organización CCAT LAT está ofreciendo, especialmente para personas interesadas en El Salvador, a partir del 14 de mayo de 2019, un curso certificado por Cisco sobre Entrepreneurship (Emprendendedurismo), en castellano, en línea, en forma síncrona, de 16 horas. Más información aquí.

Contenido del curso

A continuación un detalle del contenido del curso que se brindará durante 4 semanas, 2 clases semanales de 2 horas cada una, los martes y jueves, de 1 pm a 3 pm (hora local de El Salvador). Las personas inscritas deberán conectarse en esos días y horas para interactuar con el instructor. Para solicitar más información, enviar su dirección electrónica en esta forma.

Pericia: como identificar las habilidades personales, definir un producto o servicio y determinar el precio. Además, habilidades de presentación y servicio al cliente, retención y programas de fidelización.

Iniciando un Internet Café: presenta el pensamiento emprendedor y explica cómo el espíritu empresarial difiere de otras oportunidades de empleo. Se identifican las herramientas de investigación de negocios y se prepara un business plan.

Hacer un negocio exitoso: explora cómo ayudar a que un negocio permanezca rentable al definir un proceso de cambio, revisando ventajas y desventajas de los cambios del producto, preparando un plan de cambio y comunicando los cambios a todas las partes interesadas.

Tomando la iniciativa: cómo transferir habilidades de un tipo de empleo a otro para tener éxito en el mercado. Revisa los aspectos legales de la propiedad del negocio, y como preparar una propuesta de financiación.

Habilitación de un comercio electrónico: define el comercio electrónico y presenta formas de usar las aplicaciones de e-business para resolver problemas de negocios. Se introduce la gestión del proyecto y se revisan las herramientas utilizadas para medir el éxito de un negocio.

Subcontratación de servicios: explora la importancia de formalizar relaciones comerciales a través de un contrato, incluida la estructura legal de un contrato, una revisión de contratos comerciales comunes, y la solicitud de propuesta y la oferta resultantes.

Construyendo un negocio: revisa varios aspectos de la propiedad del negocio, incluidos los recursos, el proceso de toma de decisiones, contratos e investigación. También introduce las estructuras de negocios habituales, las responsabilidades departamentales y el crédito comercial.

Esperemos que varios salvadoreños de todas las edades puedan aprovechar este curso, puedan obtener el certificado de la Academia Cisco, y pronto se decidan a emprender su propio negocio.

Lo inevitable: 12 fuerzas tecnológicas que nos están moldeando

En el libro “The inevitable”, Kevin Kelly reflexiona y abunda en ejemplos para hacernos pensar sobre lo que él identifica como las 12 fuerzas tecnológicas que han venido caracterizando la evolución de los últimos 30 años, y seguramente lo continuarán haciendo.

Uno de los aspectos relevantes del texto es que si bien las fuerzas que el autor analiza están presentes en muchas de las formas en que hoy en día realizamos nuestras tareas, relaciones, acciones y entretenimientos, y han venido ellas mismas transformándose, no se trata de tecnologías en sí mismas, sino de los efectos y tendencias que podemos observar desde hace años siendo cada vez más ubicuas en todo el mundo.

Este razonamiento es el que hace concluir a Kelly que las tendencias que describe conforman una forma de vida radicalmente diferente a lo que vivíamos hace unos 30 años, y que cada vez con mayor velocidad, seguirán transformando nuestras vidas, de forma inevitable. Por tanto, es mejor conocerlas y prepararnos, que intentar negarlas o pensar que aun falta tiempo para que ocurran.

Las 12 fuerzas tecnológicas

El autor utiliza una sola palabra para cada fuerza. En castellano, no es sencillo resumirlo de esa manera, por lo que hemos usado una frase.

1- Becoming (La transformación constante): Gracias a la tecnología, casi todo está cambiando de forma, funcionalidad, objetivo, manera de empleo, tamaño, facilidad, etc.

2- Cognifying (El predominio del conocimiento): El componente principal, tanto del lado de los insumos como del lado del producto o servicio brindado, está siendo cada vez una forma de conocimiento.

3- Flowing (Un flujo permanente): La circulación de información, en todas sus diversas formas, no se detiene en ningún momento, y proviene de cualquier lugar del planeta.

4- Screening (Abundancia de pantallas): La forma de interacción entre humanos y máquinas es y seguirá siendo por medio de pantallas, de todos los tamaños, formas, tecnologías, características, materiales y ventajas.

5- Accesing (Acceso inmediato y ubicuo): La facilidad para traer a nuestra presencia cualquier tipo de información, propia o de terceros, será cada vez más independiente del tiempo, espacio y condiciones.

6- Sharing (Compartir es la norma): Desde el surgimiento de las primeras tecnologías que nos han traído a este momento, ha predominado un principio de compartir con pocas, si alguna, condición o requerimiento.

7- Filtering (Selección de la información): Con la sobre abundancia de información que recibimos constantemente, los dispositivos, mecanismos y procesos para seleccionar lo que deseamos percibir van creciendo.

8- Remixing (Reutilización de la información): Cada vez es más habitual y sencillo mezclar piezas de información, en cualquiera de sus formas, con otros segmentos, según la necesidad o preferencia del usuario.

9- Interacting (Comunicación en dos vías): Es una característica esperada casi de cualquier aplicación, equipo o interfaz entre humanos y entre éstos y las máquinas, que haya comunicación en ambos sentidos.

10- Tracking (Rastreo y documentación): Deseado o no, cada vez somos más rastreables y documentables, y lo mismo aplica a seres humanos que a dispositivos, vehículos y cosas.

11- Questioning (Respuestas que generan preguntas): La facilidad, accesibilidad, velocidad y bajo costo que tiene hacer preguntas y recibir respuestas hace que sintamos la libertad de continuar haciendo más preguntas todo el tiempo.

12- Beginning (Siempre estamos comenzando): Con todos los cambios, estas tendencias, y los desarrollos veloces en diversas áreas del saber humano, todo el tiempo estamos comenzando y descubriendo nuevas formas de convivir.

Somos cada vez más rastreables y documentables

Muchos millones de personas en el mundo generamos cada día una inmensa cantidad de información, en varios formatos, medios, tamaños y con múltiples propósitos. Incluso generamos información sin pedirlo o sin proponérnoslo, y en muchas ocasiones sin saberlo ni autorizarlo.

Eso es una parte intrínseca de la forma de vida actual, en la que hacemos uso de una gran variedad de dispositivos electrónicos y de varios tamaños y funciones, que son capaces de registrar una buena parte de lo que nos sucede en el día, tanto en nuestras relaciones laborales, personales y aun en nuestra soledad.

La miniaturización de la tecnología, el avance en el poder computacional, el abaratamiento de los medios de almacenamiento, y la ubicuidad de los veloces procesadores de información, en parte gracias a la nube, han hecho posible que la vida y procesos de muchas personas, objetos y los mismos dispositivos digitales, sean rastreables y documentables.

¿Hasta dónde es deseable y beneficiosa la trazabilidad?

Muchas de las aplicaciones más populares y exitosas en la actualidad basan su valor en la recolección de los hábitos, prácticas y actividades de miles o millones de personas. Además de mantener un minucioso registro de estas acciones, con amplios detalles sobre lugar, fecha, hora, duración, reacciones, emociones, etc., la aplicación de la inteligencia artificial es lo que les permite obtener provecho, incluso monetario, de esa vasta colección de datos.

Recomendaciones automáticas para realizar compras o asistir a un lugar; consejos sobre medicamentos, recetas y planes para reducir de peso, mejorar habilidades o aprender alguna nueva competencia, se apoyan en el análisis de grandes volúmenes de información que se recolecta, muchas veces sin permiso o sin conciencia de nosotros mismos.

Los GPS (sistemas de posicionamiento global o geográfico), velocímetros, detectores de dirección, los sensores de la dirección de nuestra vista, los termómetros, medidores de tensión, pulsos, respiración y otros signos fisiológicos, tan comunes hoy en día en relojes de pulsera, entre otros muchos sensores, permiten que cada persona, si lo desea, pueda documentar su estado de salud, físico o aun emocional.

Sabemos con cierta facilidad dónde se encuentran nuestros cercanos, sin necesidad de preguntarlo, así como podemos conocer buena parte de la vida de otras personas, o ellos de la nuestra, gracias a la trazabilidad y documentación que se mantiene y crece en la nube acerca de nuestras actividades y otras expresiones de nuestra personalidad que quedan registradas.

Muchas personas no sólo están de acuerdo con esta forma de compartir información y permitir su análisis por terceros, sin incluso consideran que ésa es la versión última de apertura y transparencia, y buscan promoverla. Sin duda, hay ventajas en poder conocer la propia fisiología para considerar los tratamientos medicinales o vitamínicos adecuados, y hasta en documentar algunas conversaciones para futuras reconstrucciones.

Sin embargo, ¿deberemos establecer algún límite a esta publicación, inspección y análisis de todo lo que hacemos, vemos, decimos, escuchamos, leemos, percibimos y producimos, tanto a nivel fisiológico como intelectual?

 

Diez características de una buena política de privacidad

En varios países, el debate sobre el derecho de las personas y las organizaciones a la privacidad está sobre la mesa de trabajo, ya sea con miras a crear una política nacional o incluso una ley de alcance y trascendencia más allá de las fronteras. La razón de la actualidad del tema es la ubicuidad de la red, y la relativa facilidad con la que los sistemas artificialmente inteligentes recogen, analizan y utilizan la información, sobre todo la tipificada como privada.

Por ejemplo, el 25 de mayo de 2018 entró en vigencia la normativa general europea sobre protección de datos, con algunas restricciones en el acceso a la información privada, pero con consecuencias no intencionadas que han dificultado el acceso a datos que, con bases legítimas, las agencias defensoras de la ley que persiguen delitos, incluyendo, pero no limitado a, los derechos de propiedad intelectual, necesitan para hacer su trabajo.

La organización internacional Internet Society, que cuenta con capítulos en varios países, entre ellos El Salvador, ha publicado recientemente un compendio breve de las 10 características que debería mostrar una política, reglamento o ley que intente proteger la privacidad de las personas y organizaciones en Internet.

Las diez señales de una buena política sobre privacidad

  1. Requerir privacidad desde el diseño: Los sistemas y aplicaciones deben incluir, desde su diseño, las consideraciones adecuadas para proteger la privacidad de los usuarios.
  2. Hablar claro: Los usuarios deben comprender claramente la razón, el uso, el destino, quiénes tendrán acceso y toda la información relevante a los datos que están dispuestos a compartir.
  3. Fomentar la privacidad: Deben estar claras las formas de rendición de cuentas, reclamos y aclaraciones sobre las acciones para promover la privacidad, así como las medidas que cada registrador ofrece para proteger la seguridad de la información.
  4. Fortalecer la supervisión y el fomento: Revisar periódicamente las políticas y reglamentos, proveer sanciones y acciones remediales para las faltas, así como estimular la transparencia acerca del cumplimiento en las empresas.
  5. Dar control a los usuarios: Los usuarios deben poder optar por compartir o no sus datos personales; si optan por compartirlos, saber qué se hace con ellos, y poder retirar la autorización más adelante; si optan por no compartirlo, deben haber alternativas funcionales.
  6. Ser transparentes: Los registradores de datos deben comunicar acerca de sus prácticas y cualquier falla en la custodia de la información. Si hay una fuga de datos, deben comunicar y tratar de contener el problema, proveyendo información, ayuda y facilidades a los posibles afectados.
  7. Ser desarrolladas colectivamente: Los problemas de privacidad nos afectan a todos, por lo que hace total sentido que las políticas y reglamentos sean desarrollado con la participación de todas las partes interesadas: reguladores, sociedad civil, academia, empresa privada.
  8. Trabajar globalmente: Internet es mundial, y por ello es importante asegurar la continuidad de la protección de datos personales a través de las fronteras, garantizando continuidad en la privacidad, sin afectar la naturaleza global de la red.
  9. Ser estrictos pero justos: Se debe limitar las excepciones a la protección de datos a situaciones de soberanía nacional, seguridad o defensa nacional; las excepciones deben ser proporcionales, tener un objetivo legítimo, y ser documentadas, avaladas y supervisadas en forma transparente.
  10. Mantener el anonimato: Proteger a los individuos para que su información no pueda ser identificable usando vías alternas. Los mecanismos de anonimización deben funcionar, impidiendo que los datos reales puedan ser encontrados retrospectivamente.

 

A sus 15 años, la red académica salvadoreña muestra resultados

La semana recién pasada, la red nacional de investigación y educación de El Salvador, RAICES (Red Avanzada de Investigación, Ciencia y Educación Salvadoreña), desarrolló dos eventos públicos, para mostrar a la comunidad académica y a la sociedad salvadoreña, lo que sus actuales miembros, seis instituciones de educación superior, están logrando hacer en sus áreas de interés, gracias a las redes avanzadas.

RAICES cumplió 15 años el 29 de enero pasado, y un poco de esta historia fue recordada en los eventos del 21 y 22 de febrero, combinando este relato con la presentación de los avances que durante 2018 ha tenido esta red.

AUPRIDES, la Asociación de Universidades Privadas de El Salvador, organización que reúne a 12 instituciones de educación superior, ha sido el seno en el que RAICES ha encontrado un nuevo empuje y fortalecimiento, cuando algunas de las universidades en dicha Asociación se han unido a RAICES. Actualmente, RAICES está conformada por las universidades UFG, UNICAES, UPED, UGB, UNIVO y UNAB.

Demostración del potencial de RAICES

El evento del 21 fue para mostrar algunos proyectos y éxitos relevantes en distintas disciplinas científicas, realizados por investigadores que desarrollan su trabajo en las universidades miembros de RAICES, y se pueden comunicar con homólogos en instituciones de otros países. Las presentaciones del día 22 fueron de un carácter más tecnológico, en el campo de las tecnologías de información y comunicaciones.

Adicionalmente, se lanzó la nueva versión del portal web de RAICES, con información actualizada, y nuevos espacios para noticias, eventos, y otras herramientas. Se contó con la presencia del ingeniero Ricardo Agudelo, de la universidad Tecnológica de Pereira, director de la red RADAR, y miembro de la red nacional RENATA, red hermana de RAICES, en Colombia.

Que los propios autores de las investigaciones científicas salvadoreñas en varias disciplinas, junto con el grupo de técnicos e ingenieros que dan soporte a la parte física de la red presentaran sus avances; sumado al intercambio de experiencias de los colegas colombianos por medio de una red similar a la nuestra, buscaba demostrar y hacer evidente el provecho y el potencial que nuestros docentes e investigadores pueden obtener de estar conectados a estas redes avanzadas en todo el mundo.

RAICES ha cumplido 15 años, empujando, facilitando y estimulando el desarrollo de la investigación científica en El Salvador, por medio de un trabajo sistemático y mucha dedicación de las personas que han creído que ésta es una buena alternativa para la educación superior. Rectores, investigadores, docentes, personal de RAICES y aliados externos, así como los colegas y amigos de las redes latinoamericanas, reunidas en RedCLARA y las demás redes académicas en el mundo, se suman a estas celebraciones y logros.

Esperemos que más universidades se unan al grupo actual en RAICES (no es necesario ser miembro de AUPRIDES); que el gobierno central apoye la red, como sucede en países como Brasil, Colombia y muchos países desarrollados; que más empresarios visionarios comprendan la importancia de patrocinar estas iniciativas; y que más investigadores, científicos, docentes, directores y estudiantes salvadoreños exijan estar conectados al mundo de la ciencia y tecnología, como un mecanismo probado para buscar nuestro desarrollo.

 

Nuestra atención es cada vez más un codiciado bien

Actualmente, la producción, transmisión, difusión y comunicación de piezas textuales, culturales, literarias, audiovisuales, fotográficas, artísticas, auditivas, y culturales, en cualquiera de las cientos de formas que puede adoptar, es mucho mayor de lo que cualquier ser humano puede consumir en su tiempo de vida.

Baste usar un indicador, presentado por Kevin Kelly en su libro “Lo inevitable”, para tratar de tener una idea de lo voluminoso que resulta lo que se publica en la actualidad por todos los medios, idiomas y humanos: una persona contemporánea debería destinar un año completo de su vida si quisiera revisar y consumir todo el material publicado solamente en las más recientes 24 horas, en todo el mundo.

Con el advenimiento y desarrollo de nuevas formas de comunicación originadas e impulsadas por Internet, así como la proliferación de dispositivos y conexiones a la red, y la facilidad para que cualquier persona o entidad publique su producción intelectual, comercial o artística en la web y las redes sociales, la oferta a nuestra disposición crece cada segundo en grandes cantidades, y ese ritmo sigue creciendo.

¿Viste el último meme?

La atención que prestamos a esta miríada de ofertas de comunicación ha debido dividirse aun más de lo que ya estaba, y eso explica en parte por  qué no somos capaces de “estar al día”. Todos los que publicamos algo, sea breve o largo, superficial o trascendental, personal, familiar, social o laboral, por iniciativa propia o respondiendo a otra comunicación, usando cualquier medio a disposición, estamos compitiendo por ese activo cada vez más precioso, que es la atención.

Hoy en día, no solamente percibimos cada día y todos los días los mensajes que recibimos de nuestra familia, padres, pareja, hijos, amigos, compañeros de estudio o de trabajo, jefes, proveedores, clientes, encuentros casuales, sino ahora también debemos sumarle a ese ambiente, las comunicaciones por correo electrónico, mensajitos, memes, redes sociales, publicidad en letreros y vallas, pantallas por todos lados, y todas las nuevas formas de comunicación.

Ahora bien, aunque la oferta de comunicación ha crecido exponencialmente, nuestra capacidad de atención se ha mantenido básicamente constante. No podemos dedicar más de un tiempo finito a cada estímulo sensorial, no sólo porque el día tiene una cantidad fija de minutos, sino porque hay una serie de actividades que demandan sistemáticamente nuestro enfoque, tales como dormir, estudiar y trabajar.

Esta dinámica da como resultado que nuestra atención es un bien de consumo que es cada vez más codiciado y disputado por muchas fuentes de mensajes, y mientras más conectados estamos, mayor es la cantidad de demandantes. Los filtros de todo tipo, los establecidos por nosotros, los desarrollados usando inteligencia artificial y los basados en estadísticas, recomendaciones de amigos, gustos de personas parecidas a nosotros, y otros muchos más, tratan de ayudarnos en esa navegación.

Ante esta cantidad inmensa de estímulos, cada uno debemos desarrollar nuestra estrategia de selección respecto a cómo enfocamos y dedicamos nuestra atención. Si ha leído hasta acá, significa que ya invirtió unos 10 o 15 minutos en esta lectura, por lo que se lo agradezco. Considerando los miles de estímulos que han competido por su atención en este lapso, es una especie de triunfo del autor haber logrado que llegara hasta acá. Gracias.

 

BitLab: Academia para habilidades digitales

Como parte de los esfuerzos en los que, afortunadamente, algunas personas creemos, y concebimos como parte del camino hacia la búsqueda del desarrollo de nuestros países en las circunstancias de la economía mundial actual, el proceso de formar, educar y buscar formas de adquirir experiencia para nuestros jóvenes como productores de las nuevas tecnologías es un componente clave.

Dada la velocidad y, sobre todo, la aceleración (la tasa de cambio de la velocidad en el tiempo), con la que ocurren las transformaciones en la humanidad debido al avance de las distintas tecnologías clave, las formas que debemos encontrar para transmitir conocimiento y experiencia a los jóvenes debe ser expedita, precisa y actualizada.

Después de algún tiempo en preparación, ha abierto sus puertas en el país una nueva oferta de formación en áreas de tecnología que puede ser un complemento a otras formas más tradicionales de desarrollo de habilidades y competencias en sus participantes. Se trata de la Academia BitLab, que se auto define como un lugar para promover y facilitar el desarrollo de habilidades digitales.

Cuatro áreas de formación

BitLab ha definido como parte de su oferta, a dar inicio este mes de febrero de 2019, cuatro áreas del saber tecnológico contemporáneo. De su sitio web: “Academia de entrenamiento para trabajos en el mundo digital. En BitLab puedes acceder a cursos y talleres en las áreas de desarrollo de software, estrategia digital, diseño y emprendimiento. Nuestras clases son desarrolladas por profesionales y expertos del rubro brindando educación integral con un enfoque profesional y práctico”.

Han abierto tres de estas cuatro áreas, y ofrecen talleres gratuitos, de relativa corta duración, de manera que los asistentes pueden medir, de alguna forma, qué tanta aptitud y vocación tienen para cada una de las especialidades servidas, y decidir continuar por esa ruta, con cursos más largos, formales y pagados, aunque también hay buenas posibilidades de conseguir becas, totales o parciales.

Las personas que han hecho posible el inicio de esta academia en el país son empresarios jóvenes, que han desarrollado la empresa Elaniin por algunos años, ofreciendo servicios en desarrollo de presencia web, estrategia digital, desarrollo de aplicaciones y branding, entre otros.

Además de promover el fomento de estas capacidades y habilidades digitales entre los jóvenes, con el objetivo de que puedan llegar a destacarse en las mismas, la ventaja de contar con una academia de este tipo es que empresas como la misma Elaniin y otras, podrán contar con talentos preparados locales, que pueden trabajar como “free lancers” o como parte de empresas nacionales o internacionales, o incluso formar sus propias compañías.

Todas las iniciativas de este tipo en el país deberían ser bien venidas y apoyadas, pues al ser replicadas, en las diversas modalidades que ya existen, y las que estén por ser creadas, fortalecerán el sistema emprendedor, empresarial y de industrias creativas en el país. En el mediano plazo, si todos nos ponemos de acuerdo, podemos hacer figurar a El Salvador de una forma positiva en la mente de inversionistas, productores y consumidores a nivel mundial.

 

¿Por qué es importante que desarrollemos una Cultura Digital?

Es fácil comprender el alcance y la trascendencia que las aplicaciones para móviles, Internet, los sitios web, los dispositivos inteligentes, las tarjetas y chips, los microprocesadores diseminados por doquier y todas las manifestaciones de la tecnología digital tienen en nuestra vida.

Lo experimentamos como meros consumidores, y aun así, no terminamos de visualizar qué tan pronto y en qué medida hemos ido siendo abordados e inundados por estas muestras de tecnología. Nos hemos acostumbrado a demandar velocidad y exactitud en muchos procesos rutinarios en los que hace unos pocos años podíamos ser más tolerantes.

Aun así, convivimos con muchas personas que aun no entienden ni conocen cómo llevarse bien con la tecnología. Ese reconocimiento y familiaridad con el ambiente que la tecnología digital crea en torno a nosotros, por parte de la mayor cantidad de ciudadanos de un país es lo que puede contribuir a que le saquemos provecho y, sobre todo, nos nivelemos con el resto del mundo, en el desarrollo tecnológico que de cualquier manera nos ha transformado y lo seguirá haciendo.

Cultura digital y su rol en nuestra sociedad

Podríamos determinar que la cultura digital está definida y compuesta por todos los aspectos que el uso y diseminación de los avances en tecnología digital han traído consigo. Algunos de estos rasgos de la cultura digital son:

  • Lenguaje propio. Desde palabras hasta expresiones y conceptos, algunos de ellos en otros idiomas, que hasta hace unos años eran desconocidos, en esta cultura es importante entender y saber expresarse en esta jerga especial.
  • Netiqueta. El comportamiento adecuado frente a una pantalla de cualquier tamaño también tiene normas de comportamiento apropiado, y generalmente aceptado, que pueden o no estar escritas en algún lugar, pero la comunidad puede aceptarlos o rechazarlos.
  • Dispositivos. Cada vez existen más dispositivos, y encontrarse cómodo usando cada uno de ellos, aunque sean nuevos, es parte de esta cultura digital. Los diseños de productos para relacionarse con el mundo digital seguirán surgiendo, y es importante comprender fácilmente su aprovechamiento.
  • Procesos. La forma en que se obtiene provecho de los procesos, máquinas, formas, que ahora se extiende a medidas biométricas, como la huella digital, el iris del ojo, la voz registrada, y otros, es un aspecto que cada vez incide más en la relación exitosa de las personas con la tecnología.
  • Gestos y formas de interacción. La forma en que las personas se comunican con otras ha sido transformada, y lo seguirá haciendo, por el uso de los diversos medios que se tienen a disposición, y todos, independientemente de su edad, oficio, cargo o posición social, deben adecuarse a estas nuevas formas.
  • Desmaterialización. Ha incrementado la creación y transformación de varios elementos usualmente en el ámbito analógico hacia el entorno digital, y esto ha facilitado su transporte, intercambio, diseminación, comunicación y almacenamiento.
  • Inmediatez y tiempo real. Un reto importante actual y que sigue siendo mayor, es la proximidad en tiempo y espacio de los eventos y novedades al usuario regular. Esta inmediatez modifica las expectativas de las personas, y el ritmo de vida que la mayoría seguimos.

Es importante que esta cultura digital se propague en toda nuestra sociedad, y esto incluye a los usuarios o consumidores, así como a los productores de oferta tecnológica, técnicos, diseñadores, ingenieros y otros.

Tanto una cantidad importante de usuarios y clientes exigentes y conocedores, como un grupo relevante de personas que alcancen a visualizar el potencial de este nuevo ambiente digital, desde el punto de vista de la oferta económica de servicios, aplicaciones y otros ofrecimientos comerciales, hacia el mundo, son importantes para que nuestro país siga introduciéndose al ambiente digital de forma exitosa. De ahí la importancia de que se desarrolle nuestra cultura digital.

Tecnología en el nuevo gobierno

El Salvador se encuentra a dos semanas de realizar su proceso de elecciones presidenciales, y como en la mayor parte de países democráticos, aun estamos siendo expuestos a promesas, planes y propuestas, y lamentablemente, también a comentarios negativos, burlas y denuncias de parte un partido a otro, de un candidato a otro. Esto tampoco es extraño en nuestros países.

Al margen de toda esta campaña, y dentro de lo que en concreto llegue a realizar quienes resulten electos, será interesante observar en qué forma y hasta qué medida las tecnologías de la información y las comunicaciones serán utilizadas y promovidas por las personas en el Poder Ejecutivo en los próximos cinco años.

Para un observador independiente de los partidos políticos, los candidatos y sus propuestas, es imposible saber, a ciencia cierta, si las respuestas favorables en tiempos de campaña a cualquier propuesta o interrogante de los interesados en cada tema relevante de la sociedad, serán en realidad consideradas y satisfechas. Cualquier político responderá en la época de búsqueda de votos la respuesta que evalúe será mejor recibida por su audiencia.

Apuesta a largo plazo

Dado que nuestros períodos presidenciales son de cinco años, y asumiendo que, aunque en nuestro país no es posible la reelección presidencial, todos los partidos buscan producir resultados positivos tangibles para buscar la continuidad del mismo instituto político, se le da prioridad a proyectos, inversiones y desarrollos que se puedan concluir en un solo quinquenio. Un cambio cultural y de esfuerzo cuyo resultado sea apreciable solamente en el largo plazo usualmente no está las primeras posiciones de los planes.

Aun así, un gobierno entrante puede tomar algunas medidas iniciales, o continuar lo que ya se ha iniciado, pero aun no se ha concretado, o no ha terminado de consolidarse. Algunas ideas, sin ningún orden:

  • Propiciar el acceso universal, con creación de competencias y habilidades. A pesar de las erradas intenciones de algunos funcionarios de restar el mérito con otros argumentos, esto fue parte de lo que, en 1998, el proyecto Infocentros inició.
  • Fomento e inclusión de la tecnología en los procesos educativos de todo nivel. Si bien es difícil lograr una cobertura total en pocos años, es importante crear y dar inicio a planes que nos pongan, de forma irreversible, en esa vía. Los niños y jóvenes de hoy no podrán sobrevivir dignamente en un mundo que ya cambió.
  • Apoyo explícito y proactivo a la industria de TIC y relacionadas. Existen muchos jóvenes y mayores, con talento y experiencia para crear productos y servicios de calidad mundial, que pueden llegar a ser comercializados en el gran mercado mundial, atrayendo riqueza del exterior a nuestro país, y generando, vía impuestos y otras formas de cooperación, riqueza para la nación.
  • Acompañamiento al desarrollo de la capacidad científica y de investigación. Las redes avanzadas existen en el país desde 2005, y varias universidades han sido y son parte de este esfuerzo que es latinoamericano y es mundial. Es importante también entrar en el grupo de los que generan ciencia y tecnología, y no solamente la consumen.
  • Constitución de una institucionalidad fuerte y prospectiva en este campo. El rol del gobierno siempre debe ser de apoyo a los talentos nacionales, creando y haciendo que un ecosistema apropiado evolucione acorde a las demandas del mercado mundial.
  • Promoción y mejoramiento de un gobierno electrónico. El gobierno, además de ser un comprador clave, tiene también la posibilidad de ser un promotor estelar de la cultura digital, y de esta forma, lograr que ciudadanos, empresas, academias y organizaciones de la sociedad civil también busquen, por sus medios, utilizar provechosamente las tecnologías en su área respectiva.

Esperamos que el nuevo gobierno que sea designado por la población en las urnas, responda como la mayoría de la población espera, y además de atender los problemas más apremiantes, también comience, o continúe, según el estado actual de cada tema mencionado, apoyando y estimulando una evolución que puede hacer un cambio real en el mediano y largo plazo en nuestro país.

 

Mujeres en tecnología: Geek Girls El Salvador

Las mujeres y los hombres somos diferentes, y esa diversidad aporta mucho a la riqueza de la humanidad. Sin embargo, hay un número de capacidades y competencias en las que tenemos similares aptitudes, facultades y vocaciones. En el área de la tecnología, particularmente las tecnologías de información y comunicaciones (TIC), se ha demostrado ampliamente que el balance de género agrega valor a lo que hacemos.

Sin embargo, tanto en El Salvador como en el resto del mundo, la proporción de mujeres que estudian, trabajan, investigan, dirigen empresas y emprenden en campos basados en la aplicación de tecnologías emergentes y disruptivas, es menor cuando se compara con la cantidad de hombres en las mismas actividades y roles. No hay razón para que esta situación continúe sin cambios importantes.

Para poner énfasis y atención particular a esta situación, y buscar un balance más adecuado en la presencia de mujeres en la industria tecnológica, existen varias iniciativas y organizaciones que, siguiendo diversas estrategias, aportan su esfuerzo y trabajo a la obtención de resultados en esta línea. Una de estas organizaciones, con una filial en El Salvador, es la red de Geek Girls Latam.

Los principios de Geek Girls Latam

Tomado de su sitio web, Geek Girls Latam se define a sí misma de la siguiente forma: “Geek Girls LatAm es una comunidad de tecnología liderada por mujeres, que convoca a la academia, instituciones públicas y privadas, empresas, startups, comunidades técnicas y tecnológicas alrededor del mundo y a la sociedad en general, para impulsar y ejecutar juntos oportunidades donde las niñas, jóvenes y mujeres de América Latina usan, apropian y se vinculan activamente con la creación de tecnología. Geek Girls LatAm inspira, empodera y conecta con la Industria Tecnológica, para desde allí, transformar positivamente el entorno de la Mujer y contribuir a la construcción de una sociedad más justa, próspera, diversa y equitativa”.

Cuentan con un Manifiesto, al que invitan a adherirse en forma abierta. En el mismo, se expresan los conceptos en los que las Geek Girls creen: América Latina, las niñas, las mujeres, los medios de hoy, la familia, el estado, la academia, el poder de las comunidades técnicas y tecnológicas, la industria tecnológica y en tí.El nodo de El Salvador fue el primero en constituirse fuera de su lugar de origen, Colombia, y fue lanzado en nuestro país el 20 de febrero de 2016. En la actualidad, más personas, no solamente mujeres, continúan sumándose a la iniciativa, llevando a cabo diversas actividades para promover que las niñas, jóvenes y mujeres se involucren de diversas formas en el uso, aprovechamiento, desarrollo y comercialización de la tecnología.

Aun hay mucho trabajo por realizar, y parte del mismo comienza por las mismas niñas, jóvenes y mujeres, creyendo en el potencial que tienen, como todo ser humano, para descubrir si tienen vocación y aptitud para las tecnologías, dedicarse a alguna de las muchas ramas disponibles hoy en día, participar en eventos y talleres, formarse responsable y metódicamente, emprender o trabajar en su campo, y apoyar a otras mujeres que vienen después.

Por supuesto, toda la sociedad, formada por mujeres y hombres, también tenemos roles que jugar en este esfuerzo. Como en todo movimiento, las actividades y los resultados se dan mejor si se hacen en forma colaborativa, abierta, transparente e inclusiva. Apoyemos a Geek Girls Latam y, en particular, a su Nodo salvadoreño.