¡EL CAMINO DE LOS SABIOS!

Pasa por alto las ofensas,  no te detengas a analizar lo que no necesita explicación, si te ofende es por dos cosas: te envidia o quiere ser como tú.

No pierdas el tiempo, lo que pasó pasó y lo que no llegó a suceder jamás volverá.

Analiza tus acciones, no debes sembrar mala semilla en el campo de tu vida personal, la ley de Dios nos recuerda que lo que sembramos cosechamos.

Decide sonreír a lo largo del crecimiento y desarrollo, esta es la manera más sana y humilde de aprender de otros, reírnos de nuestros errores.

Anima a otros a seguir luchando, la mejor manera de vivir animado es animando a los que te rodean como un buen entrenador.

Construye relaciones duraderas, los detalles no deben faltar en tus relaciones interpersonales, no olvides fechas especiales.

Reconoce cuando te equivocas, sólo así aprenderás a enmendar las cosas que con nuestras acciones arruinamos.

Busca algo que te apasione, el trabajo termina cuando disfrutamos lo que hacemos  y aún así nos pagan por ello.

Honra a tus padres, invierte tiempo con ellos ya que fueron ellos los que invirtieron su tiempo en ti.

No olvides a tu Creador, tarde que temprano estaremos en su presencia y allí tendremos que responder cara a cara por nuestras acciones.

Toma hoy el camino de los sabios, es garantía de felicidad y alegría, es la mejor manera de disfrutar los años que nos quedan en este mundo.

8 respuesta a “¡EL CAMINO DE LOS SABIOS!”

  1. Estimado hermano este emnsaje ha llegado hasta lo más profundo de mi corazón al igual que todos sus mensajes, bendiciones

  2. muy bellos pensamientos mi pastor jr..poner en practica todo es un poco dificil pero con la ayuda de DIOS todo es posible verdad sobre todo cuando pasamos por la perdida de un ser querido siga asi p con sus consejos nos alienta a muchos Q DIOS LO BENDIGA SIEMPRE….

  3. Gracias querido pastor por sus doctrinas que nos ayudan a sobrevivir los problemas que se nos presenta a diario, Y sobre todas las cosas poner a Dios como el centro de nuestras vidas. Que Dios lo siga bendiciendo con esa sabiduría de lo alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *