HASTA EL FIN DE AMÉRICA

Ángel Puente, de 23 años, partió en su bicicleta en julio de este año desde su natal  San Luis Potosí, México, con un sueño en su corazón y su mente: llegar al Ushuaia, Argentina, la última ciudad al sur del continente americano. ¿Por qué? “La idea es ir conociendo culturas de cada país . Cómo se vive en realidad, dejando aparte lo que se ve en la televisión, que muchas veces solo pasan lo que a ellos les conviene. Cuando uno viene haciendo un viaje en bicicleta, el acercamiento con las personas es mucho más”, comenta Ángel.

Desde que partió de México ha ido pasando por varios países centroamericanos, El Salvador es su tercer país. “Después de salir de México pasé por Belice, luego Guatemala y ahora aquí en El Salvador. Estoy en la Casa de la Bicicleta, muy buenas personas con las que he estado”, añade.

En estos cinco meses de travesía Ángel ha venido deteniéndose para conocer las culturas, pero sobre todo algo que a él le parece muy importante: las personas. “Creo que en todas partes hay gente buena. Yo escuchaba las noticias de El Salvador y Centroamérica que decían que era peligroso. Pero hay más gente buena que mala. Todos los países tienen algunos problemas, pero al país que voy a llegar no pienso que toda la gente sea mala y me quiera hacer algo. Y eso no es así. En el camino voy encontrándome gente que me va ayudando, me encuentro otros ciclistas locales que me apoyan y me invitan a que me quede a conocer sus ciudades”, comenta Ángel.

Con su bicicleta va recorriendo pueblos y ciudades. Evita las grandes ciudades y las carreteras con demasiado tráfico. Siente que viajar solo tiene sus ventajas porque puede irse deteniendo cuando quiera y donde quiera . “En Guatemala he recorrido muchos pueblos que tienen mucha cultura originaria, en donde continúan manteniendo sus costumbres y sus vestimentas. Algo que me gustó mucho de ahí es que muchos de esos pueblos tienen un proyecto de reciclaje. Es por esto mismo que hago el viaje en la bicicleta, para llevar el mensaje de que la bicicleta ayuda al medioambiente y a la salud, y de esta forma pretendo motivar a las personas a que utilicen menos el automóvil”, asegura.

Muchos piensan que los cicloviajeros son personas adineradas que poseen grandes recursos económicos o patrocinadores que financian sus viajes… Bueno, algunos quizá los tendrán, pero otros, como en el caso de Ángel, pedalean solamente confiando en la buena voluntad de los que se encuentran en el camino. “En realidad, no se necesita mucho dinero para viajar en bicicleta. Hay formas de conseguir los fondos, una es ahorrar. Hay unos que viajan y hacen música, otros hacen artesanías y otros van sacando ideas para el dinero. Uno se tiene que inventar algunas cosas. Salen varias opciones, como intercambio de hospedaje por trabajo”, afirma.

FILOSOFÍA DE VIAJE

Al emprender un viaje tan largo, con recursos propios, en un vehículo impulsado con la propia energía, puede que salgan momentos inesperados. “Muchos optamos a viajar con la bicicleta, uno va su ritmo y se va conociendo mucho más cerca. Claro que uno va expuesto a muchas cosas. El clima, todos los climas: lluvia, calor, aire, a la intemperie. También a los peligros de la carretera, por eso es bueno utilizar un retrovisor y un casco”, asegura.

“Yo tengo una filosofía: de que sea bueno o malo, hay que tomarlo como aprendizaje. Voy entrenando mi mente a que si pasa algo que llamamos malo o no tan bueno, lo tomemos como un aprendizaje y no quedarnos ahí. Sacar provecho de la situación y ver las posibilidades que hay, porque siempre hay una posibilidad para salir adelante”, asegura el joven ciclista azteca.
“En México pasé por una zona donde la sensación térmica estaba arriba de los los 50, y ahí sí estuvo difícil pedalear. Pero se pasa, como todo en la vida se pasa y luego todo va fluyendo, y hoy estoy aquí en El Salvador”, comenta entre sonrisas.

El espejo es lo más importante en su bicicleta, le ayuda a evitar accidentes e ir más atento en el camino. Al lado derecho se puede observar el puño de su manillar, el cual, debido a las altas temperaturas en una zona de México, se le deshizo.

Con un viaje sin itinerario, sin agendas y sin tiempos, la cantidad de kilómetros a recorrer no son una imposición. Su meta es “disfrutar al máximo día a día. Lo máximo que he pedaleado en un día son 150 kilómetros. Muy cansado pedalear una distancia tan larga, como que no se disfruta el viaje. Pero ese día lo necesitaba hacer. Pero normalmente recorro de 100 kilómetros para abajo, a veces 20 kilómetros o entre 80 y 100 kilómetros diarios. Algunas veces nada. Me quedo en un pueblo que me gusta y me quedo ahí para conocerlo bien. Hay lugares que te atrapan, por ejemplo, Antigua Guatemala, me quedé ahí 11 días. Conocí muchas personas y otros viajeros”, relata.

Ciclistas de Santo Tomás lo llevaron a conocer el Centro de San Salvador.

En su bicicleta lleva dos alforjas con ropa, tienda de acampar, bolsa de dormir, cocina, una cacerola y repuestos. Pero  considera que lo más importante que no le puede faltar es un mapa o un GPS sin conexión. “Eso es para mí esencial llevarlo en la bicicleta. Algunas veces se pierde y aunque uno conozca tomar dirección por las estrellas, esto es esencial”, asegura.

Ángel permanecerá algunos días en la Casa de la Bicicleta, en Santo Tomás.

Desde El Salvador a Ushuaia hay aproximadamente 15,000 km de distancia. Mucho camino por recorrer. Muchas aventuras y mucha pedaleada por delante. “No me gusta ver qué hay más adelante. En algunos países sale en la televisión cuáles son los lugares peligrosos o los turísticos. Pero prefiero mejor ir a conocerlos yo mismo. Tenía muchas ganas de conocer El Salvador y es muy bonito, me he encontrado con gente muy buena que me ha ayudado en el camino. Por ejemplo, en Guatemala me preguntaban que si México era peligroso y yo les digo ‘si fuera peligroso, yo no estaría acá’. Sí, hay ciertas zonas que hay peligro, pero siempre hay que preguntar antes de ir. Pero lo importante es disfrutar del viaje, disfrutar de la vida”, finaliza Ángel.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *