Educación virtual, en línea o a distancia

El nombre es lo de menos. Es importante, pero no es fundamental. Mucho más relevante es el concepto de utilizar las TIC para apoyar, propiciar, extender, ampliar, mejorar, o hacer más eficiente y efectivo el proceso de enseñanza aprendizaje.

La idea de utilizar las posibilidades tecnológicas que nos brindan los avances actuales en la educación surgió en forma inherente al desarrollo de las tecnologías. El mismo uso de las computadoras personales, cuando éstas salieron al mercado, debía ser auto aprendido, y por tanto, no eran extraños los tutoriales contenidos dentro de las primeras computadoras personales.

Por supuesto, en la actualidad hay un mayor refinamiento y elaboración en las teorías pedagógicas, las herramientas y las experiencias que se obtienen a diario cuando en miles de aulas, hogares, lugares de trabajo y otros espacios, una o más personas aprenden algo teniendo a las tecnologías de información y comunicación como intermediario.

Apoyo de TIC a la educación

Cualquier oferta educativa en la red tiene una mínima consistencia con los objetivos de aprendizaje, aunque éstos no sean explícitos. En instituciones con más experiencia, existe un plan estratégico, una visión compartida y el planteamiento de un modelo pedagógico que respalda y sustenta los cursos ofrecidos en línea.

Las formas que el apoyo de las TIC a la educación virtual pueden ser variadas:

– Acompañamiento a materias y cursos existentes, que se sirven en forma presencial, por medio de documentos, tareas y referencias colocadas en algún sitio web

– Cursos que son materias completas en línea, con o sin tutor humano

– Diplomados y programas de formación continua, completamente virtuales o semipresenciales

– Plataformas integrales, usando herramientas tradicionales, y/o complementando éstas con elementos propios de web 2.0

Perfiles de educadores y educandos

Otro de los elementos a tener en consideración dentro de la reflexión sobre la formación mediada por la tecnología, es el conjunto de características que deberían tener los principales actores de este proceso: los educandos y los educadores.

Los educadores, por su parte, deberían contar con sólida preparación pedagógica, que incluya la aplicación de las nuevas tecnologías al diseño curricular e instruccional. Esto significa, entre otras cosas, conocer de primera mano los potenciales alcances de los múltiples medios, y su integración, que se pueden lograr en la actualidad.

Además, los docentes tendrán que tener buenas dosis de apertura, energía, y flexibilidad para trabajar, atender y responder a sus alumnos en el mismo marco de referencia cambiante en el que muchos nos movemos: diferentes espacios y tiempos.

Por su parte, los educandos debieran tener claro que las ventajas de independencia de tiempo y lugar que se logra en esta modalidad deben ser correspondidas con un genuino interés por aprender, lo que conduce a la madurez y responsabilidad que impedirá el fácil “copiar y pegar” para entregar las tareas a tiempo.

Las tecnologías usadas en esta modalidad de educación permiten, además de las iniciativas del educador, el registro y contabilización de las participaciones de los educandos, por ejemplo, y esto es una herramienta novedosa para que el facilitador realice un seguimiento del avance y nivel de participación de los inscritos en un curso. Un estudiante no debiera poder esconderse en el último pupitre del salón, porque no hay pupitres, ni salón de clases.

Tecnologías

La oferta del lado de la tecnología, a disposición de los pedagogos, psicólogos, profesionales de la educación, planificadores, diseñadores de currícula, diseñadores instruccionales, evaluadores, asesores pedagógicos, directores y profesores, así como todas las personas activas e interesadas en el tema, son numerosas, y continúan creciendo, en calidad y cantidad.

Es fácil mencionar los correos electrónicos, los foros, las tareas, los chat, los wiki, los blogs, y las presentaciones, pero también existen inmensas posibilidades con los vídeos, las videoconferencias, las plataformas integrales, las encuestas y evaluaciones en línea, los procesos de teleinmersión, los laboratorios compartidos, el uso de supercomputadoras en forma remota, la computación en malla, el control remoto de instrumentos de medición sofisticados y de alto poder, el trabajo en equipos multinacionales, etc.

Ofertas globalizadas: transculturización

Cuando el avance de las telecomunicaciones eliminó las fronteras y las diferencias horarias de una buena parte del planeta, también dio paso a la aceleración de otros fenómenos paralelos. La educación virtual no escapa a esos efectos, ya sean éstos explícitamente buscados o no.

Dependiendo de las actividades, el modelo pedagógico y el alcance definido para las experiencias de teleeducación, los sujetos de tales vivencias pueden desarrollar sentimientos de solidaridad y empatía con otros, destruir o reducir los mitos y prejuicios, y ampliar su conocimiento y contacto con culturas humanas completamente diferentes a la propia.

Por otro lado, también es posible potenciar el trabajo individual sobre el colaborativo, enfrentar una diversidad mayor de ritmos y estilos de aprendizaje, la ausencia de antecedentes y un bagaje común, cierta posibilidad de aislamiento de algunos participantes, y serias dificultades para mantener un cercano acompañamiento a todos los estudiantes y su propia idiosincrasia.

Los educadores y tutores de esta modalidad deben mantener presentes esas potenciales dificultades, y diseñar estrategias para lidiar con ellas.

Requerimientos institucionales

Si bien así comienza en la mayoría de instituciones formales de educación, no puede ser que esta modalidad, si va a causar efectos reales, sea promovida y realizada solamente por un grupo de entusiastas al interior de la organización.

Es importante establecer y desarrollar, en el momento en que se decide institucionalmente ampliar la oferta de servicios educativos a la modalidad virtual, una unidad interna que atienda específicamente las necesidades, requerimientos, continuidad y ambiente de la educación en línea.

Los temas que esta unidad debe atender incluyen, aunque no se limitan, al diseño instruccional, las metodologías de enseñanza, los modelos pedagógicos que sustentan la enseñanza virtual, la elaboración de materiales y objetos de aprendizaje, la instalación, mantenimiento y mejora de la tecnología de soporte, la inducción y capacitación continua de maestros, y la creación de redes, contactos y lazos, formales o no, con otras instituciones, nacionales e internacionales, en proyectos similares y congruentes.

Comparación con lo tradicional

Al plantear los temas relacionados con la educación virtual, en línea o a distancia, puede haber varias tentaciones, al comparar estos ambientes al esquema tradicional de formación, que ha existido en la humanidad por siglos.

Pensar que los cursos a distancia son de inferior calidad puede ser una de ellas. Y algunas experiencias ciertamente abonan en esa dirección. Habrá que reconocer que esa característica no es inherente al medio, sino depende mucho más del planteamiento integral que se haya hecho previamente en la institución oferente.

También es posible ceder al pensamiento de que esta forma de instrucción debe ser más barata que la tradicional. Tampoco esto es necesariamente cierto. De hecho, usualmente es más caro, al menos al principio, pues la preparación de material aprovechando los potenciales beneficios de la tecnología, requiere el concurso de la pedagogía, el diseño gráfico, el apoyo tecnológico y el conocimiento del contenido a servir, entre otras cosas.

Igualmente, es tentador para una institución educativa lanzarse a este “nuevo” entorno porque el mercado lo está exigiendo para mantenerse en la competencia. Si bien puede existir alguna presión en el ambiente, incursionar en esta área sin un planteamiento integral, puede convertirse a la larga en un elemento detractor de la propia institución.

Finalmente, otra tentación habitual, presente en muchos otros temas que se apoyan en la tecnología de información y comunicación, es relegar el esfuerzo solamente a los profesionales y técnicos de la disciplina de la informática, la electrónica y los sistemas de información. El trabajo multidisciplinario, como se afirma cotidianamente, es una parte imprescindible y fundamental de la forma contemporánea de hacer casi cualquier cosa hoy en día.

3 comentarios sobre “Educación virtual, en línea o a distancia”

  1. hola lito te quiero preguntar si la pc se puede llama en linea o también si tu tiene un programa para los exámenes en lineas para identificarlos

  2. Buenas Noches, Quisiera saber si hay Educacion virtual o en linea para tercer ciclo, y si lo hay que de hacer para inscribirme.

    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *