MENU

Bien FESFUT, ahora, ¿cuándo el plan 2018?

21 marzo, 2018 Comments (0) Views: 629 Blog

LA FESFUT QUIERE TOCAR LA FLAUTA DE HAMELÍN

El evento electoral del pasado 4 de marzo dejó varios aspectos para el análisis y conversación política en El Salvador. En un marcado domingo de ausentismo, la poca afluencia golpeó más a un partido que a otro y esto llevó a los resultados, a esta altura, ya conocidos por todos, aunque a la fecha sigan en el CIFCO tratando de cuadrar algunos números.

Cualquiera que sea la interpretación o lectura que Usted quiera darle a lo sucedido el 4 de marzo, la reacción del Gobierno fue la esperada, cambios, movimientos, traslados y una suerte de modificaciones que, más allá de si serán o no suficientes para lograr los resultados buscados, denotan un claro reconocimiento de la necesidad de hacer algo diferente. Lo dice la máxima por todos conocida, no podes esperar resultados diferentes haciendo siempre lo mismo.

Lamentablemente el año electoral no ha terminado. 2018 es también el año en el que debe realizarse la elección del nuevo Comité Ejecutivo de la Federación Salvadoreña de Fútbol.

Hace unas semanas nos enterábamos de la lamentable decisión de varias personas de renunciar a una comisión que buscaba promover algunos cambios en los estatutos del fútbol. No cambiarán, seguirán igual y lo que es peor, la estructura misma de nuestro marco legal del fútbol seguirá siendo el mismo y si acaso se permiten cambios, serán cosméticos.

Mientras sigan las mismas personas, los mismos modos, los mismos métodos y lo que es peor, el mismo estatuto, el mismo marco jurídico, la misma ley… jamás tendremos un verdadero cambio en nuestro fútbol. El nombre del técnico es irrelevante con relación a esos cambios que urgen más. Los partidos de la Liga de Naciones de la CONCACAF son irrelevantes mientras eso no se resuelva y centrar nuestra atención en ellos sería como seguir el sonido de la flauta del flautista de Hamelín y terminar como los niños de la fábula, encerrados en una cueva antes de que las ratas terminen ahogadas en algún rio, como lo cuenta la historia, sin alusiones personales, es solo una referencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *