Archivo de la categoría: Con sabor local

Carreras tecnológicas con enfoque local

Todos desearíamos que en nuestro país se produjera un salto cualitativo que mejore los niveles de vida, las perspectivas de desarrollo, y nuestro posicionamiento en el tinglado mundial. Incontables son los ejemplos de países, regiones y experiencias en el mundo que demuestran que eso es posible, y es por eso que no lo consideramos un sueño imposible.

 Sin embargo, a no ser que algo parecido a un milagro ocurra, la única forma de obtener esos ideales es por medio de decisiones, planes y acciones que, tomando la referencia de esas otras experiencias exitosas, provoquen el enrutamiento en la vía correcta. No es demasiada desconocida la estrategia: entre los componentes más notorios se encuentra la educación de la mayoría de la población, y el enfoque de la misma a disciplinas diferenciadoras, como las relacionadas con la Ciencia y la Tecnología, que busquen desarrollar nuestra ventaja competitiva.

El Modelo Educativo Gradual de Aprendizaje Técnico y Tecnológico, MEGATEC, desarrollado por el Ministerio de Educación como parte del Plan Nacional de Educación 2021, hace precisamente parte de ese enrutamiento en la dirección correcta. El nombre adoptado también transmite la idea del tamaño e impresionante imagen que transmiten las sedes MEGATEC.

 

MEGATEC LA Unión
MEGATEC LA Unión
MEGATEC Ilobasco
MEGATEC Ilobasco

Dicho brevemente, el modelo contará con una red de sedes en varias ubicaciones del país, y ofrecerán una serie de carreras tecnológicas que inician en el 1er año de bachillerato y pueden culminar en un grado de nivel técnico o en una carrera de grado superior, y todo ello teniendo como marco de referencia el aprovechamiento de las vocaciones productivas y el desarrollo geográfico de las localidades próximas a cada sede.

 Un planteamiento innovador

 El modelo tiene varios elementos que lo definen de una forma singular. Por ejemplo, cada una de las sedes es administrada por una institución de educación superior acreditada, lo que establece el nexo con el nivel profesional de los docentes y la calidad de los servicios ofrecidos. El modelo también define un grupo de instituciones de educación media articuladas a cada sede, de forma que los estudiantes de esos centros cuentan con una opción cercana a ellos, tanto geográficamente como institucional.

Distribución de Sedes MEGATEC
Distribución de Sedes MEGATEC

Otro elemento destacado es la articulación de las carreras ofrecidas, tanto a nivel técnico como universitario, con la vocación productiva local y regional de la zona. Consistente con el planteamiento descentralizador que presentara la Comisión Nacional de Desarrollo, este modelo focaliza la oferta educativa considerando las fortalezas del lugar.

El financiamiento a la demanda, por medio de un sistema de becas, permite apoyar la operación y mantenimiento de estas sedes, y a la vez estimula a los jóvenes de la zona a buscar la formación técnica de calidad, que les permita encontrar oportunidades laborales con mayor potencial.

Sedes en marcha

En fechas recientes han sido inauguradas las sedes de La Unión y la de Ilobasco, administradas respectivamente por la Escuela Especializada en Ingeniería ITCA-FEPADE, y la Universidad Católica de El Salvador. Además de estas sedes, formarán parte de la red MEGATEC los centros ubicados en Zacatecoluca, Sonsonate, Chalatenango y Usulután

Además de algunos planes educativos importantes, pero que se encuentran en otras instituciones, la oferta educativa de estas sedes comprende en varios casos carreras novedosas, con planes de estudio recién diseñados y acordes a la zona donde opera el MEGATEC.

En La Unión, por ejemplo, los muchachos y muchachas podrán estudiar y obtener, entre otros, grados técnicos en Gastronomía, Hostelería y turismo, Logística y aduanas, Administración y operación portuaria, Pesquería, Acuicultura, Electrónica naval y Mecánica naval, además de una Ingeniería en logística.

MEGATEC La Unión
MEGATEC La Unión

En Ilobasco, por su parte, algunas de las carreras ofrecidas comprenden los grados técnicos en Lácteos y cárnicos, Producción de frutas y legumbres, Gestión y desarrollo turístico, Diseño industrial, con especialidad en producción de artesanías y Enfermería, además de licenciaturas en Ciencias de la Educación con especialidad en Matemáticas, Inglés o Ciencias, así como licenciatura en Enfermería.

MEGATEC Ilobasco
MEGATEC Ilobasco

En Sonsonate, las carreras servidas son las de Técnico en sistemas y redes, en Ingeniería eléctrica, Telecomunicaciones, Mecánica industrial, Hostelería y turismo y Mercadeo. En Chalatenango serán los Técnicos en Ingeniería civil y en Turismo alternativo rural. Estos dos MEGATEC serán administrados por AGAPE.

MEGATEC SOnsonate
MEGATEC Sonsonate

Zacatecoluca ofrecerá los estudios para convertirse en Técnico en Mantenimiento de computadores, Ingeniería de sistemas informáticos, Electrónica y Logística global. Es relevante recordar que en esta sede operará el Centro de Reacondicionamiento de Computadores, parte clave del programa “Computadoras para mi Escuela”.

MEGATEC Zacatecoluca
MEGATEC Zacatecoluca

Constituida como una red que comprende todo el país, administrada por instituciones educativas de prestigio y reconocimiento, con un fuerte apoyo en forma de becas para los estudiantes, y con una cuidadosa selección y desarrollo curricular de las carreras que más pueden impactar a la región en la que se encuentra cada sede, este es un modelo que puede dar mucho de sí, y que tiene el potencial, con el tiempo, de brindar un componente importante al salto tecnológico que por tanto tiempo se ha buscado, y que le haría tanto bien a nuestro país.

 

 

El español que hablamos en el computador

Tal y como aseguran los expertos estudiosos de la evolución de las lenguas en cada cultura y país, el acervo de palabras, expresiones y formas de construcción en cada idioma va sufriendo transformaciones a lo largo del tiempo. Esto se debe, entre otras cosas, a la influencia global y a los nuevos elementos que pasan a integrar la cultura y la vida diaria.

Son pocas las disciplinas profesionales y tecnológicas que han experimentado una transformación y avance en tan corto tiempo como las vinculadas a la tecnología de información. Esto va desde la miniaturización de los circuitos integrados y microprocesadores, con sus millones de transistores, hasta los poderosos administradores de bases de datos, los lenguajes de desarrollo de aplicaciones y sistemas, y la gran velocidad a la que viajan los datos por todo el planeta.

Con el surgimiento de tantos nuevos dispositivos y la creación de tantos nuevos conceptos, también cobran existencia nuevos nombres, términos y expresiones. Estas nuevas palabras, habiendo sido originadas en otros idiomas, mayoritariamente el inglés, deben ser rápidamente incorporadas en nuestra lengua materna al mismo tiempo en que van siendo introducidos en nuestra vida, sin mucha oportunidad para ser traducidas o reemplazadas por términos creados para ese fin.

Por la misma velocidad, la personalidad cultural en cada país y región y la proximidad geográfica, es posible incluso que los nuevos términos sean asimilados en forma distinta de una nación a otra, aunque hablemos el mismo idioma.

Así, parafraseando al insigne Pedro Geoffroy Rivas, y solicitando la benevolencia de los lingüistas, es posible identificar algunos elementos del español que hablamos en el computador, y particularmente en El Salvador.

Difícil de traducir

Hay expresiones que provienen de frases para las que es difícil encontrar un equivalente en nuestro idioma. Así, es necesario “butear” la computadora (del término “boot”, bota) para inicializar la máquina. Cuando inexplicablemente deja de trabajar, hay que “resetear” el computador, y/o “setear” la configuración del “bios” en forma correcta. También puede suceder que se nos olvide el “paswuor”, que lo “tecleemos” mal, o que la solución sea tan elemental como “pusharle” el “suitch on-of” para que encienda.

Las bases de datos pueden no estar correctamente “indexadas”, por lo cual tal vez sea necesario recuperar el “bac-ap” más reciente o “bacapear” en ese momento la información. En alguna ocasión, el disco duro se puede “envirular”, y quizá haya que “formatearlo” por completo, con la posibilidad de perder información importante.

Al ofrecer una presentación sobre un tema particular, podemos usar una “laptop” o una “notbuk”, en conjunto con un “data show” o un “cañón” que nos permita proyectar nuestros “eslaids” con alta resolución, usando la mayor cantidad de “pixeles” que se puedan. Si no se entregan copias “printeadas”, algunos de los asistentes seguramente tomarán apuntes en sus “palms”, en los nuevos “blackberries” o en los “simples” celulares.

Los archivos que contienen los documentos, las presentaciones, las fotos y los videos, por ejemplo, pueden ser transportados en una “memoria USB”, “memoria flash” o simplemente “USB”, o pueden ser “quemados” en un “cidi”, “subidos” a algún “disco virtual” en Internet, o anexados a un “emilio”, “i-meil”, o correo electrónico (término usado frecuentemente en lugar de “mensaje”).

Españolización, traducción o adaptación

En otros casos, las palabras y frases se traducen o se adaptan. Así, es deseable contar con un servidor que sea “tolerante a fallas”, que tenga “fuente de poder” “redundante”, y que permita el “cambio en caliente” de sus dispositivos. También es importante al momento de adquirir un computador conocer si aun cuenta con “disquetera”, si trae o no “cartuchera” para hacer copias, conexión de “waifai” y cuál es la velocidad de su “cidirrom” o si su “divirrom” permite quemar los “dividís”.

Los dispositivos accesorios son también de relevancia, tales como el “ratón”, el “printer”, el “escáner” o “digitalizador”, el “ploter” y las tarjetas de sonido y de red. En un nivel más interno, también cuentan los puertos “usb”, “seriales”, “paralelos”, así como las ranuras vacías que permitan conectar dispositivos externos.

Con frecuencia hacemos verbos las palabras en otro idioma (fundamentalmente inglés) que sentimos más próximas a lo que queremos expresar. Por ejemplo, “tagueamos” los sitios web o las partes de un documento, “pinguiamos” una dirección en Internet para probar si responde, o “daunlodeamos” contenidos interesantes de la web a nuestra computadora.

El Web o la gallina: ¿qué fue primero?

Internet es otra fuente de nuevos términos. Así nos podemos “imeilear” algunos mensajes, “efetepear” los archivos y navegar en el ciberespacio. Los que administran sistemas deben tener cuidado con los “hackers” y los “crackers” que pretenden, a veces inescrupulosamente, “hackear” un sistema, saltando los “faierwols” o “paredes de fuego” y los “proxis” que hemos colocado.

Las páginas “web” son visitadas gracias a los “brausers” y a la velocidad de la conexión que nuestro “ISP” nos puede ofrecer. También podemos “chatear” con algunos amigos o buscarlos por medio de “Skype”, “Messenger”, “Facebook”, “Hi5”, “Wayn” y las demás redes sociales a través de la gran Red.

También podemos hacer “daunlod” de lo archivos, fotos y programas, o podemos “subir” nuestros propios “videos” a “Youtube” y otros depósitos de información en el mundo. Podemos deambular por el “blogcindario” o la “blogósfera”, y si no encontramos algo, podemos intentar “guglearlo” (a propósito, ésta es una de las acciones más frecuentemente realizada en Internet todos los días, en todo el planeta).

El castellano también aporta

Siendo uno de los idiomas más ricos, el castellano no podía quedarse atrás, y algunas palabras empleadas en la jerga han sido tomadas del español aceptado, en algunos casos aportándoles nuevas connotaciones. En España se utilizan “ordenadores” para trabajar con los “ficheros” que contienen la información.

En todo caso, en cualquier país, siempre puede ser necesario “abortar” un programa o una “sesión” ante un eventual problema, sobre todo si no se ha hecho una buena “depuración” de los programas “fuente” antes de “compilarlos” para crear los programas “objeto”, “ejecutables” o “binarios”.

Una red de computadores está formada por un servidor y varias estaciones, así como cables coaxiales o trenzados, o fibra óptica. Como parte de esa red pueden haber repetidores, puentes, enrutadores y hasta cajeros automáticos y puntos de venta. La conexión puede ser “cableada” o “inalámbrica”.

Si alguien se lo propusiera, podría construir una wikipedia (¡hablando de nuevos términos!) con todas las palabras, verbos y definiciones que a diario utilizamos y aprendemos en esta nueva época.

Lo más importante es que nosotros, los humanos que utilizamos estos dispositivos de tecnología reciente, lo hagamos en forma eficiente, tanto en forma aislada como en red, y que eso nos haga permanecer “enredados”, pero no tan enredados.

Gobiernos municipales usando tecnología

Este día se han electo a los hombres y las mujeres que deberán conducir cada uno de los 262 municipios de El Salvador en el período 2009 a 2012. Después del esfuerzo dedicado a la campaña, la definición de las propuestas, la conformación de los concejos municipales, y del contacto con los miembros de la comunidad atendida, es el momento de dedicarse al trabajo concreto a favor de esas mismas comunidades que votaron por cada uno de las alcaldesas y los alcaldes,

Cada municipio es diferente, por supuesto, pero los ciudadanos tenemos algunas necesidades similares en todo el país. Los alcaldes y alcaldesas, así como los miembros de los concejos municipales, deben revisar cuidadosamente las prioridades de las personas, empresas e instituciones que tienen su residencia en la zona geográfica que comprende la jurisdicción de cada municipio.

Atención pronta y eficiente, realización confiable de trámites, comunicación periódica con la comunidad, transparencia en la gestión, gobernabilidad, interacción con municipios aledaños o vinculados por medio de alguna iniciativa, desarrollo y seguimiento de proyectos propios, preparación y coordinación de la cooperación nacional y la extranjera, por ejemplo, se encuentran entre las actividades que los ciudadanos esperamos de nuestros líderes municipales. Todo lo anterior, y más, puede ser mejorado por medio de la automatización, de la publicación, la sistematización y del aprovechamiento de los aportes que la tecnología de información brinda a cualquier actividad.

Tecnología como aliado estratégico

Si usted está leyendo este blog, probablemente no haya que convencerlo de que introducir o ampliar el uso de tecnología de información en la gestión de las municipalidades podría traer mejoras, ahorros y nuevos desarrollos en la comunidad completa, al posibilitar un mayor orden, preservar mejor la información, ubicar los datos más rápidamente, y abrir la comunicación a un mayor espacio y con menos limitaciones de tiempo, entro otros beneficios.

Sin embargo, en algunos municipios del país, los alcaldes y alcaldesas electos pueden argumentar que carecen de los fondos para iniciar o continuar estos desarrollos, o que no tiene demasiado sentido hacerlo, porque la mayor parte de la población atendida no tiene acceso y/o conocimiento de estas tecnologías.

Podríamos aventurar algunos argumentos para rebatir esas posiciones: si realmente se busca favorecer a una comunidad con transparencia y genuino interés, se pueden plantear esfuerzos coordinados con otras entidades, dentro y fuera del país, para perseguir esos objetivos (en la propia alcaldía y en los miembros de la comunidad); se puede trabajar en conjunto con otras alcaldías cercanas o afines, con las que se comparten las mismas inquietudes, y negociar precios más bajos para adquirir equipos, programas y servicios que les sirvan a todos; existen algunas entidades en el mundo que muy seguramente estarían dispuestos a apoyar estas iniciativas; acordar y firmar convenios con universidades y empresas privadas para asegurar otros apoyos; y otras ideas que, puestos a pensar, pueden fluir fácilmente.

Ventajas y logros

Algunas municipalidades ya cuentan con un sitio web, como un reflejo visible y público de la utilización de tecnología que están realizando. Algunos sitios ofrecen, además de información, historia, directorio, mapas, formularios, instrucciones para realizar trámites, y otros van más allá, y comienzan a mostrar algunos servicios en línea.

Sin embargo, como se aprecia en la lista a continuación, la cantidad de municipios que cuentan con un sitio web registrado con el nombre de dominio terminado en “gob.sv” (la extensión correcta, pues se trata de elementos de gobierno –“gob”- en el país El Salvador –“sv”-) son relativamente pocos. Las opciones de nombre también son distintas, aunque la mayoría incluye el nombre del municipio en el mismo. Es interesante dedicar un tiempo a navegar por estos sitios.

www.acajutla.gob.sv

www.alcaldiaciudadbarrios.gob.sv

www.alcaldiadeapopa.gob.sv

www.alcaldiadecojutepeque.gob.sv

www.alcaldiadeconchagua.gob.sv

www.alcaldiadequezaltepeque.gob.sv

www.alcaldiadesanvicente.gob.sv

www.alcaldiadesonsonate.gob.sv

www.alcaldialasvueltas.gob.sv

www.alcaldiapuertolalibertad.gob.sv

www.alcaldiasancarlos.gob.sv

www.alcaldiasanjuanopico.gob.sv

www.alcaldiasanmiguel.gob.sv

www.alcaldiasuchitoto.gob.sv

www.alcaldiatepecoyo.gob.sv

www.alcaldiatexis.gob.sv

www.alegria.gob.sv

www.amcandelariafrontera.gob.sv

www.amss.gob.sv

www.amst.gob.sv

www.antiguocuscatlan.gob.sv

www.chalatenango.gob.sv

www.chalchuapa.gob.sv

www.ciudadarce.gob.sv

www.ciudaddelgado.gob.sv

www.cuyultitan.gob.sv

www.elpaisnal.gob.sv

www.joateca.gob.sv

www.meanguera.gob.sv

www.mejicanos.gob.sv

www.nombredejesus.gob.sv

www.nuevaguadalupe.gob.sv

www.sacacoyo.gob.sv

www.sanmartin.gob.sv

www.santaana.gob.sv

www.santiagononualco.gob.sv

www.soyapango.gob.sv

www.zaragoza.gob.sv

Al oído de las nuevas y nuevos alcaldesas y alcaldes

Un buen legado que se puede iniciar o hacer avanzar en cada municipalidad es el aprovechamiento de las tecnologías de información y comunicación, contando con los avances más recientes, que permitirían, además de las ventajas mencionadas antes, algunos logros adicionales, a manera de ejemplo:

– Contar con direcciones de correo electrónico, blogs y foros para expresar y dar seguimiento a problemas concretos y soluciones a los mismos, dentro de la comunidad.

– Publicación de fotografías y videos de actividades, avisos, instrucciones, novedades, etc. con el fin de ilustrar estas notificaciones.

– Creación de alimentadores de noticias “automáticas”, usando la tecnología RSS.

– Lograr una mejor imagen hacia el exterior, de forma que en el momento de presentar proyectos, buscar alianzas o crear los vínculos de “ciudades hermanas”, se pueda apreciar mejor la experiencia y orientación de la municipalidad, desde cualquier parte del mundo. En este punto es oportuno considerar la traducción del sitio a otros idiomas.

– Comunicación asincrónica (es decir, que no tienen necesariamente que coincidir en tiempo y lugar) entre los funcionarios municipales y los ciudadanos, lo que amplía las oportunidades de dar respuestas concretas y acciones específicas a los requerimientos y mensajes de nuestros ciudadanos.

Pueden darse muchas más mejoras en la gestión municipal usando tecnologías. Es cuestión de imaginación y creatividad, asociatividad y búsqueda de apoyos para el mismo fin. Ojala que en 2012, o antes, contemos con más municipios con presencia en Internet y con un mejor aprovechamiento de las posibilidades que hoy están cada vez más a nuestro alcance.

¿Qué sabemos de nuestras actividades científicas y tecnológicas?

Parece existir coincidencia plena en los más variados foros y grupos sobre el papel que el grado de avance tecnológico y científico de un país juega en el desarrollo y bienestar de su población. Abundantes ejemplos registrados en investigaciones a nivel mundial apuntan a establecer una alta correlación entre las fortalezas en los ámbitos de la investigación, innovación e inventiva y la posición económica y la calidad de las prestaciones sociales de un país.

Al respecto, alguien puede argumentar que los países con mayor desarrollo económico y social tienen mayor solvencia financiera para realizar investigaciones, mejor ambiente para propiciar la innovación y una cultura extendida a favor de la invención, y por eso es que esos países realizan más y mejor investigación. El eterno dilema del huevo y la gallina.

Otra persona puede insistir en que las prioridades y serias deficiencias en países como el nuestro nos impiden dedicar atención a temas de menor impacto inmediato, como los dedicados a la creación de infraestructura y cultura científica, cuyos efectos se aprecian en después de varios años, y aun eso, sólo si son apoyados por políticas y estrategias nacionales sostenidas y sostenibles.

Sin negar ninguna de las anteriores aseveraciones, también es verdad que es importante realizar apuestas e inversiones estratégicas, a largo plazo, tales como las que son demandadas en el área de la educación y en el avance de la ciencia y la tecnología, como ejes transversales a todos los sectores productivos de cualquier país. La cosecha de esa siembra se puede obtener solamente muchos años adelante, pero puede incidir positivamente en la sostenibilidad de una nación.

Y aunque los esfuerzos para fomentar las actividades científicas y tecnológicas en nuestro país existen, aun son descoordinados y con muy poco apoyo político y financiero por parte del estado. Un ejemplo positivo destacado en esta área, digno de imitación, pero aun aislado, lo constituye el Fondo de Investigación de Educación Superior (FIES), convocado en su segunda edición por el Ministerio de Educación, del que conversaremos en próxima oportunidad.

Un buen comienzo: Indicadores de Ciencia y Tecnología en Educación Superior

En este sentido y contexto, una excelente noticia es que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) de El Salvador, atendiendo a sus funciones de ley, y habiendo gestionado el apoyo de algunas instituciones y organizaciones, hizo público el 10 de diciembre un documento con las estadísticas sobre actividades científicas y tecnológicas en El Salvador, durante 2007, en el sector de Educación Superior.

El estudio fue realizado por el CONACYT, y los resultados se han publicado en un documento de 57 páginas, impreso a colores, conciso y bien estructurado. Presenta, tanto en forma tabular como gráfica, la información de cinco grandes áreas del quehacer científico en las instituciones de Educación Superior salvadoreñas: 1. Inversión en actividades científicas y tecnológicas (ACT), 2. Recursos humanos dedicados a investigación, 3. Proyectos de Investigación y Desarrollo, 4. Producción científica y tecnológica, y 5. Tecnologías de información.

El estudio recopila la información de 22 universidades y 3 institutos tecnológicos, lo que representa la mayor parte del universo de instituciones de educación superior (IES) autorizadas y activas en El Salvador. Parte de la metodología empleada constituye la presentación agregada de la información, evitando individualizar los datos obtenidos de cada institución, de manera que las IES se sientan cómodas proveyendo la información solicitada. Adicionalmente, se han seguido los estándares y definiciones del Manual de Frascati y de la Red Iberoamericana de Indicadores en Ciencia y Tecnología RICYT.

Algunas de las gráficas y tablas que resumen parte de la información se presentan a continuación, con la autorización de CONACYT y la intención de provocar la lectura atenta del interesante estudio “Indicadores de Ciencia y Tecnología: Estadísticas sobre Actividades Científicas y Tecnológicas. El Salvador 2007”, publicado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de El Salvador.

—————

Inversión en Actividades Cient´´ificas y Tecnológicas
Inversión en Actividades Científicas y Tecnológicas

—————-

Fuentes de financiamiento
Fuentes de financiamiento

————-

Áreas de investigación
Áreas de investigación

———–

Investigadores y docentes
Investigadores y docentes

———–

Producción de revistas y boletines
Producción de revistas y boletines

———–

El CONACYT ha manifestado su intención de continuar e ir mejorando cada año la recolección de estos datos, tanto en el sector de la Educación Superior, como en las empresas privadas y el sector público. Al hacerlo, podremos ir teniendo un panorama más claro y sistemáticamente observado, acerca de lo que hacemos en el país en el área de la investigación científica y tecnológica, y servir como instrumento para la definición focalizada de políticas públicas que realmente favorezcan y estimulen el desarrollo de la investigación, el desarrollo y la innovación salvadoreña.

¡Así sea!