“CONTRA VIENTO Y MAREA”

contraviento.jpgSon las cuatro de la mañana hora local en Madrid España, doscientos treinta y cinco pasajeros salimos de un vuelo de más de diez horas de duración desde El Salvador hacia Europa, a mi lado se encuentra un joven salvadoreño dispuesto a conquistar el mundo en el viejo Continente, su edad le permite gozar de buena salud y buena digestión; no conocen el insomnio ni la tribulación, viven el momento, no desperdiciando nada, dicen en su corazón: lo aprovecho yo antes que la majada.

En sus planes inmediatos tení­a el conocer de cerca las Jerarquí­as, tomar el metro hasta la Gran Ví­a, disfrutar de un café con unos buenos amigos  y en el proceso olvidar a sus enemigos; pero todo cambió por no estar él preparado, el tiempo de vuelo y sumado su continuo desvelo le rompió hasta el último revuelo de su salud, tan así­ que creí­amos llevarlo de vuelta dentro de un ataúd. Su actitud le ayudó mucho, pero por minutos dejó de ser tan masucho.

“¿Quién tiene entrenamiento médico?” preguntó la sobrecargo; “De eso me encargo yo”, dijo con prontitud el Doctor que evitó que el joven empeorara de su salud; denle un tranquilizante pidió un pasajero, no dijo otro este es ave de mal agí¼ero, denle un vaso con agua dijo otro compañero, no sea tacaño compadre dijo otro compañero. Estos bichos creen que son eternos replico un anciano, es por ese estilo de vida que estos se quedaron enanos dijo entre sonrisas.

Dense prisa dijo el joven, que Dios me mande aunque sea un poco de brisa, con cuidado le aflojaron hasta la camisa. Cuando el susto hubo pasado, el joven reconoció que tení­a dí­as de no dormir acostado, reflexionó que la batalla contra la ansiedad y el consumo de drogas y alcohol casi le habí­a costado la vida y que en ese momento solo Dios le mostró la salida, una que más parecí­a despedida.

Contra viento y marea el joven llegó a su destino, pero en su mente y corazón Dios le habí­a cambiado el corazón, con todo y el susto finalmente le dio a él su corazón; Dios pelea por nosotros, pero aparentemente nosotros peleamos en contra de Dios como todos unos niños que no quieren que la medicina les quite la toz, escucha y reflexiona atiende y comprende, la Biblia nos enseña que al fuego de la rebeldí­a no hay que echarle más leña.

Hoy Cristo nos muestra el camino, no juegues con fuego no nos comportemos para con El cómo cretinos, cambiemos la ruta y él cambiara para todos nuestro destino; contra viento y marea subió a la cruz para darnos libertad a toda la humanidad, amigo que estés leyendo este blog no es casualidad es un regalo de Dios, quien en estos espacios de la web manifiesta su voz y si lo hace es por amor a vos.

5 respuesta a ““CONTRA VIENTO Y MAREA””

  1. Tanto asi me fue en un sagrado tiempo y espacio y fue la gracia del Sen’or el que me hizo olvidar las malas rutas de las cuales nos instas a dejar, seria como casi medio siglo de aquellas situaciones que son consequencias del destino inmolado de un salvadoreno sin padre y poca supervision , la escuela y la parroquia y unos consejos de un santo fraile franciscano me dejaron con cierta vereda que tomar para no fracasar por este camino infraustoso lleno de causas y efectos, mas sin embargo hay un adagio, maxima que dice que solo llegando al infierno es como se conoce un cielo/ cuando somos jovenes somos como los potros y brincamos por toda esa vida que llevamos dentro y nos queremos comer la existencia, tratemos pues como dice el hermano Toby de ser seres concientes de nuestro camino y que toda causa trae consigo un efecto , esperemos que esas acciones sean armoniosas y que esten de acuerdo a las santas leyes del Creador.

  2. Si pudiera volver el tiempo no harí­a las tonteras que solí­a hacer. Estimado lector si ud. padece del corazón o le dan panico las peliculas de terror no lea lo que me pasó cuando era bicho.
    Llegué a la casa después de varios dí­as de parranda, me fuí­ directo a mi dormitorio, me puse comodo y me dormí­, como a las doce noche comencé a oir ruidos extraños en la sala, como si alguien estubiera leyendo el periodico. Como todaví­a tení­a en mi cabeza la trompeta del mariachi que habí­a estado tocando cerca de mi mesa toda la noche anterior no le dí­ mucha importancia a ese pequeño ruido. Cuando el reloj de la sala toco las doce pude oir claramente un quejido y luego como se quebraba un vaso. Me senté y me quede oyendo, por un momento solo podí­a oir mi propia respiración. De repente oí­ los pasos que venian hacia mi dormitorio. Mi corazón dejo de palpitar, de repente los sonidos de los pasos se alejaron como si fueran a la segunda planta de la casa. Tomando valor agarré mi bate de beisbol y subí­ las gradas fue entonces que lo ví­: Era mi abuelo que habia venido sin avisar. Respirando más tranquilo baje las gradas de nuevo, me sonrei pensando que todo habia sido producto de las peliculas que me gustaba ver (el exorcista, la profecia, etc.), sentí­ que los ladrillos estan mas helados que lo usual así­ que apresure el paso para llegar a mi cuarto. Mi sorpresa fue ver que allí­ en mi cama estaba YO dormido!, no me atreví­ a tocarme yo mismo o lo que fuera, me ví­ mis propias manos y se miraban palidas, me toque la cabeza, me pellizque y me pude sentir. De repente vi que el que estaba en la cama se movio y se puso boca arriba. Me acerqué para verificar que ese era yo y cuando lo vi de cerca pude ver que de verdad era YO. Fue entonces que me desmayé y cuando me levanté dije el tipico “Ya no vuelvo chupar” y no le hecho desde entonces.

  3. Huy… q terrible lo q le paso e este jovencito.. pero estoy mas sorprendida por las ultimas lineas q escribe el pastor… Q no es casualidad lo q yo he leido…q palabras!! me han llegado como anillo al dedo y me han dejado reflexionando… no hay duda de la fidelidad de Dios q no se olvida de nosotros… Gracias por ser una buena herramienta q Dios utiliza para edificar a sus ovejas… Que Dios le Bendiga Y a todo mis hermanos Salvadoreños….

  4. todos tenemos un destino lo cual dios ya los tiene marcados este es una muestra mas que dios nunca nos va a dejar hasta en los ultimos momento el esta con nosotro somos nosotros mismo que lo dejamos a el gracias dios por todo lo lindo que nos muetras a diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *