CAMINANDO CON LA MUERTE

caminamuerte.jpgSalí­ de la casa pasadas las 6 de la mañana, en el momento mi preocupación fue que Dios me permitiera ministrar con poder a través de su palabra; cuando iniciamos  el viaje por la carretera el sol ya iluminaba gran parte del gran San Salvador, pero en el corazón de muchos las tinieblas se moví­an en sus pensamientos de muerte y pecado. Las radios con sus programas de entretenimiento disimulan con cruel sentimiento el raro sufrimiento que se convierte seguida en escarmiento, los privados de libertad despertaban a su cruel realidad.

Son miles los reclusos, son cientos los enfermos esos tipos de jóvenes y ancianos que no tocaron los cuadernos, privados de educación viven bajo una maldición; el diablo les robo el corazón y con ello toda buena ilusión de progreso y prosperidad pues viven alienados de la libertad y de toda oportunidad de un verdadero cambio a través de la reinserción social, sus rostros están marcados, sus manos están tatuadas, y sus murallas de valores derribadas pues las calles dejaron ensangrentadas.

No hay librerí­as, no hay bibliotecas, solo transcurren los dí­as pensando en cómo superar sus pesadillas, están recluidos  y moralmente destruidos sus pensamientos son de continuo el mal como una abeja molesta fuera de su panal; esta es la dosis semanal ¿cómo no será el resultado total?  A mí­ no me sorprenderí­a que esta pesadilla nos ponga a todos pronto de rodillas, cuando esto se salga de control y El Salvador cambie de color, ya no de partidos polí­ticos sino siendo un poco más analí­ticos;  salgamos hoy de la indiferencia y actuemos con mayor decencia para que los malos no nos roben la paciencia.

Caminando con la muerte descubrí­ que sin Dios la vida no tiene sentido, pues no hay humano sin ombligo siendo este la fe en un Dios vivo; algunos allí­ dentro se resisten, nos maldicen y hasta nos abuchean pero por dentro ellos saben que cuando llega la Palabra de Dios ha llegado la lonchera llena de bendición para sacarlos de su pudrición de espí­ritu, esa que solo sale cuando a Jesús reconoces y sales del culto dando voces, cantos de júbilo y alegrí­a pues en Cristo termina toda pesadilla. Al ver sus expresiones de alegrí­a se terminó mi pesadilla de saber que podí­a entrar a predicar, pero solo Dios me podí­a de allí­ sacar.

Te invito a que agradezcas tu libertad, ella no es una casualidad, esto es producto de la muerte de Cristo; te sugiero que estés preparado que estés listo, Cristo viene pronto a rescatar a sus fieles no importando que  en el pasado  hayan tomado por picheles; los cigarros son cosa del pasado y la venganza es ya historia Dios, de ello si le invitas a tu corazón no hará memoria, atrévete a invitarle a ser tu Señor y Salvador y por su misericordia te sacará del asador. Invócale de todo corazón y cuando hallas terminado te garantizo me darás la razón.

5 respuesta a “CAMINANDO CON LA MUERTE”

  1. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba segun lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.
    2 Epistola a los Corintios cap. 5 vers. 10.

  2. Feliz navidad a todos los que la van a pasar lejos de sus familiares. Muchos pasaron por problemas similares antes que uds. Pablo estubo preso, Pedro y tambien Juan el Bautista, no hay verguenza en esto, especialmente si estan alli por falta de recursos. Ojala que todo se les resuelva pronto

  3. pastor soy salvadoreno del de partamento de Morazan pero vivo en new jersey u.s.a. en este momento estoy pasando una situacion muy dificil en mi vida espiritual le pido que la congregacion me lleven en sus oraciones. Amen Que Dios me lo bendiga en el nombre de nuestro senor Jesucristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *