Indianapolis, IN

El privilegio de servir

mm

Esta semana me encuentra enérgico y entusiasmado. Varios proyectos en el Hospital donde trabajo desde hace algunos meses empiezan a dar fruto. Las relaciones entre distintos departamentos se están reforzando y la buena voluntad de nuevos miembros del equipo médico ha permitido avances significativos en el cuidado multidisciplinario de nuestros pacientes.

Después de varias reuniones, puedo sentarme y reflexionar un poco sobre el plan a futuro, así como el proceso previo para llegar a tener estos resultados; Profundizar sobre la red intrínseca que conecta años de aprendizaje y preparación para el éxito de estos proyectos.

Minutos después, creo haber encontrado un común denominador en todos los proyectos que han sido exitosos durante mi vida: El servicio.

Existe algo especial en la capacidad de apoyo que los proyectos reciben cuando el servicio y la buena voluntad se anteponen a intereses personales.

Para muestra un botón (o un par de botones):

Fue una acción de servicio en una misión humanitaria internacional en el 2006 en San Salvador que me permitió conocer a mi mentor en Estados Unidos, iniciar una relación laboral exitosa y posteriormente culminar mis estudios en este país.

Fue una acción de servicio en un campamento para niños con discapacidades en el 2008 en Ohio, que me permitió conocer a muchos de mis mejores amigos después de emigrar; además de asegurar la decisión de perseguir rehabilitación pediátrica como carrera profesional.

Fue una acción de servicio en El Salvador durante el 2008, y de varios años de servicio por parte de APROQUEMES, en especial el Dr. Tono Bonilla (QDDG), que permitió que un grupo de voluntarios estadounidenses y salvadoreños pusieran en marcha los engranajes para la construcción de la unidad de niños quemados en el Hospital Benjamín Bloom.

No me cuesta concluir, pues, que el servicio y la buena voluntad deben ser indispensables en todos los aspectos de mi vida. Que la mejor recompensa resulta del interés de ayudar a otros, antes que a mí mismo.

Siempre he creído que todos somos llamados a servir, en pequeña o en gran manera; Y que la trascendencia de nuestra misión no depende del tamaño de la obra ni de sus resultados, sino de la huella que deja en cada una de las vidas de quienes servimos.

mm

Francisco Angulo-Parker

Francisco Angulo es un médico Salvadoreño especialista en rehabilitación pediátrica. Completo su sub especialización en Cincinnati Childrens Hospital en Cincinnati, Ohio. Ha trabajado como voluntario en misiones humanitarias en Estados Unidos y Latinoamérica. Sus intereses incluyen medicina global, música y cine. Actualmente se desempeña como médico de staff en Riley Hospital for Children en Indianapolis, Indiana.

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Adiel Delgado dice:

    Felicidades Francisco, los años de formación, la determinación por servir, se ven recompensados en Bendiciones, que se sigan multiplicando los éxitos.

  2. Kike Angulo dice:

    Felicidades! Y gracias por fomentar los valores que tanto le hacen falta a esta sociedad. Esfuerzo, servicio, perseverancia y trabajo honesto.

  3. Arduino Bianchi dice:

    Tanty,
    Junto con Daniela y tus hijos, debés de sentirte muy orgulloso de los logros alcanzados por ese gran espíritu de servicio… ¡yo también me siento orgulloso por tus logros!

  4. Maria Teresa dice:

    Felicidades mi niño, qué orgullo para tu familia, te felicito por tus logros y ese espíritu de servicio que te caracteriza.

  5. Maria Izaguirre dice:

    Hola mi hijo tiene 19 años podria ser voluntario en el cincinnati childrens hospital donde puedo preguntar o aplicar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *