• Evangelio según San Lucas 1,26-38.

    En el sexto mes, el Angel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María. El Angel entró en su casa y la salud, diciendo: “¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo”. Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.

    Pero el Ángel le dijo: “No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin”. María dijo al Ángel: “¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?”. El Ángel le respondió: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios.

    También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios”. María dijo entonces: “Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho”. Y el Ángel se alejó.

    Reflexión

    En este tiempo de adviento estamos llamados a acoger a nuestro Señor Jesús en nuestros corazones, en este pasaje de la Biblia vemos el papel que realiza nuestra Virgen Santísima, dando un sí a la voluntad de Dios y convertirse de esta manera en la primer custodia de nuestro Señor.

    De igual manera Dios nos da palabras de esperanza y confianza en Él, nos declara que nada es imposible para Él. Por ello, dejémonos llevar por su amor y nuestra vida se verá colmada de bendiciones, mantengamos la mirada puesta en Dios y abramos espacio en nuestro corazón para que nazca nuestro Rey y Señor.

  • Evangelio según San Marcos 1,1-8.

    Comienzo de la Buena Noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios.
    Como está escrito en el libro del profeta Isaías: Mira, yo envío a mi mensajero delante de ti para prepararte el camino.

    Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos,
    así se presentó Juan el Bautista en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados.

    Toda la gente de Judea y todos los habitantes de Jerusalén acudían a él, y se hacían bautizar en las aguas del Jordán, confesando sus pecados.

    Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo: “Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo”.

    Reflexión

    Nos encontramos en el tiempo de preparación, adviento nos invita a que preparemos nuestro corazón para la venida del Jesús y que more en nosotros con su bondad y divinidad. Por ello, esforcémonos cada día, cumpliendo los propósitos que nos llevaran a ser mejores personas.
    Pidamos a Dios que nos llene de su paz para darla al mundo, pongamos nuestra voluntad al servicio de Él y así nos veremos bendecidos con su amor.

  • Evangelio según San Mateo 25,31-46.

    Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda.

    Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: ‘Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver’. Los justos le responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?’. Y el Rey les responderá: ‘Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo’. Luego dirá a los de su izquierda: ‘Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron’.

    Estos, a su vez, le preguntarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?’. Y él les responderá: ‘Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo’. Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna”.

    Reflexión

    Una vez más Dios nos invita a ser generosos y solidarizarnos con aquellos que necesitan tanto espiritual como material, estamos en este mundo y nuestras obras tienen un efecto para la eternidad.

    Esforcémonos cada día por ayudar a la sociedad los cambios dependen de nosotros mismos. Busquemos la salvación y pidamos la dirección a nuestro Señor Jesús para obrar de la mejor manera y brindar lo mejor a todos los que nos rodean.

  • Evangelio según San Mateo 25,14-30.

    El Reino de los Cielos es también como un hombre que, al salir de viaje, llamó a sus servidores y les confió sus bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y uno solo a un tercero, a cada uno según su capacidad; y después partió. En seguida, el que había recibido cinco talentos, fue a negociar con ellos y ganó otros cinco. De la misma manera, el que recibió dos, ganó otros dos, pero el que recibió uno solo, hizo un pozo y enterró el dinero de su señor.

    Después de un largo tiempo, llegó el señor y arregló las cuentas con sus servidores. El que había recibido los cinco talentos se adelantó y le presentó otros cinco. ‘Señor, le dijo, me has confiado cinco talentos: aquí están los otros cinco que he ganado’. ‘Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor’. Llegó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: ‘Señor, me has confiado dos talentos: aquí están los otros dos que he ganado’. ‘Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor’. Llegó luego el que había recibido un solo talento. ‘Señor, le dijo, sé que eres un hombre exigente: cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido.

    Por eso tuve miedo y fui a enterrar tu talento: ¡aquí tienes lo tuyo!’. Pero el señor le respondió: ‘Servidor malo y perezoso, si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido, tendrías que haber colocado el dinero en el banco, y así, a mi regreso, lo hubiera recuperado con intereses. Quítenle el talento para dárselo al que tiene diez, porque a quien tiene, se le dará y tendrá de más, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene. Echen afuera, a las tinieblas, a este servidor inútil; allí habrá llanto y rechinar de dientes’.

    Reflexión

    El talento debe producir frutos. Las obras de Dios a través de su creación expresan algo de su naturaleza eterna, y no pueden fracasar. Ya están escritos, no solo el término que es la reunión de todo en Cristo, sino también las grandes líneas. Algunas figuras excepcionales son objeto de una elección de Dios “desde el seno de su madre” porque su papel es un elemento imprescindible del plan y no dejaran de cumplir su tarea.
    La parábola de Jesús reafirma la libertad humana. Se presentan muchas oportunidades de asumir riesgos y de emprender algo y a menudo tenemos miedo de ofrecernos para ello: “no soy el más capaz”. ¿Y si los que son capaces no se han movido? Entonces: Quítenle el talento y dénselo a otro.

« Previous Entries   

Recent Comments

  • Riendo ... conseguido la oferta Suroeste / Hilton. Estoy en ...
  • PADRE USTES FORMA PARTE DE LOS PEDERASTAS Y DE SEGURO SU OBI...
  • si en verdad fuimos creados a imagen y semenja de Dios, no d...
  • Attractive section of positive. the two of us just stumbled ...
  • Yo deseo matizar algo adicional en la lectura, una lección ...