2012 La ciencia contra el fin del mundo

OTRA MENTIRA APOCALÍPTICA: EL CINTURÓN FOTÓNICO

Escrito por: Jorge Colorado      Publicado: 14-12-12      Comentarios: 0

Quienes inventan los rumores apocalípticos deben de tener una gran imaginación, la nueva mentira dice que la Tierra entrará en un cinturón fotónico el 21 de diciembre de 2012, algo totalmente falso, porque entre varias cosas, el mencionado cinturón no existe.

Pero, ¿los fotones existen? la respuesta es sí, el fotón es una partícula subatómica portadora de las radiaciones electromagnéticas, algunas de estas radiaciones las podemos percibir con nuestros ojos. Por ejemplo, la luz que proviene del Sol, de un bombillo eléctrico o de un fósforo encendido es radiación electromagnética conocida como luz visible.

Cuando la luz visible atraviesa un prisma o gotas de agua se descompone en colores y forman un arcoíris, notará que los colores del arcoíris se encuentran en una posición particular, no espere ver al rojo junto al violeta, los colores se encuentran separados de acuerdo a la longitud de onda. Pues la luz, a la vez que se comporta como partícula se puede comportar como una onda, la longitud de onda sería la distancia entre cresta y cresta de la onda (en el caso de la luz visible es entre 380 a 780 nanómetros)

¿Partícula y onda a la vez? Sí, ese fenómeno conocido como la dualidad onda-partícula es la unificación de dos grandes modelos de la naturaleza de la luz: El modelo corpuscular (fotones) y el modelo ondulatorio (ondas de propagación del campo electromagnético).

Pero existen otras “luces”, siempre formadas de fotones-ondas con la única diferencia que se encuentra en otras longitudes de onda, algunas más largas y otras más cortas, los físicos llaman al orden de estas radiaciones como Espectro Electromagnético.

No se asuste, aunque la palabra “espectro” se pueda parecer un tanto fantasmagórica, las radiaciones del espectro electromagnético es algo cotidiano, vivimos inmersos en campos electromagnéticos y no hay lugar del universo que escape de ellos. Nuestra tecnología electrónica utiliza las diferentes longitudes de onda de la luz para funcionar, por ejemplo, encender un radio receptor o una televisión.

Vamos por partes, si tomamos como punto de partida a la luz visible y su longitud de onda, encontraremos los rayos ultravioleta (UVA) en una onda más corta que la del fotón-onda lumínica. Los UVA solares hacen que su piel se enrojezca al exponerse a sus rayos, es el tipo de “luz negra” que usan en los bancos para verificar si los billetes no son falsificados.

Una longitud de onda más larga la luz visible tenemos a la radiación infrarroja, la cual se usa (entre otras cosas) en los controles remotos de los aparatos electrónicos, gracias a ellos puede cambiar de canal si tener que levantarse de su sillón. Más allá del infrarrojo, en ondas más largas tenemos las microondas (su horno microondas es un emisor de fotones que hace vibrar a las moléculas de los alimentos, generando calor y cocción) y la radio, que como ya dijimos es utilizada para la televisión y la radiodifusión.

Ondas más cortas que el UVA nos encontramos con los rayos X, cuando un médico le toma una radiografía utiliza un aparato que emite radiación X la cual traspasa sus tejidos y obtiene una imagen de sus huesos en una placa fotográfica.

La excesiva exposición a los rayos X produce puede producir quemaduras, por eso las radiografías exponen muy poco a los pacientes a la radiación, un dentista necesitaría tomar más de 2,000 radiografías a una persona para causarle algún daño. Pero los rayos gamma son otra cosa, siendo esta una radiación de onda más corta y más energética que los rayos X, una dosis de gamma (producidas por bombas atómicas) podrían matar a una persona en poco tiempo.

Todas estas radiaciones necesitan una fuente que las emita, nuestro sol emite radiación en todas las longitudes de onda, muchas de las que dañan a la vida son filtradas por la atmósfera.

Las estrellas que vemos en el firmamento son soles y también emiten radiaciones en todo el espectro electromagnético, pero cuando hablamos de estrellas tenemos que saber que estos soles se encuentran muy lejanos, por eso los vemos pequeños y poco brillantes. La distancia juega un papel importante en las radiaciones, pues la intensidad disminuye de acuerdo al cuadrado de la distancia desde donde se origina un rayo; en otras palabras, si usted tiene un bombillo de luz a 10 metros de distancia y lo aleja el doble de distancia de usted, a 20 metros, la luz que llega de él no se reduce a la mitad, sino a la cuarta parte. Si triplicamos la distancia, recibiríamos una novena parte de la luz de la bombilla, y así, hasta el infinito.

Por eso la radiación que nos llega del centro de nuestra galaxia es mínima, su intensidad se reduce siguiendo la Ley del Cuadrado de la Distancia, estamos a una distancia tan enorme del centro galáctico, que si viajáramos en una nave espacial a velocidad luz, nos tardaríamos alrededor de 26 mil años en llegar.

Lo mismo sucede con las Pléyades, también conocido como las 7 Cabritas, un cúmulo abierto de estrellas visible en las noches de fin de año en la constelación de Tauro, estas estrellas se encuentra a casi 450 años luz de nosotros, la distancia es tan grande que su radiación tampoco es motivo de preocupación.



LOS TRES DIAS DE OSCURIDAD: UNA MENTIRA RECURRENTE

Escrito por: Jorge Colorado      Publicado: 02-12-12      Comentarios: 0

Una de las mentiras más famosas y recurrentes son los famosos Tres Días de Oscuridad.

El mito supone que en algún momento del futuro próximo ocurrirá una desgracia planetaria en donde toda la Tierra pasará 72 horas sin luz solar, generando con ello bajas temperaturas y una penumbra generalizada.

Las diferentes versiones del mito indican que los cultivos se malograrán, que los animales morirán y que media humanidad se congelará, pues será imposible generar combustión y de esa forma conseguir algo de calor o luz, excepto si se usan un tipo de velas benditas.

Los Tres Días de Oscuridad se hicieron populares en los años setenta, en espera de la alineación planetaria ocurrida en marzo de 1982, de la cual, como es evidente, no ocurrió. Luego regresó con fuerza en la década de los noventa cuando se hibridó con otro de los cuentos astronómicos más famosos de los últimos años: el Hercólubus, Nibiru o Ajenjo, que indicaba la llegada de un planeta gigante a las cercanías de la Tierra produciendo un eclipse solar de tres días el 11 de agosto de 1999, algo que tampoco ocurrió.

2012 que por antonomasia se ha convertido en el año de las invenciones apocalípticas, los Tres Días de Oscuridad han vuelto recargados, la nueva fecha es 21 de diciembre de 2012, sí, en el final del baktún.

No hay que preocuparse por la supuesta oscuridad que supone vendrá a fin de año, los Tres Días de Oscuridad es una creencia infundada y no es científica, es parte de las fantasías apocalípticas de nuestra sociedad moderna.

No existe ningún planeta gigante que se acerque a la Tierra para generar un eclipse de tres días. Todos los planetas se encuentran girando alrededor del Sol tal como lo han hecho desde hace miles de millones de años, por razones puramente gravitatorias los planetas son esclavos de su órbita, no pueden salirse de ellas como si fueran bolas de billar en una mesa cósmica.

Tampoco el Sol puede apagarse de un momento a otro como una bombilla gigantesca, ni su luz se puede extinguirse así por así, para entender ello es preciso comprender el funcionamiento interno de nuestra estrella, el cual es un fenómeno complejísimo y es uno de los grandes descubrimientos de la astrofísica del siglo XX.

La energía solar es vinculante con las reacciones que ocurren en el interior del Sol, en donde cada segundo se transforma 564 millones de toneladas de hidrógeno en 560 millones de toneladas de helio. Como notarán en las cifras anteriores, hay un faltante de 4 millones de toneladas de materia, pero como en la naturaleza nada se pierde solo se transforma, esas toneladas se han convertido en energía, que se transmite desde el núcleo a la superficie solar en forma de unas partículas que los físicos llaman con el nombre de fotones.

Pero el fotón que surge de la reacción hidrógeno-helio no llega a la superficie de nuestra estrella en el mismo momento que se produce, éste debe de atravesar diferentes capas solares en donde colisiona de forma aleatoria con otras partículas en un tiempo que puede alcanzar un millón de años hasta que finalmente alcanza la fotósfera, sale al espacio y llega a la Tierra en unos 8 minutos.

La luz solar es producto de reacciones nucleares, no es fuego como el que generan los carbones encendidos, es plasma y eso no puede apagarse de un día a otro, para ello el Sol debe de acabar con sus reservas de hidrógeno y poco a poco salir de un estado al cual los astrónomos llaman “secuencia principal estelar”, eso tomará unos 5 mil millones de años, a partir de ese momento se convertirá en una estrella gigante roja,  y lamentablemente será el fin de la Tierra.

La realidad científica es bastante dura con las creencias, a pesar de ello, yo soy particularmente pesimista con los Tres Días de Oscuridad, dudo que desaparezcan de nuestras mentalidades, estoy seguro que volverán en unos años reciclados con otro mito apocalíptico, pues la supervivencia de dicha creencia se basa en la ignorancia y el poco conocimiento científico que tiene nuestra sociedad.

 

Nota: Existen otros tipos de reacciones estelares, lo que se conoce como nucleosíntesis estelar, las cuales pueden encontrarse en cualquier libro de astrofísica o referencias en Internet.



Página 1 de 812345...Última »