EL PLACER DE DUDAR

Nada es seguro en la vida más que el nacimiento y la muerte, por lo tanto démonos el placer de dudar, dudemos de nuestros pensamientos, dudemos de nuestros amigos, dudemos de nuestro destino, dudemos de nuestros sentimientos, dudemos de la historia, dudemos de nuestras preferencias, pero jamás dudes de Dios.

El dudar eleva tu necesidad de ser notorio, dudar eleva tu lívido, dudar encarece los proyectos de vida, dudar le pone sabor a la existencia de la humanidad  ¿Te imaginas si todo estuviera escrito y planificado? ¡Qué aburrida sería la vida misma! Hoy te reto a que te des el placer  de dudar para las ganas de vivir aumentar.

Una duda puede descubrir muchas verdades, una duda puede terminar hasta con viejas amistades, una duda puede revelar grietas que ni un microscopio podría mostrar, atrévete a dudar, atrévete a cuestionarte a ti mismo, inicia preguntando cosas sencillas, cosas como ¿soy verdaderamente feliz? ¿Si muriera hoy antes de las doce de la noche qué cosas haría antes de mi funeral?

Esto para los filósofos de la historia es llamado el método Socrático, el cual consiste en hacer preguntas hasta que tu crítico u oponente se desespera y renuncia a la discusión o confrontación, es la mejor manera de reflexionar y aprender, es la mejor manera de llegarnos a conocer, date el placer de dudar, te garantizo que algo terminarás de solucionar.

El placer de dudar es para el que se atreve, es para el que reconoce que siempre conoce, es para todo aquel que por medio de la duda aprende grandes verdades y como dijo un gran filósofo de la historia digamos todos " Yo sólo sé que no se nada".

Una respuesta a “EL PLACER DE DUDAR”

  1. Bonito pensamiento pastor, sinembargo, me pregunto ¿esta filosofia tiene origen en la biblia? por que la unica otra persona que he leido que exalta a ese nivel la duda fue: szandor andor lavey…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *