El regreso de Marcus Goldman

 

El libro de los Baltimore oli.inddEso de tener un día feriado es un peligro. Sucedió ayer, 22 de junio y para aquellos que no lo saben se celebra el Día del maestro, fecha que la universidad donde trabajo aprovecha para darnos un descanso cuando estamos con el ajetreo de fin de ciclo.

La cuestión es decidí ir de librerías (que en mi caso sería el equivalente a decir ir de copas) y autocelebrarme. La primera sorpresa fue esta novela de nombre un tanto soso El libro de los Baltimore (Alfaguara) en la que regresa el escritor convertido en detective, Marcus Goldman.

Goldman es el joven escritor empeñado en descubrir quien mató a Nola Kellergan en La verdad sobre el caso de Harry Quebert, una novela en la que fue puesta a prueba la perseverancia a lo largo de más de 500 páginas. Lo admito, no fue fácil al principio pero una vez llegabas a la parte medular te morías por terminar.

Ahora el suizo Joël Dicker trae de regreso a Goldman, ya no para salvar a su antiguo profesor (volvemos a las coincidencias) sino para descubrir un secreto familiar.

91fFhrBil-L

La segunda sorpresa es una que se sale de mis elecciones habituales y es El mentalista de Hitler (Suma) de Gervasio Posadas. La Segunda Guerra Mundial no es mi tópico favorito, de hecho casi ningún tema histórico aunque hago mis excepciones si hay una investigación periodística de por medio.

Este no es el caso y sin embargo, el tema del mal personificado en Hitler todavía genera intriga. Gervasio Posadas añade un tanto más cuando dice: “En contra de lo que muchos creen, no fue la culminación de un proceso inevitable, sino una sucesión de accidentes, dejaciones y torpezas que se produjeron principalmente a lo largo de un año, de marzo de 1932 a marzo de 1933, el periodo en el que decidí centrar mi propia visión de la época”.

Posadas va a narrar la historia desde su personaje principal, el mentalista Erik Jan Hanussen, un conocido astrólogo alemán que se hizo más famoso por su asociación con Hitler. Los elementos están servidos: Hanussen, Hitler, Berlín de los años 30.

 

Tu puedes dejar un comentario, o seguir desde tu sitio.

Dejar un comentario