Categorías
General

Visita de Barack Obama a El Salvador

PUNTO DE VISTA DE LA DIASPORA EN ESTADOS UNIDOS

Un trabajador coloca un afiche con la imagen del presidente Obama en las calles de San Salvador. La familia presidencial llega el martes. EFE

Yurina Melara Valiulis

yurina.melara@laopinion.com

La visita del presidente Barack Obama a El Salvador mañana, ha generado expectativas no sólo en El Salvador, a donde se espera el anuncio de la donación de varios millones de dólares para proyectos de desarrollo económico, sino también en Los Ángeles, en donde se concentra la mayor cantidad de salvadoreños residentes en el exterior.

Salvador Sanabria, director de El Rescate, organización sin fines de lucro que ayudó a los salvadoreños que llegaban a esta ciudad expulsados de la guerra civil, calificó la visita del mandatario estadounidense como una ocasión histórica «por haber sido escogido como aliado estratégico en Centroamérica».

«Estados Unidos ha certificado a El Salvador como mejor ejecutor de la Cuenta del Milenio. Tengo entendido, que hasta les ha sobrado dinero en la construcción de la carretera longitudinal del norte que conecta la zona norte del país, desde Santa Ana a la frontera con Honduras», dijo Sanabria, quien espera que el presidente Obama anuncie un nuevo donativo similar a los 462 millones de dólares entregados anteriormente.

Se espera que el presidente Obama brinde apoyo económico para nuevos programas de reactivación económica y creación de empleos, principalmente en la zona norte que es una de las áreas con los niveles más alto de pobreza.

Para el escritor salvadoreno-americano, Randy Jurado Ertll, quien también es director del Centro de Acción Social en Pasadena, si Obama promete invertir dinero hay que asegurarse que llegue a las personas que lo necesitan.

«Durante la guerra Estados Unidos invertía dos millones de dólares todos los días en El Salvador. Desde el 1992 (firma de los Acuerdos de Paz), El Salvador ha sido casi invisible, ahora tenemos la oportunidad de asegurar que ese dinero cree fuentes de trabajo y mejore las condiciones de las personas», manifestó Jurado Ertll.

Jurado Ertll agregó que el mandatario estadounidense tiene un interés personal en El Salvador que viene desde su participación con el Comité de Solidaridad con el El Salvador (CISPES), a principios de la década de los ochenta, cuando estudió en Occidental College, en Los Ángeles. Otros salvadoreños como Nelson Flores, presidente del Comité El Pescador, organización que ayuda directamente a cantones y pueblitos pobres de Usulután, no esperan que la visita del mandatario cambie la difícil situación de sus compatriotas.

«Lo que van a decir es lo mismo de siempre, que van a firmar acuerdos bilaterales de trabajo y cooperación, bla, bla, bla. Al final no cambia nada, quien no consigue trabajo no come», dijo Flores. «Sería bueno que anunciara la residencia permanente para las personas con TPS (Estado de Protección Temporal), pero no creo que nos dé esa sorpresa», agregó.

Todos los entrevistados coincidieron en que la mejor noticia para los más de 200 mil salvadoreños en Estados Unidos con TPS y sus familiares en El Salvador, sería convertir este alivio migratorio en una solución permanente. Sin embargo, consideran que no se dará porque no existen las condiciones en Washington para que una legislación de este tipo sea aprobada. Los esfuerzos en Washington están en disminuir el déficit fiscal y aprobar el presupuesto.

Los representantes en Los Ángeles de los partidos políticos más grandes, Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), dijeron que la visita de un mandatario estadounidense a El Salvador siempre es positiva.

El presidente Barack Obama estará en El Salvador el martes 22 y miércoles 23 de marzo. Este país es la última escala de su gira por Brasil y Chile.

Toda la familia

La primera Dama Michelle Obama se reunirá con jóvenes del programa «Supérate», un programa creado por la Fundación Palomo y la empresa Hilasal para educar a estudiantes de escasos recursos que estudian en escuelas públicas. Las hijas de la pareja, Malia y Sasha también visitarán El Salvador.